lunes, 27 de febrero de 2017

PROTEGER LO QUE SOMOS Y LO QUE TENEMOS O VOTAR A TRUMP, THIS IS THE QUESTION

Ayer regresamos a la cuestión Lafarge de Sagunto, la explotación del Salt del Llop, el Pinyal y el bosque de Romeu; pero lo hicimos desde una perspectiva que todavía no habíamos explorado. Ayer nos reunimos con la Plataforma "El Pinyal no se toca». Había representación de grupos ecologistas, grupos de estudios comarcales, partidos políticos, ayuntamientos, etc. Los representantes de la Plataforma defienden que la ampliación de la cantera de Lafarge de Sagunto, ligada a su cementera, no se puede hacer, en ningún caso, a costa del Pinyal, la zona que, entre otros nombres, también se conoce como la Catalana, Hostelera o Fontanelles. El argumento que exgrimen es que la comarca ya no puede aguantar nuevas agresiones medioambientales y que, además, la zona del Pinyal, es especialmente valiosa. Defienden que, no sólo no puede haber nuevas canteras, sino que hay que ir a iniciativas de pasillos de protección forestal y defensa del territorio. Demandan que las diferentes administraciones implicadas trabajemos en común en esta cuestión, de manera coordinada. 

 
Lo que nosotros les hemos explicado es que, como responsables medioambientales, nuestra sensibilidad coincide plenamente con la suya y que nuestro papel en este proceso de negociación entre el Ayuntamiento de Sagunto y la dirección de Lafarge ha sido de mediador. La propuesta de proteger la zona del bosque de Romeu, donde ahora tiene derechos mineros la empresa cementera, y ofrecer como alternativa la posibilidad de explotar el Pinyal era un principio de acuerdo entre las dos partes en la negociación. Esa negociación ahora está rota, así que los acuerdos inicialmente alcanzados son papel mojado. 
 
Nuestra responsabilidad es tramitar el expediente de ampliación del período de explotación del Salt del Llop, trámite que ya tenemos prácticamente terminado a pesar de la falta de acuerdo entre los dos partes. La discusión está en si la ampliación se hace hasta 2042 o hasta 2035. Las dos fechas son mucho más amplias que las reservas de material existentes en la actual explotación, en el actual agujero. 
 
Antes de este encuentro, que fue el último de la mañana, empecé la jornada con la reunión de Comunicación donde revisamos las diferentes agendas de todos los miembros de la Secretaría y, a continuación, atendí dos peticiones de medios de comunicación. 
 
En primer lugar, me entrevistaron en Tele 5 para que les contase nuestras previsiones para hacer frente a los daños que las recientes nevadas provocaron en nuestros bosques. Según nuestros técnicos, estamos hablando de más de un millón de árboles afectados, sobre todo pinos blancos, que por sus características no aguantaron la tormenta de nieve y viento. Son árboles arrancados de raíz o con la mayor parte de su ramaje destrozado. Todo tiene explicación ya que, aparte de que el pino blanco no está preparado para resistir en estas condiciones, los años de sequía los han debilitado enormemente y son mucho más rígidos, es decir, cuando ha llegado la nieve y el viento, al mismo tiempo, no han aguantado. El peligro ahora es que toda la leña muerta que queda en los bosques es "combustible" que puede complicar muy mucho las cosas en los meses de calor, aumentando exponencialmente el riesgo de incendio forestal. Según nuestros cálculos, un tercio de los bosques afectados son públicos y dos tercios privados. Los trabajos de retirada costarán más de 4 millones de euros. 

 
Mi segunda intervención en un medio de comunicación fue una tertulia en Onda Cero Elche sobre el reciclaje y, en general, la gestión de los residuos en el País Valenciano. Volví a repetir cuáles son, a grandes rasgos, los problemas a los que nos enfrentamos y nuestras principales carencias. En la gestión de los residuos, tenemos una larga y complicada tarea de reducción del volumen de basura que se genera. En esto necesitamos la complicidad de la ciudadanía, y mucha pedagogía, apoyo e iniciativa legislativa por nuestra parte. Venimos de una época caracterizada por el modelo de "usar y tirar", en la que se ha hecho un gran negocio a costa de generar más y más residuos, y ahora ya todo el mundo comienza a ver que algo así es insostenible. Por tanto, el objetivo final está en explicar que debemos generar menos residuos y que, en ésto, tienen una gran responsabilidad los distribuidores y los fabricantes. Desde la administración autonómica es necesario que favorezcamos la recogida selectiva y que facilitemos las infraestructuras para su tratamiento, sin mafias y buscando el consenso ciudadano. 
 
Ya por la tarde, como todos los lunes, tuvimos reunión del Consejo de Dirección en el despacho de la consellera Elena Cebrián. 
 
Antes de terminar quiero hacer referencia a dos actividades más que hice el pasado fin de semana, aunque no participé en ellas como secretario autonómico. 
 
El sábado estuve en Cocentaina donde celebramos la Mesa de País de VedrsEquo y, al terminar, visitamos el proyecto Canyet, en Alcoy, en el corazón de la Sierra de Mariola, donde, desde hace 15 años, se está trabajando en la reintroducción del buitre. En estos momentos ya hay en la zona alrededor de 37 parejas. A la hora que fuimos no pudimos ver ninguno volando y nos tuvimos que conformar con ver a un ejemplar en un árbol. Lo que sí que vimos fueron las instalaciones y el resultado del trabajo que se ha hecho dentro de este proyecto que merece todo nuestro reconocimiento. 


El domingo, al mediodía, participé en el manifestación que, por las calles de Valencia, reclamaba al Gobierno el cumplimiento de los compromisos adquiridos en relación a la acogida de refugiados. Simple y llanamente eso, la manifestación ponía de manifiesto también el trato inhumano que, desde la "exquisita y democrática" Europa, estamos dando a estos miles de personas. Criticamos a Trump por las cosas que dice pero nosotros tenemos actuaciones parecidas. Aprovecho para recordar que muchos de los refugiados que llegan a nuestras puertas son refugiados climáticos, gente que huye de unas tierras que ya no dan para vivir o de las guerras por las últimas gotas del negocio del petróleo.




No hay comentarios: