martes, 7 de marzo de 2017

NO HABRÁ NUEVO MODELO PRODUCTIVO SIN ECONOMÍA VERDE


La jornada de ayer fue larga y no pasé ni un solo minuto en el despacho a pesar de no haber salido de Valencia. 

A primera hora de la mañana me reuní, junto con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, con la secretaria autonómica de Modelo Económico, María José Mira, para tratar diferentes proyectos ligados a programas de Economía Circular que que se pueden integrar en la reprogramación de Fondos Estructurales de la Unión Europea. Son iniciativas ligadas a proyectos de automatización e informatización para mejorar la separación de los residuos en origen. La Unión Europea está especialmente interesada en planes encaminados a avanzar al máximo en la jerarquía de residuos para evitar incineraciones o vertederos. Hace más de una década que no llega ni un euro de fondos europeos para la gestión de residuos. 

A continuación, y junto con la consellera Elena Cebrián estuvimos en la sede de la EPSAR (Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales). Allí, con el gerente del ente, Enrique Lapuente, y algunos de sus técnicos, repasamos diferentes asuntos. Desde cuestiones de personal de la empresa que, por el volumen de trabajo que tiene, necesita incorporaciones, lo que facilitaría futuras inversiones que ahora avanzan muy lentamente hasta la reciente avería en el emisario de Vera que provocó que los sobrantes de riego que van al mar removieran el fondo marino generando una gran mancha frente a la playa de la Malvarrosa. 


Revisamos también los diferentes proyectos de obras en relación a al depuradora de Pinedo que deberán servir para mejorar los servicios y no seguir provocando molestias a los vecinos. 

El tercer encuentro de la mañana fue en el Servef. Allí, con el director general de medio natural, Antoni Marzo, y el asesor de la Secretaría, Enrique Pastor, estuvimos con el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, y la directora general de Empleo y Formación, Rocío Briones. El tema era la búsqueda de vías para gestionar mediante sus planes formativos y ocupacionales los trabajos que necesitamos de retirada de árboles dañados a resultas de los últimos temporales. 

En el SERVEF tienen una amplia gama de programas de incorporación de personas desempleadas en todo tipo de tareas y en sus bases de datos disponen de gente que puede incorporarse al mercado laboral para hacer estos trabajos que tanto se necesitan. Estamos hablando de cerca de un millón de árboles daños a lo largo de nuestro territorio que, con el paso de los meses, pueden ser un nido de plagas y, más aún, combustible de posibles incendios cuando lleguen los meses de calor. Sin estar definida la cifra, estamos covencidos de que estamos hablando de más de 200 personas que podrían tener un trabajo temporal. La disposición que encontramos fue excelente. 


Aprovechamos también para hacer un primer intercambio de opiniones sobre Economía y Empleo Verde en nuestro país. En el SERVEF disponen de un trabajo extenso sobre el particular que acabaron a finales de año. Nos lo entregaron. Lo estudiaremos y pondremos en común las conclusiones. La Economía Verde es un eje fundamental del nuevo modelo productivo y hay que formar a los profesionales que deben hacerla realidad. La gestión de los urgencias del presente no nos puede hacer perder de vista las soluciones de futuro. 

El almuerzo lo dediqué a un encuentro con un par de periodistas que hacía tiempo que querían tener conmigo lo que se llama "una conversación sin tomar notas" y ya por la tarde estuve en la Comisión de Coordinación Institucional de Compromís, que reúne a la dirección de la coalición y a los cargos en las diferentes instituciones donde estamos representados, empezando por los Ayuntamientos y terminando por el Senado ... y en medio todo lo demás. 

No quiero terminar sin recordar que el sábado estuve en Llombai porque la Mancomunitat del Marquesat, que agrupa a Llombai, Catadau y Alfarb, organizaba una suelta de aves y, posteriormente, inauguraba una exposición sobre Medio Ambiente.


Fue una jornada, a pesar del frío, agradable y enriquecedora. En la suelta participaron un puñado de niñas y niños de las tres poblaciones. En cuanto a la exposición, que está en la sede de la Mancomunitat en Llombai, es un recorrido por los diferentes aspectos que tienen que ver con la necesidades de implicar a la ciudadanía en el respeto y el cuidado medioambiental. El río Magro es, en buena parte, el centro de los trabajos fotográficos. Se muestran parajes muy sucios y otros muy limpios, como demostración de lo que hay y lo que, en su totalidad, podría ser un pequeño paraíso si nadie tirara al río lo que no toca. La visita estuvo muy bien porque, además de conocer a gente valiosa y comprometida con nuestro el territorio, supuso el reencuentro con mi amigo Vicent Climent al que hacía mucho tiempo que no veía.

No hay comentarios: