sábado, 10 de junio de 2017

TOLDOS PARA REDUCIR LA CONTAMINACIÓN EN EL CENTRO DE LAS CIUDADES

Ayer viernes comencé el día con diferentes reuniones con los directores generales y personal técnico sobre detalles de diferentes temas en marcha. 
 
A continuación, reunión de agenda de cara a los próximos días y lectura y firma de muchos documentos que tenía pendientes. 
 
Terminé de prepararme una intervención que tenía al mediodía y, a resultas de ello, estuve con el subdirector de Calidad Ambiental repasando la situación de la calidad del aire en las ciudades valencianas. 
 
Al mediodía fui hasta Quart de Poblet donde, junto con la alcaldesa de la población, Carmen Martínez, clausuramos el proyecto europeo «PhotoCityText», sobre tecnología textil para un aire más limpio. La investigación estaba liderada por el CEAM (Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo) teniendo como socios al Instituto Tecnológico Textil, el Ayuntamiento de Quart y un par de instituciones italianas. 

 
Se trata del final de un proyecto LIFE de la Unión Europea que estudia las posibilidades que tienen las lonas y los toldos para absorber la contaminación del aire en las grandes ciudades. 
 
El proyecto, en condiciones experimentales, se ha hecho en el CEAM y, en condiciones reales, en las calles de Quart. 
 
El 60% de la población vive en un entorno urbano y es allí donde la contaminación del aire es más preocupante. Ciertamente estamos tan acostumbrados que ya ni lo notamos más allá de casos extremos pero la realidad es que los problemas de salud resultantes son graves. Muchas enfermedades y muertes responden a esta contaminación. En Europa, los problemas de salud directamente ocasionados por la contaminación atmosférica implica gastos de más de 500.000 millones de euros cada año. 
 
Evidentemente la solución para resolver esta problemática en el interior de los núcleos urbanos sería acabar con la circulación de coches en el centro de las ciudades. Sobre todo los diesel, que tienen una gran potencia contaminante. No parece que nuestro modelo de vida permita esa solución drástica así que se están aplicando y estudiando medidas atenuantes. 


Los toldos captadores anticontaminación son una de estas medidas. El estudio es sobre materiales llamados tèxtil-fotocatalíticos, con el dióxido de titanio como componente que facilita la absorción de la contaminación. 
 
En definitiva, el estudio muestra como en el experimento en el CEAM usando estos tejidos hay una reducción del 90% en los óxidos de nitrógeno y de entre un 25 y un 50% en condiciones de ambiente real. 
 
Compartimos la comida con la directora gerente del CEAM, Dora Cabrera, y algunos de los investigadores y técnicos implicados en este innovador proyecto. 

 
Ya por la tarde, y después de recoger y ordenar papeles en el despacho, estuve en la entrega de los premios de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), en el Edificio del Reloj del Puerto de Valencia. Fue un acto muy agradable de una asociación que lleva muchos años trabajando en nuestra Comunidad. Hubo un puñado de galardonados, desde las asociaciones agrarias hasta La Fundación Solidaria del Padre Berenguer, un misionero con muchos años de trabajo en Mozambique, pasando por diferentes trabajadores de la entidad. 

 
En un momento determinado dijeron que las autoridades cerrarían el acto y, dado que yo era el cargo más alto de la Generalitat pensé que igual me hacían decir unas palabras cuando nadie me había avisado. No, me libré. El único representante político que intervino, cerrando el acto, fue el delegado del Gobierno de Mariano Rajoy en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, que tuvo el poco tacto de destacar la presencia en segunda fila de la portavoz del PP a las Cortes Valencianas, Isabel Bonig, justo detrás de donde yo estaba. 


No hay comentarios: