viernes, 10 de noviembre de 2017

DEL INFIERNO A LA DECENCIA


La actividad política desde las instituciones no permite, por más que lo deseemos, cambiar de un día para otro el mundo a mejor. El cambio viene (debe venir) de la suma de muchas pequeñas cosas, mejoras que, todas juntas, nos acercan a la pretensión final. Ayer, en Orihuela, más concretamente en la pedanía de La Murada, dimos un paso hacia un mundo mejor. Un rincón del mundo, el de aquella zona del sur de nuestra Comunitat, está ahora un poco mejor de lo que nos lo encontramos hace un par de años. Y de eso se trata, de mejorar la vida de las personas. 
 
Ayer en La Murada iniciamos la segunda fase de las obras de sellado del antiguo vertedero ilegal que había en esta pedanía oriolana. Vamos a invertir 30.000 euros en un proyecto para sanear dos de los vasos y estamos trabajando también en el estudio de todos los enterramientos ilegales que hay alrededor de la instalación. Los técnicos calculan que hay más de 3.000.000 de toneladas de basura enterradas ilegalmente. Ligado a ello existe un procedimiento judicial contra el empresario Ángel Fenoll, el mismo que ha sido repetidamente implicado en presuntos casos de financiación ilegal del PP y condenado por «comprar» votos para el mismo Partido Popular. Curiosamente el mismo PP que no vió nada durante más de una década en la que gobernaba y se producían esos ingentes enterramientos ilegales de basura. 
 
De manera simbólica, ayer dimos también por terminada la primera fase del sellado del vertedero con una pequeña plantación de vegetación de matorral.


Justo encima de donde hace unos meses, a cielo abierto, la acumulación irregular de basura provocaba constantes incendios.


En las imágenes se ve claramente lo que había y lo que hay ahora. Estas fotografías tienen poco más de un año de diferencia.


En ese mismo periodo de tiempo hemos invertido casi un millón de euros y el trabajo combinado de muchos técnicos de nuestra Conselleria. Pero también hemos trabajado conjuntamente con otras administraciones, desde Ayuntamientos al Consorcio de Residuos, pasando por el gobierno de la Región de Murcia, ya que tantos las instalaciones como los vertidos están a medio camino entre las dos comunidades. Y, por supuesto, no puedo olvidarme de colectivos sociales sin cuyo esfuerzo e implicación esta tarea habría resultado imposible, como es el caso de VertiVega. 

  
El sellado del vertedero, así como los trabajos en la zona de enterramiento ilegales, ayudará a ir reducido la presencia de ríos de lixiviados cada vez que llueve o sube el nivel de los acuíferos de la zona por cualquier razón. Se trata de unos terrenos próximos a campos de cultivo y a núcleos de población. Por ello el peligro ambiental es de primer orden. 
 
Nos queda mucho camino por recorrer. Hay diferentes causas judiciales en marcha. El alcance de las obras necesarias es muy grande porque el despropósito que nos encontramos también era inmenso. Recuerdo que, cuando visité la zona principios de este año, comenté (y así salió publicado en algún medio) que tenía la sensación de haber "visitado el infierno". La visita de ayer a la zona de La Murada fue otra cosa, y como explicaba muy bien un compañero, ayer más que plantar matorrales lo que plantamos en La Murada fue un poco de decencia. 

 
Lo he dicho muchas veces, para nuestro Gobierno la gestión de los residuos es uno de los paradigmas de la tarea que hemos venido a realizar en contraste claramente con las políticas llevadas a cabo en esta materia por los anteriores gobiernos del PP. Frente a la gestión irresponsable, corrupta y autoritaria, nosotros pretendemos convertir la gestión de los residuos en una política ejemplar. Esto no quiere decir, como explicaba al empezar, cambiar el mundo en un día, no. Es un proceso largo pero que se caracteriza por pasar de las anteriores malas prácticas a iniciativas que sean referencia en positivo.
 
De vuelta de Orihuela, ya a media tarde, participé en la reunión de la Ejecutiva de VerdsEquo, mi partido. Tratamos desde temas organizativos a cuestiones más ligadas a la actividad política. Estas reuniones suelen ser largas y, en algunas fases, sobre todo cuando se tocan temas administrativos, un poquito aburridas. A pesar de ello, conviene recordar que el partido es el instrumento gracias al cual tenemos la capacidad de concretar las palabras y los objetivos en políticas. Políticas como la del sellado de ese infierno de basura y corrupción que fue el vertedero de La Murada, en Orihuela (Alicante).

No hay comentarios: