miércoles, 31 de mayo de 2017

LA GESTIÓN DE LAS DEPURADORAS, CUANTO MÁS PUBLICA, MEJOR

Fue el pasado 28 de enero, tras un debate en Villar del Arzobispo sobre el impacto ambiental de las explotaciones mineras en la comarca valenciana de La Serranía, cuando, mientras un grupo de participantes en la jornada hacíamos una visita por diferentes puntos de la población, al pasar por una de las minas, una máquina excavadora nos embistió

  
Ya lo conté en su día, fue un momento de mucha tensión. Estábamos en un camino junto a uno de los muchos agujeros a cielo abierto abierto que hay en la comarca y un trabajador de la mina, con una excavadora, fue contra nosotros, intentando atemorizarnos y poniendo en peligro nuestra integridad. 
 
Pues bien, ayer por la mañana estuve en los juzgados de Llíria para declarar como testigo a raíz de la denuncia que los organizadores de la jornada presentaron contra el trabajador. Estuve en Llíria pero, finalmente, no hubo juicio porque el denunciado no se presentó. La razón de la ausencia no está clara ya que la policía municipal estuvo presente en el momento de los hechos y se sabía perfectamente quién era el conductor de la excavadora. El caso es que ayer no estuvo en Llíria y el juez nos ha vuelto a citar para el 26 de septiembre, esperando que, para entonces, si comparezca el denunciado por amenazas. 
 
Por culpa de la mencionada citación, me perdí la conferencia que Manuel Alcaraz, conseller de Transparencia, Participación, Responsabilidad Social y Cooperación, ofrecía en el Foro Europa de València y, más tarde, la obligación de presidir la Comisión de Evaluación Ambiental también me impidió estar en la Fundación Bancaja donde la consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, hablaba de las políticas del Govern sobre el calentamiento global. 
 
La Comisión de Evaluación Ambiental de este mes no llevaba ningún tema que hubiera alzado expectación mediática. Revisamos los Planes Generales de Alfafar, Famorca y Benillup, aunque en fase de consultas, y los devolvimos a los respectivos Ayuntamientos con las observaciones introducidas. A la Comisión de ayer estaba previsto que fuera el expediente para la celebración del FIB de Benicàssim, festival tiene lugar a mediados del mes de julio. Aún tenemos, a finales de junio, una nueva Comisión para poder darle luz verde, pero ayer no pudo ser porque no disponemos todavía del estudio de impacto acústico que tiene que hacer el Ayuntamiento de Benicàssim. 

  
Ya por la tarde la jornada prosiguió con una reunión entre EPSAR, la empresa de saneamiento de aguas de la Generalitat, y la Diputación de València para estudiar la situación de las 59 depuradoras de titularidad autonómica que gestiona EGEVASA. La Diputación de València comparte con Aguas de Valencia la propiedad de EGEVASA. La institución provincial tiene un 51% y Aguas de Valencia un 49. La gerencia está en manos de la empresa privada. La privatización parcial de EGEVASA la hizo el PP en 1997. 
 
Ahora las 59 depuradoras se gestionan a través de un convenio entre EPSAR y la Diputación que la dirección de la empresa de saneamiento plantea que se acabe. 
 
En la reunión estuvieron conmigo, Enrique Lapuente, gerente de la EPSAR; Enrique Peris, del Consejo de Administración de EPSAR; Enrique Pastor, asesor de Asuntos Generales, que hizo de secretario de actas de la reunión; Ramon Marín, también miembro del Consejo de Administración de EPSAR; Vicente Fajardo, director general de Aguas de Valencia/Global Omnium; Ricard Gallego, jefe de gabinete de la Presidencia de la Diputación; y Ramón Bellido, técnico de la Diputación. 

 
El carácter mixto de EGEVASA implica que la gestión de las depuradoras propiedad de la Generalitat acaba en manos de una empresa privada, aunque sea conjuntamente con una institución pública, sin pasar por libre concurrencia. 

  
Tenemos tiempo para seguir estudiando fórmulas de solución que sean eficientes en cuanto al servicio al ciudadano y que, además, sean impecables desde el punto de vista legal. Hay muchas opciones a explorar que, esperamos, las podamos ir tratando sin más presión de la necesaria. Seguro que encontraremos la manera de, teniendo en cuenta todos los intereses particulares implicados, defender por encima de todo el interés general.

No hay comentarios: