sábado, 1 de abril de 2017

DE MADRID AL CIELO: DEBATIENDO SOBRE EL SDDR

Ayer el día sólo tuvo tres frentes de trabajo. 

Empecé a primera hora de la mañana con la reunión de todos los viernes de las cuatro direcciones generales de mi Secretaría Autonómica, a la que, ayer, se sumaron los tres directores territoriales. Hicimos una revisión detallada de los principales temas que llevamos entre manos y, por parte de los directores territoriales, pusimos sobre la mesa también los temas de sus respectivos ámbitos. 

Una reunión ampliada como la de ayer sirve para poder poner en común muchas cosas que, de una manera u otra, se llevan conjuntamente desde la «central» de Conselleria con las diferentes territoriales. De hecho, el debate estuvo, sobre todo, centrado en los temas «territoriales», lo que es muy útil dado que nos ofrece otra visión de nuestro trabajo. 


Antes de mediodía, junto con la directora general, Delia Álvarez, revisamos la «Estrategia Valenciana de Prevención de Incendios y Adaptación al Cambio Climático» que ya tenemos prácticamente a punto y que, en breve, pasará por el Consell. Ha sido un año y medio de trabajo con los efectivos de una dirección general de nueva creación que aún está por terminar de completar. El documento, al que le faltan los últimos retoques, parte de los estudios realizados por el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) y ha sido debatido, de manera reiterada, en la Mesa Forestal que es nuestro órgano de participación y asesoramiento del sector. El documento, del que podremos hablar un poco más detenidamente cuando se apruebe, entiende la prevención de incendios no sólo como una manera de evitar los fuegos forestales sino también como una herramienta de mejora de nuestros bosques, buscando promover comportamientos respetuosos con el territorio y, al mismo tiempo, un aprovechamiento polifuncional del mismo. 

Sin casi tiempo de recoger las cosas en mi despacho, salí hacia Madrid ya que a las 15:30 participaba en un mesa redonda dentro de la Jornada «Solución: Residuo cero» que organizaba «Zero Waste Europe», grupo europeo promotor de políticas de reciclaje, y la ONG ecologista «Amigos de la Tierra». 


El tema de mi mesa era hablar de los sistemas de depósito y retorno como la mejor manera de gestionar los envases. Aproveché para hacer una explicación general de qué políticas estamos haciendo en gestión de residuos y en qué consiste nuestro proyecto de SDDR. Expliqué que en nuestro territorio se venden cerca de 7 millones de envases diarios de bebidas y sólo 2 se recogen en los contenedores adecuados. Esto significa un gran abandono de envases en el territorio y una preocupante contaminación del Medio Ambiente. Buena parte de los plásticos y materiales abandonados son los que acaban formando esas monumentales islas de plástico que vemos en las fotos de nuestros océanos. Recordé que las grandes islas son una parte muy pequeña del plástico que hay en los mares, que el 95% no lo vemos porque está sumergido en el fondo del mar. 


También recordé el coste que el abandono de los envases tiene para los ayuntamientos en cuanto a la recogida de basura y, por tanto, el triple coste que tiene para los ciudadanos está mala gestión que se hace actualmente de botellas y latas. No era necesario que lo hiciera, dado que los allí reunidos era gente suficientemente informada, pero también expliqué que nuestro modelo no es ningún invento, que seguimos la senda de lo que ya están haciendo decenas de países y regiones en todo el mundo, comenzando por buena parte de los Estados Unidos, Australia, Canadá y naciones enteras como Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Islandia, Letonia, Croacia, etc. 


Mientras yo hablaba, una chica estaba pintando en una pared mi discurso en forma de «narración dibujada». Yo diría que casi se entendía más la ilustración que todo lo que yo había dicho. En todo caso, quedó muy bien. 



Terminada la intervención pude compartir opiniones, ideas y experiencias con mucha gente interesante, especialistas en la materia: desde Francesc Giró, director de Planificación de la Agencia Catalana de Residuos, hasta Samantha Harding, directora del programa de abandono de envases de la Campaña de Protección de la Inglaterra Rural, pasando por Franco Llobera, de «Madrid Agrocomposta», la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés y un puñado de técnicos, profesores y activistas de Euskadi, Galicia, Andalucía, Asturias y otros lugares del Estado.

No hay comentarios: