sábado, 29 de abril de 2017

LOS RECORTES DE MADRID TAMBIÉN AFECTAN A LOS INCENDIOS FORESTALES


Companys y companyes de Compromís Marina Baixa
 
Yo pensaba que la jornada de ayer iba a ser tranquila, porque tenía la agenda menos cargada que otros días, pero no. De hecho, teníamos prevista una reunión con tiempo por delante con Lucre Franco, la secretaria de dirección, para preparar toda la actividad de las próximas semanas con tranquilidad, y no la pudimos hacer. Esperaremos hasta al martes para volver a intentarlo. Porque ayer la empezamos tres veces y no la pudimos terminar. Debemos contestar a peticiones de reuniones, visitas, participación en actos. Encajarlo todo no es sencillo y si no se hace con un mínimo de cuidado lo que acaba pasando es que se acumulan los compromisos y, a última hora, toca cambiar fechas, quedamos mal o nos perdemos actividades que podrían haber resultado muy interesantes y útiles. 
 
El caso es que ayer, desde primera hora de la mañana, se fueron acumulando cuestiones a resolver que entraban sin avisar. Que si peticiones de fondos europeos que había que concretar y decidir porque no entraban en los programas todo lo que estaba inicialmente previsto; que si documentación que había que preparar para justificar inversiones realizadas; que si entrevistas en diferentes medios de comunicación sobre temas urbanísticos y de residuos; que si desde la oposición se nos pedían explicaciones sobre esto o aquello; que si cartas que tenían que salir urgente y que necesitaban mi visto bueno... Al final se fueron sumando cuestiones a resolver y lo que debía haber sido una mañana de trabajo tranquilo para planificar acciones y prepararlas bien, fue un no parar de sorpresas y de toma de decisiones. 
 
En medio, una reunión rápida con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, sobre los trámites de ejecución de la sentencia sobre la planta de residuos sanitarios de Alcora, y otra, con la directora general de Prevención de Incendios Forestales, Delia Álvarez, en torno a los programas de recuperación de terrenos quemados y el recorte en las inversiones del Gobierno de Madrid (donde había prevista una inversión de 1'6 millones de euros a los municipios afectados por los cuatro grandes incendios del verano pasado, los recortes de Rajoy la redujeron a 600.000 euros). 

  
La mañana la acabamos con una reunión con Xavier Delgado y Jordi Caparrós, concejal de Urbanismo y Medio Ambiente de Alcudia de Crespins. Su pretensión es recuperar el caudal ecológico en el Riu dels Sants, que ahora está bajo mínimos. Aumentar la protección del lugar, que ya está en el catálogo de zonas húmedas, es la mejor manera de buscar inversiones que posibiliten su mejora medioambiental. La Confederación Hidrográfica del Júcar es un agente imprescindible en la recuperación del espacio. 

 
Por la tarde me desplacé hasta Villajoyosa donde participé en un acto de Compromís sobre la gestión de residuos. La charla tuvo lugar en La Barbera, un espacio recuperado como centro cultural, que estaba prácticamente lleno. Como siempre el debate fue animado, pudimos compartir información y quedó claro que nos queda mucho camino por recorrer, mucho trabajo por hacer pero, también, que la ciudadanía entiende la necesidad de implicarse. Como es lógico, el tema del SDDR fue de nuevo protagonista. El nuevo modelo que proponemos para la gestión de envases genera mucho interés y, todo sea dicho, mucha comprensión y mucha aceptación. Las encuestas dicen que la gente lo ve con muy buenos ojos y, cuando hablas en público, queda claro que el proyecto cuenta con un apoyo más que mayoritario en la calle. Cuanto más lo cuentas, más se entiende como una oportunidad de cambio y mejora que no debemos dejar pasar. 

 

No hay comentarios: