jueves, 26 de enero de 2017

MÁS PROTECCIÓN PARA LAS SIERRAS DE LA FOIA DE BUÑOL, LA CANAL DE NAVARRÉS Y EL VALLE DE COFRENTES

Ayer comencé el día con una entrevista para Televisión Española sobre la situación de los Agentes Medioambientales que dependen de nuestra Conselleria. El interés informativo está relacionado con la muerte en acto de servicio el pasado fin de semana de dos agentes rurales en Lleida, a manos de un cazador. En la entrevista expliqué que estamos en conversaciones con los representantes de los Agentes Medioambientales para desarrollar una normativa que regule su organización, sus funciones, que les refuerce como agentes de la autoridad y que les facilite una mejor dotación de medios. Sobre este último aspecto ya tenemos en marcha diferentes mejoras y la nueva normativa esperamos tenerla a punto de cara al verano. Los Agentes Medioambientales son los que mejor conocen el territorio, los primeros protectores de nuestra seguridad en la montaña pero, sobre todo, son los que cuidan de nuestro patrimonio natural y merecen un reconocimiento que, hasta ahora, no han tenido. En los últimos 15 años, el número de Agentes Medioambientales prácticamente no se ha movido de los 250. Han aumentado las zonas protegidas, han aumentado sus responsabilidades, ha aumentado la presencia de la gente en las montañas, ha aumentado el número de infracciones y delitos ... pero el número de agentes no se ha movido. 
 


Además de ocuparme de algunas cuestiones puntuales que me habían ido surgiendo en los últimos días, a media mañana nos pusimos a preparar la reunión que tendremos hoy en las instalaciones del Centro de Investigación y Experimentación Forestal (CIEF) con los diferentes directores generales y responsables de las empresas instrumentales que dependen de nuestra Secretaría. Aprovechando que el Consell hace su seminario de fin de semana en Sagunto para revisar el último semestre y preparar el próximo, nosotros haremos lo mismo (a pequeña escala) en Quart de Poblet, donde se encuentra el CIEF.


El final de la mañana se lo dediqué al "Consellet" de los jueves, la reunión preparatoria del Pleno del Consell, que, como digo, hoy se hará en Sagunto. Al "Consellet" llevábamos dos temas de nuestra Secretaría. El primero, el decreto de descatalogación de una zona forestal de Llombai (Sant Antoni) que se urbanizó hace cuarenta años. Ahora será, pues, oficialmente suelo urbano.


El segundo tema era otro decreto. En este caso para declarar Zona ZEC (Zona de Especial Conservación) las sierras que van desde la Hoya de Buñol hasta el límite de La Costera: Serra de Martés y el Ave, La muela de Cortes y el Caroig, Valle de Ayora y Sierra Boquerón, Sierra de Enguera y Sierra de Malacara. Son zonas protegidas que estaban dentro de la Red Natura 2000 de mantenimiento de hábitats y especies que tenían la condición de zonas LIC (Lugar de Interés Comunitario) y zona ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves). Ahora, una vez están ya redactadas las Normas de Gestión es cuando pasan a ser Zona de Especial Conservación (ZEC).


Es conveniente explicar que el proceso de elaboración de las Normas de Gestión de estas zonas se ha eternizado porque, por una parte, se dejó fuera de protección un área del término de Vallada que, finalmente, el Tribunal Supremo ha obligado a incluir, y, además, en la tramitación se obvió la Evaluación Ambiental Estratégica. Finalmente, todo se ha hecho como tocaba, correctamente, y se ha podido ampliar la protección, que era nuestro objetivo. 
 


La tarde la dediqué íntegramente a cuestiones del partido VerdsEquo y a preparar mi intervención en la jornada sobre Minería y Desarrollo Sostenible que se celebrará mañana sábado en Villar del Arzobispo (Valencia). Las minas a cielo abierto son un importante foco de contaminación que, desde hace muchos años, tienen una fuerte contestación popular en La Serranía valenciana donde la potencia económica del sector también es importante.

No hay comentarios: