miércoles, 24 de mayo de 2017

ENCERRADO EN LA TORRE

Ayer fue un día extraño, tal vez el primer día desde que estoy en la Secretaría Autonómica de Medio Ambiente y Cambio Climático, que no salí del despacho en toda la jornada, y tampoco tuve ninguna reunión o entrevista con personas externas al departamento. Es decir, que me pasé mañana y tarde, en el segundo piso de la torre que se ve en la foto, justo en el recuadro más a la izquierda. 

 
Fueron horas destinadas a conversaciones con los directores generales, a resolver problemas menores que te consultan "por culpa" de estar en el despacho. Cuando estás fuera, esas cuestiones suelen llegarte ya solucionadas pero cuando te pillan cerca, te toca decir la última palabra. 
 
No salir del complejo administrativo "9 de Octubre" también me sirvió para acercarme a hablar con un par de técnicos que llevaban temas que quería que me explicaran detalladamente y que, de normal, no dispongo de tiempo suficiente para analizar. El contacto con los técnicos resulta muy interesante ya que son personas que dominan mucho las cosas que llevan entre manos y te ofrecen información clave que, de otra manera, sería muy complicado obtener. 
 
Es cierto que al inicio de esta andadura me propuse pasarme más por las mesas de los técnicos pero en realidad lo hago muy poco. También pensaba que, alguna vez, alguno de ellos podría venir a mi despacho con alguna propuesta, observación o lo que fuera... y esto pasa todavía menos. De hecho, no ha pasado nunca. Es verdad que mis Direcciones Generales no son especialmente grandes y, supongo que, por eso, son los directores generales los que me hacen llegar los mensajes de todo tipo. Tengo todavía alguna charla pendiente con funcionarios que, en alguna ocasión, me han dicho cosas en las que he pensado que había que profundizar, pero la locura de la agenda que llevamos hace que nunca encuentre el momento. 
 
Ayer, eso sí, pude leer algunos informes importantes que tenía pendientes. Por ejemplo los que tenemos que llevar a la reunión de la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático que haremos el próximo 5 de junio coincidiendo con el "Día del Medio Ambiente". Hace unas semanas publicamos los datos sobre evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas sujetas a comercio de derechos en València y el año pasado, después de dos años de aumentos, las cifras bajaron. Es cierto que muy poco; apenas 30.000 toneladas en un volumen de 9 millones, pero, teniendo en cuenta el repunte de la actividad económica, es una buena noticia. 
 
La redacción, conjuntamente con mis colaboradores, del texto de la presentación que hoy jueves tengo que hacer sobre "La nueva política de residuos. Prevención de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs)" fue el trabajo de primera hora de la tarde. A continuación, ya que disponía de tiempo, y no sé si volverá a pasar, me preparé el discurso para el acto que Compromís ha organizado este sábado en el antiguo cauce del Turia para celebrar los dos años que llevamos en gobiernos e instituciones esforzándonos por tirar adelante políticas valientes que cambien este país.

No hay comentarios: