viernes, 24 de noviembre de 2017

LA CONTAMINACIÓN NO ES COSA DE UN DÍA, SINO UN RETO PERMANENTE

Ayer empezamos el día con una de aquellas reuniones que te hacen pensar y recordar que, mientras la actividad de cada día se centra en resolver problemas muy concretos, hay una parte de la ciudadanía que trabaja en iniciativas que, precisamente, sirven para hacer frente con nuevas herramientas a situaciones complejas.


DotGIS es una empresa de análisis geoespacial que es capaz de transformar grandes cantidades de datos en informes que pueden ser muy útiles para sus clientes, ya sean administraciones públicas o empresas. Con sus responsables nos reunimos ayer, junto con la jefa del Servicio de Calidad Ambiental, Beatriz Fatás. DotGIS tiene su sede en la Marina del Puerto de València porque forman parte del programa de promoción de nuevas marcas «Lanzadera» auspicido por el empresario valenciano propietario de Mercadona, Juan Roig. 

 
Lo que nos presentaron es un ambicioso proyecto para calcular todo el potencia solar de cualquier punto del País Valenciano mediante la colocación de placas fotovoltaicas en los tejados de las viviendas, ya sean casas, fincas, naves o edificios públicos. Calculan sobre datos reales y el resultado permite conocer el potencial energético solar de la zona escogida, desde una ciudad entera, a un barrio o un complejo industrial. Se trata de un nueva aplicación basada en el análisis "Big data", es decir, que rebasa los sistemas informáticos convencionales. 
 
A mediodía, como todos los jueves, tocaba "Consellet" de preparación del Pleno del Consell de hoy viernes. De nuestra Conselleria llevábamos un convenio con la EPSAR y la Diputación de Castellón para hacer obras de saneamiento y depuración, algunas llevan más de diez años de retraso, y también una reclamación al Gobierno central para establecer un pasillo de protección de cetáceos en nuestro Mar Mediterráneo, sumándonos así a las reivindicaciones conservacionistas de la Alianza Mar Blava.

Ayer también tuve que atender, de nuevo, a diferentes medios de comunicación que querían información respecto a los niveles de contaminación del aire. En muchas ciudades españolas se están registrando valores muy altos de contaminación y en alguna de ellas se han activado los protocolos de alerta y recomendación a sus ciudadanos

 
En el caso concreto de València, se ha recomendado limitar la actividad física al aire libre. Lo que les expliqué a los periodistas que me entrevistaban es que, ciertamente, estamos en índices superiores a los habituales, casi el doble de lo que habitualmente se registra en València. La causa de esto, más allá de las habituales emisiones por el tráfico, la industria u otras actividades humanas, se encuentra en el hecho de que llevamos varios días sin lluvias, sin viento y con inversión térmica. Esto conlleva dificultades para la continua y necesaria renovación del aire y, por tanto, mayores índices de acumulación de partículas. Por suerte, ayer tarde sopló algo de viento, lo que esperamos es que continúe en los próximos días. En todo caso, es conveniente mantener la guardia alta, tomar las medidas oportunas si los índices se mantienen altos pero, también, evitar alarmas. 


La contaminación del aire es un peligro constante, no es cosa de ahora, ni de un día. Nuestro modelo de vida nos lleva a estas situaciones en el entorno de las ciudades o las zonas industriales. No es hoy, es siempre. Debemos ser conscientes de esta realidad y hacer que nuestros comportamientos y las decisiones políticas vayan en la dirección correcta, es decir, en reducir al máximo las actividades contaminantes. Ni hoy debemos generar falsas alarmas, porque sería una exageración, ni cuando pasen estos días debemos olvidarnos del problema y hacer como si no pasara nada, eso sería una grave irresponsabilidad.

No hay comentarios: