sábado, 1 de julio de 2017

ESTABILIZADO EL PRIMER (Y ESPEREMOS QUE EL ÚLTIMO) GRAN INCENDIO DEL VERANO

Lo mejor de la jornada de ayer fue, sin lugar a dudas, que por la noche se dio por estabilizado el incendio de la Calderona. Han sido 48 horas de sufrimiento e impotencia. 

 
Se han puesto muchísimos medios en las tareas de extinción, gente preparada y entregada que ha conseguido hacerse con el fuego. 

Jueves de madrugada parecía que la humedad de aquella noche podía permitir acabar con el fuego ese mismo día pero, después, una mañana de fuerte viento, con muchos cambios de dirección, llevó las llamas mucho más allá de lo que se podía pensar. 

Los cambios de viento han sido una constante y, por eso, cuando ayer por la mañana volví a estar en el puesto de mando de las tareas de extición, en Altura, con al directora general de Prevención, Delia Álvarez, los responsables no eran aún optimistas. 


La entrada de viento de levante, con mucha humedad, permitió la estabilización de las llamas. 

Al final, a falta de los últimos cálculos, se han quemado cerca de 1.400 hectáreas, 1.100 de bosque y 300 de cultivos, y de las forestales, un 60% del Parque Natural de la Calderona. 

Hemos tenido la suerte de que las llamas no hayan entrado en el corazón del Parque, los grandes alcornoques se han salvado. 

En la zona afectada hay, sobre todo, terrenos recuperados de incendios de hace 20 años que habían acabado con hiperdensidad de pinos que, en su momento, no se gestionaron bien. 

 
Ahora tocará estar atentos a que en este incendio no haya sorpresas de última hora y que se pueda dar por extinguido sin sustos. Queda mucho verano por delante y mucho bosque para vigilar. Después, como estamos haciendo en todos los grandes incendios, con los de más de 500 hectáreas calcinadas, pondremos en marcha la Mesa de Corcertación para gestionar su recuperación entre todos los agentes implicados. 

Sin apartarme del incendio, a primera hora de la tarde me han entrevistado en Onda Cero. Antes que a mí han tenido al bombero que grabó y colgó en las redes su crítica a los "gobiernos ecologistas por tener sucio el monte”. El interés del programa era más que polemizara con el bombero que no que explicara nuestras políticas de prevención. En todo caso he procurado explicar las inversiones realizadas, las mejoras en vigilancia, los programas de mantenimiento y gestión forestal, el dinero en adecuación de caminos, toda la labor pedagógica, campañas de publicidad y tareas de información, etc. 

 
He explicado que la Comunidad Valenciana tiene casi 1'5 millones de hectáreas forestales, el 60% del territorio, y que disponemos de muchos menos medios de lo que se necesitan. Eso sí, en el último año conseguimos un 19% más que el anterior de presupuesto. Y en Medio Natural, del 2010 al 2015 se recortó un 80% su presupuesto, y nosotros en dos años lo hemos aumentado un 40 %. También he querido dejar claro que el concepto "limpiar el bosque" no puede ser cargarse todos los matorrales porque también forman parte del bosque y cumplen su función. Es evidente que tenemos mucho trabajo por hacer y que tenemos que ir más allá de donde estamos, mejorar la gestión, pero un bosque sucio es el que tiene desechos no el que tiene matorrales. 


Antes de ir hacia Altura, hicimos la reunión de todos los viernes de los diferentes directores generales de la Secretaría Autonómica y, esta vez, al ser fin de mes, también vinieron los directores territoriales. Fue una sesión larga y complicada ya que son muchos los temas que se ponen sobre la mesa pero, en todo caso, destacar una cuestión: nos dimos hasta la próxima semana para trabajar en una propuesta sobre pago por servicios ambientales. En general ,el desarrollo rural, y los incendios y la lucha contra ellos no están al margen, se necesita de la complicidad de todos, y la mejor complicidad es ayudar en el mantenimiento de nuestros espacios naturales y, en general, del Medio Ambiente del que disfrutamos todos.


No hay comentarios: