jueves, 14 de diciembre de 2017

CASI 100 MILLONES DE EUROS PARA NUESTROS BOSQUES

Ayer, de nuevo, volví al río Turia, en concreto, esta vez, a Vilamarxant. Allí, en el Centro de Interpretación del Parque Natural del Turia, nos reunimos con todos los directores de nuestros Parques Naturales y con los tres directores territoriales. Por parte de los servicios centrales de Conselleria participaron también los directores generales de Medio Natural y Prevención de Incendios Forestales, Antoni Marzo y Delia Álvarez, así como el jefe de servicio de Espacios Naturales Protegidos, José Antonio Hernández. 


El objeto de la reunión era informarles de los distintos programas de ayudas europeas, tanto en Prevención de Incendios como en Medio Natural. Son programas que están incluidos en los Planes de Desarrollo Rural (PDR) dentro del período 2016 a 2022 y, en el caso de Medio Natural también dispondrán de líneas de financiación FEDER. En total estamos hablando de casi 100 millones de euros que, muy resumidamente, servirán para mejoras en la gestión sostenible de los bosques y para conseguir mayor resiliencia al fuego, más biodiversidad y conjuntos más maduros; para la redacción de planes de gestión y ordenación de los bosques; redacción de planes de prevención de incendios e inversiones en transformación y comercialización de productos forestales más allá de los de carácter maderero.

La reunión con los directores territoriales y los directores de los Parques tenía mucho sentido porque, los primeros, serán los que deberán tramitar las ayudas y, los segundos, deben ser agentes activos para promover y facilitar la presentación de los proyectos por parte de Ayuntamientos, entidades varias o particulares. 


Los cerca de 100 millones del PDR son para nosotros de gran importancia ya que nos permitirán concretar el diseño político de una nueva gestión forestal en hechos, acciones e inversiones específicas. Al llegar al Consell de la Generalitat ya explicamos que nuestras prioridades en gestión forestal distaban mucho de las que tenía el PP, si es que tenía. Ahora, en los próximos meses, tendremos ocasión de ir haciendolas realidad. Y conste que cuando hablamos de gestión forestal no estamos hablando sólo de bosques. Estamos hablando del mundo rural, de ayudar a su supervivencia, de garantizar los derechos y los servicios que debe tener la gente que vive en él.

El mes que viene ya estarán publicadas las órdenes de convocatoria de las ayudas y ya se podrá empezar a tramitar intervenciones concretas. Esto significa que durante 2018 podremos realizar inversiones importantes, seguramente por encima de los 10 millones de euros. Al principio la redacción de planes resultará fundamental porque, en los años siguientes, estos serán la guía para el resto de ayudas que deberán llegar. 
 
La presencia de los directores territoriales me sirvió también para tratar con ellos temas concretos en los que hemos trabajado recientemente y que necesitaba saber en qué situación están. Por ejemplo, el tema del expediente al restaurante de la Isla de Benidorm por realizar vertidos irregulares en el mar que debemos resolver en breve.

Por la tarde, empecé en una reunión con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, y acto seguido, también con él, nos reunimos con los representantes de diferentes colectivos ecologistas de la comarca de La Serranía valenciana, con María Santolaria, Vicente Botella y Luis Suñer. 


La primera de las reclamaciones que nos hicieron fue la instalación de una estación de medida de la calidad del aire en la localidad de Villar del Arzobispo para controlar el impacto contaminante que tienen las minas a cielo abierto. En la zona abundan los acopios de material y, en días de viento, las nubes de polvo sobre la localidad son muy grandes. Disponemos ya del equipo de medida móvil y sólo hay que encontrar el punto de ubicación adecuado durante seis meses. En pocos días deberá estar decidido el lugar.

La comarca de La Serranía es una zona clave donde estudiar la redacción de un Plan de Calidad del Aire y quedamos en trabajar conjuntamente en ese sentido, al igual que se hace imprescindible conocer el estado de los suelos donde, durante mucho tiempo, han sido abundantes los vertidos tanto de purines como de lodos de depuradoras. La cuestión de los vertederos en la comarca también fue tratada en la reunión. De hecho, nos hablaron de supuestos proyectos en Andilla e Higueruelas de los que nosotros no tenemos constancia alguna, y sobre el de Pedralba, de la empresa de la Diputación GIRSA, nos pidieron que extremásemos los controles y las garantías de transparencia.

No hay comentarios: