jueves, 16 de marzo de 2017

AHORA QUE SON FALLAS, VISITAMOS CASTELLÓN

Deberíamos haber ido mucho antes pero hasta ayer no había visitado la Dirección Territorial de Medio Ambiente de Castellón. En los próximos días iremos también a las de Valencia y Alicante. Estuve en Castellón con el asesor de la Secretaría, Enrique Pastor, y allí el director territorial, Antoni García, nos hizo un recorrido por todas las instalaciones. 


Lo primero que pude constatar, de forma positiva, es que en las últimas semanas se han producido siete nuevas incorporaciones de personal técnico a la Territorial, lo que casi deja a cero el número de vacantes en Medio Ambiente. Os podrá parecer una cuestión menor pero, a la vista de la cantidad de puestos pendientes de cubrir que tenemos en la administración, que la Dirección Territorial de Castellón se haya, prácticamente, puesto al día en esta materia provoca mucha satisfacción.


Algunos de los funcionarios nos hicieron observaciones sobre las carencias que padecen, desde temas presupuestarios hasta cuestiones ligadas con los grupos profesionales a los que pertenecen. 


Ya en el despacho de Antoni Garcia (donde está la fotografía de Peñíscola de 1926, la primera que acompaña este texto), y también con Juan Carlos Beltrán, que es el secretario de la Territorial, repasamos algunos de los temas que afectan a nuestras competencias en la provincia.


La coordinación de los Agentes Medioambientales fue uno de los puntos de conversación. Así como en la Dirección Territorial las vacantes se han reducido, desgraciadamente no pasa lo mismo con nuestros Agentes Medioambientales. Sobre todo el norte de Castellón es muy sensible a estas carencias porque la necesidad de intervención de los Agentes es mayor, y el hecho de tener en toda la provincia 18 vacantes sobre un total de 80 plazas hace que la organización y la operatividad de las tareas se complique mucho.


En diferentes lugares de la provincia se han puesto en marcha iniciativas relacionadas con la separación de los residuos orgánicos en origen, lo que está muy bien, pero también nos obliga a trabajar con los Consorcios para mejorar la comunicación con la ciudadanía y hacer así mucho más efectivos estos proyectos. Ligado a esta cuestión, también apostamos para acelerar en lo posible las alternativas a la quema de los restos de poda por parte de los agricultores. Las trituradoras a pie de campo se hacen imprescindibles.

Precisamente hablamos también sobre quemas, y tratamos especialmente la reciente quema prescrita que, desde Prevención de Incendios y Medio Natural, se hizo hace unos días en el Parque Natural del Prat de Cabanes. Se trataba de una prueba de gestión en poco más de 10 hectáreas de vegetación en zona húmeda, una iniciativa para poder valorar los resultados tanto a nivel ambiental como de coste. La propuesta la había hecho el Ayuntamiento de Torreblanca por la proliferación de carrizo. Ahora veremos cuáles son los resultados que obtenemos. Lo que sí hay que reconocer es que, ahora que la gestión de los Parques Naturales tiene como uno de sus principios fundamentales la participación, ha faltado diálogo con algunos de los agentes implicados. Más aún cuando la norma establece que, con carácter general, estas quemas no deberían hacerse más allá del mes de enero.

Otra iniciativa que se nos marcamos como prioritaria es la colocación de jaulas para jabalíes, evitando así la extensión de las batidas. Ya hay pueblos que lo están haciendo y con bastante éxito. La sobrepoblación de jabalíes es indiscutible y hay que hacerle frente de la mejor manera posible.