lunes, 29 de junio de 2020

EUROPA ES VERDE MIENTRAS ESPAÑA PERSEVERA EN EL MARRÓN



Gregory Doucet, ganador de las municipales en Lyon con el 53% de los votos, haciendo campaña electoral (AFP)

¿Y si en 2022 nos encontráramos que Alemania y Francia están gobernadas por partidos verdes? Bueno, pues no lo descarten.
Hace un año, los Verdes alemanes quedaron en segunda posición en las elecciones europeas, doblando sus resultados, con un millón y medio de votos más que los socialistas y a sólo 800.000 de la CDU.
Este fin de semana en Francia, Europa Ecología, los Verdes, han sido los grandes ganadores de las municipales. Hace un año ya fueron los terceros más votados en las Europeas y ahora han ganado alcaldías como la de Marsella, Lyon, Burdeos , Estrasburgo, Tours, Besançon, Poitiers o Grenoble; las mayores ciudades francesas. Y en París gobernará la socialista Hidalgo con su apoyo.
Una “tsunami verde” lo califica la prensa francesa. Además, con nombre de mujer, ya que hay mayoría de alcaldesas.


Jeanne Barseghian, futura alcaldesa de Estrasburgo, en su cartel electoral (AFP)


La reacción del Presidente de la República, Emmanuel Macron, el gran derrotado de las elecciones del fin de semana, ha sido anunciar una inversión de 15.000 millones de euros para programas de economía sostenible. Además acaba de recibir el informe de las 150 personas elegidas por sorteo que han elaborado un "Programa Ciudadano por el Clima". De 149 propuestas, asegura el presidente francés que 146 las hace suyas. Y no se ha quedado ahí Macron, también se ha comprometido a defender ante la UE todas aquellas medidas que superan sus competencias nacionales. De lo que no quiere escuchar hablar es de decrecimiento pero tiempo al tiempo.
El "tsunami" que proclama la prensa francesa ha sido posible porque el ecologismo político de nuestros vecinos ha conseguido hacer llegar a la ciudadanía un discurso pragmático que ha desnudado al viejo bipartidismo. Los partidos clásicos, a izquierda y derecha, aún con nombres modificados, se sitúan en un productivismo falaz y sin futuro y son incapaces de llevar adelante los cambios, las transformaciones y las rupturas que los retos que tenemos por delante exigen. Algo que  vemos a diario en el Estado español.
El discurso que los verdes franceses han sabido explicar presenta la ecología como el hilo humano que puede reconstruir la sociedad atendiendo a los problemas cotidianos de la gente y apagando su inquietud ante el futuro. Claro que el ecologismo francés está en la izquierda pero no señalan a la derecha cuando hablan de su enemigo, ni siquiera a la Agrupación Nacional de Le Pen, sino a la ansiedad, al miedo de la gente, a la desigualdad brutal y a la pérdida de derechos.

No hay comentarios: