sábado, 13 de enero de 2018

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS DE LA CAMPAÑA DE LA PAJA DEL ARROZ 2018


Hacía días que no nos veíamos las caras todos juntos. Lo hicimos ayer. Ayer por la mañana, a primera hora, reunimos al consejo de dirección de la Secretaría Autonómica. Todos menos el director general del Agua, Manuel Aldeguer, de viaje, y en su lugar estuvo el subdirector, José Vicente Benadero. 


Empezamos repasando nuestro Plan Normativo, es decir, todas las iniciativas legales que tenemos en marcha y que iremos desarrollando a lo largo de lo que queda de legislatura.

En todas las áreas tenemos todavía retos importantes que resolver. Los trámites siempre son más lentos de lo que a nosotros nos gustaría, y son así por dos motivos fundamentales: el primero, una exigencia básica como es la transparencia y la participación que alargan los procesos pero aseguran mejores resultados; el segundo, las limitaciones presupuestarias y, sobre todo, la falta de personal que padecemos. Lo que vamos a hacer es una calendarización de las iniciativas priorizando por orden aquellas áreas donde mayor es el número de procesos en marcha. Repasamos también los temas más urgentes que llevamos entre manos y la agenda para los próximas días.

En medio de la reunión tuve que contestar un par de entrevistas de medios de comunicación alicantinos que querían información sobre la decisión judicial de permitir excepcionalmente unos movimientos de graneles en el puerto de Alicante que, desde la Conselleria, habíamos suspendido. Más allá de lo que haya dicho el juez que, obviamente, se debe cumplir, no puede ser que la carga y descarga de graneles en el puerto alicantino tenga que pasar sistemáticamente por los juzgados. El puerto es el primer perjudicado por esta situación. La imperiosa necesidad de realizar ese trasiego de graneles en naves cerradas y no al aire libre resulta evidente. 


Poco antes del mediodía, junto con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, nos reunimos con el alcalde pedáneo de La Punta, de València, Ignacio Vázquez. El alcalde está muy preocupado por la posible recuperación de la zal, la Zona de Actividades Logísticas del puerto de València en terrenos de su pedanía, de La Punta. Vázquez reclama que se abandone la iniciativa y se apueste, como ya se ha dicho desde el mismo puerto, por espacios menos valiosos y de mayores dimensiones, como el que existe en la zona de Sagunto.

Nuestro papel en esta cuestión se circunscribe a la fase de autorización ambiental y, en ese momento, veremos si la propuesta se ajusta a las sentencias preexistentes y a la normativa legal vigente. 


Antes de comer, l'última reunión de la mañana la tuve con Miguel Minguet, de Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), y José Fortea, de la Comunidad de Regantes de Sueca. El tema: la paja del arroz de la Albufera. Con Minguet y Fortea revisamos cómo habían transcurrido estos meses de conversaciones y acuerdos sobre la quema de la paja del arroz y cómo se había desarrollado la quema a lo largo de las pasadas semanas. Ambos reconocen el trabajo y el esfuerzo que se ha hecho por parte de todos y que, al final, la mayoría de la gente implicada ha quedado satisfecha. Nos han pedido que seamos comprensivos a la hora de imponer sanciones por los incumplimientos ya que muchas de las infracciones se han hecho sin mala fe. Eso sí, Minguet lamentó lo complicado del proceso acordado durante esta campaña y todos coincidimos en que, de cara al año que viene, tenemos que buscar fórmulas más sencillas. Les expliqué que nuestra voluntad es encontrar una solución más sencilla porque las limitaciones de las quemas no son una situación excepcional sino una obligación de carácter normativo y un compromiso, salvaguardar por encima de todo la salud de las personas. Que en enero estemos ya hablando de la campaña que tendrá lugar dentro de diez meses es la prueba de nuestra voluntad por hacer las cosas bien, de manera dialogada, acordada y rigurosa. 


De hecho, la tarde del viernes la acabé en la sede de Compromís, en la plaza de El Pilar de València, participando en una reunión de la sectorial a la que nunca había asistido: la de Agricultura. Fui a explicar, como acababa de hacer unas horas antes con Minguet y Fortea, cómo se había desarrollado la reciente campaña de la quema de la paja del arroz. Especialmente para ofrecer detalles sobre cómo la cuestión medioambiental condiciona todo el proceso. Algunas voces se habían alzado criticando públicamente esa gestión. Habían sido pocas y, además contradictorias, pero quería ante la sectorial de Agricultura de Compromís ofrecer información detallada de todo el proceso.

Yo estoy satisfecho del resultado de la campaña. Se han conseguido cosas indiscutiblemente positivas. Se ha quemado casi un 40% menos de hectáreas que el año pasado; la presencia de humo y, por tanto, los efectos contaminantes sobre la ciudad de València han sido muy inferiores a los de 2016; se ha recogido 30 veces más paja que en el año anterior y, lo que me parece más importante, la campaña, tal como se ha hecho, ha servido para demostrar que vamos en serio, que estamos dispuestos a llegar hasta el final para garantizar que se puedan gestionar los restos de paja sin perjudicar al medio ambiente ni a la salud de las personas. Sabemos, y así lo expliqué, que el proceso de quema ha sido complejo, que el tiempo nos ha perjudicado mucho, que la información no siempre ha sido todo lo ágil que debiera, pero el resultado es claramente positivo. Y el año que viene lo será todavía más. Estoy seguro de ello porque todos los agentes implicados somos conscientes de que cuanto mayor sea el compromiso, mejor será para todos. El modelo de este año era fruto del acuerdo entre todos y, en general, todo el mundo ha puesto de su parte. Se han levantado unas 300 actas de infracción. Ahora habrá que estudiar cada una de ellas, comprobar las alegaciones presentadas y actuar en consecuencia.

Ya he dicho antes que las conversaciones de cara a la próxima campaña ya han comenzado y el acuerdo final deberá ser un nuevo paso adelante que haga cada vez más sencilla y segura la gestión de la paja del arroz en el entorno del Parque Natural de la Albufera de València. En los dos últimos años he tenido muchas veces la sensación de que no había nada que hacer, que era una cuestión ingobernable, que no tenía solución. Ahora ya no. Somos muchos los que estamos seguros de que se puede mejorar y resolver escuchando a todos. Eso es lo que estamos haciendo, y estoy convencido de que lo conseguiremos.

No hay comentarios: