sábado, 6 de mayo de 2017

EL MUNDO SE CAMBIA DESDE UNA ESCUELA DE ELDA

No hago muchos actos en los que participen niños y niñas. Ayer, sí. Ayer, en el colegio Padre Manjón de Elda, junto a un grupo de escolares de 8 y 9 años, el alcalde de la localidad, Rubén Alfaro, y la concejala de Medio Ambiente, Pilar Calpena, inauguré una exposición sobre buena gestión de residuos que promueven un puñado de asociaciones y ONG's, entre ellas, Greenpeace y, sobre todo, Amigos de la Tierra. La exposición se centra en la defensa del territorio y la economía circular. Uno de los aspectos que se presenta es la gestión de los envases a partir de un sistema de depósito.


Desde la Generalitat, conjuntamente con los diferentes agentes implicados, estamos trabajando en un proyecto en este sentido que encaje de la mejor manera posible con las necesidades de la Comunitat Valenciana. En las cuatro frases que les trasladé a niños y niñas intenté hacerles llegar un claro mensaje: que mantener el planeta en condiciones es como una misión en la que todos somos pequeños héroes en los comportamientos del día a día. Después de ver la exposición, niños y niñas participaron en diferentes talleres y dejaron mensajes con las impresiones que les habían quedado. 


Realmente lo creo. Mantener el planeta en condiciones es cosa de todos y, cada uno desde su casa, puede ayudar a la misión global. Por ello, nosotros gestionando bien los envases y evitando que se abandonen en el territorio estaremos aportando nuestro esfuerzo en la tarea conjunta de todo el planeta y, además, conseguiremos que nuestra tierra sea «La más limpia del Mediterráneo», que es el nombre de la exposición que ayer inauguramos. 

  
A resultas de nuestro proyecto de gestión de envases a partir de un sistema de depósito y devolución (SDDR), desde posiciones empresariales contrarias a la iniciativa, se está repitiendo mucho que la solución al tema del abandono de envases se resuelve con más conciencia ciudadana: esta afirmación es lo que en castellano se denomina "un brindis al sol". Cuando, además, se piden multas para los ciudadanos la posición ya se acerca a la impostura, por decirlo en términos muy suaves. Ciertamente, un ciudadano tiene el deber cívico de no abandonar en el territorio un envase pero, antes, y por encima de la responsabilidad del ciudadano está la responsabilidad del envasador que, por ley, no como deber cívico sino por ley, es el responsable de recuperar todos y cada uno de los envases que se ponen en el mercado. Si los envases no se recuperan el responsable es el envasador, que, además, ya ha cobrado por ese proceso de reciclaje, ¿o pensamos que el "punto verde" no se repercute en el precio de las bebidas? Que hasta ahora nadie se haya preocupado de esta cuestión responde a la irresponsabilidad de las administraciones y de las empresas. Desviar la culpa a la ciudadanía y, encima, proponer que se pongan multas es querer jugar con mucha ventaja. 

 
Volviendo a la actividad de ayer, de camino a Valencia, paré en Biar, en las instalaciones de "Intercomarcal Televisión" donde me hicieron una entrevista en el espacio "El Dato", que se emitirá el lunes, y en la que repasamos un puñado amplio de temas de nuestra Secretaría. Desde residuos a Cambio Climático, desde gestión forestal a las necesidades de agua. Muchas veces se plantea el cuidado ambiental como un comportamiento que la ciudadanía hace a regañadientes. Ciertamente, alguna parte de eso hay pero también es cierto que una corriente profunda de mayor concienciación medioambiental se está extendiendo en la población. No hay una tecla que, tocándola, haga el milagro de cambiar maneras de hacer y prioridades muy arraigadas pero yo estoy seguro de que con la voluntad de las instituciones y el esfuerzo de las empresas estamos avanzando de manera clara. 
 
Ya en Valencia, la comida, como tantas veces, volvió a ser de trabajo. Esta vez con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, con quien hice un repaso sobre la ordenación de los flujos de la basura y cómo podemos mejorar más para hacer todo el proceso más eficiente. En el último año ya hemos recortado en más de 60.000 toneladas la cantidad de basura que ha acabado a vertedero y, este año, sigue avanzando el proceso de proyección y construcción de instalaciones, aunque debemos mejorar un poco más . 
 
Después, me fui a la Plaza del Ayuntamiento de València desde donde partía la Marcha en Bici a la Central Nuclear de Cofrentes. Un año más se trata de gritar alto y fuerte que ni necesitamos, ni queremos la Central Nuclear de Cofrentes. Este año con el añadido de la voluntad del Gobierno de España de poner allí un cementerio de residuos nucleares que no esconde otra cosa, además del peligro que conlleva, que la voluntad de alargar la vida de la instalación más allá de 2021. Hace unos días les Corts aprobaron pedir al Gobierno Rajoy el cierre de Cofrentes y, este fin de semana, la Marcha, que terminará el domingo por la mañana a las puertas de la Central, volverá a poner de manifiesto ese viejo (y hermoso) eslogan de "Nuclear, no gracias". 


Terminado el acto, a las cinco de la tarde, me quedé con la agenda libre. Por una vez, pude ir a recoger de vuelta del "cole" a mi hija. No acostumbro a comentar demasiado estos temas pero hoy he leído la controversia que ha generado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuando se quejó de la dificultad (imposibilidad) de conciliar actividad política institucional y vida familiar. Ella hablaba más concretamente de la crianza de los hijos. Colau tiene toda la razón. Deberíamos poder conciliar mucho más. Me parece que sólo si los responsables políticos toman conciencia de la necesidad de conciliar y legislan en esa dirección, habrá para el conjunto de la ciudadanía normas laborales favorables a la conciliación.

4 comentarios:

Unknown dijo...

Buenas tardes, como han conseguido que llegue 60.000 toneladas de basura menos al vertedero y q ha ocurrido con ellas? Reciclado, reutilizado o simplemente se consume menos?. Gracias

Julià Álvaro dijo...

Resumidamente: han ido a plantas con mejores resultados de recuperación y, gracias a eso, se han "salvado" del vertedero. Gracias a ti.

Carlos Arribas Ugarte dijo...

¿Quanta brossa acaba en els abocadors? No hi ha estadístiques públiques en la pàgina web de la Conselleria. Segur que més que 1 milió de tones. 60.000 tones sería menys d‘un 6%.

Carlos Arribas Ugarte dijo...

¿Quanta brossa acaba en els abocadors? No hi ha estadístiques públiques en la pàgina web de la Conselleria. Segur que més que 1 milió de tones. 60.000 tones sería menys d‘un 6%.