miércoles, 10 de enero de 2018

LA CONCENTRACIÓN PARCELARIA DE LA MARJAL PEGO-OLIVA LLEVA 30 AÑOS PARADA, Y NO PUEDE ESPERAR MÁS

La concentración parcelaria de la Marjal de Pego-Oliva lleva más de 30 años pendiente. A los pocos meses del inicio de esta legislatura, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y yo, junto con nuestros respectivos equipos de directores generales, nos pusimos manos a la obra para avanzar hacia una solución definitiva. 
 
No es sencillo. Las concentraciones parcelarias son siempre complejas y ésta, además, se complicada aún más si cabe por todos los años que lleva sin resolverse, por la elevada conflictividad sufrida y por la poca transparencia con lo que siempre se ha gestionado este tema. Se trata de facilitar el trabajo a los agricultores que cultivan el arroz en la zona y, al mismo tiempo, proteger el extraordinario valor ambiental de un espacio que, no debemos olvidar, es también un Parque Natural. En la Marjal de Pego-Oliva hay una zona de máxima protección, donde no se puede cultivar, y otra que es zona de cultivo. El trabajo que llevamos a cabo debe permitir encontrar la mejor manera de permutar los terrenos que son propiedad de la Generalitat en la zona de cultivos por otros de propiedad privada en el espacio de máxima protección, para que de esta forma el espacio "no cultivable" sea una sola pieza de propiedad pública. 

  
Ayer, junto al director y el subdirector general de Medio Natural, Antoni Marzo y Josep Nebot, nos reunimos con el presidente de la Junta Rectora del Parque, Salvador Martínez, y el director-conservador de este espacio protegido, Joseba Rodríguez. El mensaje que nos transmitieron fue claro: no podemos dejar pasar más tiempo sin avanzar en la cuestión. Ambos se ofreceron a hacer todo lo que esté en sus manos para ayudar a resolver este complejo proceso. Ambos conocen bien las circunstancias y el sentir de los diferentes actores implicados. Una cuestión sí quedó clara: el proceso debe servir para satisfacer a todas las partes. En la concentración parcelaria todos podemos ganar ya que la gente que tiene tierras en la zona tendrá mayor seguridad jurídica y mejores condiciones para trabajar y el interés general se vera beneficiado porque se ordenará mejor un espacio tan valioso como la Marjal de Pego-Oliva. Los respectivos Ayuntamientos son también claves a la hora de resolver la cuestión y sabemos, porque lo hemos hablado hasta ahora, que podemos contar con ellos.

  
Poco antes del mediodía me entrevistaron en "Mediterráneo TV" sobre la reciente limitación de la navegación en la zona de la "Mata del Fang" de la Albufera de València. Estará vigente hasta mediados de febrero si no llueve antes, que esperamos lo haga. El motivo de la prohibición de navegar por la zona responde a la alta concentración de aves que hay en estos momentos en esa zona del lago. La Albufera, por culpa de la extrema sequía que estamos padeciendo y de las limitaciones que implica en las aportaciones de agua, tiene menos zonas inundadas que otros años lo que provoca que las aves se concentren más. La "Mata del Fang" es una de esas zonas de alta presencia de aves y por ello limitamos la navegación, para no molestarlas

 
Inmediatamente después de la entrevista participé en la concentración de condena por el asesinato machista de Andrea Carballo, la joven de 20 años de Villarreal asesinada hace unos días por su ex-pareja al estrellar su coche contra una gasolinera. Fueron tres minutos de silencio en la puerta de nuestra Conselleria. Tres minutos que se repiten demasiadas veces. Tres minutos que son tres toneladas de vergüenza y miseria sobre los hombres que asesinan a sus parejas como si de un objeto que les pertenece se tratara. Tres minutos de silencio contra el silencio tantas veces cómplice, contra los machismos cotidianos que nos parecen inocentes pero que azuzan las brasas que, demasiados golpes después, acaban en llamas de violencia que matan mujeres. Ni una más, ni una más... No se mueren, las estamos matando. Las estamos matando en cantidades similares a los peores tiempos del terrorismo etarra. 
 
A última hora de la mañana nos reunimos con los senadores de Compromís Carles Mulet y Jordi Navarrete. Mulet y Navarrete están aprovechando estos días de vacaciones parlamentarias para estudiar y conocer aquellas cuestiones políticas que, desde la perspectiva del Gobierno de la Generalitat, son más susceptibles de trabajar sobre ellas desde el Senado. Con ellos repasamos temas de agua vinculados a recuperación de acuíferos, conservación de espacios naturales, desalinización o necesidades agrarias; también hablamos de residuos, de la futura ley estatal de Cambio Climático y de la imprescindible coordinación con las iniciativas y propuestas de ámbito autonómico, sobre la contaminación que provoca el trasiego de graneles en los puertos valencianos y, cómo no, de la infra-financiación que padecemos «gracias» al Gobierno del PP. 

  
La tarde la aproveché para trabajar en la preparación de la reunión del Consell en el próximo Seminario de Invierno de Vinaròs, que tendrá lugar a finales de mes. Anteayer hicimos un primer balance con los directores generales de los objetivos alcanzados en los últimos seis meses y, ayer, tocaba definir también nuestras prioridades de cara al próximo semestre.

No hay comentarios: