martes, 28 de marzo de 2017

LAS LECCIONES DEL PP EN TEMAS DE URBANISMO

Ayer tuve una comparecencia en la Comisión de Medio Ambiente de las Cortes Valencianas. 
 
El tema, el retraso en las obras anti-inundaciones de la Marjalería de Castellón. Sobre él había preguntado el PP. En concreto, la persona que reclamaba nuestra comparecencia sobre el tema era el diputado del PP por Castellón, Miguel Ángel Mulet, que había sido concejal y responsable de Urbanismo con los gobiernos de Gimeno, Fabra y Bataller. 
 
La razón del retraso de estas obras (principalmente una red de saneamiento de aguas residuales que ahora van a pozos negros, para conectarla con la estación depuradora de Castellón) que deberían haberse ejecutado en 2016 no es otra que los recortes del Gobierno de Madrid. A pesar de estar previstas para el año pasado, cuando llegaron los recortes, se decidió que los trabajos en cuestión, que aún no estaban empezados, serían una de las partidas a excluir. 
 
Es cierto, pues, que se puede hablar de retraso, pero hay que añadir que fue, precisamente, por culpa de la "no disponibilidad" de presupuesto a la que nos obligó el ministro Montoro y el Gobierno del PP. 
 
Ayer en las Cortes lo expliqué, pero añadí un dato muy importante: que el PP después de 24 años en el Ayuntamiento de Castellón y 20 en la Generalitat no hizo esta obra. 



También añadí que los problemas de inundaciones así como las afecciones medioambientales y de salud pública que vienen a resolver estas obras en la Marjalería, están directamente relacionados con las miles de viviendas irregulares que hay en la zona, producto de años de mirar hacia otro lado por parte de las administraciones. Y no sólo esto, también de crear expectativas de regularización que nunca se cumplieron mientras aumentaban las construcciones. 
 
Esto es lo que ahora se ha acabado. Se está redactando un nuevo Plan General de Ordenación Urbana que marcará los límites de manera estricta y, en la parte que a nosotros como Consellería nos corresponde, estaremos vigilantes. 
 
Seguridad jurídica para los vecinos y protección medioambiental son los requisitos a cumplir. La Marjalería está muy dañada por tanta construcción fuera de ordenación pero todavía mantiene, y no precisamente gracias a las políticas urbanísticas del PP, valores culturales, didácticos y medioambientales que hay que preservar. 


Ayer el PP me habló de temas que tenían en común tres cosas: urbanismo, Castellón y retrasos. Después de explicar todo lo que tocaba añadí que había que ser muy atrevido para, desde el PP, hablar de esos tres conceptos juntos. Le recordé al diputado Mulet la Ciudad de las Lenguas, que estuvo 10 años parada y nunca se hizo; la de la Música, 9 años prometiéndola y no se hizo, y Mundo Ilusión, 16 años hablando de ella y nada de nada. Eso sí que son retrasos. 
 
La jornada la completé con dos reuniones con directores generales. 
 
La primera con Antoni Marzo, de Medio Natural, para planificar las próximas reuniones con la Diputación de Valencia y el Ayuntamiento de Pedralba sobre la variante de la población. De la época de Alfonso Rus, la Diputación tenía un proyecto para hacer la carretera por dentro del Parque Natural. El proceso estaba muy avanzado cuando llegamos a la Conselleria y se paralizó al iniciar la modificación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales del espacio. Las futuras normas del Parque deben servir para aumentar la protección de un entorno en cuya preservación estamos implicados todos, y muy especialmente los municipios de la zona. No hay carretera dentro del Parque Natural que no lo perjudique gravemente. Por ello, como llevamos defendiendo desde hace más de un año, lo conveniente es buscar alternativas que no lleven grabada a fuego la marca de la burbuja inmobiliaria y el urbanismo del PP. 
 
La segunda reunión fue con Delia Álvarez, la directora general de Prevención de Incendios Forestales, para revisar el tema de las quemas prescritas. 
 
También tuve una conversación telefónica con el presidente de la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana, Vicente Seguí, que me hizo llegar la posición contraria de su colectivo en nuestra iniciativa, experimentada en Castellón, de hacer pruebas de captura de jabalíes con jaulas. Le expliqué que se trataba de pruebas, que las iríamos repitiendo en el futuro, que hablaríamos y que, según los resultados que dieran, analizaríamos su viabilidad y las posibilidades de esta iniciativa. 
 
Después, ya en la "intimidad" solitaria del despacho, aproveché para las habituales lecturas de documentos, puesta en orden de papeles y cuestiones de agenda y firma.

No hay comentarios: