miércoles, 5 de julio de 2017

NUESTROS AGENTES MEDIOAMBIENTALES PROTAGONIZAN LA MAYOR OPERACIÓN DE ESPAÑA CONTRA EL COMERCIO DE ESPECIES PROTEGIDAS

La jornada de ayer comenzó en un coche camino de Alicante. Los desplazamientos siempre se aprovechan para preparar lo que vas a hacer y, además, para hacer (y recibir) llamadas telefónicas. 
 
El destino del viaje era el Centro de Recuperación de Fauna de la Santa Faz donde íbamos a presentar una operación conjunta de nuestros Agentes Medioambientales y la Policía Autonómica contra la captura y venta de especies protegidas e invasoras. 

  
Se trata de un trabajo excepcional, sin precedentes en toda España, que comenzó a finales de 2015 y que se ha concretado en los últimos meses con 33 intervenciones que han dado lugar a más de mil incautaciones de material y recuperación de ejemplares. 
 
La operación la iniciaron dos de nuestros agentes medioambientales tras descubrir un buen número de ofertas por internet sobre compra y venta de animales. Con la incorporación de Policía Autonómica, el trabajo estaba en marcha. 
 
Ayer, la presentación de los resultados de las intervenciones la hice conjuntamente con el responsable de la Agencia de Seguridad, José María Ángel, y los mandos de la Policía Autonómica y los Agentes Medioambientales que participaron en la operación. 

 
Las tres líneas de investigación abiertas estaban relacionadas con el decomiso de métodos de captura no selectiva, básicamente diferentes tipos de trampas; recuperación de animales protegidos o en peligro de extinción con los que se comerciaba; y el decomiso de especies exóticas invasoras. 
 
Ahora se han iniciado procedimientos administrativos y penales contra los implicados y los procesos acabarán en multas considerables. La voluntad no es en ningún caso recaudatoria sino hacer saber a la ciudadanía que estamos ante un comercio ilegal y que implicarse en él tiene sus consecuencias. La primera de las consecuencias es, obviamente, que ponemos en peligro el mantenimiento de especies autóctonas o facilitamos la implantación de invasores que son un riesgo para nuestros ecosistemas y nuestra biodiversidad. Pero también debe quedar claro que no existe impunidad y que el que la hace, la paga, en forma de multas e, incluso, de prisión cuando se trata de redes organizadas. 

 
Entre las especies incautadas hay aves, mamíferos, anfibios, invertebrados, peces y reptiles. No quiero hacer un listado detallado pero hay desde ejemplares de "caracol manzana", una especie invasora que está haciendo estragos en el Delta del Ebro hasta la rana africana de uñas, pasando por tortugas mediterráneas, cotorras de Kramer, coatíes o dos ejemplares de monos titi que, en el mercado ilegal, podían tener un precio superior a los 1.500 euros. 

 
Antes de comer todavía tuvimos tiempo para compartir con el teniente de alcalde de Alicante, Natxo Bellido, y el concejal de Medio Ambiente, Víctor Domínguez, la exposición "La més neta del Mediterrani" que grupos ambientalistas como Greenpeace o Amigos de la Tierra están llevando por toda la Comunitat Valenciana. Ya había estado en alguna otra muestra en otras poblaciones. Ahora ha llegado a Alicante. Tratan de poner de evidencia el grave problema que para el territorio significa el abandono de envases, y defienden una gestión que incluya el depósito en la venta de las bebidas como ocurre en Alemania, Canadá, Suecia, Dinamarca y otros 40 países y regiones de todo el mundo. 


 
De vuelta de Alicante, junto con los directores generales de Medio Natural y de Prevención, Antoni Marzo y Delia Álvarez, me reuní con la nueva Junta Rectora del Colegio de Ingenieros Forestales de la Comunidad Valenciana. Estuvieron en mi despacho, y fue una reunión larga y útil, el decano Constan Amurrio, Sandra López, Marina Martínez y Rafael Delgado. 
 
El Colegio está en la Mesa Forestal así como en otras instancias de participación de nuestra Conselleria. Ayer pusimos en común visiones y estrategias sobre gestión forestal. El grado de coincidencia fue muy alto. 
 
Su preocupación es que se avance en la ordenación de las masas forestales que están creciendo en superficie mientras se reduce la presencia de población en el mundo rural. De hecho, el abandono del mundo rural es lo que explica mucho del avance de los bosques. 

Nosotros los explicamos que somos conscientes de esta realidad y estamos trabajando en la ordenación de los espacios, ayudándonos de presupuestos propios y de fondos europeos. 
 
Nos hicieron llegar la sensación de las escasas facilidades existentes para intervenir en bosque, cuando no un sentimiento de criminalización. Intentamos desvanecer esta imagen. Queremos aprovechamientos multifuncionales del bosque y estamos convencidos de que, muchas veces, se crean falsas percepciones más a consecuencia de nuestra lentitud administrativa que por una cuestión política. 

  
Me gustó una expresión que usaron en el sentido de que se necesitan políticas que eviten "rematar" la despoblación rural, es decir, que, como mínimo, seamos capaces de mantener lo que hay. Estamos de acuerdo. Por ello, estamos estudiando al detalle fórmulas de pago por servicios ambientales que puedan ayudar a este mundo rural, al desarrollo rural. El servicio de nuestros bosques es un servicio de interés general y todos debemos participar en su mantenimiento. 
 
Explicamos las diferentes iniciativas que tenemos previstas para finales de 2017 y 2018 de cara a poner en marcha planes de ordenación que concreten nuestras políticas forestales y faciliten su aplicación. Quedamos en seguir en contacto y en mantener una interlocución ágil. A ellos les interesa saber lo que se hace y lo que se quiere hacer y a nosotros conocer sus opiniones, facilitar su participación y mejorar el resultado final de nuestro trabajo. 

 
Y acabé la jornada revisando todas las firmas que tenía pendiente y firmándolas. Ya está. Estoy a cero. Nada pendiente.

No hay comentarios: