martes, 7 de noviembre de 2017

LOS VALENCIANOS PERDEMOS 3.000 EUROS CADA MINUTO POR NO TENER UNA FINANCIACIÓN JUSTA


Chulilla es un pueblo que hay que visitar. Un entorno natural muy valioso y un entramado urbano muy bien conservado. Ayer, la primera reunión de la jornada fue con el Ayuntamiento de esta localidad valenciana, y con su alcalde, Vicente Polo. 

  
El primero de los temas a tratar fue la inclusión del pueblo en la ampliación del Parque Natural del Turia. El consistorio es favorable. No se contempla en ningún caso un desarrollo urbanístico que pueda frenarse por la protección del Parque. De hecho, buena parte del espacio incorporado al Parque Natural ya tenía diferentes figuras de protección. Sólo en algunos puntos y zonas, muy limitadas, el consistorio de Chulilla considera que están fuera del espacio de unidad del terreno protegido. Les explicamos, conjuntamente con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, que en estos momentos la delimitación propuesta es simplemente eso, una propuesta y no un diseño invariable. Nuestros técnicos se reunirán con los del Ayuntamiento para aclarar cualquier duda. Aunque sea pronto para hablar de futuras intervenciones, nos plantearemos algún trabajo de mejora de accesos y ampliación de zonas de interés paisajístico que se pueden potenciar gracias a inversiones vinculadas a los espacios protegidos. Con Polo tratamos también de medidas y ayudas ligadas a la gestión forestal, y en relación a las zonas de pesca, se concretarán después de algunas consultas que, ambas partes, acordamos realizar. 
 
A continuación, en la sede de Compromís de la plaza del Pilar de València, junto al resto de portavoces de Compromís, Joan Ribó, Mónica Oltra y Agueda Micó, participé en una rueda de prensa que tenía el doble objetivo de reiterar nuestra demanda de una financiación justa para la Comunitat Valenciana y recordar la manifestación que, con dicho objetivo, se ha convocado por las calles de València el próximo 18 de noviembre. 

 
No me extenderé en los mensajes que hicimos llegar a los periodistas. Se trata, básicamente, de denunciar el maltrato financiero al que nos somete, desde hace muchos años el Gobierno de España. Son 1.300 millones de euros que recibimos de menos cada año. Somos una Comunidad pobre que paga como si fuera rica. Esto se traduce en menos servicios y, por tanto, en menos derechos para nuestros ciudadanos. No queremos ser más que nadie pero tampoco menos. No puede ser que las inversiones en nuestra Comunitat sean el 25% de lo que reciben otras comunidades. No puede ser. Un reparto de estas características es una clara muestra de falta de democracia. No hay democracia sin igualdad, no hay democracia con ciudadanos de primera y de segunda. Desde Compromís vamos a reivindicar la necesidad de un Trato Justo tantas veces como sea necesario. Por eso nos hemos implicado en la organización de esta movilización, por eso no entendemos que el PP quiera mantenerse al margen. 
 
Reivindicamos lo que nos corresponde y lo hacemos con la cabeza alta porque nosotros, a diferencia de los gobiernos del PP, gestionamos bien y no robamos. Esto también es una diferencia fundamental. Ante su silencio cómplice, nuestra voz alta y fuerte. Necesitamos inversiones, servicios y derechos reales que ayuden a la gente a vivir mejor y ser más feliz. De eso se trata. Necesitamos dinero para nuestras escuelas y hospitales, para nuestros espacios naturales, para invertir en dependencia, para garantizar el agua que tanto necesitamos, para cambiar el modelo productivo... De eso iba la rueda de prensa. Y de eso irá la "mani" del 18. 
 
Terminado el acto, me fui a la Marjal del Moro de Puçol donde el servicio de Vida Silvestre de la dirección general de Medio Natural había organizado una jornada de trabajo rematada con una comida de hermandad. Se trataba de hacer una limpieza de la zona en una jornada de reunión y fiesta entre los técnicos de la Conselleria y las brigadas de Vaersa que están en Natura 2000.


Mi presencia era una buena excusa, más allá de pasar un buen rato, para reconocer el trabajo que realizan todos ellos. Soy consciente de las limitaciones económicas y laborales que tenemos pero quise dejarles claro que valoramos lo que hacen y ponemos todos los recursos disponibles para facilitarles el trabajo. 
 
Después de comer, de nuevo en la Conselleria, y conjuntamente con el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y directivos y técnicos de Medio Ambiente y Agricultura, reunimos a las organizaciones agrarias y los ayuntamientos del entorno de la Albufera para hacer un primer balance del mes que llevamos de la campaña de la quema de la paja del arroz. 


Cada uno dió su versión de cómo están yendo las cosas. Yo expliqué que comparado con el año pasado la superficie quemada se ha reducido y, sobre todo, en el entorno de la capital los índices de contaminación han bajado mucho. Por el contrario, la estación de control de Buñol ha detectado un par de días con alta presencia de humo por culpa de procesos de inversión térmica. Este fenómeno atmosférico provoca que el humo gane altura a la salida de la Albufera pero, después, 50 kilómetros más allá vuelva a bajar. La reunión de ayer sirvió para analizar el grado de cumplimiento de las condiciones de quema que fijamos a finales de septiembre. Sobre 6.000 hectáreas de las zonas más bajas que se podían quemar, calculamos que se han quemado poco más de 4.000 aunque no disponemos del dato exacto todavía. El aspecto negativo es que, por parte de los agentes medioambientales, policía y guardia civil, se han alzado, por ahora, un total de 268 actas de incumplimiento.

No hay comentarios: