viernes, 12 de enero de 2018

DE AGUA, AGRICULTURA E INCENDIOS

El nivel del agua de la Albufera es uno de esos asuntos que más nos ocupa y preocupa a la Secretaría Autonómica de Medio Ambiente y Cambio Climático, a la dirección general de Medio Natural y, por supuesto, a la dirección del Parque Natural.


Ayer, junto al director general de Medio Natural, Antoni Marzo, nos reunimos con Francisco Baixauli, pescador de la Albufera, ex-alcalde del Ayuntamiento de Silla, antiguo presidente de la Junta Rectora del Parque y la persona que ha denunciado el tema de los bajos niveles de las aguas del lago ante la Fiscalía, denuncia que provocó, finalmente, que fuera la Generalitat quien pasara a controlar los mencionados niveles.

El acuerdo con el Ayuntamiento de València, propietario del lago, con los regantes y con el resto de actores relacionados con el Parque Natural se concretó hace meses con la gestión de estos niveles, en manos de la Junta de desagüe y tutelada por la Generalitat.


Francisco Baixauli, ayer, nos reclamó mayor control sobre esos niveles para garantizar la salud del lago y evitar la intrusión salina en sus aguas. Nosotros estamos para mejorar en todo lo posible la situación del lago, adoptando las acciones y medidas que ayuden a garantizar su futuro. En este sentido, coincidimos en la necesidad de buscar fondos europeos para programas que permitan intervenciones en el Parque Natural que nos aseguren, en esta particular batalla contra el Cambio Climático, una adaptación con garantías.

A continuación, también con el director Antoni Marzo, nos reunimos con una representación de la Comunidad de Regantes de Carrizales de Elche (su presidente, Fernando Antón, Juan Miguel Muntaner y Ramón Navia) que venían acompañados por el concejal ilicitano de Medio Ambiente, Antonio García Díez, y por el presidente de la Junta Rectora del Parque Natural del Hondo, Vicente Sansano.


En la Comunidad de Regantes de Carrizales también están muy preocupados por la falta de agua en la zona y nos pidieron que pongamos en marcha tantas iniciativas como sean posibles para ayudarles. Carrizales, además de una producción de melones muy reconocida que quieren ampliar, cumple una tarea medioambiental muy valiosa. Trabajan en un modelo de agricultura sostenible y se preocupan de la conservación de la biodiversidad mediante proyectos de colaboración con grupos conservacionistas. 

 
Como todos los jueves, antes de comer, participé en el "Consellet" de secretarios autonómicos y subsecretarios previo al Pleno del Consell de los viernes.

Ya por la tarde tuve una sesión de trabajo con la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez. Con ella y con técnicos de su departamento y de VAERSA revisamos la propuesta de encomienda de Prevención de Incendios para los próximos dos años. Son más de 25 millones de euros y comenzará en marzo. Moviliza a unos 500 trabajadores en torno a la vigilancia dedicada a evitar incendios forestales. El incremento de personal con presencia efectiva en el territorio aumentará en unas 50 personas. La nueva encomienda a VAERSA, que estará lista la próxima semana, significará cambios organizativos con la creación de unidades comarcales que facilitarán más gente trabajando sobre el terreno. A grandes rasgos, se aumentará la categoría profesional de los peones (una reclamación histórica de los trabajadores); se incrementa el personal en los observatorios; todas las unidades de prevención trabajarán 9 meses y medio; y crece el número de observatorios que permanecerán abiertos las 24 horas del día


.

No hay comentarios: