miércoles, 14 de diciembre de 2016

ES UN LUJO ESTAR EN POLÍTICA CON COMPROMÍS

Sin lugar a dudas, trabajar en lo que trabajo es un lujo. Implica dedicarle muchas horas; hay que aguantar mucho; tener paciencia; de vez en cuando recibes críticas, descalificaciones y reproches (que habitualmente consideras injustas, obviamente desde la subjetividad absoluta, eres juez y parte)... pero, más allá de todo ello, saber que tienes la posibilidad de hacer realidad ideas y proyectos que pueden hacer el mundo un poco más justo y más libre, es impagable. Porque también hay muchos momentos en los que, interiormente, te dices: "Uffff, esto va bien. Vamos a conseguir tal o cual objetivo". Y sabes que no satisfarás a todo el mundo pero estás convencido de que lo haces lo mejor que puedes y que mucha gente saldrá ganando. 
La Comisión de Coordinación Institucional de Compromís en las puertas de la sede
 
El día de ayer lo empecé en una reunión con el director general de Calidad Ambiental, Joan Piquer, sobre diferentes cuestiones ligadas a los Consorcios de Residuos. Estamos introduciendo muchas modificaciones en la forma de trabajar en los Consorcios y, aunque los resultados no se vayan a ver de un día para otro, a medio plazo se experimentarán clarísimas mejoras. Es precisamente en la gestión de los Consorcios donde hay que hacer visible buena parte de la nueva política en gestión de Residuos. 
 
A continuación estuve en el Espai Rambleta, en un desayuno con Avelino Corma, químico, investigador, Premio Príncipe de Asturias, un sabio de Moncofa. Resultó de lo más interesante escucharle hablar de sostenibilidad, de cambio climático, de cómo la investigación nos puede llevar a fuentes energéticas más respetuosas con el planeta y al servicio de la calidad de vida de las personas. Le pregunté si creía necesario explicar a la ciudadanía que las energías sostenibles no permitirán un desarrollo como el que han fomentado los combustibles fósiles. Él mantiene plena confianza en que gracias a las investigaciones y los descubrimientos que están por venir los rendimientos energéticos serán muy importantes. Si lo dice él... 
El químico e investigador Avelino Corma en Espai Rambleta

A continuación, y después de un par de gestiones pendientes que tenía con Ayuntamientos, de ponerme al día en lecturas y firmas de una montaña de documentos que tenía atrasados, abordé uno de esos temas que provoca esa sensación a la que me refería al inicio
 
Llevamos mucho tiempo de conversaciones conjuntas con el Ayuntamiento de Sagunto y la empresa Lafarge para garantizar la protección de la montaña de Romeu, en la que la cementera tenía prevista la expansión de su cantera que ahora tiene en el Salt del Llop. La protección de Romeu va ligada al traslado de la concesión minera a la zona de El Pinyal-La Catalana, que es un lugar con menos valor ambiental y con menor impacto visual y menor uso por parte de la población. Sabemos que también hay colectivos que no quieren esta opción, por ello, si se concreta, habrá que extremar los controles de la actividad. 
 
La protección de Romeu es una vieja reivindicación de la gente de Sagunto y el litigio con Lafarge viene de lejos. Las dos partes se han movido siempre en la desconfianza mutua. Proteger Romeu sin provocar la inviabilidad de la empresa es el reto planteado. Ayer se acercaron posiciones de una manera bastante evidente. 
Reunión entre las Consellerias de Medio Ambiente, Economía y Territorio con el Ayuntamiento de Sagunto y la dirección de la cementera Lafarge

La empresa vino a la reunión con los deberes hechos y presentó una primera aproximación de cuál es la zona de El Pinyal con potencial productivo, con material a extraer. La reunión sirvió también para marcar una hoja de ruta que permita modificar el planeamiento urbanístico de Sagunto para que, de forma simultánea, pueda llevarse a cabo la protección de Romeu y la apertura de El Pinyal. 
 
Consell, Ayuntamiento y empresa quedamos que, en cuanto pasen las fiestas navideñas, una comisión técnica comenzará los trabajos para concretar los detalles del proceso. No hemos conseguido nada, pero como yo sé cómo terminaban habitualmente estas reuniones y, por el contrario, viví el buen clima de ayer, estoy bastante contento. 
 
Debido al retraso en esta reunión (y al par de entrevistas radiofónicas que hice a continuación), no pude estar en el encuentro que debía mantener con la Asociación de Cerveceras Valencianas. Estuvo el director general Joan Piquer. Espero tener una ocasión en breve para recuperar la visita. 
 
La comida, como siempre, fue de trabajo. El 90% lo son. 
 
La tarde, de partido (o de coalición), aunque muy ligada a la acción de Gobierno. 
 
Ayer, a las cinco, constituimos la Comisión de Coordinación Institucional de Compromís. Se trata de una nueva estructura que recoge los principales cargos orgánicos, políticos e institucionales de la coalición. Unas 30 personas. El objetivo es mejorar la acción política de Compromís desde todas las instituciones en las que estamos representados. Lo que se pretende es fortalecer la coordinación para ser más ágiles en el cumplimiento de nuestros compromisos electorales y, en general, en las políticas a aplicar. Creo que es muy importante destacar que no es una estructura pensada hacia dentro del partido, no es para mirarnos el ombligo, sino para mejorar el servicio a la ciudadanía. Es una estructura pensada para actuar hacia fuera.
Fue una reunión larga. Hubo muchas intervenciones. Se destacó la importancia del momento que estamos viviendo, nuestra gran responsabilidad y la necesidad de lograr cambios que sean mejoras irreversibles en la vida de la gente. Contacto, contacto y más contactos con la ciudadanía. Ser coherentes con nuestra manera de hacer política y contarla bien a la ciudadanía. 
Inicio de la reunión de la Comisión de Coordinación Institucional de Compromís

La reunión estuvo cargada de responsabilidad, ciertamente, pero también de ilusión y de optimismo. Fue una reunión larga, casi cuatro horas entre una cosa y otra... pero fue un lujo de aquellos de los que hablaba al principio.

No hay comentarios: