lunes, 28 de noviembre de 2016

UNIDOS PARA EVITAR LA QUEMA DE LA PAJA DEL ARROZ MIENTRAS OTROS SE UNEN CONTRA EL SDDR


Paco Álvarez, el director general de de Economía, de la conselleria de Rafa Climent, estuvo a primera hora de la mañana en mi despacho para hablar de un proyecto de la empresa Contrerina que pretende hacer bandejas a partir de la paja del arroz. Es un viejo proyecto que tiene muchísimas posibilidades pero que siempre ha carecido de financiación. Con sus responsables ya me reuní hace meses y ellos han continuado trabajando en el proyecto y presentándolo a otros departamentos de la Generalitat y a otras instituciones.

En la reunión participaron nuestros directores generales más ligados a la cuestión: Delia Álvarez, de Prevención de Incendios, y Antoni Marzo, de Medio Natural. En Economía ven el proyecto viable. Se trata de aprovechar la paja del arroz para convertirla en las clásicas bandejas de los supermercados en las que se ponen las frutas, las verduras, el pollo o el pescado. También podría servir para las 'famosas' cápsulas de café.
La iniciativa es de gran interés ya que podría servir para encontrar una alternativa a la quema de la paja del arroz y no implicaría pérdida de ninguna ayuda europea por parte de los agricultores. La empresa está dispuesta a implicarse también en la retirada de la paja.

Procuraremos trabajar conjuntamente con la Conselleria de Economía para buscar todas las posibles maneras de facilitar la concreción del proyecto. No es un tema menor.

Tras la reunión con Paco Álvarez, me reuní, una vez más, con la dirección de VAERSA y con el subsecretario de la conselleria, José Moratal, para avanzar en el estudio que nos permita convertir la sociedad, ahora una mercantil, en una empresa de derecho público (EDP). Los detalles están por definir pero es evidente que VAERSA necesita una reforma para facilitar su trabajo, su organización y funcionamiento interno y los servicios que da a la Generalitat. Está en marcha también la actualización de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), tarea que no es sencilla dado el laberinto de situaciones contractuales y laborales, en general, que hay en la empresa.
A última hora de la mañana, después de una hora dedicada a tareas burocráticas y contestar llamadas atrasadas, he tenido una reunión con la consellera Elena Cebrián para comentar la Jornada de hoy sobre nuestro proyecto de Sistema de Depósito y Devolución.

Hoy será un día más. Para nosotros, en cuanto a nuestra política de residuos y, en general, nuestra política medioambiental, el nuevo sistema de gestión de envases es un vector de cambio estratégico. Por ello, la Jornada es un momento clave. Esperamos el máximo de participación y, por tanto, poder ofrecer el máximo de información al respecto.

La hora de comer la compartí con Ferran Dalmau, un ingeniero forestal, responsable de la empresa Medi XXI dedicada a gestión forestal, con quien hemos comentado iniciativas ligadas a la puesta en marcha de planes de gestión en nuestros bosques. Nuestra voluntad es facilitar la consolidación de un sector forestal que funcione y que pueda generar actividad económica a la vez que nos ayuda al aprovechamiento multifuncional de las zonas rurales y de bosque.

La tarde la terminé preparándome mi intervención de hoy en la Jornada sobre el nuevo sistema de gestión de envases (SDDR) y, también, la mesa de debate que tengo que moderar y en la que participan diferentes especialistas de países extranjeros donde el sistema de Depósito y Devolución está implantado.

Hasta el último momento, mis colaboradores tuvieron que trabajar para cerrar todos los detalles de la Jornada, así como la escaleta del acto. No ha sido sencillo. Sólo daré un ejemplo. Teníamos confirmada la presencia de un alto responsable de los supermercados SPAR de Noruega para que explicara cómo funciona el SDDR en ese país y cómo lo gestiona su empresa. Pues bien, excusó su presencia porque SPAR España, destacado representante de nuestros supermercados, la había vetado. Parece que para SPAR, lo que es bueno para Noruega, para su Medio Ambiente, para su gente, para su consumo, no vale para España.

No importa, la Jornada se hace igualmente y el proyecto no embarrancarà por este tipo de boicots. El estudio de la realidad en otros países es imprescindible y útil porque permite demostrar que no estamos en ninguna aventura, que no vamos a entrar en lo desconocido. Por el contrario, copiamos modelos que hace muchos años que funcionan y que funcionan bien. Y tampoco vamos a coger esos modelos y implantarlos aquí sin más reflexión, ni trabajo. Se trata de saber que están haciendo los diferentes lugares, qué características tienen cada uno de ellos y, al final, cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. No pretendemos imponer modelos externos sino hacer uno a nuestra medida mirando todo lo que nos pueda servir de referencia.

No hay comentarios: