sábado, 27 de mayo de 2017

NO AL FRACKING: LO DECÍAMOS EN CAMPAÑA, LO VOLVEMOS A DECIR AHORA

El viernes, ayer, comenzó con una reunión con las trabajadoras y los trabajadores de la Dirección General de Medio Natural. Conmigo estaba el director general del departamento, Antoni Marzo. Hace dos semanas estuve con los de Agua y la pasada con los de Calidad Ambiental. 


De nuevo, es una constante absoluta, los funcionarios se quejaron de las muchas dificultades que tienen para sacar todo el trabajo que les llega. Soy plenamente consciente de la gran falta de personal que sufrimos, de las muchas vacantes, de la necesidad de crear nuevas plazas ... pero, entre las dificultades presupuestarias y las limitaciones que nos pone el Gobierno de Madrid, la recuperación de personal es muy (demasiado) lenta. 
 
Los mismos trabajadores advirtieron de la altísima media de edad de la plantilla y de que el problema se agravará cuando lleguen las jubilaciones masivas y se descapitalitce la administración de toda la experiencia y la formación acumulada. Hay funcionarios que llevan hasta 20 años en situación de interinidad. Expliqué que Función Pública es plenamente consciente de las necesidades que tenemos pero que no es un caso excepcional de nuestra Conselleria. 
 
Salieron también problemas ligados a la informática, la dificultad de contestar todas las preguntas parlamentarias que nos llegan, la complicación de los procesos de contratación, la necesidad de implicar más a los trabajadores en los objetivos a largo plazo... 
 
No son reuniones sencillas pero para mí son muy útiles, espero que puedan servir para mejorar el clima de confianza y trabajo y me ayudan a acercarme a esos problemas que, habitualmente desde los altos cargos, no se ven tan claramente. 
 
A continuación tuve un par de reuniones con los directores generales de Calidad Ambiental y Cambio Climático y con el de Medio Natural, junto con técnicos de sus departamentos, para tratar diferentes cuestiones en marcha y establecer estrategias. Luego, con ellos, fui hasta el despacho de la secretaria autonómica de Economía, Blanca Marín, para estudiar conjuntamente la tramitación de la ampliación de la explotación de la cantera del Salt del Llop de Lafarge en Sagunto y los proyectos de investigación de hidrocarburos utilizando la técnica del fracking que hay en la Comunitat Valenciana. En el caso de Lafarge estamos sólo a la espera de los informes necesarios para llevar la prórroga al Pleno del Consejo y por lo que hace al fracking, sobre el que tenemos pedida una reunión de una plataforma contraria a esta práctica, no hay actualmente ninguna iniciativa de explotación en nuestro ámbito de competencias. Aprovecho para decir que tanto Compromís como el PSPV se han mostrado públicamente contrarios al fracking. 


Por la tarde participé en una interesantísima mesa redonda, o debate, o conversación coral sobre sostenibilidad, ecología, cambio climático, gestión de residuos, reducción de plásticos... Fue en un espacio de reciente estreno que se llama "Playground Art Center", en Valencia, y estaba organizado por Surfrider España, que es una asociación que se dedica a la protección de las zonas costeras. Había diferentes ponentes, desde una empresa que se dedica a comercializar botellas reutilizables hasta un divulgador vasco de temas medioambientales. A mí me invitaron para que explicara las políticas del Gobierno de la Generalitat en la gestión de los residuos plásticos y, básicamente, nuestro proyecto de SDDR. Tenían interés en saber cómo es nuestra iniciativa para evitar el abandono de botellas en el territorio y si otras comunidades también están en la misma línea. Expliqué que sí, que la iniciativa la tienen también otras comunidades como Navarra, Cataluña o Baleares y que, otros, también nos han preguntado y nos observan con atención. 


Dije, lo digo siempre, que es un orgullo para nosotros que se nos mencione como referentes en positivo... y me gustó (cómo no) escuchar que uno de los ponentes, un doctor en biología del País Vasco, dijo que nos estábamos convirtiendo en un ejemplo de sensibilidad ambiental y coherencia política. Me dijo textualmente: "Dentro de unos años se os reconocerá el trabajo y os darán premios". Amén.

viernes, 26 de mayo de 2017

CAMBIANDO LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS AYUDAMOS A CAMBIAR EL MUNDO

Ayer se cumplía dos años y un día de las últimas elecciones autonómicas que, tras veinte años de PP, llevaron a un "Gobierno del Cambio" a la Generalitat, un Gobierno nacido del "Pacte del Botànic", un ejemplo de suma de voluntades progresistas y transformadoras que, ojalá, sea también ejemplo a nivel estatal más pronto que tarde. 
 
Pues, casualidades de la vida, al Botànic fui a primera hora de la mañana de ayer. Inauguré la "Jornada sobre Prevención y Preparación para la Reutilización de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs). 


Aproveché mi intervención para poner de manifiesto la importancia de la prevención como eje básico de la política de residuos. La Economía Circular es una apuesta clara de nuestro Gobierno que coincide, punto por punto, con las prioridades de las políticas europeas. Pocas políticas tienen tanto que ver con la puesta en marcha de un nuevo modelo productivo y económico como la gestión de los residuos. La sociedad consumista en la que vivimos es fuente de una avalancha de residuos que, después, se transforma en un gran problema que no sabemos resolver. ¿Deberíamos esperar a cambiar nuestro modelo de vida para resolver el problema de los residuos? ¿tenemos que esperar a escapar de la sociedad del "usar y tirar" para ver reducidos los millones de toneladas de residuos que producimos? La respuesta es no. Tenemos que ir gestionando los residuos de otro modo, potenciando la prevención, la reutilización y el reciclaje, para ayudar al cambio de modelo económico. No debemos presentar esta transición como un proceso limitativo sino como una oportunidad que se nos abre a todos, a las empresas en primer lugar. Aproveché para concretar alguna de las políticas que estamos implantando. Destaqué el papel que le damos a los ecoparques como punto limpio de separación de residuos y la importancia de que todos los agentes implicados en el proceso aporten su granito de arena en defensa de la protección del medio ambiente y, en definitiva, de las personas. 


La Jornada estaba organizada por la Generalitat y era la primera vez que el tema de la "Prevención y Reutilización de RAEEs" era objeto de un debate específico a nivel estatal con especialistas de diferentes administraciones (Gobierno Central incluido). 
  
Como todos los jueves, ayer tocaba "Consellet" en el Palau de Fuenterhermosa. Por nuestra parte dimos cuenta del inicio de los trabajos de de reparación de los daños causados en los bosques y en las infraestructuras viales rurales por los temporales del pasado mes de enero. Son, en total, seis millones de euros los que vamos a invertir. Las tareas comenzarán el próximo lunes. En el caso de los bosques, los miles de árboles caídos y destrozados son un foco de plagas y un verdadero peligro de cara a posibles incendios forestales; por ello, los trabajos son, básicamente, de retirada de restos. En cuanto a las infraestructuras, que se llevan el 70% del gasto, hay desde deslizamientos de rocas, derrumbes, aterramiento de viales y reparaciones de conducciones de agua... La declaración de emergencia se firmó, después de toda la tramitación administrativa, el pasado 9 de mayo y, de cara a los meses de verano, se podrá tener ya una gran parte de los trabajos avanzados. 
 
El almuerzo de ayer fue muy especial ya que, buena parte del personal de la Conselleria, bajó al antiguo cauce del Turia, que lo tenemos pegado al complejo administrativo «9 d'Octubre», para comer «de sobaquillo» y celebrar así la fiesta de San Isidro Labrador. El menú costaba 5 euros. Que por qué celebramos la fiesta. Pues porque, como es el patrón de la Agricultura, nuestra Secretaría Autonómica "hermana", la de Agricultura, que dirige el compañero Francisco Rodríguez Mulero, aprovecha para reunirse y «hacer piña»... y nosotros con ellos. En Medio Ambiente también tenemos nuestra fiesta. Será el próximo 8 de junio en el mismo sitio. El día 5 es el "Día del Medio Ambiente" y lo celebraremos el 8 comiéndonos unos bocatas y echándonos unas risas a la sombra de los pinos en el antiguo cauce del Turia.
 
La tarde, un par de horas, la destiné a diferentes contactos telefónicos que tenía pendientes y a preparar algunas de las reuniones de hoy. Eso y atender alguna que otra llamada de periodistas.

miércoles, 24 de mayo de 2017

ENCERRADO EN LA TORRE

Ayer fue un día extraño, tal vez el primer día desde que estoy en la Secretaría Autonómica de Medio Ambiente y Cambio Climático, que no salí del despacho en toda la jornada, y tampoco tuve ninguna reunión o entrevista con personas externas al departamento. Es decir, que me pasé mañana y tarde, en el segundo piso de la torre que se ve en la foto, justo en el recuadro más a la izquierda. 

 
Fueron horas destinadas a conversaciones con los directores generales, a resolver problemas menores que te consultan "por culpa" de estar en el despacho. Cuando estás fuera, esas cuestiones suelen llegarte ya solucionadas pero cuando te pillan cerca, te toca decir la última palabra. 
 
No salir del complejo administrativo "9 de Octubre" también me sirvió para acercarme a hablar con un par de técnicos que llevaban temas que quería que me explicaran detalladamente y que, de normal, no dispongo de tiempo suficiente para analizar. El contacto con los técnicos resulta muy interesante ya que son personas que dominan mucho las cosas que llevan entre manos y te ofrecen información clave que, de otra manera, sería muy complicado obtener. 
 
Es cierto que al inicio de esta andadura me propuse pasarme más por las mesas de los técnicos pero en realidad lo hago muy poco. También pensaba que, alguna vez, alguno de ellos podría venir a mi despacho con alguna propuesta, observación o lo que fuera... y esto pasa todavía menos. De hecho, no ha pasado nunca. Es verdad que mis Direcciones Generales no son especialmente grandes y, supongo que, por eso, son los directores generales los que me hacen llegar los mensajes de todo tipo. Tengo todavía alguna charla pendiente con funcionarios que, en alguna ocasión, me han dicho cosas en las que he pensado que había que profundizar, pero la locura de la agenda que llevamos hace que nunca encuentre el momento. 
 
Ayer, eso sí, pude leer algunos informes importantes que tenía pendientes. Por ejemplo los que tenemos que llevar a la reunión de la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático que haremos el próximo 5 de junio coincidiendo con el "Día del Medio Ambiente". Hace unas semanas publicamos los datos sobre evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas sujetas a comercio de derechos en València y el año pasado, después de dos años de aumentos, las cifras bajaron. Es cierto que muy poco; apenas 30.000 toneladas en un volumen de 9 millones, pero, teniendo en cuenta el repunte de la actividad económica, es una buena noticia. 
 
La redacción, conjuntamente con mis colaboradores, del texto de la presentación que hoy jueves tengo que hacer sobre "La nueva política de residuos. Prevención de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs)" fue el trabajo de primera hora de la tarde. A continuación, ya que disponía de tiempo, y no sé si volverá a pasar, me preparé el discurso para el acto que Compromís ha organizado este sábado en el antiguo cauce del Turia para celebrar los dos años que llevamos en gobiernos e instituciones esforzándonos por tirar adelante políticas valientes que cambien este país.

LA PAJA DEL ARROZ TAMBIÉN PUEDE SERVIR DE ABONO AGRÍCOLA


Foto: Fundació Assut
La jornada de ayer martes la empezamos con la que denominamos "Reunión de Comunicación", donde las diferentes Direcciones Generales de la Secretaría Autonómica ponen en común sus agendas y los temas más destacados de los que se ocuparán durante la semana y en días posteriores. Se trata de que todo el mundo sepa lo que hace el resto, que no haya solapamientos y que se puedan establecer prioridades. 
 
A continuación me reuní con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, para preparar la Comisión Interdepartamental sobre la Estrategia Valenciana del Cambio Climático que haremos el día 5 de junio coincidiendo con el "Día Mundial del Medio Ambiente", y para hacer también una primera revisión del documento que nos presentó la semana pasada la Confederación Empresarial Valenciana sobre gestión de envases como alternativa a nuestro proyecto de Sistema de Depósito y Devolución (SDDR) que ellos consideran inoportuno. 
 
A media mañana, estuvieron en mi despacho el concejal de Urbanismo de Monforte del Cid, Ángel Gutiérrez, y dos técnicos municipales para plantearnos algunas dudas relacionadas con modificaciones de calificaciones urbanísticas en su témino municipal y averiguar los plazos para poder hacerlas efectivas. Conmigo estuvo la subdirectora de Evaluación Ambiental, Salomé Arnal. Alguna de las propuestas que nos hicieron sobre cambios de viales están ya a punto de pasar los últimos trámites de control. Además plantean modificaciones de calificación de suelo, de residencial a terciario, con el objetivo de impulsar actividades económicas de bajo impacto ambiental. 

 
Antes de comer, junto con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, y la directora del Parque Natural de la Albufera, Paloma Mateache, revisamos el estado de los trabajos que, con la Confederación Hidrográfica del Júcar, se están llevando a cabo para redactar el Plan Especial de la Albufera. Se trata de un documento de desarrollo que incorpora el nuevo Plan de la Cuenca del Júcar, contra el que votó en su día la Generalitat, que puede servir para mejorar el estado del agua de la Albufera. Ojalá sea así, por nosotros que no quede. En estos trabajos que tienen como objetivo garantizar unos niveles de agua suficientes en calidad y en cantidad para el lago participa también nuestra dirección general del Agua. 
 
Ya por la tarde, tuve una reunión, junto a los directores generales de Medio Natural y Prevención de Incendios Forestales, Antoni Marzo y Delia Álvarez, con los responsables de la empresa DAM (Depuración de Aguas del Mediterráneo) sobre posibles usos de la paja de arroz. Llevamos mucho tiempo trabajando en alternativas a la quema de la paja del arroz en la Albufera, con un único objetivo: evitar el impacto que tiene tanto a nivel medioambiental como para la salud. 

 
Ayer los responsables de DAM, Santiago Amores, Olga Herrero y Eduard Montesinos, nos plantearon la posibilidad de tratar un volumen importante en su planta de compostaje "La Vigésima", que está en Carcaixent, en la Ribera Alta. Ahora trabajan el compostaje mezclando, básicamente, lodo de depuradoras con restos de poda. No sería complicado sustituir los restos de poda para los restos de la paja del arroz. El compost agrícola resultante sería de buena calidad y mejoraría las propiedades físicas y químicas del suelo. Además, tienen zonas para almacenar la paja, lo que facilitaría todo el proceso. 
 
Algunas lecturas, consultas y llamadas pendientes, es decir, trabajo de despacho, y jornada acabada.

lunes, 22 de mayo de 2017

TENEMOS EL MEJOR BANCO DE LA BIODIVERSIDAD DE TODA ESPAÑA

Ayer empezábamos la semana con una visita larga a Cofrentes para participar en la XII Semana de la Biodiversidad que la Conselleria, con el apoyo del Ayuntamiento y el balneario de la localidad y diferentes empresas, ha organizado. Este año hay más de 120 participantes inscritos. Son personas de distinta procedencia pero con un objetivo común, técnicos de la propia Conselleria, representantes universitarios, incluso de instituciones de fuera de la Comunidad y de fuera del Estado, miembros de grupos ecologistas, ONGs, asociaciones cívicas, etc...


Esta peculiar Semana, de lunes a jueves, servirá para hacer una batida intensiva por todo el término municipal de Cofrentes, y se prevé incorporar unas 8.000 nuevas citas sobre presencia de flora y fauna en el mencionado territorio. Todos estos datos se recogen en el Banco de Datos de Biodiversidad que, según los expertos, es un referente en España. Estamos ya muy cerca de alcanzar los 2.000.000 de referencias. 
 
El Banco de Datos de la Biodiversidad de la Comunitat Valenciana es un ejemplo de gobernanza y gestión participativa ya que la aportación de datos es abierta a cualquier especialista (después los técnicos deben comprobar los datos que se facilitan) y, por otro lado, se pueden realizar consultas de manera permanente. 

 
La Semana de la Biodiversidad la dirige el jefe de servicio de Vida Silvestre, Juan Jiménez. Con él y también con el alcalde de Cofrentes, Salvador Honrubia, salimos al monte, a pisar los bosques del término durante un par de horas. Salvador Honrubia está muy implicado en buscar para su población atractivos (y los tienen) que les permita hacer frente al reto que se les plantea con la finalización de la prórroga de actividad de la central nuclear en 2021. A nosotros nos acompañaban (y eran, obviamente, los protagonistas de esta salida al campo) técnicos y agentes ambientales que nos han hecho una verdadera demostración de conocimiento y preparación. Cada paso era un descubrimiento, una planta, un insecto o un ave que, rápidamente, apuntaban en su cuaderno y, posteriormente, al finalizar la jornada, pasarán al listado que debe incorporarse al Banco de Datos de la Biodiversidad. 
 
Los participantes se agrupan en equipos de dos a cuatro personas y, según sus especialidades, realizan estas batidas que, en algunos casos, también son nocturnas. 
 
Después de comer en Cofrentes, fui hasta el Centre Octubre de València para asistir a la "Charla" organizada por Compromís con la consellera Elena Cebrián. El presentador era Joan Baldoví, el diputado en el Congreso, y la sala estaba repleta. Elena hizo un repaso detallado a buena parte de las políticas que estamos haciendo en la Conselleria y, después, contestó las muchas preguntas que los asistentes le plantearon. Observaciones, felicitaciones, quejas, protestas, reflexiones... hubo de todo. 


Sin que el acto hubiera acabado tuve que desplazarme hasta Godella donde había quedado con el director general del Agua, Manuel Aldeguer, y la alcaldesa de la población, Eva Sanchis, por comprobar, in situ, el punto en el que el Barranc dels Frares topa con la Real Acequia de Moncada, lo que provoca inundaciones en los días de fuertes lluvias. Estamos revisando el proyecto de canalización para evitar dichas inundaciones y tenía mucho interés en conocer físicamente el lugar. Tenemos el compromiso de solucionar los problemas que existen en la huerta con el mínimo impacto posible y debemos buscar la mejor alternativa. 

 

sábado, 20 de mayo de 2017

SIN FUNCIONARIOS NO HABRÁ BUENAS POLÍTICAS PROGRESISTAS

La semana pasada fue con los funcionarios de la dirección general del Agua y ayer fue con los de la dirección general de Calidad Ambiental y Cambio Climático. Prácticamente la totalidad de los trabajadores del departamento participó en la reunión mantenida. Se trataba de poner en común la situación de la dirección general, los problemas y sus preocupaciones fundamentales. 



La hora y media de conversación se puede resumir en dos palabras: falta personal. En otro tiempo, alrededor de 2010, p
or poner una fecha, 115 personas trabajaban en Calidad Ambiental, a finales de 2014, más de 50, que eran de VAERSA, fueron despedidos. Así pues, estamos haciendo el mismo trabajo (en realidad más, porque hay que añadir Cambio Climático) con la mitad de la gente. Este era el panorama a finales de 2015 y, un año y medio después, no hemos sido capaces de revertir la situación. Entre las penurias del presupuesto y las limitaciones que nos impone el Gobierno de Madrid no hemos podido crear nuevas plazas. Ahora mismo ya tenemos 5 aprobadas y en camino, pero queda mucho por hacer. Las consecuencias son: un personal con más trabajo del que puede asumir y mucha faena que no somos capaces de resolver. Y por culpa de eso los trámites la puesta en marcha de nuevas empresas o su ampliación se ven retrasadas, lo que, al final, perjudica gravemente muchas inversiones en nuestra Comunitat. Además, los controles y el seguimiento de las actividades potencialmente contaminantes también se ven afectados. Sólo un detalle: de los expedientes que nos entran cada año, tan sólo se resuelven en tiempo y forma, aproximadamente, una tercera parte.

Los problemas de personal son, también, un problema estrictamente político, al menos p
ara un Gobierno de progreso como el del "Botànic". El servicio público no se puede hacer sin funcionarios, y si el servicio público está debilitado favorecemos su desprestigio y, por tanto, fortalecemos la posibilidad de que los derechos de las personas acaben gestionándose desde sector privado en clave de negocio.

Acabamos la reunión con la esperanza (lo dije yo) de que cuando nos volv
amos a reunir dentro de un año, las necesidades de personal sean algo menores.

A continuación, como hacemos todos los viernes, me reuní con los cuatro directores generales y con el asesor de
Asuntos Generales de la Secretaría Autonómica para repasar los temas más urgentes y ponernos al día de las novedades y el estado de los temas más destacados. Más o menos lo mismo que hicimos a continuación en el despacho de la consellera Elena Cebrián las dos Secretarías Autonómicas de manera conjunta.

Después de comer, de repasar algunos informes pendientes y firmar (como no) documentación acumulada que tengo la sensación de que se multiplica sin
previo aviso... me fui a Alzira. Allí, junto con el alcalde Diego Gómez, otros concejales, diputados y alcaldes de la comarca, inauguré la I Edición de la "Biosfira", una muestra amplia de actividades y productos ecológicos, desde bicicletas hasta muebles, desde yoga hasta energías renovables, desde verdura hasta aceite, con el elemento común de su relación con un modelo de vida sostenible. 


Iniciativas como la "Biosfira" tienen el valor de hacer visible que, más allá del tráfico comercial que vemos en los grandes medios o que podemos consumir en las grandes superficies, también hay vida, y mucha, y buena, y divertida,
más allá. Los productos sostenibles, los productos verdes, no sólo son imprescindibles para hacer realidad un modelo de vida no depredador con el planeta sino que también ponen en pie una nueva economía; una economía de proximidad, imposible de deslocalizar y capaz de repartir los beneficios entre muchos. 

 
Cada vez son más las poblaciones que organizan actividades ligadas a la ecología. En los últimos diez años eventos como el que ayer inauguré en Alzira se multiplican, lo que pone de manifiesto que la conciencia ciudadana sobre la cuestión es cada vez mayor. Lo digo porque demasiadas veces hacemos discursos pesimistas o en negativo sobre la preocupación medioambiental de la ciudadanía pero, a pesar del bombardeo consumista constante en todas partes, la conciencia verde crece cada día.

Aciertos como el de hacer la "Biosfira" en un parque tan céntrico y agradable como el de La Alquenencia
de Alzira favorece la participación y, por tanto, hace una tarea de pedagogía impagable.

jueves, 18 de mayo de 2017

UN DÍA PASADO POR AGUA, Y NO SOLO POR LA LLUVIA

Ayer jueves prácticamente no salí del despacho. La único que hice fuera de él, fue ir al mediodía al "Consellet", la reunión de secretarios autonómicos y subsecretarios previa al Pleno del Consell de los viernes. El resto fue un día de intenso trabajo interno, así que, por lo menos, estuve a salvo de la lluvia que cayó. 
 
Ayer tocaba hacer algunas llamadas telefónicas que tenía pendientes y poner al día la agenda. Fijar día y hora a toda una serie de peticiones de reunión que tenía sobre la mesa. Es entonces cuando esas tardes que tenías previsto dejártelas libres saltan por los aires. 
 
La primera reunión de la jornada la tuve con el equipo de la dirección general de Calidad Ambiental y Cambio Climático. Es un departamento que trabaja especialmente en precario. En 2014 había 115 personas trabajando en él. La mitad no eran funcionarios sino trabajadores de VAERSA y el Gobierno del PP decidió deshacerse de ellos. Nosotros nos encontramos a los 50 'supervivientes', y, todo sea dicho, no hemos sido capaces de recuperar esos puestos de trabajo. Las limitaciones presupuestarias son la causa del problema, así como la imposibilidad de crear nuevas plazas que nos impone el Gobierno de Madrid. En las próximas semanas se realizarán nuevas contrataciones que ya tenemos aprobadas, pero siguen siendo a todas luces insuficientes
 
Fue obligado que el tema del personal estuviera entre las principales cuestiones a tratar, pero el motivo central de la reunión era hacer un repaso a la confección de la Estrategia Valenciana de Cambio Climático y Energía que se está llevando a cabo por ese departamento. Es una tarea complicada que, tras un año y medio de trabajo, ya empieza a vislumbrarse. Nos queda todavía bastante trabajo por hacer. Hay que seguir reclamando la ampliación de información, medidas e indicadores a todas las direcciones generales de la Generalitat implicadas, que pertenecen, prácticamente, a todas las Consellerias. También debemos profundizar en la Estrategia de Energía porque no es un aspecto más sino un eje troncal. Por eso el trabajo con la Conselleria de Economía Sostenible es especialmente importante. 
 
Tenemos previsto celebrar a principios de junio una nueva reunión de la Comisión Interdepartamental que es donde nos reunimos todas las direcciones generales implicadas y ponemos en común los trabajos. 
 
Ya por la tarde tuve un par de reuniones con el Agua y Europa como protagonistas.


Conjuntamente con el director general del Agua, Manuel Aldeguer; la directora general de Fondos Europeos, Myriam Fernández; el gerente de la EPSAR, Enrique Lapuente, y un grupo de sus técnicos, revisamos diferentes cuestiones relativas a los programas y actuaciones financiadas con dinero de la Unión Europa. Hicimos un seguimiento de los diferentes controles a los que estamos sometidos y su grado de cumplimiento, y evaluamos también la marcha de obras que están programadas para los próximos años. 
 
Después tuve todavía poco más de una hora para repasar documentación de cara al trabajo de los próximos días y tiempo para terminar de preparar la Mesa de País de VerdsEquo de mañana sábado.

miércoles, 17 de mayo de 2017

AYER ERA EL "DÍA MUNDIAL DEL RECICLAJE", HOY TAMBIÉN

Ayer tocó madrugar un poco más porque a las 9 ya estábamos en Alcora (Castellón) donde, aprovechando que era el "Día Mundial del Reciclaje", tocaba inaugurar la exposición «La más limpia del Mediterráneo». Se trata de una muestra itinerante que diferentes organizaciones, entre ellas Amigos de la Tierra y Greenpeace, están llevando por los colegios de varias ciudades de nuestra Comunitat para, en clara clave pedagógica, concienciar a niños y niñas de la necesidad de reciclar todos los días del año, porque es una responsabilidad compartida y porque nuestro territorio es una joya de todos que hay que conservar. 

 
La exposición muestra una serie de buenas prácticas en la gestión de los residuos y, en relación al abandono de envases en el territorio, plantea también los sistemas de depósito, devolución y retorno como la iniciativa posible. 
 
Conste que antes del encuentro con los niños y niñas, junto con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, nos reunimos con el alcalde de Alcora, Víctor García, con el que hemos compartido el proceso de cierre de la planta de tratamiento de Reyval, donde hasta ahora llegaban los residuos sanitarios de toda la Comunitat. Le confirmamos un hecho muy importante, que la policía autonómica ya ha llevado a cabo inventarios sobre la situación actual de la polémica instalación que debe quedar cerrada y vacía el próximo día 23. 

 
El "Día del Reciclaje" no sólo el celebramos en Alcora, de allí nos fuimos hasta las instalaciones de "Pet Compañía SA", en Chiva. Con la consellera Elena Cebrián, y acompañados por el director de la planta, Fernando Martínez, visitamos la factoría. Se trata de una de las mayores plantas de toda Europa, capaz de reciclar hasta 80.000 toneladas de envases de plástico al año. Es una fábrica de capital italiano, del grupo Dentis, tiene 61 trabajadores y produce anualmente casi 40.000 toneladas de plástico reciclado. 

 
"Pet Compañía" compra buena parte del material con el que trabaja en Italia y en Portugal ya que, según nos explicaron, a pesar de ser prácticamente la única planta de gran capacidad del Estado, tienes dificultades de acceso al material que vende Ecoembes. 

 
La gran queja de los responsables de esta empresa de reciclaje es que los envases les llegan muy sucios, cargados de lo que se denomina impropios, lo que provoca que más de la mitad del material acabe en vertederos. Ellos son unos defensores declarados del sistema de depósito, devolución y retorno de envases (SDDR) ya que garantiza la aplicación de los principios de la economía circular y un mejor aprovechamiento de los recursos. 
 
A primera hora de la tarde estuve en el "Centro Octubre de Cultura Contemporánea", en pleno corazón de la ciudad de València, para asistir al estreno del documental "Filoxenia", del director valenciano Vicente Monsonís. Lleva por subtítulo "El rapto de Europa. Derechos Humanos o Barbarie" y muestra la realidad y el sufrimiento de los refugiados que escapan de las guerras de Siria o Afganistán y se encuentran con una Europa convertida en una fortaleza impenetrable, insolidaria y cruel que los condena a malvivir en la misera de la que escapan como si no tuvieran derecho alguno a vivir. Muy recomendable. 


 
La siguiente estación del día fue la sede de Compromís donde participé en la Asamblea de VerdsEquo de Valencia ciudad. A continuación me fui al hotel Alameda Palace, al "Club de Encuentro Manuel Broseta", donde la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, daba una conferencia titulada "Políticas valientes para el futuro de las personas". Las políticas sociales fueron el hilo conductor de las palabras de Mónica, que puso de manifiesto el esfuerzo que se está haciendo, lo que se ha avanzado y lo mucho que aún queda por hacer. En el turno de preguntas, el interés de los participantes se centró en temas de educación y, en concreto, sobre la enseñanza concertada. Le preguntaron a la vicepresidenta por qué no se permitía que los padres eligieran la escuela de sus hijos. La respuesta fue tan sencilla como contundente: todo el mundo puede elegir centro pero lo que no puede exigir es que, existiendo oferta pública, se subvencione a las escuelas privadas. 

 

martes, 16 de mayo de 2017

ALBUFERA VIVA, QUE VIVA EL JÚCAR


La jornada la empecé ayer en mi despacho con una entrevista, junto al director general del Agua, Manuel Aldeguer, con el alcalde de la localidad castellonense de Vilafranca del Cid, Óscar Tena, que venía a interesarse por la tramitación de un proyecto fundamental para su municipio: el de un nuevo pozo de agua. Se trata de un proyecto que permitirá solucionar un grave problema que padecen, porque desde hace muchos años, demasiados, cuando llega el verano, deben abastecer a la población con camiones cuba y el servicio a la ciudadanía queda bajo mínimos. 
 
Además, en Vilafranca está la fábrica de "Marie Claire" que necesita también el agua para su producción textil, especialmente para todo aquello que tiene que ver con los tintes. En la "Marie Claire" trabajan cerca de 500 personas. 

 
El proyecto del nuevo pozo viene de lejos y, hasta ahora, no se había impulsado de manera decidida. Representa una inversión cercana a los 900.000 euros y, si todo va bien, las obras podrían comenzar a finales de verano y estar finalizadas para el año que viene, para 2018. 
 
Tras la reunión con Óscar Tena me desplacé hasta Sueca, acompañado también por el director general del Agua, Manuel Aldeguer, para participar en la tradicional suelta de aguas que da inicio a la campaña del arroz en la Albufera. Es una ceremonia que reúne a los que trabajan el arrozal de la Albufera y a muchos cargos institucionales, y ayer la presidió la consellera Elena Cebrián. 
 
En la Casa Cano de Múzquiz de Sueca, tuve la oportunidad de comprobar la satisfacción con la que se ha acogido el reciente acuerdo que alcanzamos en la Junta de la Albufera sobre los niveles de agua del lago. Tenemos que seguir por este camino. Las políticas de mejora medioambiental son una herramienta de acuerdo y de futuro. Nadie está por destruir aquello de lo que vive, ni el espacio en el que vive. Nuestra responsabilidad es evidenciar que el equilibrio entre los diferentes intereses no es un resto sino una suma de la que todos salimos beneficiados. 

 
Nunca había estado en la suelta de aguas. Es un espectáculo de organización, de cultura, de historia. Un engranaje perfecto con cientos de años a sus espaldas que impresiona cuando uno lo ve ponerse en marcha. Agua del río Júcar que debe terminar en el lago de la Albufera tras haber acariciado los campos de arroz. No nos podemos olvidar del Júcar, sin él nada sería posible, él es el origen de todo. Desde las instituciones hemos de garantizar que la joya natural que es la Albufera y su entorno se mantenga durante muchísimos años más y mejore. 

 
La tarde, al menos la parte final, la pasé en el despacho, preparando temas y redactando el informe que el sábado presentaré ante la Mesa de País de VerdsEquo. Son dos años de Gobierno del Botánico, dos años de cambio en medio de una situación política complicada pero apasionante. Una situación que puede y debe servir para consolidar el tránsito de nuestras instituciones del servicio a los poderosos a la defensa del interés general.

lunes, 15 de mayo de 2017

LAS LÍNEAS ELÉCTRICAS Y EL ÁGUILA PERDICERA


Empezar la jornada hablando de residuos es empezar fuerte. Pues así empecé ayer. A primera hora de la mañana me reuní con Pilar Soriano, concejala del Ayuntamiento de València y presidenta de EMTRE (Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos) y con su asesora, Sara Moltó. Revisamos los flujos de residuos que llegan a sus instalaciones desde otras comarcas y, en particular, desde el consorcio V-5, que recoge las basuras de las comarcas de La Safor, La Vall d'Albaida, La Costera, La Canal de Navarrés y el Valle de Ayora-Cofrentes.

 
La falta de vertederos en esa zona hace que sea obligado transportar sus residuos a instalaciones más alejadas, con el incremento de coste que ello supone y las dificultades para organizar la logística y establecer los precios. 
 
A continuación me desplacé hasta el Palau de la Generalitat donde el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer presentaba el anteproyecto de ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, que pretende ser una una 'puesta al día' del modelo turístico para adaptarlo a una realidad que cambia a gran velocidad. 

 
El anteproyecto, según explicó Colomer, va mucho más allá del tradicional modelo de 'sol y playa'; se apuesta por un uso racional del territorio, un servicio esmerado y estrategias a largo plazo. No se trata sólo de que vengan turistas sino de integrarlos en la población, en nuestra cultura y en un entorno privilegiado como el nuestro. 
 
El respeto medioambiental es algo que no suele estar muy presente cuando se habla de Turismo pero ayer la imagen que ilustraba la presentación en el Palau de la Generalitat (la primera foto de este post) era de Naturaleza, justo la Naturaleza que, desde nuestra Conselleria, trabajamos por conservar y mejorar... también pensando en los turistas que la han de disfrutar. 
 
De vuelta en el despacho, tuve una reunión de trabajo con el diputado de Podemos en Les Corts, Antonio Estañ, que acompañaba a varios miembros del Colectivo "Salvemos Cala Mosca", una playa de Orihuela, el último kilómetro virgen de la zona, donde está prevista la construcción de 1.500 viviendas. 

 
Lo que quiere esta plataforma es que no se pueda hacer ninguna construcción más, ya que es, como he dicho, el último rincón libre de cemento. El terreno es urbanizable y tiene un proyecto definido. Pero en la zona se han encontrado varias especies a proteger, tanto de flora como de fauna, e, incluso, el Parlamento Europeo ha reclamado su mantenimiento. Por ello, desde Conselleria, en su día, se definió un área del proyecto que debía quedar libre de construcciones. Ahora el grupo "Salvemos Cala Mosca" lo que defiende es que cualquier intervención en la zona pone en peligro la continuidad de esas especies protegidas y, por tanto, es el conjunto del proyecto el que, a pesar de tener la condición de suelo urbano, no debería tirar adelante. 
 
Antes de comer, nos reunimos con los responsables del departamento de Vida Silvestre de la Conselleria, y con representantes de los grupos SEO (Sociedad Española de Ornitología) y SVO (Sociedad Valenciana de Ornitología), a quienes les hemos presentado nuestros planes para evitar la mortandad de aves, especialmente rapaces, por culpa de los numerosos tendidos de líneas eléctricas que atraviesan nuestro territorio. El águila perdicera es la especie más amenazada y, por tanto, la que más nos preocupa en lo relativo a accidentes mortales. Estamos trabajando con las empresas eléctricas, haciendo estudios por zonas de lo que está pasando e inventariando los puntos conflictivos. La realidad es que nos hemos encontrado muy poco trabajo hecho. Los datos más recientes sobre líneas eléctricas son de 2010 y no se disponía de protocolos de actuación para el control y seguimiento. En lo que también estamos trabajando, ya que es básico para los estudios de impacto, es en el marcaje y seguimiento mediante satélite de ejemplares de águila perdicera. Lo hacemos en colaboración con las universidades de Alicante y València. Este año hemos marcado cuatro ejemplares adultos más y veintiseis pollos. 

 
La tarde la dediqué, durante un par de horas a firmar (y leer) una montaña de documentos pendientes. Que la acumulación de firmas pendientes es grande lo detectas cuando las reclamaciones de los papeles por parte de otras instancias comienza a ser contínua. Ahora, además, ya no es sólo lo que se amontona sobre la mesa, sino también lo que está pendiente de la firma electrónica. En fin, que tenía trabajo atrasado y ayer me puse (casi) al día. 
 
El resto de la tarde, ya en la sede de Compromís, fue para una Ejecutiva de la coalición en la que pasamos revista al panorama político. Las últimas encuestas conocidas, aunque bastante diferentes unas de otras, apuntan a que las perspectivas electorales son buenas. Compromís suele perder las encuestas pero luego, cuando llegan las elecciones, los resultados son mucho mejores. Perdemos encuestas y ganamos gobiernos. Esta vez, después de dos años en el Gobierno de la Generalitat y en muchísimos Ayuntamientos, a mí me parece que, si somos capaces de hacer llegar a la gente que estamos trabajando para cumplir nuestros compromisos electorales y que hemos hecho honor a nuestro eslogan "Con Valentía", los resultados serán mejor que nunca. La gente, si nos percibe próximos y accesibles, entenderá que en cuatro años no se puede hacer todo. La clave es que nadie se sienta traicionado y que el rumbo sea el que dijimos que sería.


sábado, 13 de mayo de 2017

GOBERNAR BIEN PASA POR NO CONFORMARSE CON MALAS SOLUCIONES

Muchas veces las soluciones más sencillas a los problemas que nos podemos encontrar en las instituciones no son, ni de lejos, las mejores soluciones. Lo digo, y vuelvo al tema que ya traté ayer, por los problemas de inundabilidad en la zona del Barranc dels Frares que afecta a Godella y otras poblaciones del entorno.
 
Ayer me entregaron un trabajo complementario al proyecto inicial de canalización de las aguas pluviales que pretende buscar alternativas con el menor impacto territorial posible en la zona de huerta de las poblaciones afectadas.

 
Se trata de hacer un azarbe de un kilómetro de longitud y lo que buscamos es que la cicatriz en el territorio sea la menor posible. Partimos de un canal con cubierta vegetal de unos 16 metros de ancho y ahora toca estudiar las alternativas. Las trataremos en la dirección general del Agua y, tal y como nos comprometimos, las pondremos en común con los diferentes agentes afectados: empezando por los ayuntamientos y siguiendo por representantes vecinales, colectivos ecologistas, etc.
 
Estamos hablando de un proyecto que lleva más de 10 años redactado y que nunca se había llevado a cabo. Nosotros lo hemos desatascado y ahora queremos que, sin retrasos significativos, sea del gusto de la mayoría.
 
Antes de recibir este nuevo trabajo sobre el barranco de Godella, había tenido una reunión, a primera hora de la mañana, con los funcionarios, precisamente, de la dirección general del Agua. Un encuentro con los trabajadores de cada una de las cuatro direcciones generales de mi Secretaría Autonómica ya lo había mantenido en otoño de 2015, pocos meses después de asumir el cargo. Ahora he empezado una nueva ronda de reuniones (encuentros muy informales) y lo he hecho por el Agua. Les expresé mi satisfacción por el trabajo que están haciendo y, cuando hablaron ellos, de diferentes maneras, todos coincidían en las carencias de personal que arrastramos. Somos conscientes y sabemos que, muchas veces, exigimos esfuerzos por encima de las posibilidades de las plantillas que tenemos. Me hicieron ver que, además, la falta de efectivos humanos va acompañada de grandes limitaciones en las posibilidades de promoción interna y que, esto, año tras año, no ayuda a motivar a la gente.

 
Les expliqué que hace meses que reclamamos más personal, pero también que es una reclamación idéntica a la que están haciendo todas las Consellerias y que, entre la falta de presupuesto y las reducidas posibilidades de nuevas incorporaciones, conseguir mejoras resulta de lo más complicado.
 
La dirección general del Agua se trasladó hace unos meses de sitio y todavía no tienen en la nueva ubicación una parte de la documentación que necesitan, ya que estaban en armarios empotrados que, lógicamente, se quedaron en el edificio que abandonaron . Les dije que también nos interesaríamos por averiguar cuándo llegan los nuevos armarios.
 
La mañana la acabamos en una reunión de nuestra Secretaría Autonómica, de las cuatro direcciones generales, con la consellera Elena Cebrián. Fue un repaso detallado de las cuestiones que llevamos entre manos, algunas recientes, otras que llevamos desde hace semanas o, incluso meses, discutimos las estrategias sobre temas más políticos y repasamos agendas. Al final, tres horas de reunión de trabajo y un recordatorio final: estamos ya a las puertas de la mitad de la legislatura y el nivel de exigencia es cada vez mayor; y ya no se trata de nuestra propia exigencia interna sino de la de la gente de la calle, porque trabajamos para que mejore su calidad de vida.

Terminada la reunión con la consellera, dediqué una hora más a trabajar en el despacho y, poco antes de las cinco de la tarde, di por estrenado el fin de semana durante el cual, al menos en principio, no tengo actos previstos.