martes, 1 de agosto de 2017

MERCADONA Y EL MEDIO AMBIENTE, RESPONSABILIDAD Y NEGOCIO

Ayer, cuando, a las nueve de la mañana, me fui hacia la Conselleria comprobé que, de un día para otro, había llegado el verano. Las calles que diariamente encuentro llenas, ayer estaban, de golpe, vacías. Día 1 de agosto. Cuando llegué a la Conselleria, nueva entrega de la misma historia, mesas y sillas vacías. Nada nuevo. Agosto. Vacaciones. 

Foto de Jesús Signes
Me quedan 15 días de trabajo pero tengo una rara sensación, como si, de repente, nos hubieran bajado la velocidad de nuestro día a día. Ciertamente, nosotros todavía tenemos llena la agenda de lo que queda de semana pero, sin duda, el ritmo bajará mucho en los próximos días.

Ayer, tras unas primeras horas de la mañana que nos sirvieron para, conjuntamente con los directores generales, revisar y poner negro sobre blanco las previsiones de obras e inversiones de cara a la segunda mitad del año, nos reunimos con los responsables de Medio Ambiente de Mercadona. En concreto, estuvieron en mi despacho Pau Villalba, jefa de Relaciones Externas, y Margarita Muñoz, directora de Medio Ambiente. Las dos directivas nos comentaron, primero, de una manera rápida, la memoria de la empresa de 2016, y, después, ya más detenidamente, el balance medioambiental del año pasado. 


Creo que, más allá de los datos, hay un aspecto clave que está en el planteamiento estratégico de las políticas medioambientales de Mercadona: la eficiencia empresarial y el cuidado por el medio ambiente no son excluyentes, la responsabilidad con nuestro entorno puede ayudar a la competitividad empresarial y a reducir costes. Mercadona es una gran empresa con prácticamente 80.000 trabajadores. Nos detallaron diferentes iniciativas que van implementando, junto con las empresas que les ofrecen servicios y con sus proveedores, en campos tan destacados como el transporte, las compras de proximidad o la recuperación de los residuos.

En estos momentos Mercadona tiene un equipo de 5 personas trabajando en el departamento de Medio Ambiente. Coincidimos en que las buenas prácticas medioambientales y la economía circular son apuestas seguras y obligatorias de cara a la futuro. Ellos continuarán por su camino y nosotros desde la administración, les animamos a hacerlo bien. Nuestras políticas pretenden ayudarles en este sentido.

Antes de comer, me reuní con la consellera Elena Cebrián en su despacho. Fue como un repaso de fin de curso, una especie de presentación de todo el trabajo que hicimos con los directores generales en la reunión del viernes pasado en Sagunto. Volviendo a las vacaciones que ya tocan a la puerta, era el momento de repasar cuestiones fundamentales que sabemos que tendremos entre manos en el segundo semestre. También de revisar los presupuestos para 2018. Nos quedaron algunos aspectos pendientes que acabaremos de ver en los próximos días.

La tarde fue tranquila. Un poquito de despacho repasando documentos y, cómo no, firmando y firmando. También algunos contactos telefónicos sobre reuniones que tenemos esta misma semana y cuestiones internas de partido que hay que dejar también hilvanadas antes de caer en modo agosto.

No hay comentarios: