martes, 14 de febrero de 2017

UN DÍA EN LA MEJOR FUENTE DEL REINO, SEGÚN CAVANILLES

Ayer fue un día muy enriquecedor porque conocí a gente nueva y nuevos lugares que desconocía. El trabajo en las instituciones también tiene eso. La gente te abre las puertas de su casa, de su pueblo, de sus mejores lugares, te invita a pasar y te explica lo que necesita, lo que le preocupa y aquello que espera de ti. La gente también se ofrece a ayudarte, a echarte una mano en lo que te puedan ser útiles y, francamente, todo ello resulta una magnífica experiencia.

L'Alcùdia de Crespins es el pueblo en el que estuve toda la mañana. En realidad estuve en l'Alcúdia y Canals, en el corazón de La Costera, ya que los temas que tratamos afectaban a ambos municipios y, en todo momento, estuve, además de con otros concejales, con los alcaldes de las dos poblaciones, Joan Carles Pérez, de Canals, y el anfitrión, Roberto Granero. 

 
El motivo de la visita era conocer la zona del Riu dels Sants, también llamado río de San Julián. Nace en l'Alcùdia y, después de poco más de cinco kilómetros, termina en Canals, donde desemboca en el Cànyoles.

El estado del río es lamentable. Y eso que ayer, gracias a las lluvias de las últimas semanas, aún llevaba algo de agua. Agua, por cierto, muy limpia. Sin embargo, eso no es lo habitual. El Riu dels Sants se pasa muchos meses seco, lo que hace aún más evidente su deterioro.


En general se trata de un río muy antropizado. En Canals pasa por el medio del casco urbano. Desde su nacimiento, presenta muchos problemas. La existencia de pozos de riego limitan mucho su caudal y, en general, todo el entorno está muy descuidado. La existencia de numerosos aterramientos han sido muy perjudiciales. Els ullals por donde brota el agua están parcialmente taponados, algunas de las paredes del cauce presentan peligro de hundimiento y, en muchos lugares, la presencia de cañas casi lo tapa por completo.

La demanda de los Ayuntamientos es que se haga todo lo posible para recuperar la presencia de agua de manera constante, un caudal ecológico. Habrá que trabajar la cuestión con la Confederación Hidrográfica del Júcar, además, de mejorar la calidad de los acuíferos apostando de manera decidida por el agua reutilizada. 
 

El entorno tiene muchas posibilidades como lugar de esparcimiento y disfrute para la ciudadanía. Hemos visto tortugas y peces en el agua, aspecto excepcional si consideramos que la mayor parte del año el río está seco. Los animales sobreviven en las cuevas o en los rincones de agua estancada que se mantienen.

Otra cuestión importante es la recuperación de zonas de bosque de ribera, algo en el que sí podemos trabajar desde nuestra Conselleria. Lo haremos. Al igual que también ayudaremos a controlar los vertidos que algunas fábricas realizan en sus aguas con componentes tóxicos por encima de los márgenes permitidos y que, sistemáticamente, conlleva problemas y sanciones.

Por cierto, el botánico Cavanilles hizo referencia en sus escritos a este río. Decía que daba felicidad a los pueblos por donde pasaba porque su fuente era "la más copiosa del reino".

La tarde de ayer la dediqué a cuestiones de organización interna, preparación de papeles, firmas y, sobre todo, a leer mucha documentación pendiente.

No hay comentarios: