sábado, 24 de junio de 2017

MEJORAR EL CEAM, PORQUE UN PAÍS QUE NO INVESTIGA VIVE HIPOTECADO


La ronda de reuniones con los funcionarios de mis direcciones generales la acabé ayer en un encuentro con los trabajadores de Prevención de Incendios Forestales y Educación Ambiental. Se trata de una dirección general de nueva creación, dirigida por Delia Álvarez, y que nos ha costado mucho poner en pie. Disponer del personal necesario para hacer el trabajo (y es mucho el que tenemos que hacer) no es sencillo. La red administrativa es compleja y los trabajadores se incorporan con cuentagotas. Las direcciones territoriales están todavía por completar. Los funcionarios se quejaron de la falta no sólo de técnicos sino, sobre todo, de personal administrativo. Poner en valor tanto el Centro de Educación Ambiental (CEA) como el Centro de Información y Documentación Ambiental (CIDAM) fueron dos reclamaciones reiteradas. Y también se criticó el software libre que utilizamos y que, según algún uncionarios, da muchos problemas con demasiada frecuencia.

  
Después de contestar algunas llamadas que tenía pendientes y firmar documentos acumulados sobre la mesa, con el asesor de Asuntos Generales, Enrique Pastor, nos fuimos hasta las instalaciones del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) que está en el Parque Tecnológico de Paterna. Allí, con la directora gerente Dora Cabrera de anfitriona, nos reunimos con una veintena de investigadores del centro. El CEAM es una institución de referencia a nivel internacional pero sufrió graves recortes en los últimos años de gobierno del Partido Popular. Sólo un ejemplo, de 2009 a 2015 se despidió al 75% de los investigadores que trabajaban en el CEAM.
 
Más dinero y más personal son "los dos mandamientos que resumen todo", tal como dijo uno de los investigadores. Yo reiteré el orgullo que sentimos de tener un centro como el CEAM y que, a pesar de algunos rumores que los mismos trabajadores nos hicieron llegar, procuraremos reforzar la entidad y no disolverla, ni diluirla.

 
Tener un centro de investigación científica autonómico es orgullo de país y el ejemplo de que, también en este campo, podemos hacer un trabajo de referencia sin necesidad de estar supervisados por un organismo de ámbito estatal. Colaborar sí, con Universidades, el CSIC y cualquier otro centro de investigación nacional e internacional, pero siempre desde una posición de fuerte implicación y compromiso por nuestra parte.
 
El trabajadores del CEAM nos pidieron que, desde Conselleria, planifiquemos el futuro del organismo atendiendo a lo que se quiere de él y también pidieron un mayor reconocimiento laboral al trabajo que desarrollan y a la experiencia que tienen.
 
Antes de comer, y ya en la última reunión del día y la semana, nos reunimos con la Asociación de Propietarios Forestales de la Comunidad Valenciana (AFOVAL). Con su nuevo presidente al frente, Santiago Chiva, nos reclamaron que la administración ayude también a la retirada en terrenos privados de los árboles dañados por las tormentas del invierno pasado. Muchos ya han iniciado los trabajos pero defienden que igual que hay dinero del Fondo de Contingencia para bosques públicos debe haberlo para los privados. Los propietarios forestales argumentan que la gestión forestal es clave para fijar a la población en el territorio y para luchar contra el cambio climático y, como en los bosques no hay negocio, hay que incentivar la actividad desde las administraciones.

  
Estamos de acuerdo. Lo que es imprescindible es que la gestión se haga de manera controlada y coherente, que nadie vaya por su cuenta. Dicho esto, les explicamos que, efectivamente, vamos a destinar fondos de "Contingencia" para bosques privados en las zonas más afectadas de l'Alco, el Valle de Ayora-Cofrentes, la Plana de Utiel-Requena, Los Serranos, El Alto Palancia, El Alto Mijares y Els Ports. En los próximos días se determinará cuáles han sido las fincas más afectadas para comenzar los trabajos lo más pronto posible.

viernes, 23 de junio de 2017

SEGUIMOS HABLANDO CON TODOS SOBRE EL SDDR... SEGUIMOS HABLANDO CON TODAS

Quiero empezar por complementar algunas noticias que han aparecido en los últimos días en prensa en las que se afirmaba que nosotros hemos roto las conversaciones con los agentes sociales sobre el tema del SDDR, nuestro proyecto de gestión de envases con depósito. Es justo al revés, de cara a la próxima semana haremos una nueva rueda de reuniones y conversaciones, desde empresarios a consumidores, desde colectivos ecologistas a empresas de reciclaje, de sindicatos a municipios, para seguir poniendo en común el contenido del nuestro Anteproyecto de Ley. 
 
Dicho esto, ayer fue un día largo pero, como casi todos, esperanzador, porque la sombra de los problemas cuando pasa por la apisonadora del trabajo en equipo siempre acaba convertida en esperanza de solución. 

La jornada la empecé en la Universidad Politécnica de València donde participé en la inauguración de la Jornada "Una nueva política agraria para un nuevo tiempo", organizada por la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) y la Fundación Equo, los amigos de la Fundación Equo. 


Inauguré el encuentro como portavoz de VerdsEquo del País Valencià. Mis palabras se centraron en la necesidad de que la Agricultura (también la Agricultura) se ajuste a la realidad de un Cambio Climático que resulta indiscutible. La Agricultura tiene un importante impacto en la emisión de gases de efecto invernadero pero no es como las energías basadas en combustibles fósiles, que tienen los días contados; la Agricultura seguirá porque los alimentos son imprescindibles para subsistir pero tendrá que cambiar y pasar de las explotaciones intensivas a una Agricultura ecológica, de proximidad, de circuitos cortos. 

 
De la Politécnica de València me fui hasta la sala de reuniones que tenemos en la sexta planta de la Torre 1 del Complejo Administrativo «9 d’Octubre» donde nos reunimos con diferentes colectivos ecologistas para analizar la salud de nuestros ríos. Había representantes de Xúquer Viu, Acció Ecologista Agró, la Fundación Nueva Cultura del Agua y Ríos con Vida. Conmigo estaban los directores generales de Agua, Manuel Aldeguer, y de Medio Natural, Antoni Marzo. Nos reclamaron una mayor atención y más trabajo en favor de la mejora de las condiciones de los ríos valencianos. Tienen un proyecto para organizar unas jornadas con diferentes mesas redondas sobre la importancia y el valor de los ríos. Se trata de un proyecto ambicioso para el que ya tienen nombre, se llamará "ARA Xúquer". El ARA son las iniciales de las tres mesas que quieren realizar: una para los Ayuntamientos; otra para los Regantes, y la tercera, para las Asociaciones. Nos comprometimos a colaborar con ellos en la organización y buscar la manera de participar también en la financiación. 

  
Dos cosas más nos reclamaron. La primera, que presionemos lo posible al Gobierno central asumiendo nuestras competencias en esta materia al máximo; la segunda, ayudas para la restauración fluvial. 
 
Sin alejarnos demasiado de las cuestiones ligadas al agua, a continuación continué la reunión que, anteayer, habíamos dejado sin acabar con la directora del Parque Natural de la Albufera, Paloma Mateache, sobre diferentes cuestiones urbanísticas y ambientales de su área de responsabilidad. En la reunión estuvo también el director general de Medio Natural, Antoni Marzo. 
 
Terminado el encuentro con Mateache, y como todos los jueves, me fui al "Consellet", la reunión de secretarios autonómicos y subsecretarios previa al Pleno del Consell. De nuestro departamento llevaba cinco convenios con universidades valencianas para la realización de prácticas formativas. 
 
La comida, que una vez más fue de trabajo, la compartí con el director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, y el asesor de Asuntos Generales, Enrique Pastor. La necesidad de ampliar a medio plazo el vertedero de Dos Aguas, las ayudas europeas para ecoparques móviles, que, por cierto, ya nos han copiado nuestros vecinos de Baleares (nosotros también copiamos de ellos cuando toca), y el calendario de futuras reuniones sobre el SDDR, fueron las cuestiones que pusimos sobre la mesa (además de la comida y la bebida). 
 
Ya por la tarde, comenzamos por la reunión semanal del conjunto de nuestra Secretaría Autonómica, las cuatro direcciones generales, y casi a las siete nos reunimos con Francesc La Roca y Lucia Espinosa, representantes de los colectivos ecologistas que nos reclaman una intervención lo menos agresiva posible para evitar las inundaciones en el Barranc dels Frares de Godella y las poblaciones del entorno.


El proyecto que tenemos, que arranca de hace casi una docena de años, se puede mejorar sustancialmente para minimizar su impacto en la Huerta. La construcción de un canal que recoja todas las aguas y las lleve hasta El Palmeret obliga a abrir una herida grave en la Huerta y eso es lo que se quiere evitar. Los límites que nos hemos impuesto son garantizar que se solucionen los problemas que generan las inundaciones y que los plazos de la obra no se alarguen de manera significativa. De momento, entre las alternativas que nosotros hemos valorado, las propuestas discutidas con el Ayuntamiento que los vecinos ya conocen y las que ayer comentamos con La Roca y Espinosa, ya tenemos un abanico de posibilidades que estudiar. El siguiente paso, inmediato, será convocar a todas las partes y ponerlo todo en común.

miércoles, 21 de junio de 2017

9.900 EUROS PARA EL PARTIDO, 254 PARA HACIENDA

El día de ayer, además de la tarea habitual de despacho, lo podría resumir en dos reuniones, una visita y un viaje. 
 
Las reuniones fueron a primera hora de la mañana. La primera con la directora del Parque Natural de la Albufera, Paloma Mateache, con lo teníamos tantos temas que tratar que tuvimos que dejarnos trabajo para un nuevo encuentro hoy mismo. Ayer nos dio tiempo poco más que a tratar el Plan Especial de la Albufera y las demandas hídricas que nosotros tenemos previstas para incluir en el mismo. Esto y una serie de cuestiones urbanísticas que nos toca clarificar en relación a diferentes municipios con términos municipales dentro del Parque. 

  
La segunda reunión también tuvo que ver con el Urbanismo. De hecho, fue con el director general de ese departamento, el de Urbanismo, Lluís Ferrando, y el tema: el plan especial promovido por el Ayuntamiento de Benicàssim para facilitar la celebración del FIB este verano en los terrenos donde tradicionalmente se ha realizado. Este asunto, si no hay nada nuevo, irá a la Comisión de Evaluación Ambiental. Lo único que quedaba por revisar, como les explicamos, era el informe acústico. 

Foto: Eugenio Torres
En cuanto a la visita fue, cuestión personal, a Hacienda, a hacer la declaración de la Renta de 2016. El año pasado cobré 59.000 euros brutos, tuve unas deducciones de casi 15.000 euros, 9.900 euros los entregué a mi partido, VerdsEquo-PV, y , al final, me sale a pagar 254 euros. 
 
La tarde la dediqué a lo que decía al principio, un viaje. Fue en Elda (Alicante). Allí me reuní con representantes de los diferentes colectivos de la provincia de Alicante y, medio como secretario autonómico, medio como portavoz del partido, repasamos muchos de los temas que les preocupan de su territorio así como cuestiones de carácter político más general y vinculadas a la gestión de nuestro Gobierno. Hago pocas encuentros de este tipo. Debería hacer más. Son útiles para todos. Para mí especialmente.


NON STOP, O LO QUE ES LO MISMO, UN NO PARAR

Hacía días que no iba a ningún acto del "Fórum Europa", en el Hotel Astoria de Valencia, y ayer arranqué allí el día porque mi consellera, la titular de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, era la protagonista del desayuno-conferencia. Presentada por el síndic de Compromís en Les Corts, Fran Ferri, Elena hizo un recorrido por la Comunitat, por su geografía y sus inquietudes y pasó revista a los dos años que llevamos de legislatura, apuntando también cuáles son las metas que pretendemos alcanzar. 

 
Al llegar del Astoria, en mi despacho, nos reunimos el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y los directores generales de Agua y de Agricultura, Manuel Aldeguer y Roger Llanes, respectivamente, para tratar sobre la reversión de la titularidad de la balsa del Toscar que el PP, días antes de las elecciones de 2015, cedió a la Junta Central de Usuarios del Vinalopó y que nosotros vamos a recuperar. 

A continuación, mantuve otra reunión de trabajo con el subsecretario José Moratal en la que abordamos diferentes temas de personal, organización y dotaciones de los Agentes Medioambientales, y ya encaré la parte final de la mañana con dos reuniones más. 

La primera fue con los responsables de la empresa Sierra Vistazul que tienen diferentes proyectos en la comarca de la Marina Baja para construir viviendas asistidas pensando en turistas de la tercera edad. No se trataría de promociones para venta sino de alquiler. Estos espacios dispondrían de servicios de asistencia médica preventiva, además de las zonas residenciales de cualquier otra promoción urbanística. Su interés era conocer las posibilidades que hay en los diferentes municipios donde tienen previsto impulsar estos proyectos a la hora de poner en marcha iniciativas de estas características tanto en lo referente a la estrategia territorial como a los espacios protegidos. Quedamos en hacer las consultas correspondientes y darles respuesta. 


La segunda de las reuniones, antes de ir a comer, fue con el alcalde de Oliva, David González, y la concejal de Medio Ambiente, Imma Ibiza. El tema a discutir, la necesidad del Ayuntamiento de llevar las aguas sobrantes de una planta de ósmosis inversa a la depuradora de la población. 


Al igual que por la mañana había comenzado la jornada con la consellera Cebrián, la tarde también la arranqué en su despacho junto con el director general y el subdirector de Medio Natural, Antoni Marzo y Josep Nebot, con quienes repasamos la resolución de ampliación de ocupación por parte de Lafarge de la cantera del Salt del Llop de Sagunto, que se ha remitido a las partes para que presenten posibles alegaciones; y también analizamos la revisión del PORN del Parque Natural del Turia y su afección a la variante de Pedralba que, en tiempos del PP, se pretendía hacer por el interior del Parque. 

Deprisa y corriendo, me desplacé hasta La Pobla de Vallbona a participar en un debate sobre "Cambio Climático" en el programa "Parlem" de la televisión local. Estuve con Josep Tamarit, técnico asesor de Medio Ambiente de la Diputación de València, y Benjamín Pérez, biólogo, miembro de la Junta del Colegio de Biólogos de la Comunitat Valenciana y de la Mesa Forestal de la Generalitat. La presentadora era mi ex-compañera de Canal 9 Xelo Miralles. 


Fueron tres cuartos de hora de conversación en la que no hubo grandes discrepancias, coincidimos en la necesidades de modificar a fondo las maneras de hacer las cosas, en que hay que aprovechar el Cambio Climático como una oportunidad para repensar nuestros modelos productivos y vitales y, por supuesto, que ya es mala suerte que de las "tres o cuatro" personas que hay en el mundo que dudan de la existencia del Cambio Climático, una sea el presidente de los Estados Unidos. Yo expliqué lo que estamos haciendo desde nuestra Conselleria sobre esta cuestión, la revisión de la Estrategia conjunta de Energía y Cambio Climático y cómo trabajamos transversalmente con el resto de Consellerias sobre el conjunto de las políticas que afectan a las emisiones, a la protección del territorio y, en general, a todos los aspectos (amplísimos) que inciden en el Cambio Climático. 

La jornada la rematé en la sede de Compromís de la Plaza del Pilar de València, con una reunión de VerdsEquo del País Valenciano.

martes, 20 de junio de 2017

LA AGRICULTURA ES UNA HERRAMIENTA DE PROTECCIÓN DEL TERRITORIO


El director general de Agua, Manuel Aldeguer, fue ayer la primera persona que estuvo en mi despacho. Debía ser una conversación breve porque, de inmediato, tenía una reunión pero, cosas que pasan, las personas que estaban convocadas se habían apuntado que la reunión era el 19 de julio, así que Aldeguer y yo tuvimos una hora larga para poder revisar cuestiones pendientes. 
 
Las obras de la margen izquierda del Júcar-Vinalopó, y todo el proceso de su gestión posterior para que puedan entrar definitvamente en funcionamiento, fue una de las cuestiones a tratar. La reversión de la propiedad de la balsa del Toscar que el PP entregó a la Junta Central cuatro días antes de las elecciones de 2015, es un proceso que está en marcha y que debemos llevar a cabo con absoluta correción. El control público de la gestión de estas grandes infraestructuras del agua es más que necesario y, a pesar de las dificultades que plantean estas reversiones, las haremos en defensa del interés general. 
 
También estuvo sobre la mesa el «Plan de Restauración Integral del río Vinalopó». Los responsables del Observatorio del Vinalopó llevan ya mucho tiempo implicados en el proceso de recuperación del río cuya extensión supera los 80 kilómetros, y la dirección general del Agua, aunque el proyecto la sobrepase, debe ser protagonista de los trabajos a realizar. Estamos todavía en la fase de estudio y valoración del coste que puede llegar a tener el proyecto. Después vendrá el momento de repartir responsabilidades y ver de dónde salen los recursos para hacer los trabajos. El proyecto es muy ambicioso y, por eso mismo, no puede ser hijo de una sola administración.
 
A continuación, junto con el director general y el subdirector de Medio Natural, Antoni Marzo y Josep Nebot, nos reunimos con una representación del sector arrocero de la Unió de Llauradors, con Enrique Bellido al frente. Nos plantearon la necesidad de incluir la margen derecha del último tramo del río Júcar dentro de la red Natura 2000. Se trata de una iniciativa que ya se planteó hace muchos años y que, por diversas circunstancias, nunca se llegó a concretar. Nosotros estamos plenamente de acuerdo con la demanda. La petición es una de esas iniciativas que pone de manifiesto que agricultura y conservación del territorio no sólo no son realidades enfrentadas sino todo lo contrario. En estos momentos, la margen derecha del último tramo del Júcar, que está catalogada ya como zona húmeda, tiene una serie de controles y limitaciones, pero, sin embargo, no cuenta con las ventajas que implicaría pertenecer a la Red Natura 2000. Además, y en eso también coincidimos, las ayudas de la Unión Europea cada vez están más ligadas a figuras de protección del territorio. Así que, cuanto antes hagamos camino, en mejor situación estaremos. 

 
La conversación la tuvimos que rematar con el polémico tema de la quema de la paja del arroz en la Albufera, otra cuestión que no se puede desvincular de la necesaria mejora de la gestión medioambiental en la que todos nos tenemos que implicar. Llevamos muchos meses trabajando para evitar quemas masivas de paja y hay que avanzar en ese equilibrio entre las necesidades de los agricultores y el interés general. 

Finalizada la reunión con los arroceros, continuamos la sesión de trabajo con Marzo y Nebot porque tenemos en marcha la revisión del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural del Turia, y especialmente la afección que dicha planificación tiene sobre la pretendida variante de Pedralba que, en tiempos del PP, se pretendía hacer por dentro del espacio protegido. Disponemos ya del primer documento de trabajo sobre esta modificación, cuyo proceso de Evaluación Ambiental debe comenzar ahora, y queremos que sea el Ayuntamiento de Pedralba quien lo conozca antes que nadie. Ellos son las «víctimas» de un proyecto que nunca debería haberse hecho por donde lo diseñó el PP, con Alfonso Rus al frente de la Diputación de Valencia. Ahora de lo que se trata es de buscar alternativas, porque el nuevo PORN impide cualquier intervención que afecte la integridad del Parque y, obviamente, una carretera longitudinal es una afección grave. La necesidad de la variante es indiscutible y, por ello, todos debemos poner de nuestra parte para conseguir que sea una realidad sin dañar el Parque Natural. 
 
La última reunión del día fue, a primera hora de la tarde, con una representación de Ecologistas en Acción y la Plataforma Antifracking de las comarcas de Castellón. Fue una reunión conjunta de nuestra Secretaría Autonómica y la de Economía, que dirige Blanca Marín. 


La pretensión de los colectivos ecologistas era obtener información sobre las solicitudes de investigación para la búsqueda de hidrocarburos de la empresa Montero Energy en Castellón. Las demandas son de 2012, y fueron revisadas en 2015 porque tenían muchas carencias, y siguen pendientes de informes ambientales. Nosotros nos hemos ratificado en que, tal y como estipulan los objetivos políticos del Gobierno del Botánico así como la correspondiente proposición de Les Corts, el «NO» al fracking es indiscutible. De hecho, hemos acordado buscar vías de colaboración para que, con la máxima celeridad, impulsemos iniciativas que pongan coto a este tipo de prácticas y trabajaremos conjuntamente para rematar una Ley que nos permita garantizar que la técnica del fracking o fractura hidráulica en la búsqueda de hidrocarburos no sea posible de ninguna de las maneras en nuestro territorio.

sábado, 17 de junio de 2017

LA REVOLUCIÓN DE LOS ECOPARQUES YA ESTÁ EN MARCHA

Que recibamos veinte millones de euros de ayuda de Fondos Europeos FEDER para los ecoparques de la Comunitat Valenciana, es decir, para mejorar la separación en origen de los residuos, es como si hubieran vuelto los Reyes Magos. 
 
Pues los tendremos. Llegarán a partir del año que viene y en años posteriores. No estaban entre nuestras previsiones presupuestarias pero la reprogramación de las ayudas europeas debido al incremento de población de España por encima de lo previsto lo ha hecho posible. Gracias a esa reprogramación y, por supuesto, también al buen hacer de nuestro director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, y de la directora general de Fondos Europeos, Myriam Fernández, lo hemos conseguido. En total, a la Generalitat le corresponden cerca de 45 millones de euros y 20 serán para nuestros ecoparques. 

 
Estos 20 millones "europeos", al final, se transformarán en los próximos años en una inversión total en los ecoparques que rondará los 40 millones de euros, porque la financiación de la Unión Europea implica el 50% de la inversión total. El resto correrá a cargo de los trece consorcios de residuos de la Comunitat con las aportaciones que puedan realizar otras administraciones, Generalitat incluida. 40 millones de euros son muchos millones, mucho dinero. Sólo debemos pensar que el presupuesto anual de nuestra Conselleria no alcanza los 300 millones. 
 
El dinero se destinará a la puesta en servicio de unos 70 ecoparques móviles y al arreglo y mejora de más de 200 ecoparques por todo nuestro territorio autonómico. Se llevara a cabo la informatización completa de las instalaciones, lo que permitirá que el ciudadano pueda llevar un control exhaustivo de lo que deposita y se lo pueda restar de la factura de la basura. Además, podremos conocer las cifras exactas de esos residuos en todas las comarcas. 
  
Nunca se había hecho una inversión de estas características; nunca se había invertido tanto en un proyecto como este, ligado a todo el territorio, desde una punta a la otra de nuestra geografía. Llevábamos más de 12 años sin invertir nada en ecoparques desde fuera de los consorcios. Como aquel que dice, nada, ni un solo euro. 
 
Con esta inversión y las correspondientes mejoras, los resultados de la separación en origen crecerán exponencialmente. Entre eso, la recogida selectiva de orgánica que ya está en marcha en un centenar de municipios, el nuevo modelo de gestión de envases y la mejora de las instalaciones y los planes de gestión que se están desarrollando, seguro que colocaremos los resultados de rechazo a vertedero en parámetros que nos harán sentir orgullosos y nos equipararán a las comunidades punteras del Estado en esta materia. 
 
Ayer me hiceron un par de entrevistas sobre este tema y me ha parecido un buen momento para explicarlo. Francamente estamos orgullosos de lo que hemos conseguido y demuestra que en residuos estamos trabajando de una manera muy amplia intentando incidir en todos los aspectos, con todas las iniciativas y mejoras que pueden acabar dando resultado. Ya lo he dicho más de una vez, en temas de residuos partimos de más abajo del cero y no hay receta mágica sino una suma de políticas valientes, de aciertos que, poco a poco, van dando resultados. 
 
Ayer, también, con el asesor de Asuntos Generales, Kike Pastor, y mi secretaria de Dirección, Lucre Franco, pasamos revista a todas las demandas de entrevistas, reuniones, participación en actos, visitas, etc, etc, que tenía acumuladas. 

  
No pudimos satisfacerlas todas. Las páginas de agenda que comenzaron la reunión en blanco acabaron llenas de arriba a abajo y eso que es práctica habitual descargar muchas de las peticiones en los directores generales. Hay trabajo para todos. 

Antes de comer también traté un tema urgente: la celebración del FIB de Benicàssim. El Ayuntamiento de la localidad castellonense tenía que presentar un informe acústico que suponga una garantía de que no se provocarán molestias en las viviendas más próximas. 


Además, hay una zona no urbanizada pero sí urbanizable que, si se mantiene, no pemite que el actual emplazamiento del FIB sea definitivo. Desde la subdirección de Evaluación Ambiental se han hecho pequeñas observaciones para resolver los inconvenientes y facilitar la celebración del FIB.

viernes, 16 de junio de 2017

UNA JORNADA ÚTIL Y 1.250 VECES MÁS BARATA QUE LAS QUE HACÍA EL PP


No se había hecho nunca y ha sido una iniciativa del director general del Agua, Manuel Aldeguer. Ayer celebramos en la sede de la Conselleria una «Jornada sobre la Gestión del Ciclo Urbano del Agua» que reunió a once de las diecisiete comunidades autónomas. Estuvieron representadas Andalucía, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura, Euskadi, Galicia, Murcia, Navarra y nosotros de anfitriones. 

 
La jornada la inauguró la consellera Elena Cebrián a primera hora de la mañana y la clausuré yo a media tarde. 

 
Entre medias todas las comunidades expusieron sus respectivos modelos de gestión del ciclo urbano del agua, es decir, cómo afronta cada una ese enorme reto: abastecimiento, saneamiento, controles, entes reguladores, observatorios, depuración... El acceso al agua es un derecho fundamental de las personas pero, también, un gran negocio en el que se mueven miles de millones de euros. 

 
Lo que ayer se puso de manifiesto es que la regulación presenta muchos modelos diferentes. Una reunión como la que convocamos ayer en Valencia, y que tendrá continuidad dentro de seis meses en Sevilla, debería ser realmente el Gobierno central el que se encargara de organizarla pero no hay noticia de su interés.


Nuestra apuesta es incrementar la gestión y el control público del ciclo urbano del agua y, por ello, es fundamental conocer lo que se está haciendo en otros lugares y ponerlo en común. 


La necesidad de una mayor coordinación entre las diferentes administraciones implicadas fue durante la jornada una coincidencia generalizada, así como la urgencia en definir el papel de las comunidades autónomas en la gestión y el control. También se habló tanto de los procesos de remunicipalización que se están desarrollando en Cataluña como de los mensajes privatizadores que se lanzan en otras comunidades. Nosotros estamos, sobre todo, para facilitar que los Ayuntamientos tengan el máximo de información y posibilidades a la hora de elegir el modelo de gestión que más les interese y resulte más beneficioso para sus ciudadanos. 

 
Por último, lo que no quiere decir que tenga menor importancia, quiero hacer referencia al presupuesto de la Jornada, a falta de cerrarlo definitivamente, porque estará por debajo de los 800 euros. Hacer cosas que no se han hecho nunca, hacer cosas objetivamente útiles, no tiene porqué ser especialmente caro. En esto, tanto por precio como por utilidad, también nos diferenciamos de anteriores gobiernos de la Generalitat. Sólo con lo que costaba un día de los "Valencia Summit" de Camps, Barberá y Urdangarín se podrían haber organizado 1.250 jornadas como la de ayer.
 
Mi presencia en el debate sobre la gestión del ciclo urbano del agua la tuve que interrumpir al final de la mañana para participar en el "Consellet" de todos los jueves. Precisamente ayer, de nuestro departamento, llevábamos cinco convenios con las universidades públicas valencianas (la Jaume I, la de Valencia, la Politécnica, la de Alicante y la Miguel Hernández) para la realización de proyectos de investigación aplicada a recursos hídricos.

miércoles, 14 de junio de 2017

LOBOS, TRAMPAS Y ESCOPETAS


Cuando hablamos de que el cambio climático y los cambios en los comportamientos sociales son lentos pero constantes y que la adaptación a ellos conlleva muchas situaciones de conflicto, a veces, puede parecer que hablamos a muchos años vista. No es así. 
 
Ayer en la Conselleria, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, y yo nos reunimos con la Federación de Cooperativas Agrarias, la Unió de Llauradors, la Asociación Valenciana de Agricultores y la Federación de Caza autonómica para hablar sobre los perjuicios que la presencia de determinada fauna salvaje causa en los campos de cultivo valencianos. 


Los conejos, los jabalíes y las cabras son, básicamente los animales que destrozan cosechas e instalaciones. Añadiré, sin que tenga nada que ver con la agricultura, que, en algunos casos, también causan algún que otro accidente de tráfico. ¿Qué provoca la exagerada presencia de estos animales, lejos de sus hábitats habituales de montaña, en los campos de cultivo y en las zonas urbanas? Las causas son diversas. 
 
Voy a mencionar algunas. El aumento de las temperaturas y las prolongadas sequías hace que estos animales tengan cada vez más difícil encontrar alimentos en las montañas y bajan a las llanuras. Además, el abandono del campo hace que haya muchos terrenos junto a los campos cultivados que permiten a los animales tener un acceso mucho más sencillo. La búsqueda de mejores condiciones para acceder a la comida hace que, incluso, se acerquen a zonas urbanas donde el abandono de alimentos es una constante. Por si fuera poco, los depredadores naturales, como los lobos, han desaparecido y el número de cazadores también está reduciéndose. Todo sumado, y se pueden encontrar más explicaciones, nos ha llevado a esta situación que ahora sufre el campo valenciano. 
 
Se pide más agilidad en los trámites burocráticos y más permisos para llevar a cabo esas batidas de caza que son la fórmula que creen más conveniente para controlar las poblaciones. 
 
Nosotros les dijimos que damos permisos para todas aquellas batidas que están justificadas, que se permite con absoluta normalidad la caza en los periodos acordados y que las tramitaciones lentas no son producto de nuestra voluntad sino de muchos años de abandono de la administración pública autonómica valenciana a la que no se le ha dotado de la financiación y el personal que necesita. 
 
Más allá de todo esto, estamos trabajando en un mapa lo más ajustado posible sobre esta materia por comarcas y, en algunas, hemos utilizado drones para cuantificar exactamente el número de ejemplares por especies que pueden estar provocando daños en los cultivos. 
 
Somos consciente de que, actualmente, la caza es una herramienta fundamental para el control de las poblaciones pero también estamos introduciendo el uso de las cajas-trampa para la captura de jabalíes. No hay que olvidar tampoco la mayor sensibilidad social que hay respecto a las grandes batidas y la necesidad de buscar soluciones complementarias. 
 
Los representantes de las organizaciones agrarias nos hicieron una serie de propuestas para evitar en la medida de los posibles esos daños y quedamos en que en pocos días volveríamos a hacer una reunión, esta vez de carácter más técnico, para ir juzgando las diferentes medidas que puedan plantearse. 
 
Terminada la reunión, me tocó atender algunos medios de comunicación sobre el contenido de la misma y, a continuación, repasé en el despacho una serie de temas de los que estos días tendré que ocuparme. Quiero destacar que ya está cerrada la reprogramación de los fondos FEDER de la Unión Europea y que vamos a disponer de 20 millones de euros para ampliar, mejorar e informatizar los ecoparques de la Comunitat Valenciana. 20 millones de euros que, como se trata de una financiación al 50%, quiere decir que en los próximos años haremos una inversión total de 40 millones de euros en estos ecoparques. Conseguir este dinero no ha sido sencillo. Se ha trabajado mucho y muy bien desde nuestra dirección general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, dirigida por Joan Piquer, y desde la Secretaría Autonómica de Financiación, a través especialmente de la directora general de Fondos Europeos, Miriam Fernández, que ha realizado un esfuerzo muy importante. Se trata de un golpe de timón estratégico en nuestra política de residuos. 40 millones de euros en los ecoparques significará un aumento exponencial de los resultados de la separación de los residuos en origen, y nos acercará a cumplir los objetivos que nos reclama la Unión Europea. En los próximos días daré más datos. 
 
Ya por la tarde, me dediqué a preparar la "Jornada sobre la Gestión del Ciclo Urbano del Agua" que hemos organizado a lo largo de todo el día de hoy en la sede de la Conselleria, y en la que han confirmado su presencia representantes de once comunidades autónomas del Estado español. Cada uno explicará lo que se hace en su Comunidad en esta materia, cuáles son los principales problemas que afrontan y cómo los piensan resolver. Ayer preparé mi intervención que debe servir para clausurar la Jornada que, estoy convencido, tendrá continuidad. 

 

martes, 13 de junio de 2017

¿GOBERNAR ES REUNIRSE?

No tengo un ‘ranking oficial’ pero Robert Raga, el alcalde de Ribar-roja del Turia, es una de las personas con las que más veces me he reunido en menos de dos años que llevo de secretario autonómico. Ha sido por diferentes circunstancias pero no serán menos de seis las ocasiones en las que hemos estado reunidos, lo que dice mucho (visto subjetivamente) de la insistencia de Raga y de mi disposición a reunirme tantas veces como haga falta con quien me lo solicite. 
 
A primera hora de la mañana de ayer, junto con los directores generales del Agua, Manuel Aldeguer, y de Medio Natural, Antoni Marzo, hablamos con Raga sobre la restauración de las canteras que hay en su término municipal y de los planes que el Ayuntamiento tiene para ellas cuando finalicen su actividad. Ribar-roja quiere que estas explotaciones acaben lo más pronto posible y que, todos juntos, trabajemos para conseguirlo. 


Otro de los asuntos que abordamos con el alcalde fue el sellado del vertedero de Basseta Blanca que, después de años y años de abandono, sigue provocando problemas de lixiviados cuando caen cuatro gotas. Ahora ya tenemos prácticamente redactado el estudio de situación y, en breve, antes de que acabe el año, queremos licitar los trabajos para comenzar cuanto antes las obras de sellado. 
 
El último tema de conversación fue, como siempre, el estado del Parque Natural del Turia. Un espacio natural especialmente concurrido y sobre el que las diferentes administraciones con competencias en la materia (Ayuntamientos, Diputación, Confederación Hidrográfica y Generalitat) debemos coordinar mejor nuestras actuaciones. 
 
La presencia de la caña invasora es un problema importante y se hace necesario intervenir con urgencia. Presupuesto y coordinación deben ser los ejes de estas actuaciones de mejora. 
 
Ayer fue un día de reuniones. Una vez acabada la que mantuve con el alcalde de Ribar-roja, empezó la siguiente con la directora general del IVACE (Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial), Julia Company. Una tras otra. 

  
En el encuentro participó también la jefe de servicio de Cambio Climático, Beatriz Fatás. Company, que anteriormente había estado en la dirección general de Energía, lleva desde el comienzo de legislatura trabajando en la Estrategia de Energía y Cambio Climático que estamos revisando. Con ella repasamos diferentes aspectos de los objetivos e indicadores que, ligados a la innovación del modelo productivo, debemos incluir en esa Estrategia que, todo sea dicho, esperamos tener lista también antes de que acabe el año. 
 
Los siguientes en pasar por mi despacho fueron Carlos Díaz, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Benicàssim, y Joan Bonet, concejal de Compromís de esta localidad castellonense. La delimitación de la zona húmeda del "Cuadro de Santiago" era el objeto de la reunión. Se trata de una zona que, en tiempos del PP, quedó fuera del catálogo de zonas húmedas porque se pretendía hacer una macrourbanización que dejaba al "Cuadro" reducido a la mínima expresión. Ahora ni se hará la urbanización ni se recortará la zona húmeda, pero hay que definir claramente los límites finales de esa área así como el proyecto de canalización del Barranco de la Parreta.

 
Justo después de comer estuve trabajando en el expediente sobre la ampliación de la ocupación por parte de Lafarge de su cantera del Salt del Llop en Sagunto. El borrador de resolución ya está en manos de las partes y ahora escucharemos sus observaciones antes de cerrar el proceso que permitirá a la empresa seguir explotando, hacia abajo, dentro del perímetro actual. 
 
La última reunión de la tarde fue con los directores generales de Medio Natural y de Prevención de Incendios, Antoni Marzo y Delia Álvarez, para revisar los diferentes informes que la Comisión de la Paja del Arroz, la que pusimos en marcha a finales del año pasado, está elaborando para evitar las quemas masivas en la Albufera de València. 

Unas cuantas firmas más, lectura de algunos documentos y punto final a la jornada.

lunes, 12 de junio de 2017

NO HABRÁ PLAYAS SIN MARES



Ayer fue el inicio de semana y empezamos con una reunión del equipo de la Secretaría Autonómica, los cuatro directores generales y el asesor de Asuntos Generales. Repasamos los temas pendientes, algunas citas de la agenda y decidimos que, en lugar de dos reuniones semanales, una de comunicación y otra sobre los temas en marcha, las unificaremos en una sola los viernes. 
 
 
Terminada esa reunión, junto con el director general del Agua, Manuel Aldeguer, nos desplazamos hasta Altea, al club náutico de la localidad alicantina, donde se hacía la entrega de Banderas Azules en playas y puertos deportivos de la Comunitat Valenciana. 
 
Se trata de una certificación ambiental que, impulsada por una Organización No Gubernamental denominada Fundación para la Educación Ambiental, lleva más de 30 años repartiendo estos reconocimientos de buenas prácticas y gestión en los servicios así como el mantenimiento de playas y puertos. La Generalitat, y en concreto nuestra Conselleria, colabora en la campaña. Por eso ayer el acto lo presidió la consellera Elena Cebrián, junto al alcalde de Altea, Jaume Llinares, y los responsables del puerto deportivo del municipio. También estuvo el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

 
Este año 129 playas de todas las comarcas litorales de nuestra Comunitat han tenido bandera azul, cuatro más que el año pasado. En puertos, 15 han recibido este reconocimiento, uno más que en 2016. Nuestras playas acaparan el 21% de las Banderas Azules de todo el Estado. Somos la Comunidad Autónoma con más Banderas. Y Alicante, con 78, es la provincia número 1 de este preciado ranking. 
 
En el breve discurso que hice ante los muchos alcaldes y concejales que asistieron al acto, además de felicitarles y darles las gracias por su trabajo, destaqué la necesidad de cuidar los mares, sobre todo de la avalancha de plásticos que los contaminan, ya que sin ellos no habrá ni playas ni puertos. Otra de las cuestiones que destaqué en este reparto de banderas, y más en el año del "Turismo Sostenible", es que son un buen ejemplo de que las poíticas cuidadosas con el medio ambiente no son una limitación sino una oportunidad. Las Banderas Azules son un valor turístico de primer orden y se ganan haciendo las cosas bien. 

 
Queda mucho camino por hacer en la gestión sostenible de las playas pero las Banderas Azules ayudan a allanar ese camino. 
 
La vuelta a València, al igual que había sido la ida, fue una buena oportunidad para encadenar llamadas telefónicas y respuestas a las muchas consultas que me van llegando, vía e-mail, vía facebook, vía whatsapp... Y no todas son de trabajo, está claro. En los largos viajes en coche por motivo de trabajo, también hay mucho tiempo para leer documentos. Muchas veces sucede que bajas la vista para echar un vistazo a los papeles en Dénia y cuando la alzas ya estás en Massanassa. 
 
Después de comer tuvimos en el despacho de la consellera Cebrián una reunión de las dos Secretarías Autonómicas para revisar temas pendientes, algunas cuestiones de agenda y comentar asuntos diversos. 
 
La jornada la terminé en la sede de Compromís, en un Ejecutiva de la coalición.

sábado, 10 de junio de 2017

TOLDOS PARA REDUCIR LA CONTAMINACIÓN EN EL CENTRO DE LAS CIUDADES

Ayer viernes comencé el día con diferentes reuniones con los directores generales y personal técnico sobre detalles de diferentes temas en marcha. 
 
A continuación, reunión de agenda de cara a los próximos días y lectura y firma de muchos documentos que tenía pendientes. 
 
Terminé de prepararme una intervención que tenía al mediodía y, a resultas de ello, estuve con el subdirector de Calidad Ambiental repasando la situación de la calidad del aire en las ciudades valencianas. 
 
Al mediodía fui hasta Quart de Poblet donde, junto con la alcaldesa de la población, Carmen Martínez, clausuramos el proyecto europeo «PhotoCityText», sobre tecnología textil para un aire más limpio. La investigación estaba liderada por el CEAM (Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo) teniendo como socios al Instituto Tecnológico Textil, el Ayuntamiento de Quart y un par de instituciones italianas. 

 
Se trata del final de un proyecto LIFE de la Unión Europea que estudia las posibilidades que tienen las lonas y los toldos para absorber la contaminación del aire en las grandes ciudades. 
 
El proyecto, en condiciones experimentales, se ha hecho en el CEAM y, en condiciones reales, en las calles de Quart. 
 
El 60% de la población vive en un entorno urbano y es allí donde la contaminación del aire es más preocupante. Ciertamente estamos tan acostumbrados que ya ni lo notamos más allá de casos extremos pero la realidad es que los problemas de salud resultantes son graves. Muchas enfermedades y muertes responden a esta contaminación. En Europa, los problemas de salud directamente ocasionados por la contaminación atmosférica implica gastos de más de 500.000 millones de euros cada año. 
 
Evidentemente la solución para resolver esta problemática en el interior de los núcleos urbanos sería acabar con la circulación de coches en el centro de las ciudades. Sobre todo los diesel, que tienen una gran potencia contaminante. No parece que nuestro modelo de vida permita esa solución drástica así que se están aplicando y estudiando medidas atenuantes. 


Los toldos captadores anticontaminación son una de estas medidas. El estudio es sobre materiales llamados tèxtil-fotocatalíticos, con el dióxido de titanio como componente que facilita la absorción de la contaminación. 
 
En definitiva, el estudio muestra como en el experimento en el CEAM usando estos tejidos hay una reducción del 90% en los óxidos de nitrógeno y de entre un 25 y un 50% en condiciones de ambiente real. 
 
Compartimos la comida con la directora gerente del CEAM, Dora Cabrera, y algunos de los investigadores y técnicos implicados en este innovador proyecto. 

 
Ya por la tarde, y después de recoger y ordenar papeles en el despacho, estuve en la entrega de los premios de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), en el Edificio del Reloj del Puerto de Valencia. Fue un acto muy agradable de una asociación que lleva muchos años trabajando en nuestra Comunidad. Hubo un puñado de galardonados, desde las asociaciones agrarias hasta La Fundación Solidaria del Padre Berenguer, un misionero con muchos años de trabajo en Mozambique, pasando por diferentes trabajadores de la entidad. 

 
En un momento determinado dijeron que las autoridades cerrarían el acto y, dado que yo era el cargo más alto de la Generalitat pensé que igual me hacían decir unas palabras cuando nadie me había avisado. No, me libré. El único representante político que intervino, cerrando el acto, fue el delegado del Gobierno de Mariano Rajoy en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, que tuvo el poco tacto de destacar la presencia en segunda fila de la portavoz del PP a las Cortes Valencianas, Isabel Bonig, justo detrás de donde yo estaba.