martes, 20 de junio de 2017

LA AGRICULTURA ES UNA HERRAMIENTA DE PROTECCIÓN DEL TERRITORIO


El director general de Agua, Manuel Aldeguer, fue ayer la primera persona que estuvo en mi despacho. Debía ser una conversación breve porque, de inmediato, tenía una reunión pero, cosas que pasan, las personas que estaban convocadas se habían apuntado que la reunión era el 19 de julio, así que Aldeguer y yo tuvimos una hora larga para poder revisar cuestiones pendientes. 
 
Las obras de la margen izquierda del Júcar-Vinalopó, y todo el proceso de su gestión posterior para que puedan entrar definitvamente en funcionamiento, fue una de las cuestiones a tratar. La reversión de la propiedad de la balsa del Toscar que el PP entregó a la Junta Central cuatro días antes de las elecciones de 2015, es un proceso que está en marcha y que debemos llevar a cabo con absoluta correción. El control público de la gestión de estas grandes infraestructuras del agua es más que necesario y, a pesar de las dificultades que plantean estas reversiones, las haremos en defensa del interés general. 
 
También estuvo sobre la mesa el «Plan de Restauración Integral del río Vinalopó». Los responsables del Observatorio del Vinalopó llevan ya mucho tiempo implicados en el proceso de recuperación del río cuya extensión supera los 80 kilómetros, y la dirección general del Agua, aunque el proyecto la sobrepase, debe ser protagonista de los trabajos a realizar. Estamos todavía en la fase de estudio y valoración del coste que puede llegar a tener el proyecto. Después vendrá el momento de repartir responsabilidades y ver de dónde salen los recursos para hacer los trabajos. El proyecto es muy ambicioso y, por eso mismo, no puede ser hijo de una sola administración.
 
A continuación, junto con el director general y el subdirector de Medio Natural, Antoni Marzo y Josep Nebot, nos reunimos con una representación del sector arrocero de la Unió de Llauradors, con Enrique Bellido al frente. Nos plantearon la necesidad de incluir la margen derecha del último tramo del río Júcar dentro de la red Natura 2000. Se trata de una iniciativa que ya se planteó hace muchos años y que, por diversas circunstancias, nunca se llegó a concretar. Nosotros estamos plenamente de acuerdo con la demanda. La petición es una de esas iniciativas que pone de manifiesto que agricultura y conservación del territorio no sólo no son realidades enfrentadas sino todo lo contrario. En estos momentos, la margen derecha del último tramo del Júcar, que está catalogada ya como zona húmeda, tiene una serie de controles y limitaciones, pero, sin embargo, no cuenta con las ventajas que implicaría pertenecer a la Red Natura 2000. Además, y en eso también coincidimos, las ayudas de la Unión Europea cada vez están más ligadas a figuras de protección del territorio. Así que, cuanto antes hagamos camino, en mejor situación estaremos. 

 
La conversación la tuvimos que rematar con el polémico tema de la quema de la paja del arroz en la Albufera, otra cuestión que no se puede desvincular de la necesaria mejora de la gestión medioambiental en la que todos nos tenemos que implicar. Llevamos muchos meses trabajando para evitar quemas masivas de paja y hay que avanzar en ese equilibrio entre las necesidades de los agricultores y el interés general. 

Finalizada la reunión con los arroceros, continuamos la sesión de trabajo con Marzo y Nebot porque tenemos en marcha la revisión del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural del Turia, y especialmente la afección que dicha planificación tiene sobre la pretendida variante de Pedralba que, en tiempos del PP, se pretendía hacer por dentro del espacio protegido. Disponemos ya del primer documento de trabajo sobre esta modificación, cuyo proceso de Evaluación Ambiental debe comenzar ahora, y queremos que sea el Ayuntamiento de Pedralba quien lo conozca antes que nadie. Ellos son las «víctimas» de un proyecto que nunca debería haberse hecho por donde lo diseñó el PP, con Alfonso Rus al frente de la Diputación de Valencia. Ahora de lo que se trata es de buscar alternativas, porque el nuevo PORN impide cualquier intervención que afecte la integridad del Parque y, obviamente, una carretera longitudinal es una afección grave. La necesidad de la variante es indiscutible y, por ello, todos debemos poner de nuestra parte para conseguir que sea una realidad sin dañar el Parque Natural. 
 
La última reunión del día fue, a primera hora de la tarde, con una representación de Ecologistas en Acción y la Plataforma Antifracking de las comarcas de Castellón. Fue una reunión conjunta de nuestra Secretaría Autonómica y la de Economía, que dirige Blanca Marín. 


La pretensión de los colectivos ecologistas era obtener información sobre las solicitudes de investigación para la búsqueda de hidrocarburos de la empresa Montero Energy en Castellón. Las demandas son de 2012, y fueron revisadas en 2015 porque tenían muchas carencias, y siguen pendientes de informes ambientales. Nosotros nos hemos ratificado en que, tal y como estipulan los objetivos políticos del Gobierno del Botánico así como la correspondiente proposición de Les Corts, el «NO» al fracking es indiscutible. De hecho, hemos acordado buscar vías de colaboración para que, con la máxima celeridad, impulsemos iniciativas que pongan coto a este tipo de prácticas y trabajaremos conjuntamente para rematar una Ley que nos permita garantizar que la técnica del fracking o fractura hidráulica en la búsqueda de hidrocarburos no sea posible de ninguna de las maneras en nuestro territorio.

No hay comentarios: