sábado, 28 de octubre de 2017

EL NEGOCIO DE LOS RESIDUOS NO SE PUEDE PAGAR CON NUESTRA SALUD


El de ayer fue un día de inauguraciones y residuos. Fue de más cosas, ya lo sé... sobre todo en Cataluña y en Madrid, pero yo de eso no hablaré. No hablaré de todo el tiempo que me "robó" ayer seguir lo que pasaba en Cataluña y en Madrid, ni de la frustración que me genera ver el fracaso de la política, sentir que la democracia se nos escapa, notar que se avecinan tiempos difíciles, intuir que vienen días de "contra-reformas" y de fortalecimiento de los sectores más retrógrados de nuestra sociedad... qué le vamos a hacer. Toca seguir firmes en la defensa de la democracia, fieles a la máxima de que "el pueblo manda y el gobierno obedece". 
 
Dicho esto, apuntadas las cosas de las que no quiero hablar, voy a lo que comentaba al inicio, las dos jornadas en las que participé ayer sobre temas de residuos. Fueron, por la mañana, en Vila-real, y por la tarde, en Xàtiva. Las dos tenían como elemento central la separación de residuos, sobre todo, en cuanto a su fracción orgánica. 

 
La de Vila-real estaba organizada por el ayuntamiento y la empresa Reciplasa, que gestiona los residuos de 46 municipios de las comarcas centrales de Castellón. En el presentación estuve con la presidenta del consorcio zonal, la teniente de alcalde de Castellón, Ali Brancal, y el concejal de Medio Ambiente, José Pascual Sancho. 
 
En Xàtiva, con el alcalde Roger Cerdà, y el diputado provincial de Medio Ambiente, Josep Bort, las jornadas son de formación, con una temática idéntica a la de Castellón. 

 
En las dos intervenciones destaqué la necesidad que tenemos, y en la que estamos comprometidos desde el Consell de la Generalitat, de hacer una buena separación de los residuos en origen si queremos cumplir los requisitos en tratamiento que nos marca la Unión Europea para 2020: reciclar el 50% de los residuos domésticos que generamos. Hoy estamos muy lejos de esa cifra.
 
Por este motivo, y de eso iban las jornadas, estamos trabajando, desde la dirección general de Calidad Ambiental que dirige Joan Piquer, en la necesidad de multiplicar los esfuerzos para separar la fracción orgánica de la basura. Y sobre eso hablé largo y tendido. Desde la Generalitat apoyamos a todos los municipios que apuestan por estas prácticas. Las cosas van moderadamente bien: en dos años, más de 100 ayuntamientos de todo el país han comenzado programas de recogida separada de orgánica (quinto contenedor, puerta a puerta, compostaje doméstico y comunitario...). Cuando llegamos al gobierno de la Generalitat en 2015 no había ni un solo pueblo que lo hiciera. 

 
No quise dejar pasar la oportunidad de mirar un poquito más allá y reflexionar sobre la necesidades que tenemos de reducir los residuos que generamos. En las Jornadas, tanto de Vila-real como de Xàtiva, se pusieron en común interesantísimas experiencias de tratamiento de residuos con el objetivo de convertirlos en recursos y poderlos aprovechar. Este es el reto en el que estamos inmersos pero más allá debemos ser conscientes también de que generamos demasiados residuos, que la sociedad de la opulencia (mal repartida) en la que vivimos deja por el camino muchos residuos porque son un gran negocio para el poder económico pero pésimo para el conjunto de la gente y para nuestro territorio. No debemos perder esto de vista. Desde las instituciones tenemos que hacer mayores esfuerzos para apuntar a una reducción de los residuos. En este campo también estamos instalados en la insostenibilidad. Y es muy irresponsable. 
 
Charlas, debates y conferencias como las de Xàtiva y Vila-real sirven también para hacer pedagogía y llevar a la ciudadanía estos mensajes que son imprescindibles para incorporar a cuanta más gente mejor en la tarea de una buena gestión de los residuos. 

 
Entre jornada y jornada, en la sede de la Conselleria, celebramos reunión del Consejo de Administración de VAERSA. No fue una sesión larga. Además de revisar las actas de sesiones anteriores, tratamos la cuenta de resultados para 2017, la masa salarial, la RPT y el organigrama que nos presentó el director. También aprobamos proponer una revisión de las tarifas que nos cobra la empresa por sus servicios e hicimos un repaso de la situación de las diferentes infraestructuras de gestión de residuos de VAERSA y las necesidades que hay respecto a cada una de ellas, desde posibles externalizaciones a proyectos de reforma en marcha. 
 
Para que VAERSA pueda ser medio propio de alguno de los Consorcios de Residuos aprobamos la compra de acciones en aquellos donde más se necesita la intervención de la empresa.

No hay comentarios: