sábado, 5 de agosto de 2017

AHORA SÍ, ARRANCAN LAS OBRAS DEFINITIVAS DEL TRASVASE JÚCAR-VINALOPÓ

 
Hoy cierro el diario. Lo cierro temporalmente, aunque todavía me quedan dos semanas antes de coger vacaciones, porque quiero dedicar estos días a preparar el curso que viene, a repasar lo que hemos hecho, a revisar nuestros puntos débiles y nuestras potencialidades. La agenda de actividades, a partir de la próxima semana, está mucho más vacía de lo habitual, estamos en fase "de guardia" esperando que no pase nada que nos obligue a entrar en escena. Iremos a visitar algunos lugares, algunas obras, hablaremos con alguna gente pero el inclemente verano lo para casi todo. Obviamente, si pasa algo que me parezca obligado recoger aquí, reabriré puntualmente el diario y ofreceré la oportuna información.

La despedida, además, tiene sentido porque ayer fuimos hasta Monóvar con el director general del Agua, Manuel Aldeguer, para explicar a los regantes de la Comunidad de Usuarios del Medio Vinalopó el inicio de las obras de la margen izquierda del post-trasvase Júcar-Vinalopó. 


En la reunión había regantes y Ayuntamientos. Les explicamos que el proyecto recibió esta semana la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y que las obras comenzarán a finales de septiembre. Sinceramente, nos miraban con alegría pero sin estar del todo seguros de que las fechas iban a cumplirse. Llevan muchos años escuchando que sí, que ya, que ahora mismo, que en un par de días…

Pueden estar tranquilos. Las obras del llamado Tramo 0, el que va del embalse del Toscar hasta la Comunidad de Regantes de PERCAMP comenzarán a finales de septiembre y en un año deben estar terminadas. Son 2'8 kilómetros en los que invertiremos poco más de 2'5 millones de euros.


Mientras se haga la obra del Tramo O se tramitarán los otros tres tramos. Nuestra previsión es que a finales de 2020 estén terminados los más de 36 kilómetros que tendrá la margen izquierda del Júcar-Vinalopó, que pueda entrar en funcionamiento, que llegue agua suficiente y buena y comiencen a recuperarse los acuíferos. 


Antes y después de la reunión con la Comunidad General de Usuarios atendí a diferentes medios de comunicación. El otro día decía que, tras dos años desescombrar las fechorías del PP, estos dos próximos años serán de políticas y hechos que justifican el Gobierno del Cambio. Hacer realidad el Júcar-Vinalopó, sin demagogias y con un gran acuerdo social en el conjunto de la Comunitat es una de estas políticas. Durante 10 años, el PP no desatascó las obras, nosotros lo hemos hecho en dos.

Antes de volver a Valencia, visitamos la zona donde en septiembre empezarán las obras, el terreno por donde pasarán los 2'8 kilómetros de tuberías que procuren compensar la falta de agua de nuestro sur. Los técnicos y los representantes del Ayuntamiento de Monóvar nos explicaron los detalles del trazado. Con una curiosidad histórica de lo más valiosa, las tuberías pasarán justo por donde estaba el aeródromo desde el que abandonó España en 1939 el presidente de la República Juan Negrín cuando las tropas de Franco ya tenían ganada la guerra. 


Así fue la jornada de ayer. A media tarde, llegamos a Valencia.

Y ya que cierre el diario, me voy a permitir una licencia. Hablaré de fútbol y de la dificultad que tenemos para conseguir que se valore adecuadamente la importancia de cuidar el planeta que han de heredar a nuestros hijos. El reciente fichaje de Neymar por el París Saint Germain ha costado 222 millones de euros, más del doble del presupuesto que el Gobierno valenciano tiene para sus políticas de Medio Ambiente y Cambio Climático. Nos queda mucho camino por recorrer. Buen verano. Si no hay nada nuevo, nos volvemos a encontrar en septiembre.



jueves, 3 de agosto de 2017

EL ARROZ DE LA ALBUFERA: NI QUEMARLO, NI INUNDARLO

De Parque Natural en Parque Natural. Si anteayer pasé el día en el de Chera-Sot de Chera, ayer fue una jornada dedicada, de forma prácticamente completa, a la Albufera. 

  
Por la mañana tuve una reunión con José Fortea y Enrique Bellido, de la Comunidad de Regantes de Sueca. El tema, las obras de revestimiento de una acequia de la zona de Sueca, la de las barracas de Ribalmaig. Se trata de una canalización de 1'2 kilómetros que debe pasar estimación de impacto ambiental, con los informes correspondientes sobre la oportunidad y características de la obra. En la Comunidad están preocupados por los plazos. No deben ser largos. Lo que toca es perfilar bien el tipo de obra. 
  
Aunque la reunión era para hablar de la acequia, tocamos dos cuestiones más. La primera, la quema de la paja del arroz; la segunda, los niveles de agua del lago de la Albufera. 
 
Sobre la quema de la paja, ellos defienden la conveniencia de quemar el conjunto de la paja que se genera en el entorno de la Albufera, alrededor de 80.000 toneladas, en las más de 15.000 hectáreas de cultivo. Es decir, hacer lo mismo que se hizo el año pasado. Nosotros ya hemos repetido más de una vez que no será así, que la quema masiva del año pasado no puede ni debe volver a repetirse. 
 
Llevamos un año, desde mi secretaria autonómica de Medio Ambiente y Cambio Climático, buscando fórmulas para la retirada de la paja pero no ha hay forma de que nadie asuma el coste del proceso. Las ayudas agroambientales de la Unión Europea a los agricultores contemplan precisamente pagos por no quemar y, sólo excepcionalmente, se podría permitir la quema en caso, por ejemplo, de riesgos de sanidad vegetal que los informes no corroboran. 

  
Más allá de la retirada, hay otras alternativas a la quema que son las que, allí donde sean posibles, es necesario implementar: triturado, «fangeig» o renovación del agua. 
 
Así, de cara al mes de octubre, la quema debe ser no la única posibilidad sino la última posibilidad y, para los próximos años, dicha posibilidad cada vez debe usarse menos. Todos debemos implicarnos en la búsqueda de fórmulas que permitan la retirada de la paja porque también supondrá un beneficio para todos. Los efectos contaminantes de quemar tanta paja significan más de 2.000 toneladas de CO2 a la atmósfera y un problema de salud importante para la población del entorno de la Albufera. 
 
En definitiva, el objetivo de este año es quemar la menor cantidad de paja posible. La quema que se debe hacer en octubre hay que limitarla a las zonas más bajas del Parque que es donde más difícil resulta que la paja llegue a secarse porque tienen mayores niveles de agua. Además, la quema deberá ser controlada, no como el año pasado que hubo muchos excesos. 
 
Tenemos todo el mes de agosto para concretar exactamente el sistema, las diferentes zonas y las condiciones. Lo trataremos y discutiremos con los agentes implicados con el máximo de participación. No será sencillo pero seguro que vamos a avanzar. 
 
En cuanto al tema de los niveles del lago de la Albufera, en los últimos días, nuestra dirección general de Medio Natural había autorizado a la Junta de Desagüe del uso de las bombas para bajar el volumen de agua. La gestión de los niveles es cosa de la Junta y, desde Conselleria, sólo hacemos el seguimiento y control. El acuerdo al que se llegó hace unos meses marcaba que el nivel en esta época del año tenía que estar, como mínimo, a 10 centímetros y, según los datos, en algunos momentos y en algunos puntos, estaba bastante por encima. Por ello, se autorizó el uso de las bombas. 

  
Ante esta situación, y aprovechando que la agenda de agosto la tengo un poco más libre, ayer decidí visitar la zona para verla en persona y, durante la reunión que mantuve por la mañana con la Comunidad de Regantes de Sueca, se ofrecieron a acompañarnos. Vino también con nosotros, Emilio Sanz, el «sequier major» y algunos de sus colaboradores. A mí me acompañaron, el asesor de Asuntos Generales, Enrique Pastor; el jefe de servicio de Parques, Jose Antonio Hernández, e Isaac Blasco, técnico del Parque Natural. 


Hicimos un recorrido por diferentes zonas de la parte más baja de la Albufera y, ciertamente hay algunas acequias en las que el agua está muy alta. 

 
Las razones pueden ser diversas más allá de la gestión realizada desde la Junta. Los recientes temporales de Levante tienen tienen mucho que ver con la dificultad de salida del agua. En todo caso, en los próximos días tocará revisar y seguir los niveles del lago e ir adecuándolos a las necesidades de los cultivos sin poner en peligro el estado medioambiental de la Albufera. El acuerdo de hace unos meses sobre la gestión por parte de la Junta de Desagüe a partir del mandato de la Fiscalía llegó después de muchos años sin ningún control externo a los usuarios y, por tanto, habrá que ir perfilándolo para convertirlo en el mejor acuerdo posible.

miércoles, 2 de agosto de 2017

UN DÍA GRATIFICANTE Y ÚTIL EN EL PARQUE NATURAL DE CHERA-SOT DE CHERA

Chera y Sot de Chera. Esos fueron los dos pueblos donde transcurrió nuestra jornada de ayer. Con Enrique Pastor, el asesor de Asuntos Generales de nuestra Secretaría Autonomía, fuimos por la mañana a la primera de estas poblaciones, a Chera, (que, por cierto, estaba en fiestas) para participar en una suelta de cangrejos autóctonos en la zona de la "Fuente Gorda ". 



Con nosotros estuvo también el alcalde de la población, Alejandro Portero, un grupo de nuestros agentes medioambientales y personal de la Conselleria.

   
La actividad la hicimos con un grupo de jóvenes voluntarios que participan en un campo de trabajo internacional que se hace todos los veranos en Chera. Son chicas y chicos de diferentes puntos del Estado y de distintos países europeos. Realizan toda una serie de actividades en la zona, desde talleres de piedra en seco, adecuación de balsas para anfibios, arreglo y mejora de sendas, hasta cursos de educación ambiental o fabricación y colocación de cajas nido para aves y cajas refugios para murciélagos. Obviamente, también tienen tiempo para la fiesta y la diversión... pero sobre eso ayer no hablamos. 

 
Terminada la suelta de cangrejos, que fue accidentada y más breve de lo esperado, porque nos cayó una buena tormenta paramos a tomar un café y a continuación, junto con la directora del Parque Natural de Chera-Sot de Chera, Teresa Camps, y el jefe de servicio de Parques Naturales, José Antonio Hernández, hicimos un minucioso recorrido por todo el espacio natural protegido. Arrancamos en Chera y acabamos en Sot. 

  
El Parque Natural, uno de los más pequeños de la Comunitat Valenciana, tiene poco más de 6.400 hectáreas, está a caballo entre las comarcas de la Serranía y la Plana de Utiel-Requena. Es una perfecta combinación de barrancos y campos de cultivo, de zonas de alto interés geológico y de cascadas de agua, de espacios de ocio y de montañas de más de 1.000 metros, como el Pico Ropé o el Morón. En la zona hay más de 180 fuentes. 


Estuvimos en el río Reatillo, o río Sot, y en el barranco de la Hoz, y en el embalse del Buseo, el único embalse propiedad de la Generalitat, tras una delirante gestión del parte del Partido Popular, y que ahora vamos a arreglar.


Contemplamos saltos de agua como el de "La Garita", un espacio muy sensible; las zonas de acampada libre, las tierras marcadas por incendios pasados, los bosques maduros junto a bosques hiperdensos de pinos sobre los que nunca se ha trabajado. 

 
Encontramos cosas que nos sorprendieron, también alguna en negativo, y de la que tocará ocuparse para mejorarla. 

La delimitación que en su día se hizo del Parque Natural fue más que discutible. Entre la presión agraria, la posibilidad de un futuro desarrollo ligado a la construcción y el supuesto negocio de las energías eólicas, ahora quedan zonas, sobre todo en las partes más altas, que están fuera de protección y que, desde hace tiempo, tenemos hablado con los Ayuntamientos sobre la posibilidad de integrarlas. Por otro lado, por la vertiente de Sot de Chera, lindando con el término municipal de Chulilla, la ampliación del Parque Natural del Turia hará que los dos parques estén conectados, lo que le puede dar un gran valor y un gran interés para todo el conjunto. 

 

A la Conselleria regresamos ya por la tarde. Ayer fue un día de pisar el territorio, no de ocuparnos de él sobre el mapa, en un informe o en un documento. Fue un día gratificante. Y estoy seguro de que muy útil.

martes, 1 de agosto de 2017

MERCADONA Y EL MEDIO AMBIENTE, RESPONSABILIDAD Y NEGOCIO

Ayer, cuando, a las nueve de la mañana, me fui hacia la Conselleria comprobé que, de un día para otro, había llegado el verano. Las calles que diariamente encuentro llenas, ayer estaban, de golpe, vacías. Día 1 de agosto. Cuando llegué a la Conselleria, nueva entrega de la misma historia, mesas y sillas vacías. Nada nuevo. Agosto. Vacaciones. 

Foto de Jesús Signes
Me quedan 15 días de trabajo pero tengo una rara sensación, como si, de repente, nos hubieran bajado la velocidad de nuestro día a día. Ciertamente, nosotros todavía tenemos llena la agenda de lo que queda de semana pero, sin duda, el ritmo bajará mucho en los próximos días.

Ayer, tras unas primeras horas de la mañana que nos sirvieron para, conjuntamente con los directores generales, revisar y poner negro sobre blanco las previsiones de obras e inversiones de cara a la segunda mitad del año, nos reunimos con los responsables de Medio Ambiente de Mercadona. En concreto, estuvieron en mi despacho Pau Villalba, jefa de Relaciones Externas, y Margarita Muñoz, directora de Medio Ambiente. Las dos directivas nos comentaron, primero, de una manera rápida, la memoria de la empresa de 2016, y, después, ya más detenidamente, el balance medioambiental del año pasado. 


Creo que, más allá de los datos, hay un aspecto clave que está en el planteamiento estratégico de las políticas medioambientales de Mercadona: la eficiencia empresarial y el cuidado por el medio ambiente no son excluyentes, la responsabilidad con nuestro entorno puede ayudar a la competitividad empresarial y a reducir costes. Mercadona es una gran empresa con prácticamente 80.000 trabajadores. Nos detallaron diferentes iniciativas que van implementando, junto con las empresas que les ofrecen servicios y con sus proveedores, en campos tan destacados como el transporte, las compras de proximidad o la recuperación de los residuos.

En estos momentos Mercadona tiene un equipo de 5 personas trabajando en el departamento de Medio Ambiente. Coincidimos en que las buenas prácticas medioambientales y la economía circular son apuestas seguras y obligatorias de cara a la futuro. Ellos continuarán por su camino y nosotros desde la administración, les animamos a hacerlo bien. Nuestras políticas pretenden ayudarles en este sentido.

Antes de comer, me reuní con la consellera Elena Cebrián en su despacho. Fue como un repaso de fin de curso, una especie de presentación de todo el trabajo que hicimos con los directores generales en la reunión del viernes pasado en Sagunto. Volviendo a las vacaciones que ya tocan a la puerta, era el momento de repasar cuestiones fundamentales que sabemos que tendremos entre manos en el segundo semestre. También de revisar los presupuestos para 2018. Nos quedaron algunos aspectos pendientes que acabaremos de ver en los próximos días.

La tarde fue tranquila. Un poquito de despacho repasando documentos y, cómo no, firmando y firmando. También algunos contactos telefónicos sobre reuniones que tenemos esta misma semana y cuestiones internas de partido que hay que dejar también hilvanadas antes de caer en modo agosto.

OBJETIVO: MEJORAR EL AIRE QUE RESPIRAMOS

 
La jornada de ayer, inicio de semana que ya apuntaba a la entrada en el mes de agosto acercándonos a agendas mucho menos cargadas, la empecé revisando precisamente todo lo que tenía pendiente de días pasados, especialmente firmas y más firmas. 
 
La primera reunión del día, conjuntamente con la directora general del Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial (IVACE), Julia Company, fue con Patricia Chirivella, de la empresa Gamesa Electric. 
 
 
Chirivella y su empresa llevan muchos años trabajando en desarrollos tecnológicos ligados al mercado de las energías eléctricas a partir de renovables. Ayer revisamos diferentes posibilidades que están estudiando para facilitar la existencia de más puntos de recarga para vehículos eléctricos. Desde el punto de vista medioambiental, todo lo que sea facilitar estas iniciativas nos parece oportuno y haremos todo lo que esté en nuestras manos para impulsar sus investigaciones. Lo que pretenden es buscar fórmulas alternativas. También desde el IVACE se ve con buenos ojos la línea de trabajo que, conjuntamente con otras empresas lleva Gamesa. Ahora de lo que se trata, y en eso quedamos, es de ver la manera de que en el complejo mapa legal de las renovables, encuentran la mejor vía para evitar cualquier tipo de penalización. 
 
A continuación, y con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, me reuní con el director general de la empresa Discomon, José Ramón Castellar, que nos presentó su proyecto de renovación del aire urbano denominado "Kien Mou". Se trata de un equipamiento ciudadano, similar a los tradicionales cilindros urbanos publicitarios, que incorpora en su interior unos filtros que retienen el CO2 y devuelve el aire limpio al exterior. 

  
Discomon es una empresa valenciana y tiene ya tan avanzado el proyecto que está en la fase de implementar pruebas piloto en las calles de las ciudades o en puntos específicos como túneles, grandes aparcamientos cerrados o similares. Ya hay países, como Suiza o Canadá, que tienen en marcha iniciativas de similares características. La realidad es que una gran parte de la población, también en nuestro país, vive en zonas donde se respira aire contaminado y esa circunstancia es la causa de demasiadas muertes cada año. Tenemos graves problemas con las emisiones industriales pero no podemos olvidar el día a día en nuestras ciudades. Este soporte, además, puede servir para facilitar todo tipo de información, añadiendo también datos sobre la calidad del aire en la zona en la que esté instalado. 
 
Después de comer repasé parte de la documentación sobre la que trabajamos en la reunión conjunta con los directores generales del pasado viernes en el CEA de Sagunto y revisé también mucha documentación que tenía acumulada desde hacía semanas. Algún dossier lo dejaré para los próximos días, cuando se relaje un poco más la actividad.

sábado, 29 de julio de 2017

ENTRAMOS EN UN AÑO CLAVE: TRAS EL DESESCOMBRO, LOS RESULTADOS

Lo hicimos el año pasado en el Centro de Recuperación de Fauna de la Albufera y, este año, lo hemos hecho en las instalaciones del Centro de Educación Ambiental (CEA) que la Generalitat tiene en Sagunto. Ayer, los cuatro directores generales de mi secretaría autonómica (Delia Álvarez, de Prevención de Incendios; Juan Piquer, de Calidad Ambiental; Manuel Aldeguer, de Agua, y Antoni Marzo, de Medio Natural), más el director del EPSAR, Enrique Lapuente, y nuestro asesor de Asuntos Generales, Enrique Pastor, nos encerramos hasta la hora de comer en una sala del CEA para repasar la tarea del último año y marcar tácticas y estrategias de cara a los próximos 12 meses.



Ha sido un año complicado. Gobernar es complejo y cuando lo que se pretende es algo más que, como dice un compañero, "hacer igual que el PP pero sin robar", el día a día no es sencillo. Por el contrario, tampoco es aburrido. Es apasionante y se disfruta mucho. Y sí, como en nuestro caso, trabajamos a gusto juntos, aunque es mejor. Aprovecho aquí para decir que, empezando por mí, todos los altos cargos a los que me he referido fueron escogido a instancias de Compromí, menos Aldeguer, que lo fue, en cumplimiento de mestizaje del Gobierno del Botánico, a propuesta del PSPV. El mestizaje es un acierto y en el caso de Aldeguer, aún más. Formamos un equipo compacto y esto facilita la convivencia y el trabajo.
 
Comenzaba el anterior párrafo diciendo que ha sido un año complicado. El próximo curso no será más fácil. Hemos pasado claramente la mitad de la legislatura y cada vez notaremos más presión y más urgencias. Creo que estamos preparados.
 
Ayer en Sagunto planteamos fórmulas para mejorar la organización interna, para, a pesar de la carga de trabajo que todos llevamos, ser capaces de mirar las cosas con un poco más de perspectiva y no dejarnos llevar por las prisas.
Durante los últimos dos años, hemos hecho muchísimo trabajo interno, iniciativas, proyectos y planes que hemos puesto en marcha pero que, sumergidos en los complicados trámites administrativos, aún no han dado sus frutos. Los próximos meses serán tiempo de cosecha.

  
En la reunión de ayer, hicimos revisar el conjunto de proyectos y de obras que arrancarán de aquí a final de año: en medio natural, en residuos, en agua, en abastecimientos, en depuración. El segundo semestre de este 2017 será el momento de las propuestas de Cambio Climático, de presentación de la estrategia y de empezar a vestir su concreción legislativa.
 
Planes de gestión forestal, planes contra incendios, revisión de normativas en las zonas de protección ambiental, mejora en la gestión de los residuos... fuimos poniendo en el calendario las cosas que tenemos pendientes.
 
Y ya hablamos de propuestas de cara al próximo debate de "Política General" de septiembre próximo y, cómo no, también de presupuestos. Cuando digo presupuestos quiero decir la necesidad de concretar en esta segunda parte de legislatura la apuesta ambiental en más dinero y en más medios, también humanos. Tenemos un grave problema de plazas vacantes, nos acercamos al 20%. En los últimos meses, hemos empezado a recuperar terreno. Hay que seguir. El PP no creía, ni quería ni necesitaba la administración pública. Los negocios los hacía externalizando. Nuestro caso es diferente. Necesitamos administración pública porque creemos en ella, pero necesitamos ejércitos. Los trabajadores públicos son una garantía de buen hacer, para nosotros son imprescindibles.
  
Agosto ya está aquí. Quiero expresar una duda. Cada uno de nosotros tendrá, como mucho, alrededor de 15 días de vacaciones. No tengo claro que esto esté bien. Ciertamente, no podemos dejar la Secretaría vacía, ni puede parar la administración pero todo los trabajadores tienen derecho a un mes de vacaciones y, en este sentido, nuestra renuncia (que tiene perfecta explicación) me parece un mal ejemplo. Es como el tema de la conciliación: hablamos pero no la cumplimos. En fin, a ver agosto, esperemos que nos sea propicio, bajará un poco la carga de trabajo y tendremos más tiempo para prepararnos para lo que nos espera.

viernes, 28 de julio de 2017

POLÍTICAS VALIENTES Y TRÁMITES SIEMPRE FARRAGOSOS


Lafarge volvió a ser el tema que me ocupó ayer el inicio de la jornada. Teníamos reunión con el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Sagunto. En realidad, el tema a tratar no era la ampliación de la explotación de la cantera del Salt del Llop sino la tramitación del Paraje Natural Municipal de la montaña de Romeu. Lo que pasa es que son temas tan cercanos, que no hay manera de separarlos. Les explicamos que estamos ultimando la ampliación mencionada y que la declaración del Paraje sigue su curso.

 
El alcalde, Quico Fernández, y la concejala de Medio Ambiente, Teresa García, vinieron a la Conselleria para conocer de primera mano del director general de Medio Natural, Antoni Marzo, el estado de los trámites para hacer la declaración definitiva del Paraje Natural. Yo también me incorporé a la reunión. El Pleno Municipal de Sagunto aprobó la solicitud correspondiente el pasado mes de marzo. El proyecto está ahora a punto de entrar en Evaluación Ambiental y, yendo las cosas con los ritmos normales de estos trámites, la declaración como Paraje Natural podría hacerse efectiva el próximo verano, el de 2018.
 
Precisamente a la Comisión de Evaluación Ambiental fue donde acudí a continuación.
Lo más destacado de la sesión fue la revisión de los documentos de alcance de las áreas metropolitanas de Valencia y Alicante y el área funcional de Castellón. Se trata de diseñar las infraestructuras verdes, los asentamientos urbanos y las infraestructuras de movilidad del entorno de las capitales valencianas. La realidad económica, social y ambiental se va modificando y hay que tener eso previsto para asegurar un equilibrio territorial sostenible. Las limitaciones físicas de nuestro territorio son ya una realidad y hay que adaptar las políticas.

  
En la sesión analizamos también el Plan General de Adsubia que necesitará de nuevas correcciones y, para ir a cuestiones más puntuales, el Plan de Protección de la Torre de Almudaina y un interesante estudio sobre la recuperación de masías en Moixent dentro de un Plan de Alojamientos Turísticos.
 
A última hora de la mañana, me reuní con el subsecretario de la conselleria, José Moratal, para tratar diferentes cuestiones sobre tramitación administrativas pendientes y temas de personal. El día a día es un contradicción permanente entre la voluntad de hacer políticas valientes y tramitaciones administrativas que van lentas.
 
A continuación me fui a Gátova. Con el alcalde Manuel Martínez de anfitrión y con la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, como maestra de ceremonias, constituimos la Mesa de Concertación Post-incendio de la Calderona, el que padecimos el pasado 28 de junio. La Mesa de Concertación es la herramienta de participación que, para todos aquellos incendios de más de 500 hectáreas (el de la Calderona quemó 1.200), ponemos en marcha desde la Secretaría Autonómica de Medio Ambiente para garantizar que todos los agentes sociales implicados puedan realizar sus aportaciones en los procesos de recuperación de las zonas quemadas.


Jaime Baeza, del CEAM, comenzó haciendo una detallada explicación del informe que nuestro Centro de Investigación ha hecho del incendio. Baeza explicó cómo actuaron las llamas, qué características tenía el bosque quemado y cuáles eran las recomendaciones básicas para iniciar la recuperación de los terrenos afectados.
 
Después, todos los participantes, desde los alcaldes de las poblaciones del entorno hasta las asociaciones deportivas, de cazadores, agricultores, ganaderos, excursionistas, culturales, pasando por representantes de los agentes medioambientales o de la Confederación Hidrogàfica, hicieron diferentes observaciones, reclamaciones y propuestas. Pasamos de las necesidades para hacer efectiva la recuperación de los bosques incendiados a cuestiones mucho más genéricas sobre las políticas necesarias para hacer efectivo el desarrollo rural. Hablamos de la necesaria ordenación de los bosques, de las ayudas europeas para hacerlo realidad. Hubo muchas referencias a la necesidad de aumentar los presupuestos en Prevención de Incendios y en potenciar el papel de los campos de cultivo para favorecer las discontinuidades forestales. Nos comprometimos a una iniciativa en la que hace meses estamos trabajando que es poner a disposición de los Ayuntamientos máquinas trituradoras de los restos de poda agraria para evitar quemas que representan un peligro inaceptable. El papel de la ganadería extensiva, la presencia de deportistas y cazadores en el territorio y, como siempre hace, el alcalde de Olocau, Antonio Ropero, volvió a defender la necesidad de buscar financiación finalista directa que implique a toda la ciudadanía en la protección de los bosques. Desde nuestra Secretaría Autonómica compartimos su diagnóstico. Ropero hizo referencia concretamente a algo parecido a una tasa turística y aseguró que no deberíamos tenerle miedo porque la mayoría de nuestros visitantes extranjeros la pagan en sus países.

La Mesa terminó con la formación de los diferentes grupos de trabajo que se irán reuniendo y, coordinados desde Conselleria por el equipo de Prevención de Incendios, propondrán y harán un seguimiento de todas las iniciativas para garantizar la mejor recuperación posible de los terrenos quemados.

jueves, 27 de julio de 2017

VAERSA DEBE SEGUIR LA SENDA DE GESTIÓN MARCADA POR VICENT GARCIA

Ayer el Consejo de Administración de VAERSA decidió por 7 votos contra 3 y 1 abstención destituir a Vicent García como director general de la empresa. 


Yo voté contra la propuesta de destitución. En 2015, cuando le escogimos para el cargo, yo pensaba que era el mejor candidato, la persona adecuada, y ayer seguía pensando lo mismo. 
 
La reunión del Consejo de Administración de VAERSA fue un mal trago, pero no porque hubiera diferentes opiniones. En un ente como el mencionado Consejo cada uno vota en conciencia lo que cree mejor en cada momento pensando en el servicio público que nos obliga; en democracia las discrepancias nunca restan. No votamos un modelo de empresa, ni unos objetivos, ni una estrategia, todo ello no está en duda, votamos una persona y yo no hubiera destituido a Vicent Garcia. El mal trago tenía, básicamente, un componente personal, en tanto que yo sentía que estábamos prescindiendo de un buen gestor y de una buena persona. 

 
García ha hecho durante estos dos años un gran trabajo. Claro que ha cometido errores; nosotros mismos, yo, desde Conselleria, seguro que también nos hemos equivocado al no darle suficiente apoyo en un momento determinado o no haciéndole una observación concreta cuando tocaba. Es evidente que queda mucho por hacer en VAERSA tras dos años, pero Vicent Garcia ha trabajado mucho y bien. 
 
VAERSA es una empresa muy compleja, con 1.300 trabajadores, que venía de dos ERE’s que habían dejado cicatrices laborales. Durante los 20 años del Partido Popular había sido un pozo de corruptelas y abusos. La gestión de García, y ayer en el Consejo nadie dijo lo contrario, había dado la vuelta a las malas prácticas, había desatascado cuellos de botella graves, había superado conflictos judiciales, había ampliado los ámbitos de participación sindical y de diálogo laboral. Esto y muchas cosas más que representan la concreción del cambio de políticas que significa el Gobierno del Botánico.

Le quedaba mucho trabajo por hacer, indudablemente. Estos días, los sindicatos de VAERSA están de movilizaciones por unas reivindicaciones laborales sobre las que, con Vicent Garcia al frente y desde Conselleria, se lleva mucho tiempo trabajando. Hay problemas de precariedad laboral indiscutibles y necesidad de modificar el modelo de empresa para hacerla más operativa acercándola a la Administración. Lo sabía García, lo sabemos todos. La decisión de resolver esto está más que tomada. 
 
Ahora, más allá de opiniones, toca seguir trabajando. VAERSA tendrá una nueva persona al frente de su dirección general. Una persona que elegiremos pensando en dar el mejor servicio posible a la ciudadanía, que deberá seguir la senda de gestión marcada por García y con la que espero tener la misma relación de lealtad y de comunicación fluida que he tenido durante dos años con él. 
 
Terminado el Consejo, el final de la mañana fue un continuo de llamadas de diferentes medios pidiendo mi opinión sobre la destitución de Vicent. A todos les ofrecí los mismos argumentos que acabo de escribir aquí. 
 
Ya por la tarde, tuve una reunión con el director general del Agua, Manuel Aldeguer, y el gerente de la EPSAR, Enrique Lapuente, para coordinar diferentes iniciativas que están haciendo de forma participada. La EPSAR depende de la planificación de la dirección general del Agua pero, al mismo tiempo, diferentes momentos de tramitación de los proyectos ya en marcha de EPSAR necesitan de la intervención de la dirección general. Desde nuestra llegada al Gobierno hemos hecho un considerable trabajo para articular fórmulas de cooperación diligentes. Durante el Gobierno del PP, la dirección general del Agua quedó vacía de protagonismo en las políticas relacionadas con la entidad de saneamiento. La EPSAR era el brazo ejecutor de la conselleria. Era una manera de evitar los controles más estrictos que hay en los organismos del Consell, una forma de huir de la vigilancia debida. Así EPSAR se convirtió en otro nido de corrupción, así la gestión del agua estuvo teñida de tramas negras que ahora están en los juzgados. La dirección debe estar en Conselleria y los controles también, pero tenemos que buscar la máxima agilidad en las tramitaciones y, por ello, hacemos reuniones de coordinación de manera continua. Ayer, las expropiaciones que la dirección general del Agua tiene que hacer para que EPSAR pueda impulsar la construcción de nuevas depuradoras y la puesta en marcha de Planes Especiales para las nuevas instalaciones fueron dos de las principales cuestiones tratadas.

miércoles, 26 de julio de 2017

CONVERTIR LA PAJA DEL ARROZ EN UN PRODUCTO INDUSTRIAL

La jornada de ayer la inicié con una reunión en mi despacho con Fernando Segovia, de la empresa Contrerina. Participó también en la conversación el director general de Medio Natural, Antoni Marzo. Contrerina lleva mucho tiempo trabajando en la posibilidad de hacer todo tipo de recipientes, bandejas y otros objetos a partir de la paja del arroz. Tienen muy avanzado el diseño de todo el proceso a realizar. Su valor es que, además de que sus productos son medioambientalmente muy poco agresivos, facilitarían la retirada de la paja del arroz en la zona de la Albufera que ahora implica un grave problema para los agricultores. La retirada de la paja con el objetivo de ser convertida en pasta para fabricar estas bandejas evitaría su quema, lo que sanitaria y medioambientalmente supone un grave problema. 


  
Contrerina reclama ayuda institucional para llevar adelante las primeras pruebas que les permitan poner en pie todo el proceso industrial. Ya lo habíamos hablado en otras ocasiones y, desde diferentes instancias de la Administración estamos buscando la manera de poder colaborar con ellos. Hasta ahora no había ninguna iniciativa tan ambiciosa y que, a medio plazo, fuera también un proyecto rentable. De hecho, el producto que ellos fabrican ha tenido ya diferentes reconocimientos por su carácter innovador. 
 


A continuación, para completar la serie de reuniones con los directores generales sobre temas relacionados con los respectivos presupuestos anuales, revisé con Manuel Aldeguer, director general del Agua, sus números en cuanto a ejecución presupuestaria. Tratamos también sobre el anuncio realizado por el Gobierno de España respecto a la puesta en marcha de un proceso de diálogo para alcanzar un nuevo «Pacto Nacional del Agua». Para nosotros hay dos temas fundamentales: la cuestión de los déficits hídricos y las medidas medioambientales que garanticen el mantenimiento de caudales ecológicos y de nuestros humedales. Personalmente, creo que el anuncio del Gobierno tiene mucho de puesta en escena pero poco más. Lo veremos según vayan avanzando las conversaciones. 
 
Antes de comer, me reuní con la concejala del Ayuntamiento de Sagunto y diputada en Les Corts, Teresa Garcia, con quien revisó algunos temas de su municipio: desde la voluntad de ampliar los espacios protegidos de la población hasta, como no, la cuestión de la ampliación del plazo de ocupación de la cantera del Salt del Llop por parte de Lafarge. 
 
La tarde la dediqué a resolver diferentes cuestiones que requerían de firma y lectura de documentos, también a atender muchas llamadas telefónicas (porque ayer fue un día de muchas llamadas), y a preparar mi intervención en el Consejo de Administración de VAERSA convocado para este mediodía y en el que se incluye la destitución del actual director general, Vicent Garcia.

martes, 25 de julio de 2017

"PROYECTO NUTRIA", EL RETO DE RECUPERAR UNA EMBLEMÁTICA ESPECIE EN PELIGRO

 
Hay proyectos que son verdaderamente alentadores y que muestran la mejor cara del trabajo que hacemos cada día. Ciertamente, aquí, acostumbro a explicar los mil líos en los que estamos metidos, y son mil o más de mil, pero también es cierto que hay temas que compensan los dolores de cabeza. 


Ayer, después de arrancar el día, repasando la agenda de la semana que tenemos por delante y las diferentes cuestiones a resolver, comenzamos la jornada con uno de esos temas "compensadores". Se trata del "Proyecto Nutria". Ayer por la mañana pusimos en marcha un proyecto compartido entre nuestra Conselleria, la Fundación Aguas de Valencia y la Fundación Limme. Un ejemplo de lo que siempre llamamos colaboración público-privada de la que nos sentimos muy orgullosos. 

 
El proyecto pretende conocer cómo están distribuidas las poblaciones de nutrias a lo largo del País Valenciano en relación a la mejora de la calidad de nuestros ríos y, a medida que se conozcan los resultados, proponer iniciativas y acciones de mejora. 
 
A partir de los años 60 del siglo pasado, las poblaciones de nutria se redujeron drásticamente por culpa de diferentes factores, mayoritariamente vinculados a la mala calidad del agua de nuestros ríos. En los últimos años ha habido una mejora pero precisamente en nuestra Comunidad, esa recuperación es mucho más lenta que en el resto del Estado. 

 
Los trabajos arrancarán el próximo mes de septiembre pero se alargarán hasta 2019. Se empezará por la captación de voluntarios, para campañas de formación y la búsqueda de ejemplares, y se organizarán exposiciones itinerantes. El proyecto contempla también diferentes publicaciones con los resultados obtenidos así como organizar jornadas específicas sobre la nutria. A partir de 2018, no sólo se harán trabajos en la Comunitat Valenciana, también se ampliará al sur de Cataluña y a las provincias de Teruel, Albacete y Cuenca. 
 
Tras la presentación del «Proyecto Nutria» tuve una serie de reuniones breves con los directores generales de Prevención de Incendios, Medio Natural y Calidad Ambiental para repasar el estado de ejecución presupuestaria de este ejercicio. En los tres casos, la ejecución del presupuesto ordinario está muy avanzada, con una media en torno al 70%. En el caso de Prevención y Medio Natural vamos más retrasados en la ejecución de inversiones relativas a programas europeos porque hemos tenido que revisar a fondo las prioridades que había marcado el PP, y, por tanto, tenemos todavía las principales órdenes en proceso de licitación. 
 
Terminada la revisión de los números, me reuní, junto con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, con Cristina Pastor y Miguel Crespo, de la Asociación Costa Blanca. Se trata de una entidad que agrupa a un amplio abanico de empresas relacionadas con actividades turísticas en el entorno de Benidorm. El motivo de la reunión era trasladarnos de viva voz lo que ya nos habían explicado por escrito: la existencia en la Isla de Benidorm de un negocio de restauración que, según han denunciado repetidamente, está en situación irregular ya que no hay constancia de que disponga de licencia municipal y está contaminando el entorno con vertidos ilegales. 

 
El negocio en cuestión se encuentra dentro del Parque Natural de Serra Gelada. Si ahora tuviera que abrir, la normativa del Parque no lo permitiría pero se trata de un establecimiento pre-existente. Les explicamos que no tenemos nada que decir respecto a las competencias municipales pero que, en todo lo que puedan ser afecciones medioambientales, llegaremos tan lejos como sea posible para erradicarlas. En estos momentos, tenemos un expediente abierto y si se confirman los vertidos ilegales adoptaremos las medidas que correspondan y ofreceremos toda la información a la Fiscalía de Medio Ambiente. 

Las primeras horas de la tarde las dediqué a trabajar sobre cuestiones diversas que tenemos entre manos y a las seis me desplacé hasta la sede de Compromís, en la Plaza del Pilar de Valencia, a una reunión de la Ejecutiva de VerdsEquo del País Valenciano.