miércoles, 21 de diciembre de 2016

LOS NUEVOS INSTRUMENTOS DE GESTIÓN FORESTAL YA HAN PASADO POR LA MESA DE AFECTADOS

Ayer, hasta las 11, no tuve reunión alguna así que pude dedicar un par de horas a firmar papeles y, sobre todo, a leer muchas cosas que tenía pendientes. Tuve tanto tiempo (y se me hizo tan extraño) que incluso pude revisar recortes de prensa que tenía guardados hacía semanas. 
 
A media mañana me reuní, junto al director general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Joan Piquer, con Rafael Boluda, catedrático de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Valencia. Me habían dicho que pocos saben tanto de la paja del arroz de la Albufera como el profesor Boluda, y la entrevista fue de lo más interesante. Tiene muchos trabajos hechos sobre proyectos de compostaje de la paja mezclada con los lodos de las depuradoras, lo que podría ser una de las alternativas a la quema de los últimos tiempos. Hablamos también mucho sobre la salud del suelo de la Albufera y de cómo muchas zonas tienen altas cargas de metales. Por cierto, hablando de suelo, nos ocupamos también de la necesidad de actualizar estudios sobre el estado del suelo en el conjunto de la Comunitat y de su valor como sumidero de CO2. 
Con el profesor Rafael Boluda, a la izquierda de la foto
Hasta la hora de comer nos centramos en acelerar una de las cuestiones administrativas que nos genera mayores preocupaciones por estas fechas: las encomiendas, sobre todo las que proceden de las direcciones generales de Prevención de Incendios Forestales y de medio Natural, que debe realizar VAERSA. Se trata de ejecuciones de trabajos que acaban a finales de año y que hay que renovar antes de que comience el siguiente. La tramitación económica, que es larga y compleja, debe estar lista a primeros de enero para evitar repercusiones laborales a los trabajadores afectados, para que no sean despedidos temporalmente. 

Hablando de VAERSA, siempre que aparece en mi diario suele ir ligada a cuestiones conflictivas y problemas o, en el mejor de los casos, a proyectos y planes para mejorarla. Así que hoy quiero destacar un hecho muy positivo relacionado con nuestra empresa instrumental: ha logrado rescatar 6 millones de euros del pago del IVA correspondiente al ejercicio 2008. VAERSA, como empresa pública, no tenía que pagar el IVA, y el juez nos ha acabado dando la razón. No es dinero que vaya a quedarse VAERSA, ni siquiera nuestra Conselleria, pero irá a las arcas comunes de la Generalitat y estará a disposición del Consell. 
 
Por la tarde celebramos nueva reunión de la Mesa Forestal. Empezamos a las 17:30 y acabamos pasadas las 21:00 horas. El orden del día era largo y la Mesa está compuesta por 39 miembros. Aprobamos el Reglamento de Régimen Interior y presentamos una serie de Informes sobre las Órdenes de Ayudas del Plan de Desarrollo Rural y de Aprovechamientos Forestales. También se presentó el Manual de Instrucciones de instrumentos técnicos de Gestión Forestal y se abrió el trámite para crear el Grupo de Trabajo que debe participar en su definición. 
Reunión de la Mesa Forestal
Sobre Incendios Forestales, se presentó el balance del año 2016. Ya lo he dicho más de una vez, este ha sido un mal año porque se han quemado 6.900 hectáreas. Un mal dato, aunque está un 25% por debajo de la media de los últimos 10 años. Me parece mejor noticia la relativa al número de incendios, que se han reducido un 15%. 
 
Por la noche, fuera del horario laboral, las compañeras y compañeros de la Secretaría nos reunimos a cenar en "Casa Montaña", en el Cabanyal. Como diría mi hija: "no estuvo bien, lo siguiente".
Compañeras y compañeros de la Secretaría de Medio Ambiente después de cenar en El Cabanyal


No hay comentarios: