jueves, 29 de junio de 2017

PRIMER SUSTO: INCENDIO EN EL PARQUE NATURAL DE LA CALDERONA


El primer gran susto del verano. Ayer el fuego hizo acto de presencia en la Sierra Calderona. Fue poco después de las 19:15 cuando se detectó el primer foco del fuego en Gátova y de allí, se desplazó en dirección a Altura, y llegó hasta Segorbe. 

 
Las llamas avanzaron sobre pinos jóvenes, de pequeñas dimensiones, producto de la lenta recuperación de los incendios de finales de los años 90. No era zona afectada por las tormentas de enero, ni con restos de árboles destrozados.

Tras el primer avance, al atardecer, las llamas se encajonaron en un par de barrancos y durante toda la noche las brigadas, el ejército y los bomberos estuvieron trabajando para evitar que se escapara. La existencia de campos de cultivos, unos más trabajados que otros, ayudó mucho a que el fuego ganara terreno muy poco a poco. 

 
Ayer era el primer día de gran «ponentà»: altísimas temperaturas, baja humedad y vientos de casi 70 kilómetros por hora. Estábamos atentos a cualquier posible foco (anteayer y ayer por la mañana hubo más de uno) y también los efectivos de extinción estaban preparados. Por eso la reacción fue muy rápida. La hora tardía impidió que los aviones pudieran volar el tiempo necesario para apagar las llamas. 

 
A medianoche, con la directora general de Prevención de Incencios, Delia Álvarez, estuvimos en Altura, en la zona desde la que se dirigían los trabajos de extinción, donde se respiraba un cierto optimismo. También el president de la Generalitat, Ximo Puig, que venía de Bruselas, estuvo en el operativo. Con la llegada de la noche la climatología se hizo muy favorable. La temperatura bajó mucho y el viento se detuvo. La esperanza era poder ser muy efectivos, de nuevo con los medios aéreos, a primera hora de esta mañana. 

 
El incendio, del que me enteré cuando ya estaba en casa, fue el remate de un día que había sido de trabajo intenso. 
 
El primer tramo de la mañana lo había dedicado a firmar documentos de todo tipo, a revisar informes y preparar alguna intervención. 
 
La presentación por parte de la Fundación Global Nature de un Proyecto Life para la restauración de hábitats que sirven de paso para el Carricero Cejudo (en valenciano, la «Xitxarra de Agua») fue mi primera salida del despacho. 

 
El Carricero Cejudo es un gorrión en peligro, que cría básicamente en el zona de Polonia, y pasa por nuestra casa en su migración. La Conselleria participa en el programa financiándolo en parte. Invertimos 75.000 euros repartidos en tres años y, en nuestro caso, la recuperación de habitats afectará a las zonas húmedas de la Albufera, la Marjal del Moro, la de Pego-Oliva y el parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca. 
 
Inmediatamente después tuvimos Consejo de Administración de VAERSA en el que nos ocupamos, entre otras cuestiones, de la tramitación de las tareas de auditoría de la empresa, la futura puesta en marcha de la planta de envases de Benidorm y las sustituciones por vacaciones del personal de las plantas de residuos. 
 
El Consejo de Administración de VAERSA me impidió ir a dos actos que tenía previstos: el "Consellet" extraordinario para la toma en conocimiento de la Cuenta General de la Generalitat 2016 y la inauguración, en el Ayuntamiento de València, por su alcalde Joan Ribó, de la exposición "La més neta del Mediterrani". Esa muestra que ya ha estado en casi 20 pueblos y ciudades en toda la Comunitat, y que pretende llamar la atención sobre el compromiso de la ciudadanía en la gestión de los residuos, el masivo abandono de envases en el territorio y el sistema de depósito, devolución y retorno de envases de bebidas (SDDR) como la solución más efectiva. 
 
Por la tarde, nos reunimos los miembros del Patronato del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM), una institución científica de primer nivel que debemos dotar presupuestariamente como toca después de años de recortes en medios materiales y humanos. Aprobamos las cuentas del 2016 con unos ingresos/gastos de 1'8 millones de euros. La reunión sirvió también para revisar la venta de una parcela propiedad del CEAM por casi 1 millón de euros y repasar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de la institución. 

  
Ya en casa fue cuando se declaró el incendio en Gátova que, ojalá, sea el primero y el último de este verano. Tiempo tendremos para hablar de sus causas y de las hectáreas quemadas. Desde aquí quiero agradecer el trabajo de tantos profesionales en la lucha contra el fuego que, en muchas ocasiones, arriesgan sus vidas para protegernos.

No hay comentarios: