lunes, 15 de mayo de 2017

LAS LÍNEAS ELÉCTRICAS Y EL ÁGUILA PERDICERA


Empezar la jornada hablando de residuos es empezar fuerte. Pues así empecé ayer. A primera hora de la mañana me reuní con Pilar Soriano, concejala del Ayuntamiento de València y presidenta de EMTRE (Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos) y con su asesora, Sara Moltó. Revisamos los flujos de residuos que llegan a sus instalaciones desde otras comarcas y, en particular, desde el consorcio V-5, que recoge las basuras de las comarcas de La Safor, La Vall d'Albaida, La Costera, La Canal de Navarrés y el Valle de Ayora-Cofrentes.

 
La falta de vertederos en esa zona hace que sea obligado transportar sus residuos a instalaciones más alejadas, con el incremento de coste que ello supone y las dificultades para organizar la logística y establecer los precios. 
 
A continuación me desplacé hasta el Palau de la Generalitat donde el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer presentaba el anteproyecto de ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, que pretende ser una una 'puesta al día' del modelo turístico para adaptarlo a una realidad que cambia a gran velocidad. 

 
El anteproyecto, según explicó Colomer, va mucho más allá del tradicional modelo de 'sol y playa'; se apuesta por un uso racional del territorio, un servicio esmerado y estrategias a largo plazo. No se trata sólo de que vengan turistas sino de integrarlos en la población, en nuestra cultura y en un entorno privilegiado como el nuestro. 
 
El respeto medioambiental es algo que no suele estar muy presente cuando se habla de Turismo pero ayer la imagen que ilustraba la presentación en el Palau de la Generalitat (la primera foto de este post) era de Naturaleza, justo la Naturaleza que, desde nuestra Conselleria, trabajamos por conservar y mejorar... también pensando en los turistas que la han de disfrutar. 
 
De vuelta en el despacho, tuve una reunión de trabajo con el diputado de Podemos en Les Corts, Antonio Estañ, que acompañaba a varios miembros del Colectivo "Salvemos Cala Mosca", una playa de Orihuela, el último kilómetro virgen de la zona, donde está prevista la construcción de 1.500 viviendas. 

 
Lo que quiere esta plataforma es que no se pueda hacer ninguna construcción más, ya que es, como he dicho, el último rincón libre de cemento. El terreno es urbanizable y tiene un proyecto definido. Pero en la zona se han encontrado varias especies a proteger, tanto de flora como de fauna, e, incluso, el Parlamento Europeo ha reclamado su mantenimiento. Por ello, desde Conselleria, en su día, se definió un área del proyecto que debía quedar libre de construcciones. Ahora el grupo "Salvemos Cala Mosca" lo que defiende es que cualquier intervención en la zona pone en peligro la continuidad de esas especies protegidas y, por tanto, es el conjunto del proyecto el que, a pesar de tener la condición de suelo urbano, no debería tirar adelante. 
 
Antes de comer, nos reunimos con los responsables del departamento de Vida Silvestre de la Conselleria, y con representantes de los grupos SEO (Sociedad Española de Ornitología) y SVO (Sociedad Valenciana de Ornitología), a quienes les hemos presentado nuestros planes para evitar la mortandad de aves, especialmente rapaces, por culpa de los numerosos tendidos de líneas eléctricas que atraviesan nuestro territorio. El águila perdicera es la especie más amenazada y, por tanto, la que más nos preocupa en lo relativo a accidentes mortales. Estamos trabajando con las empresas eléctricas, haciendo estudios por zonas de lo que está pasando e inventariando los puntos conflictivos. La realidad es que nos hemos encontrado muy poco trabajo hecho. Los datos más recientes sobre líneas eléctricas son de 2010 y no se disponía de protocolos de actuación para el control y seguimiento. En lo que también estamos trabajando, ya que es básico para los estudios de impacto, es en el marcaje y seguimiento mediante satélite de ejemplares de águila perdicera. Lo hacemos en colaboración con las universidades de Alicante y València. Este año hemos marcado cuatro ejemplares adultos más y veintiseis pollos. 

 
La tarde la dediqué, durante un par de horas a firmar (y leer) una montaña de documentos pendientes. Que la acumulación de firmas pendientes es grande lo detectas cuando las reclamaciones de los papeles por parte de otras instancias comienza a ser contínua. Ahora, además, ya no es sólo lo que se amontona sobre la mesa, sino también lo que está pendiente de la firma electrónica. En fin, que tenía trabajo atrasado y ayer me puse (casi) al día. 
 
El resto de la tarde, ya en la sede de Compromís, fue para una Ejecutiva de la coalición en la que pasamos revista al panorama político. Las últimas encuestas conocidas, aunque bastante diferentes unas de otras, apuntan a que las perspectivas electorales son buenas. Compromís suele perder las encuestas pero luego, cuando llegan las elecciones, los resultados son mucho mejores. Perdemos encuestas y ganamos gobiernos. Esta vez, después de dos años en el Gobierno de la Generalitat y en muchísimos Ayuntamientos, a mí me parece que, si somos capaces de hacer llegar a la gente que estamos trabajando para cumplir nuestros compromisos electorales y que hemos hecho honor a nuestro eslogan "Con Valentía", los resultados serán mejor que nunca. La gente, si nos percibe próximos y accesibles, entenderá que en cuatro años no se puede hacer todo. La clave es que nadie se sienta traicionado y que el rumbo sea el que dijimos que sería.


No hay comentarios: