martes, 21 de marzo de 2017

LAS MÁS DE 20 VACANTES DE LA DIRECCIÓN TERRITORIAL DE VALÈNCIA, GRACIAS SR. MONTORO

Después de los cuatro días de Fallas, días en los que no tuve actos de representación, y que aproveché para alguna lectura urgente que tenía atrasada, ayer, la vuelta al trabajo comenzó con una reunión del equipo de la Secretaría Autonómica para analizar y decidir cuestiones de agenda y comunicación de cara a la semana que tenemos por delante. 
 
Inmediatamente, junto con el asesor de la Secretaría, Enrique Pastor, fui a visitar las dependencias de la Dirección Territorial de Medio Ambiente de València. Después de un año y medio de gobierno aún no había estado en la sede de la Dirección Territorial aunque dista apenas un par de kilómetros de la Conselleria. 
 
Con Javier Civera, que es el director territorial de València, recorrimos los diferentes departamentos de Medio Ambiente y aprovechamos la ocasión para saludar y hablar con las funcionarias y funcionarios. 

  
La Dirección Territorial de València tiene graves problemas de personal. No es que sea algo extraordinario, desgraciadamente. En general, la administración autonómica está escuálida en lo que a dotación de personal funcionario se refiere. Las vacantes son una constante y es muy difícil revertir lo que nos hemos encontrado. Después de años de una gestión del PP caracterizada por debilitar el sector público, privatizar todo lo que podía y repartir el negocio con prácticas clientelares, ahora, además, nos encontramos con las limitaciones que desde el Gobierno de Madrid se nos imponen para revertir esta situación. 
 
El caso es que en la Territorial de València hay más de 20 vacantes y ayer recibimos numerosas quejas respecto a la lentitud con la que cubrimos esas plazas. En temas de inspección de emisiones a la atmósfera o gestión de caza, la necesidad de más personal es imperiosa. Además, qué casualidad, los puestos de Medio Ambiente tienen clasificaciones muy bajas, lo que no los hace precisamente muy atractivos, y éso evidentemente dificulta aún más si cabe poder ocuparlos. 
 
Con Civera, y los diferentes jefes de servicio de la Dirección, repasamos otros temas, desde la necesidad de poner al día la delimitación de las vías pecuarias (sólo en Valencia hay 8.000 kilómetros de estos caminos) hasta la tramitación del permiso de explotación de la cantera del Salt del Llop en Sagunto por parte de Lafarge, pasando por las normas sobre organización de pruebas deportivas en la montaña, las órdenes de subvenciones para trabajos silvícolas, los controles de emisiones o las diferentes instalaciones que hay que gestionar y para las que no disponemos de los presupuestos necesarios y suficientes. 

  
En los próximos días visitaré la Dirección Territorial de Alicante que es la única que nos queda pendiente. 
 
Ya por la tarde, aproveché para poner orden y actualizar temas que llevamos en marcha e hice una serie de gestiones con las diferentes Direcciones Generales para ponernos al día. 
 
Por último, dos cosas más. Ayer se incorporó una nueva directora de Parque Natural. Se trata de Teresa Campos, una agente medioambiental, que dirigirá el Parque Natural de Chera-Sot de Chera y las Hoces del Cabriel. Esperamos que, desde Función Pública, rematen esta misma semana los dos nombramientos de directores de Parques Naturales que quedan pendientes. 
 
Por último, permitidme un comentario sobre la última foto de este texto:

Son envases tirados en la calle en la puerta de mi casa, en el centro de València, en el Eixample. 24 horas después del final de las Fallas y, a pesar del inmenso trabajo que me consta se ha hecho desde los servicios de limpieza municipales, aún quedan restos abundantes. Y buena parte de esos residuos son envases. A lo largo de estas fiestas he pensado muchas veces lo diferentes que serían las Fallas, en lo que a residuos abandonados en la vía pública se refiere, si gestionáramos latas y botellas mediante un sistema de depósito y devolución. La sostenibilidad de las Fallas tiene también mucho que ver con la gestión de los residuos y tenemos todavía mucho margen de maniobra y de mejora. Nuestra responsabilidad es avanzar en ese sentido y hacer efectiva esa mejora.

No hay comentarios: