jueves, 11 de enero de 2018

PREPARANDO EL QUINTO SEMINARIO DE GOBIERNO DEL BOTÁNICO

La jornada de ayer estuvo muy centrada en el trabajo con la consellera Elena Cebrián.

A primera hora de la mañana reuní a mi equipo de directores generales para terminar de preparar los documentos de trabajo de nuestra Secretaría Autonómica de cara al Seminario de Invierno del Consell previsto para final de mes en Vinaròs y, de inmediato, también junto a los responsables de las direcciones territoriales de nuestra Conselleria tuvimos una reunión con la consellera para ponerlos en común.


Revisamos el grado de cumplimiento de todos los compromisos de los Seminarios pasados, en particular del más reciente de Ademuz del pasado verano. Los dos compromisos de nuestra Secretaría: tanto la Guía de Educación Ambiental como las obras de abastecimiento de agua potable y protección frente a las inundaciones los hemos cumplido.

La segunda parte de la reunión sirvió para proponer y valorar nuevas propuestas de cara a la reunión de Vinaròs, nuevos compromisos de nuestras cuatro direcciones generales. Inevitablemente tendremos que hacer una selección de cara a la inclusión de algunos de ellos entre los objetivos finales del Consell pero en todos los propuestas vamos a avanzar mucho a lo largo de este próximo semestre.

Ya a última hora de la mañana, me dediqué a revisiar documentos, firmar algunos pendientes y, sobre todo, a cerrar la agenda de los próximos días. Desde antes de navidad todo lo íbamos dejando «para después de fiestas, después de fiestas». Ahora ya estamos en «después de fiestas» y toca ir encajando el rompecabezas de reuniones, visitas, actos y similares. Francamente, no sé cómo lo haremos para abarcarlo todo.

Ya por la tarde, y luego, cómo no, de una comida de trabajo, volví al despacho de la consellera Cebrián para trabajar en diferentes cuestiones relacionadas con el agua y el regadío. Compartí dos horas de trabajo también con el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero. En estos momentos, la situación de sequía es grave y no se trata de una circunstancia puntual sino de un hecho estructural. No es un problema de si tenemos o no tenemos trasvases, ni situaciones de emergencia que reclamen actuaciones urgentes. Es una realidad que está cambiando y que necesita de nuevas respuestas. Hacen falta iniciativas en los ciclos urbanos del agua y nuevos discursos y nuevas acciones con respecto a las necesidades agrarias. Estoy contento de haber participado en la defensa decidida de las nuevas fuentes de agua frente al espejismo de los grandes tranvases y las grandes infraestructuras. En este campo la clave la tiene el Gobierno de Madrid pero nuestra capacidad en temas de reutilización de aguas depuradas y mejoras en las conducciones locales es fundamental tanto por cuestiones medioambientales como agrícolas.

No hay comentarios: