sábado, 11 de febrero de 2017

LA ENERGÍA VERDE ES GARANTÍA DE MÁS Y MEJOR AGUA PARA EL CAMPO VALENCIANO

Ayer estuve todo el día en la ciudad de Villena (Alicante). El tema principal: el agua... aunque tuve ocasión de tratar otras muchas cuestiones diferentes en las numerosas conversaciones que mantuve con unos y otros.

Junto al director general del Agua, Manuel Aldeguer, participé en Villena en la inauguración de una "Jornada técnica sobre bombeo fotovoltaico". Una serie de ponencias muy interesantes en torno a un proyecto llamado "Maslowaten" que está financiado por la Comisión Europea para investigar, desarrollar e introducir un sistema de bombeo fotovoltaico de alta potencia para Comunidad de Regantes.


Explicaron su implicación en el proyecto diferentes profesores de la Universidad Politécnica de Madrid, así como ingenieros que han participado en los trabajos de instalación.

Esta innovadora iniciativa, que se ha desarrollado en el pozo San Cristobal, ya está en marcha. Tras los parlamentos, pudimos visitar las instalaciones y comprobar que no se trata de ningún experimento en estado embrionario sino que es una realidad absoluta.


Los ponentes explicaron que hay muchos proyectos como el de Villena en marcha y animaron a las más de 300 personas que asistieron al acto, en su mayoría representantes de comunidades de regantes o empresas del sector del agua, a apostar por estas nuevas tecnologías y las energías verdes para los procesos de bombeo para riego.

Además de los del Alto Vinalopó, también participaron regantes del Júcar y alcaldes de muchas poblaciones de la comarca, así como muchos representantes de colectivos de agricultores.


El anfitrión de la Jornada, junto con el alcalde de Villena, Patxi Esquembre, era el presidente de la Comunidad General de Usuarios del Alto Vinalopó, Pedro Menor, que ha sido la pieza clave para sacar adelante esta iniciativa. 
 
Para el Gobierno de la Generalitat se trata de un ejemplo paradigmático de lo que necesitamos fomentar y debemos hacer. Estamos en un escenario de falta de agua, que obliga a buscarla en cotas más bajas, por eso son tan necesarios estos bombeos que necesitan de mucha energía, lo que encarece también mucho el proceso. Por ello, el uso de las energías fotovoltaicas, como es el caso de Villena, son básicas para que los agricultores puedan disponer de agua a precios asequibles y, sobre todo, significa huir de los combustibles fósiles. No hay alternativa, el uso de las energías sostenibles, de las energías verdes, es el único futuro posible. Por ello, el ejemplo del Pozo San Cristobal de Villena es una referencia a extender lo más rápidamente posible.


Desde nuestra Conselleria hemos hecho ya un par de jornadas sobre la cuestión y, en el seno del Comité de las Regiones, hemos coordinado iniciativas de debate en el mismo sentido.

El proyecto "Maslowaten" es también un referente destacable en cuanto a suma de esfuerzos hacia un objetivo que se sale de las propuestas habituales. En él han trabajado empresas, universidades, diferentes administraciones y agentes sociales. Al final se ha conseguido un claro éxito en la obtención de agua que buscando alternativas al habitual enfrentamiento e intercambio de reproches que, durante tantos años, ha caracterizado la gestión del agua en la Comunitat Valenciana. La Comunidad General de Usuarios del Alto Vinalopó comenzó con estas iniciativas en 2013 y, ahora, del pozo de San Cristobal se obtiene ya un caudal de 70 litros por segundo, lo que les permite disponer de unos 600.000 m3 de agua cada año.

Junto al pozo tienen una balsa de regulación de casi 200.000 m3. La bomba de impulsión la tienen a casi 400 metros con una potencia de 240Kw. La bomba se alimenta con casi 1.500 módulos fotovoltaicos (placas solares) que ocupan una extensión de alrededor de 10.000 metros cuadrados.

No hay comentarios: