sábado, 11 de noviembre de 2017

DESMONTANDO LOS ABUSOS DEL PP: EL CONSELL RECUPERA LA BALSA DEL TOSCAR

La jornada de ayer arrancó con una reunión larga del Consejo de Dirección de la Secretaría Autonómica. Me reuní con los cuatro directores generales y repasamos la actividad de las últimas semanas y la agenda de, prácticamente, los dos meses que tenemos por delante. Dos meses en los que veremos la aprobación de los presupuestos tras su paso por Las Cortes y el avance de diferentes iniciativas legislativas en marcha. 

Foto: P. Rubio (El Mundo)
Quiero destacar que uno de los temas que tratamos ayer fue la reversión del dominio de la balsa del Toscar, en Alicante, que el gobierno de Fabra, días antes de las pasadas elecciones autonómicas de 2015, cedió a la Junta Central de Usuarios del Vinalopó sin tener en cuenta los informes de Abogacía de la Generalitat, ni los intereses de los propietarios del terreno, la Comunidad de Usuarios del Medio Vinalopó. Llevamos desde el comienzo de legislatura con toda la tramitación para hacer efectiva la reversión y la semana pasada fue notificada a la Junta. Con esta decisión, que reconoce la cesión irregular del PP a la Junta, lo que provocó en su día el recurso de la Comunidad de Usuarios del Medio Vinalopó, esta infraestructura hídrica vuelve a ser de la administración autonómica porque se considera «dominio público» y, por tanto, no enajenable, y su titular vuelve a ser la Generalitat. 

 
Los reiterados informes que (esta vez sí) se han reclamado a la Abogacía son la base de esta decisión que garantiza una gestión adecuada y controlada del agua que debe llegar del postrasvase Júcar-Vinalopó porque la balsa del Toscar es un punto de administración clave de ese agua en la zona. Una vez recuperada la titularidad, la gestión, en una primera fase de transición, la haremos a través de la empresa pública Tragsa, que en su día construyó la instalación. A medio plazo, esa gestión podrá hacerse desde la administración o cederla a los usuarios. 
 
Precisamente de agua hablamos también al mediodía en la reunión que uvimos en el despacho de la consellera Elena Cebrián con el presidente de Riegos de Levante-Margen Izquierda, Javier Berenguer, y la gerente, Belén Castellano. En la reunión también estuvo el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero. 

 
La Comunidad representa un total de más de 30.000 hectáreas, desde Mutxamel hasta Orihuela. La zona vive una situación de gravísima sequía y nos reclamaron que los facilitaramos los mayores caudales de agua posible desde las depuradoras y desalinizadoras de aquella zona. Nuestro compromiso, conscientes como somos de la grave situación que provoca la falta de agua, es total y absoluto. Ahora más que nunca se demuestra que nuestro discurso sobre la necesidad de no apostar sólo por los trasvases era el acertado. La falta de lluvias imposibilita incluso los trasvases en marcha y hay que tener a punto fuentes de agua alternativa. 
 
En cuanto al uso de agua depurada facilitaremos la puesta en funcionamiento de todas las infraestructuras disponibles, algunas de las que el PP abandonó durante más de 10 años después de tenerlas construidas y que nuestro Gobierno está poniendo ahora en marcha. 
 
Respecto a las desalinizadoras, seguiremos apretando al Gobierno de Rajoy para que las ponga a pleno rendimiento y garantice así mayor disponibilidad de caudales. 

El final de la mañana y la primera hora de la tarde los aprovechamos para volver al tema de la quema de la paja del arroz. Si a principios de la semana hicimos reuniones con agricultores y Ayuntamientos para revisar el primer mes de esta campaña, ayer nos reunimos con los responsables de las Asociaciones de Vecinos y de colectivos ecologistas como Acció Ecologista Agró. 


Les explicamos lo mismo que a agricultores y Ayuntamientos. Frente a las más de 15.000 hectáreas que se pudieron quemar el año pasado, este año se han quemado, hasta la fecha, unas 4.800. Esto ha implicado una menor presencia de humo en el entorno de la Albufera pero ha habido muchos incumplimientos de las condiciones establecidas y, a pesar del control, ha habido episodios de presencia de humo, y por tanto, excesivas molestias a la ciudadanía. A primeros de 2018 volveremos a reunirnos todos para hacer un balance más general de esta campaña y preparar la siguiente. El mensaje es que de cara al año que viene la quema deberá reducirse todavía más y también deberemos potenciar las alternativas disponibles.
 
Mañana domingo, a primera hora de la tarde y con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, me voy a Bonn a participar en la 23 Cumbre Mundial del Clima (COP23). Las reuniones comenzaron el pasado lunes y acabarán a finales de la próxima semana. Nosotros estaremos hasta el jueves para estar presentes en las negociaciones como miembros de la delegación española, tener algunas reuniones con destacados representantes institucionales y asistir a jornadas que tienen que ver de manera especial con la realidad de la cuenca mediterránea. 

 
Ciertamente las perspectivas de la Cumbre de Bonn no son optimistas. Después de los compromisos de hace dos años en París, en la COP21, la concreción de aquellos acuerdos no llega. Más allá del daño que puede haber hecho la actitud negacionista de Trump desde la presidencia de los Estados Unidos, lo que es cierto es que los deberes están por hacer, que el año 2016 ha marcado máximos en concentración de CO2 en la atmósfera, que el máximo de dos grados de aumento de temperatura antes de finales de siglo vamos camino de alcanzarlo antes de 2050... en definitiva, que los Gobiernos seguimos con la palabra hipotecada pero sin que las acciones se ajusten a los compromisos. Mientras, ni las ayudas a los países pobres para compensarlos de sus renuncias a los combustibles fósiles se están haciendo efectivas.

No hay comentarios: