miércoles, 22 de marzo de 2017

NO PODEMOS DERROCHAR NI UNA GOTA DE AGUA Y, EN ALICANTE, TODAVÍA MENOS

Hoy es el Día Internacional del Agua. Una fecha que se celebra desde 1993 y que este año tiene como lema "Aguas residuales ¿por qué desperdiciar agua?". 


Ayer, junto con la consellera Elena Cebrián, el gerente de la EPSAR, Enrique Lapuente, y el alcalde de Pilar de la Horadada, Ignacio Ramos, estuve en la planta depuradora de esta población de la Vega Baja que es todo un ejemplo de cómo se debe hacer para no malgastar ni una gota de agua. 


También nos acompañó el diputado de Compromís, Juan Ponce. El sur de Alicante es un lugar idóneo para tratar y hacer pedagogía sobre la reutilización de aguas residuales ya que es una zona especialmente necesitada y, teniendo en cuenta el escenario que provoca el cambio climático de reducción de lluvias y aumento de temperaturas, conviene estar muy atentos a todas las posibilidades que nos brinda la reutilización. 


En la EDAR de Pilar de la Horadada a toda el agua que pasa por ella se le da un nuevo uso. De los casi 1'4 millones de metros cúbicos que se tratan cada año, dos terceras partes se dedican a riego agrícola y el otro tercio se reparte entre el baldeo de espacios municipales y el abastecimiento a unas lagunas del antiguo sistema de depuración que se han convertido ahora, gracias a la reutilización, en zona de interés ornitológico. Se llaman las "Lagunas de Lo Monte" y están en un Paraje Natural Municipal de 10'3 hectáreas, con casi 80.000 m2 de lagunas de agua. 


Hay más de una treintena de especies de aves, entre ellas, malvasías cabeciblancas, fochas, zampullines e, incluso, algún ejemplar de cerceta. De hecho, tanto la cerceta como la malvasía son aves en peligro de extinción. La zona se ha convertido además en un espacio que dispone de Aula de Naturaleza para niñas y niños, y en objetivo del turismo ornitológico internacional, conectado a otras zonas húmedas del sur de Alicante como el Hondo de Elche o las Lagunas de la Mata de Torrevieja. 


En la depuradora pudimos seguir todo el proceso por el que el agua residual entrante pasa ser perfectamente reutilizable después de un tratamiento que dura alrededor de 48 horas. La EDAR de Pilar de la Horadada dispone, también, de una planta solar fotovoltaica que genera alrededor de un 20% de la energía eléctrica equivalente que necesita la instalación, lo que significa ahorrar unas 50 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año.

En las próximas semanas también saldrá a licitación la construcción de una planta de compostaje de lodos, el residuo que genera la depuradora, lo que permitirá su utilización como abono agrícola. 
 
Un viaje de ida y vuelta a Pilar de la Horadada desde Valencia da para mucho, permite leer, llamar por teléfono y hacer gestiones. El coche oficial, en estos casos, se convierte en una especie de despacho con ruedas. Las cuatro horas largas de viaje se pueden aprovechar muy bien, y eso fue lo que hice. 
 
De vuelta, ya por la tarde, me reuní con la directora general de Prevención de Incendios Forestales, Delia Álvarez, para comentar la campaña de comunicación que estamos preparando para las próximas semanas. 

 
Firma de documentos, algunas lecturas más y también me dediqué durante un rato a preparar una comparecencia parlamentaria que tengo el próximo lunes sobre mejoras de infraestructuras en la zona de la Marjalería de Castellón.

No hay comentarios: