lunes, 15 de octubre de 2018

EL SR. NAVARRO, LOS DISTINGUIDOS EMPRESARIOS Y LOS PÁJAROS




Salvador Navarro (primero por la izquierda), presidente de la CEV, junto a otros dirigentes empresariales valencianos (Foto: Ive).


Decía este fin de semana en una entrevista el presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Salvador Navarro, que el proyecto de poner en marcha el SDDR (Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases) era una “pájara mental” y que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. Bueno pues si a él lo del SDDR le parece “una pájara mental” a mi me parece que los grandes empresarios valencianos, a cuyo frente está Navarro, son “pájaros de cuidado”.
Y no, no es cierto que “finalmente se demostró que no era tan positivo”. No se demostró nada porque nada se hizo. Las cosas están como estaban. Los ciudadanos seguimos pagando hasta tres veces por los envases de bebida que consumimos y las grandes marcas de bebidas continúan contaminando el medioambiente y, encima, forrándose por ello a nuestra costa.
En el País Valenciano consumimos alrededor de 7 millones de envases de bebida diarios y solo se recogen en los contenedores correspondientes 2 millones de ellos. Así pues, alrededor de 5 millones se pierden cada día. Son los envases que van a nuestras calles, a nuestras cunetas, a nuestros bosques y muchos de ellos acaban en nuestros mares. Esos mares que, según los científicos, tendrán en 2050 más toneladas de plástico que de peces. Esos mares infestados de residuos con peces llenos de micropartículas de plástico en sus cuerpos que, finalmente, comiendo o cenando, acabamos llevando hasta nuestro estómago; también a los de las familias de los empresarios indolentes. Europa es el segundo productor de plástico después de China, el Mediterráneo el mar con mayores vertidos y España, tras Turquía, el país europeo que más plásticos tira al mar, por encima de las 120 toneladas por día.
Claro que, por seguir con la terminología de Navarro,  a los “pájaros de cuidado” que dirigen nuestras grandes empresas embotelladoras y de supermercados eso no parece preocuparles. La diferencia entre esos 7 millones de envases que se consumen y los 2 que se recogen adecuadamente es negocio para ellos. Ecoembes, la principal entidad que estas empresas han creado para gestionar los envases usados, es quien materializa el negocio pero no hay que olvidar que en su Consejo de Administración están desde Carrefour a Mercadona, desde Procter&Gamble a Coca-Cola, desde Pepsi a Danone, desde L’Oreal a Pescanova. Ecoembes cobra, a través del punto verde, por todos los envases, pero después solo paga a los ayuntamientos por el tercio que va a los contenedores adecuados. Todo lo que se pierde es su gran negocio.
¿Y quién sufraga ese negocio? Pues claro, el ciudadano. El paciente ciudadano que, después de pagar ese punto verde cuando compra su botella, por culpa de que Ecoembes, es decir las grandes empresas reunidas, no recoge más que un 30% de los envases, ha de volver a pagar por la recogida de los que se quedan en las calles, en las papeleras o en el contenedor equivocado, y luego por su transporte y más tarde por su tratamiento en las plantas de basuras. Todo el proceso debería correr a cargo de las empresas que ponen la botella en el mercado pero no, porque no  cumplen. Y como no cumplen ellos, pagamos todos.
Repito, en España, también en el País Valenciano, no se recicla más de un tercio de los envases que se usan. En Alemania, en Estados Unidos, en Australia, en Suecia, en Noruega, en Lituania o en el resto de 40 países y regiones del mundo donde funciona el SDDR, el nivel de reciclado supera el 90% de media. Y es muy fácil de entender: si el envase lleva un depósito de 10 céntimos, ni un solo envase se pierde en la calle, en una playa o en una papelera. ¿O ustedes han visto muchas veces monedas de 10 céntimos abandonadas por el suelo?  Pues eso, los “pájaros de cuidado” le llaman “pájara mental” a preservar nuestro medio ambiente y a velar porque no se estafe a la ciudadanía… y siguen volando tan tranquilos porque no hay gobierno que les pare los pies o, mejor dicho, que les corte las alas.

5 comentarios:

Vicent dijo...

Hola. No he podido resistirlo, no soy ornitólogo, pero de pajarracos entiendo lo que mis 50 abriles pueden contar.

Quería hacer referencia a esa confederación de empresarios. Ya que hace muchos años pertenecí a una de las asociaciones. ASEIF, que está dentro de FEMEVAL. (Federación de empresas del sector del Metal).
Jamás pude entender como una empresa o en este caso el empresario, puede ostentar el cargo de presidente de la asociación, año tras año y tomar decisiones que suponen grandes ventajas para sus empresas?.
Cómo puede ese empresario pertenecer además a otras asociaciones del mismo gremio a niveles nacionales?.
El presidente de ASEIF, desde hace muchos años es propietario de una empresa de Gas. Una de las pocas, con autorizaciones máximas para realizar, por ejemplo, el mantenimiento de los trabajos más delicados en lo que a instalaciones de gas se refiere, (controlan y son los únicos que hacen el tipo de trabajo como cortar el gas a un barrio entero, etc.). Gas Natural la tiene como su máximo exponente en cuanto a empresas con IG4. Pero el negocio no abarca solo ese tipo de mantenimiento, sino de todo lo que se refiera a instalaciones, domesticas, industriales, etc. Todo el mercado, donde muchas empresas y autónomos intentan hacerse hueco.

Surgen así distintas empresas del mismo empresario para fines distintos, copan y están posicionados para realizar y quedarse el mercado entero. Este empresario tb tiene relación con el órgano que se ocupa de la formación en la fundación FEMEVAL, de hecho su empresa organiza los cursos ó muchos de los cursos del sector e incluso se usa como una extensión más de la empresa, cursos particulares, etc.
Tiene relación con todo el sector, las grandes empresas suministradoras, los distintos organismos Industria, Cámara de Comercio…







Estas estructuras, aunque se hayan creado en la transición tienen la misma forma de funcionar, a base de tráfico de influencias, amaños, prevaricaciones, amiguísimos, formas de corte franquista.

Como es posible que un empresario del sector del gas, tenga una escuela para preparar a profesionales del gas?, con relación con los examinadores de Industria?
Resulta evidente que su empresa no tendrá problemas de carnets, necesarios para la participación en ciertos tipos de proyectos de envergadura y para poder ejercer la profesión.

Está dirigiendo una empresa que ha subido como la espuma, gracias a su buen hacer y la gracia divina, lo cierto es que está siendo costeado desde ASEIF, que pagan el resto de empresas afiliadas que son competencia directa de este empresario. Muchos empresarios han visto esto, se quejan en las asambleas, lo denuncian y al final se dan de baja de la asociación, sufriendo las desventajas de no estar asociado y teniendo mayores dificultades para poder desarrollar su trabajo.
Tb puedo decir que muchos negocios se amparan bajo el paragüas de las fiestas patronales, desde donde se aprovecha para organizar eventos, (semana fallera, actos oficiales, etc.

Básicamente desde las asociaciones se ofrecen servicios de gestoría, seguros y otras ventajas por ser asociado, descuentos en gasolineras, compras, etc, se organizan cenas de hermandad, se invitan a participar a jornadas formativas y como en el sector sanitario, se convocan actividades profesionales para presentar productos y se organizan otro tipo de eventos pagados por las empresas proveedoras/fabricantes, cruceros, cenas en Benidorm, etc.

Concluyendo, en la CEPV hay más mierda de la que ha aparecido en prensa de otros organismos como las diputaciones, ciclo integral del agua, etc. Se ha hablado mucho sobre el presidente de la patronal Madrileña, el amigo del colegio del rey emérito, Arturo Fernández, cazador, cabeza visible de esa parte de la sociedad exenta de responsabilidades y partícipe de los grandes negocios. Sobre este pájaro no se ha sabido más, han depuesto al susodicho y lo han reemplazado por otro de turno.

Heredamos las estructuras “pajarraco incluido” y heredamos también a todo el funcionariado del franquismo y sus descendientes…

Unknown dijo...

Tenim que continuar lluitant...se'ls acaba el xollo i més prompte que tard el sistema de residus funcionarà.

Chimo dijo...

En Alemania el sistema funciona como un reloj. La fianza por una botella de agua es de 20 cts (mayor que la de cristal de medio litro de cerveza, que solo es de 8 cts) La gente asume con normalidad la devolución de los envases y no solo eso, si en algún lugar quedan envases abandonados, contribuyen a las maltrechas economías de estudiantes, etc, que se encargan de hacerlos llegar al super. Hasta en el control de equipajes de los aeropuertos hay alguna que otra persona que te recuerda que no puedes subir al avión la botella de agua que te ha acompañado hasta el aeropuerto, y te la solicita gentílmente. El sistema es perfecto. Para muestra un botón: Desde cuando los carritos de los hiper están ordenados? La respuesta es obvia: desde que hay que introducir (y luego recuperar) una moneda. Los envases tendrían una gestión similar

El Pep dijo...

Una cosa es devolver el envase y otro es que el empresario compre una máquina carísima para reciclar un porcentaje pequeño de plástico.
Es un poco manipulador utilizar ese argumento.
La maquinita que nos vende el señor Álvaro no es limpia, es la que paga comisiones al socio de Equo, su partido. Y es cara, imposible de amortizar por un pequeño empresario.
No digo que Ecoembes sean Santos, pero Julià Àlbsro tampoco lo parece.

Julià Álvaro dijo...

Sobre mi santidad, no entraré. Sobre lo demás, sí.
1) Nadie está obligado a colocar máquinas.
2) En los lugares donde funciona el SDDR, solo los supermecados grandes y grandes superficies tienen. Nunca los pequeños locales.
3) En Europa funcionan muchísimos sistemas diferentes para que los grandes supermercados dispongan de maquinas: alquileres, amortización con el propio rendimiento de los envases,... En todo caso, una gran superficie puede, si la comprase, amortizar una maquina en menos de seis meses
4) Los comercios reciben 2 céntimos por envase que gestionan. Esto quiere decir que un comercio pequeño que, manualmente, y no con máquina, gestione 120 envases diarios, recibe al año 1.000 euros sin ningún tipo de gasto. Dicho de otra manera, teniendo el volumen total de envases que se consumen en el País Valenciano, los comercios tendrían un ingreso global por la simple recepción de los envases superior a los 30 millones de euros.
5) No sé de nadie que cobre comisiones de ninguna marca de máquinas.
6) hay multitud de empresas fabricantes de este tipo de máquinas.Las hay de Noruega, de Alemania, francesas, italianas y también española, hasta valencianas. Cada quien adquiriría su máquina donde quisiera.
En fin, no quiero extederme. Gracias por darme pie a ampliar la información. Espero que resulte útil.