miércoles, 31 de enero de 2018

EL CONSORCIO DE RESIDUOS DE XIXONA (A2) ESTÁ HACIENDO EN 3 AÑOS LAS INVERSIONES QUE NO HABÍA HECHO EN 15

Ayer me pasé buena parte del día, al menos hasta primera hora de la tarde, en Alicante.

Asistí, en la sede de la Diputación alicantina, a la reunión que celebraba el Consorcio de Residuos Alicante-2 (A2), en el que participan representantes municipales de las comarcas de l'Alacantí, l’Alcoià, el Comtat y la Foia de Castalla.

Primero tuvo lugar la Junta de Gobierno y, después, el Pleno del Consorcio. Fui con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer. La presidenta de este Consorcio es Isabel López, alcaldesa de Xixona, donde se encuentra ubicada la planta de tratamiento de la zona. 

Planta de tratamiento de Piedra Negra en Xixona. Foto: Manuel Lorenzo (El Mundo)

La sesión fue de trámite. Temas de tipo administrativo y cuestiones ordinarias. Se aprobó todo por unanimidad.

Mi presencia tanto en la Junta como en el Pleno no tenía otra razón de ser que mostrar públicamente, como Secretario Autonómico responsable del área de residuos, mi apoyo y respaldo a todos los miembros del Consorcio por el trabajo que están haciendo. 


En la prensa se publicó hace unos días que el vertedero de Xixona recibía muchos residuos, sobre todo voluminosos y restos industriales, a los que no se les da el tratamiento adecuado. Y es cierto. En el de Xixona, como en muchos otros vertederos de nuestra Comunitat, se reciben más residuos de los que tocaría y en peores condiciones.

El equipo de la Conselleria lleva dos años trabajando duramente por revertir esta situación. No es sencillo. Desde el primer día explicamos que, durante años y años, la falta de infraestructuras e instalaciones, la ausencia de planes en vigor, la pésima estrategia en la gestión de la recogida y la nula "paz social" en la mayoría de los Consorcios de nuestra Comunitat, especialmente en la provincia de Alicante, han dejado un panorama desolador. Además, comportamientos irregulares (por no decir mafiosos) que los tribunales están investigando han bloqueado muchas soluciones o las han complicado todavía más.

Lo hemos dicho repetidamente. Nuestras plantas no cumplen los propios límites que marcan nuestras normativas y nuestras políticas van encaminadas a alcanzar esos límites y mejorar sustancialmente los resultados. Por eso estamos potenciando la separación en origen, el quinto contenedor, la recogida puerta a puerta; por eso estamos invirtiendo en ecoparques fijos y móviles en los que nunca se había invertido como hasta ahora; por eso planificamos nuevas instalaciones y las negociamos con las comarcas afectadas; por eso implementamos las inversiones de mejoras en las plantas de tratamiento que deberían haberse hecho hace 8, 10 ó 15 años.

En el caso concreto del Consorcio A2, el de Xixona, desde 2006 tienen pendiente la puesta en marcha de su proyecto de gestión y, sin él, las inversiones que necesita la planta no pueden realizarse.

Ahora, gracias a una solución transitoria que acaba de aprobar el Consell de la Generalitat, se podrá hacer una primera inversión de tres millones y medio de euros. Y a mediados de este año la planta dispondrá ya de importantes mejoras tanto en lo relacionado con la valorización de residuos voluminosos como en su triturado de manera adecuada. Además, el proyecto de gestión definitivo, el nuevo, está a punto de acabarse y, una vez aprobado, las inversiones previstas rondarán los 20 millones de euros, lo que implicará mejoras sustanciales, importantes beneficios medioambientales y procesos de tratamiento con un aumento exponencial del rendimiento de la planta de Xixona.

En definitiva, por todo ello, para reconocer desde el Gobierno del Botánico el esfuerzo que están realizando todos los miembros del Consorcio, estuve ayer en Alicante. Y todo esto que explico aquí por escrito, también lo expliqué ayer ante los periodistas alicantinos, en la puerta de la Diputación, que me preguntaron al respecto. 


Ya de vuelta, y una vez en el despacho, aproveché para avanzar faena acumulada, para hacer algunas llamadas telefónicas que me habían quedado pendientes durante el viaje en coche (porque la comunicación constantemente) y, en general, para revisar a fondo papeles y escribir algunas notas de cuestiones que no quiero que se me olviden.

No hay comentarios: