viernes, 26 de enero de 2018

EL PUERTO DE ALICANTE VUELVE A TRABAJAR, PERO YA NADA SERÁ IGUAL, SERÁ MEJOR

La mañana de ayer la empecé, como suele decirse, en el mismo sitio en el que la había dejado la noche anterior, es decir, con el tema del Puerto de Alicante entre las manos. La situación conflictiva de la instalación portuaria alicantina provocada por los movimientos de graneles a cielo abierto necesitaba una nueva intervención para dejar las cosas encarriladas en la senda de la solución final que, como todas las partes sabemos, no es otra que la construcción de naves cerradas y en depresión para evitar contaminación ambiental y las continuas molestias a los vecinos. 


Que puedan continuar con la actividad, que no se paralice el trabajo del Puerto de Alicante y que, al mismo tiempo, sean preservados y respetados, ante todo, los derechos de los ciudadanos que viven en el entorno de la instalación, es el punto de equilibrio. Así que tras la decisión judicial que confirmaba determinadas malas prácticas en el trasiego de los graneles, y también, después del compromiso de la dirección del puerto de ir hacia la construcción de las naves cerradas, tocaba garantizar que en este período de transición hacia las naves, los trabajos con los graneles se realicen de manera adecuada y procurando las mínimas emisiones de partículas posibles. 
 
Estamos en la senda de la solución y la tenemos que transitar todos juntos y con la mayor celeridad posible. Ayer, desde la dirección general de Calidad Ambiental se revisaron los requisitos de los trabajos, se informó a las partes, el Puerto podrá reanudar los trabajos y, por nuestra parte, seguiremos controlando el cumplimiento de losrequisitos y facilitando, tanto como sea posible, la tramitación de las futuras naves. 

  
Más allá del Puerto de Alicante, ayer también tuve más actividades de las que estaban previstas en la agenda: como todos los finales de mes, tuvimos Comisión de Evaluación Ambiental que, en esta ocasión, no llevaba ninguna cuestión de atención mediática y, como todos los jueves, hubo "Consellet". En esta reunión, con respecto a nuestro departamento, lo más destacado fue la inclusión del permiso del Consejo para que VAERSA pueda contratar la reconstrucción de la planta de tratamiento de envases de Benidorm. Una planta que se quemó en 2009 y que, cuando nosotros llegamos al Gobierno, seis años después, no estaban previstas ni las obras. 

  
Por la tarde, dos reuniones más y un par de horas de trabajo de despacho para preparar algunos asuntos. 
 
La primera reunión fue en el despacho de la consellera Elena Cebrián, con el gerente de la EPSAR, Enrique Lapuente, para preparar el Consejo de Administración de la empresa que se celebrará la próxima semana. La segunda, fue con los directores generales de Medio Natural, Antonio Marzo, y de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, con la directora del Parque de la Albufera, Paloma Mateache. La cuestión a revisar y evaluar, desde el punto de vista de la máxima responsable del Parque, era la campaña de la quema de la paja del arroz y en qué dirección podemos ir mejorando las cosas de cara a la próxima campaña. 

 
En cuanto a la preparación de otros asuntos, se trataba de una serie de entrevistas y reuniones que tengo hoy viernes y sobre las que tenía que recopilar alguna documentación.


No hay comentarios: