miércoles, 30 de noviembre de 2016

LA MODERNA AGRICULTURA VALENCIANA DEBE SER SOSTENIBLE O NO SERÁ

La jornada de ayer fue como una prolongación de anteayer. Si el martes fue un día dedicado a la Jornada «Devolver el casco 2.0", ayer seguí contestando a una serie de entrevistas, preguntas y consultas de diferentes medios sobre la misma cuestión. Así empecé el día y así lo terminé.

La mayoría de las preguntas que me hacen es si vamos a negociar o no con los sectores empresariales opuestos a nuestro proyecto de Devolución y Retorno de Envases (SDDR). La respuesta es sí, sí y sí. Seguiremos negociando porque es nuestra manera de hacer las cosas: discutir, debatir, proponer, escuchar.

No habrá imposición. Por parte de nadie. Nosotros no vamos a imponer nada porque, de haber querido imponer algo, lo hubiéramos hecho hace siete meses y, lejos de eso, lo que hemos hecho es celebrar reuniones con más de un centenar de agentes de todo tipo y condición desde recicladores a consumidores, desde vecinos a ayuntamientos, desde ecologistas a especialistas universitarios, desde distribuidores al pequeño comercio, desde empresas de residuos a grandes superficies. Lo que tampoco vamos a aceptar son imposiciones por parte de nadie. De nadie.
A lo largo de estas reuniones, desde Conselleria hemos introducido muchas modificaciones a lo que era nuestra propuesta de salida. Para eso iniciamos el proceso de conversaciones. Muchas modificaciones y, algunas, de gran importancia. Destaco dos: el carácter voluntario del sistema para la hostelería (es decir, se podrán recoger envases cobrando dos céntimos por cada uno, o no recoger y ser un usuario más) y, en los supermercados, la posibilidad de no poner máquinas en la zona de cajas sino llevarlas al espacio de parking. Lo digo, sólo, como ejemplo de receptividad por nuestra parte. En cambio, desde los sectores opuestos a la puesta en marcha del sistema sólo hemos encontrado un no rotundo, ni un ápice de flexibilidad. Si, al final, todo se resume en sí o no al sistema, nosotros como Gobierno tenemos la responsabilidad de defender el interés general y así será. Una cosa es procurar integrar los diferentes intereses particulares y, otra muy distinta, plegarse a alguno de ellos.

Dicho esto, que es el resumen de lo que he explicado a los periodistas a lo largo de todo el día, permitidme hablar de un par de actividades más que no quiero dejar de contar.
A media mañana he estado en la presentación por parte de nuestra Conselleria, en concreto de la Secretaría Autonómica de Agricultura, del Anteproyecto de Ley de Estructuras Agrarias. Es una iniciativa que pretende modernizar nuestro campo y hacerlo rentable para los que se dedican a él; en definitiva, garantizar su futuro después de muchos años de abandono. Se quiere facilitar la innovación, hacer una Red de Tierras para aprovechar aquellas que han sido abandonadas se apuesta por la figura del Agente Dinamizador.
En el Anteproyecto se hace referencia destacada también al cambio limático, al impulso de la agricultura ecológica, a la necesidad de la protección medioambiental y al uso de las energías renovables. Sólo un par de datos que me han parecido significativos; en los últimos 20 años se han perdido 138.000 hectáreas de cultivos, somos la comunidad peninsular con las explotaciones más fraccionadas y sólo un 9% de nuestros agricultores pueden vivir de la tierra. En definitiva, mucho camino por recorrer.

Sí, a la salida del acto también he tenido que contestar a preguntas sobre el SDDR. Es lo que ya he explicado al principio.

Antes de comer he tenido un par de reuniones sobre cuestiones internas de organización, agenda y para ver cómo cuadramos en este mes de diciembre lleno de fiestas todas las peticiones de visitas y reuniones que tenemos. Después me he visto con Philippe Micheaux de la Asociación de Ciudades y Regiones por el Reciclaje y la Sostenibilidad (ACR+) con quien he hablado sobre la posible colaboración entre la entidad y la Generalitat.
La Asociación está desarrollando estrategias en economía circular para regiones y entes locales y, obviamente, es una cuestión que a nosotros nos parece de máximo interés. En ACR+ están incorporadas empresas, asociaciones, instituciones y gobiernos. Madrid, Barcelona, Navarra o la Diputación de Castellón son ejemplos que nos han puesto de participantes españoles en la Asociación.

Tienen su sede en Bruselas y un componente más técnico que político. No son uno de los clásicos grupos de presión comunitarios sino un ente de estudio, información, puesta en contacto y reflexión sobre economía circular, tanto en alimentación como en residuos, construcción o contratación pública.

Terminada la reunión, después de alguna consulta periodística más, he dedicado un par de horas a prepararme algunos de los temas que debía tratar hoy y, en especial, la reversión de la cesión de la Balsa del Toscar, en el trasvase Júcar-Vinalopó, ya que este mediodía estaré por la zona.

"DEVOLVER EL CASCO 2.0", EL SDDR: UN PROYECTO DE GOBIERNO, UN PROYECTO DE CAMBIO PROFUNDO

Ayer fue un gran día. En todos los sentidos. Grande por largo, grande por importante, grande por productivo. Grande.

Celebramos en el Museo de las Ciencias «Príncipe Felipe» de Valencia la Jornada «Devolver el casco 2.0" sobre nuestro nuevo proyecto de gestión de envases basado en el Depósito, la Devolución y el Retorno (el SDDR).
Debo comenzar dando las gracias a todos los que participaron. A los que vinieron de lejos y a los muchos alcaldes y concejales que llegaron de todo el país; al president Puig, a la vicepresidenta Oltra y a la consellera Cebrián; a los muchos representantes empresariales y a los diferentes colectivos sociales que también participaron en la Jornada; a los grupos ecologistas y a los que quisieron ayudarnos en tareas de comunicación o presentando (gracias amiga Xelo Miralles) o moderando mesas. Quiero trasladar mi agradecimiento, incluso, a aquellos que no pudimos invitar a participar en los debates (aunque tenían cosas que decir) pero sí estuvieron en el acto. Fueron doce horas de intervenciones, reflexiones, propuestas, críticas y felicitaciones. Por supuesto, el más sincero agradecimiento a todos los compañeros y compañeras de la Consellería (y fueron muchos) que participaron en tareas de organización.
Para nosotros fue una Jornada importante porque sirvió para visualizar, ante voces que esperan divisiones, el compromiso del Gobierno del Botánico con un proyecto como el SDDR que es, en cumplimiento del punto 4 del acuerdo, una iniciativa de cambio de modelo productivo hacia la sostenibilidad. Sirvió para escuchar voces y opiniones que se habían escuchado muy poco hasta la fecha. En estos meses, se nos ha escuchado a nosotros, al Gobierno, y a los sectores más poderosos económicamente que no están de acuerdo con nuestra propuesta. En cambio, se habían sentido poco otras voces. La sesión de ayer pretendía poner el foco sobre esas opiniones invisibles.
El acto fue inaugurado por la consellera Elena Cebrián, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Como no quiero hacer de esto una crónica del acto, sólo decir que el presidente Puig hizo mención a lo que, seguramente, ha sido el rasgo más destacado de todo el proceso de gestación del proyecto del SDDR: el diálogo . Seguiremos por ese camino.
A continuación hubo una serie de vídeos, entre ellos el del ministro que hace más de 10 años implantó el sistema en Alemania, Jürgen Trittin. El ex ministro explicó cómo había sido de dura la oposición de los "lobbys" y cómo se ha llegado a unos resultados y a un nivel de satisfacción altísimo.

Tuvimos también una mesa de especialistas internacionales, concretamente a los gestores de los diferentes sistemas SDDR, es decir, las empresas o instituciones que dirigen todo el proceso y garantizan su funcionamiento óptimo en otros países. Allí hubo mucha coincidencia en que los márgenes de mejora respecto a lo que hay son muy grandes y no tienen punto y final. El sistema se puede ir perfeccionando.

A continuación hubo una mesa redonda con representantes de diferentes autonomías (Baleares, Cataluña, Navarra y nosotros) que estamos, en diferentes momentos del proceso, implicados en la implantación del SDDR y, posteriormente, una conferencia a cargo de Jürgen Resch , director de DUH, un grupo de raíz ecologista que participó en la puesta en marcha del sistema en Alemania.
Ya después de comer fue el momento de dos mesas muy participativas: en una estaban representadas básicamente empresas, sindicatos y sectores económicos vinculados a la gestión de envases y, en líneas generales, expusieron los porqués de su apoyo a la iniciativa y, la segunda, con representantes municipales, grupos vecinales y ecologistas, que también dijeron la suya. Desde los grupos ecologistas se nos criticó la poca ambición de la ley porque deja -dicen- muchos aspectos de la gestión de los residuos por solucionar. Que la futura ley no lo soluciona todo es evidente, pero, nosotros, estamos convencidos de que es un buen avance, y no será el último.

En la parte final, el director general de Calidad Ambiental, Juan Piquer; el director general de Comercio, Natxo Costa; y el subdirector general de Salud Pública, Vicente Yusà, contestaron casi a un centenar de preguntas que la gente había ido haciendo durante toda la jornada. Eran cuestiones de temática variada y, obviamente, la mayoría fueron para Piquer.

El final de la jornada hice una breve intervención en la que destaqué el valor que tiene nuestro proyecto de SDDR como concreción de política hacia la sostenibilidad, contra el Cambio Climático y por un nuevo modelo productivo. No quise dejarme el orgullo de país que representa que seamos nosotros los que vamos por delante en políticas ligadas a los residuos y comprometidas con el Medio Ambiente (viniendo de donde venimos). También dije que, para la economía valenciana, por más que desde la patronal quieran hacer ver que la iniciativa es un problema, es justo al contrario, es una gran oportunidad. También es un gesto democrático, el de un Gobierno que pone el interés general por encima de los intereses particulares, por potentes que sean los altavoces que se utilicen.
La clausura la hizo la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, que recordó cuando ella, de pequeña, iba a devolver las botellas a cambio de un dinero que utilizaba para comprarle el "Marca" a su padre y para comprarse ella golosinas. Oltra dijo que el Gobierno del Botánico favorece con el SDDR los comportamientos responsables de la ciudadanía, y recordó que no estamos donde estamos para gestionar las cosas como siempre sino para cambiar de verdad. Terminó deseando que, de aquí a 20 años, nuestras hijas e hijos, cuando repasen las políticas hechas ahora en temas medioambientales, lleguen a la conclusión de que fuimos valientes.
Para terminar, sólo decir, volviendo a los agradecimientos, que la Jornada tuvo un grandísimo seguimiento a través de las redes sociales y una gran presencia en ellas. Durante muchos momentos fuimos "trending topic" en Twitter, algo a lo que, con toda sinceridad, no estamos demasiado acostumbrados desde la gestión en temas medioambientales.

lunes, 28 de noviembre de 2016

UNIDOS PARA EVITAR LA QUEMA DE LA PAJA DEL ARROZ MIENTRAS OTROS SE UNEN CONTRA EL SDDR


Paco Álvarez, el director general de de Economía, de la conselleria de Rafa Climent, estuvo a primera hora de la mañana en mi despacho para hablar de un proyecto de la empresa Contrerina que pretende hacer bandejas a partir de la paja del arroz. Es un viejo proyecto que tiene muchísimas posibilidades pero que siempre ha carecido de financiación. Con sus responsables ya me reuní hace meses y ellos han continuado trabajando en el proyecto y presentándolo a otros departamentos de la Generalitat y a otras instituciones.

En la reunión participaron nuestros directores generales más ligados a la cuestión: Delia Álvarez, de Prevención de Incendios, y Antoni Marzo, de Medio Natural. En Economía ven el proyecto viable. Se trata de aprovechar la paja del arroz para convertirla en las clásicas bandejas de los supermercados en las que se ponen las frutas, las verduras, el pollo o el pescado. También podría servir para las 'famosas' cápsulas de café.
La iniciativa es de gran interés ya que podría servir para encontrar una alternativa a la quema de la paja del arroz y no implicaría pérdida de ninguna ayuda europea por parte de los agricultores. La empresa está dispuesta a implicarse también en la retirada de la paja.

Procuraremos trabajar conjuntamente con la Conselleria de Economía para buscar todas las posibles maneras de facilitar la concreción del proyecto. No es un tema menor.

Tras la reunión con Paco Álvarez, me reuní, una vez más, con la dirección de VAERSA y con el subsecretario de la conselleria, José Moratal, para avanzar en el estudio que nos permita convertir la sociedad, ahora una mercantil, en una empresa de derecho público (EDP). Los detalles están por definir pero es evidente que VAERSA necesita una reforma para facilitar su trabajo, su organización y funcionamiento interno y los servicios que da a la Generalitat. Está en marcha también la actualización de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), tarea que no es sencilla dado el laberinto de situaciones contractuales y laborales, en general, que hay en la empresa.
A última hora de la mañana, después de una hora dedicada a tareas burocráticas y contestar llamadas atrasadas, he tenido una reunión con la consellera Elena Cebrián para comentar la Jornada de hoy sobre nuestro proyecto de Sistema de Depósito y Devolución.

Hoy será un día más. Para nosotros, en cuanto a nuestra política de residuos y, en general, nuestra política medioambiental, el nuevo sistema de gestión de envases es un vector de cambio estratégico. Por ello, la Jornada es un momento clave. Esperamos el máximo de participación y, por tanto, poder ofrecer el máximo de información al respecto.

La hora de comer la compartí con Ferran Dalmau, un ingeniero forestal, responsable de la empresa Medi XXI dedicada a gestión forestal, con quien hemos comentado iniciativas ligadas a la puesta en marcha de planes de gestión en nuestros bosques. Nuestra voluntad es facilitar la consolidación de un sector forestal que funcione y que pueda generar actividad económica a la vez que nos ayuda al aprovechamiento multifuncional de las zonas rurales y de bosque.

La tarde la terminé preparándome mi intervención de hoy en la Jornada sobre el nuevo sistema de gestión de envases (SDDR) y, también, la mesa de debate que tengo que moderar y en la que participan diferentes especialistas de países extranjeros donde el sistema de Depósito y Devolución está implantado.

Hasta el último momento, mis colaboradores tuvieron que trabajar para cerrar todos los detalles de la Jornada, así como la escaleta del acto. No ha sido sencillo. Sólo daré un ejemplo. Teníamos confirmada la presencia de un alto responsable de los supermercados SPAR de Noruega para que explicara cómo funciona el SDDR en ese país y cómo lo gestiona su empresa. Pues bien, excusó su presencia porque SPAR España, destacado representante de nuestros supermercados, la había vetado. Parece que para SPAR, lo que es bueno para Noruega, para su Medio Ambiente, para su gente, para su consumo, no vale para España.

No importa, la Jornada se hace igualmente y el proyecto no embarrancarà por este tipo de boicots. El estudio de la realidad en otros países es imprescindible y útil porque permite demostrar que no estamos en ninguna aventura, que no vamos a entrar en lo desconocido. Por el contrario, copiamos modelos que hace muchos años que funcionan y que funcionan bien. Y tampoco vamos a coger esos modelos y implantarlos aquí sin más reflexión, ni trabajo. Se trata de saber que están haciendo los diferentes lugares, qué características tienen cada uno de ellos y, al final, cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. No pretendemos imponer modelos externos sino hacer uno a nuestra medida mirando todo lo que nos pueda servir de referencia.

sábado, 26 de noviembre de 2016

GUADASSUAR ESTRENA UNA PLANTA DE RESIDUOS MODÉLICA QUE PARECE UN TEATRO

Ayer fue viernes. Por lo tanto, tocaba empezar la jornada con reunión del gabinete de la Secretaría Autonómica. Primero revisamos el plan de reubicación de las diferentes direcciones generales en la torre en la que estamos instalados. Estas cosas no son sencillas. A veces (y perdón por la comparación) las rencillas por el reparto del espacio entre Consellerias son casi como la lucha por los territorios ocupados en guerras o periodos coloniales. Nadie quiere ceder, todo el mundo quiere un pocas más. Nosotros, mi Secretaría Autonómica, ocupará un total de cinco plantas, de la 2ª a la 6ª de la Torre 1 del Complejo Administrativo 9 de Octubre, la antigua cárcel Modelo de Valencia. La Dirección General de Agua, que hasta ahora estaba en el viejo edificio de la prisión, pasará ahora también a esa torre. Ya sabéis donde estamos.

Con esta reubicación, las cuatro direcciones generales (Medio Natural, Prevención de Incendios, Calidad Ambiental-Cambio Climático y Agua) estarán juntas. Serán poco más de 35 personas por planta. En total, unas 170 personas. Ese es el número de funcionarios que están en los servicios centrales de mi Secretaría. Habría que añadir los que están en las direcciones territoriales, en organismos externos y en las empresas vinculadas.
El resto de la reunión con mis directores generales (en la foto justo antes de empezar a trabajar) se ha centrado en diferentes temas que llevamos entre manos y que tienen cierta urgencia: desde la respuesta al Ministerio sobre el impacto ambiental de la construcción de nuevos espigones en Almenara hasta, cómo no, el SDDR, ya que el próximo martes tenemos unas importantes jornadas sobre el tema del nuevo sistema de gestión de envases. También abordamos las demandas a la Confederación Hidrográfica del Júcar para que haga las aportaciones que toca a la Albufera y no desvíe la atención de sus responsabilidades; la resolución para revertir la cesión que hizo el PP de la embalse del Toscar en Alicante; la organización de VAERSA; el plan de obras de la EPSAR y algunos temas más.

No nos pudimos alargar demasiado ya que antes de las 11 teníamos que salir hacia Gaudassuar, en la comarca de la Ribera Alta, para visitar la nueva planta de residuos que está a punto de comenzar a trabajar a pleno rendimiento. Ya hace días que los residuos entran en la planta para ser tratados y ayer hicimos una visita para ver las instalaciones. Se trata de un planta muy moderna, tecnológicamente muy avanzada y que es un buen exponente de lo que pueden y deben ser las instalaciones de tratamiento de residuos que nos quedan por construir.
Cuando entramos a gobernar nos encontramos un mapa de plantas de tratamiento de residuos muy precario. Muchos agujeros negros, zonas sin las instalaciones necesarias y otras en muy mal estado. Poner en marcha Guadassuar tampoco ha sido sencillo ya que los contenciosos que había a su alrededor no eran pocos. Finalmente se ha llegado a tener la planta terminada y ya está en marcha. Quedan todavía cosas por hacer. La zona de compostaje aún está por terminar y otras partes complementarias, también. De cualquier modo, el consorcio Valencia 4, que recoge más de 50 pueblos de la Ribera y la Valldigna, ya tiene la nueva planta y esto permitirá tratar prácticamente 150.000 toneladas de residuos al año. De ellas, 25.000 corresponden al plan zonal Valencia 5.

Un par de cosas más. La media de rechazo a vertedero de las plantas de la Comunidad Valenciana está cerca del 60%. Cuando Guadassuar esté a pleno rendimiento, en esa planta estará cerca del 30%. El alcalde de la población y presidente del Consorcio V5, Salvador Montañana, quiere preparar una gran sala del complejo como sala de reuniones, de manera que se pueda convertir en el centro de encuentro de la Comisión de Consorcios que periódicamente se reúne para diseñar y discutir la política general de residuos. Hasta ahora las reuniones se hacen en Valencia ciudad. Guadassuar podría ser realmente un lugar adecuado para estas jornadas de trabajo ya que, además, de una centralidad indiscutible tiene un elemento añadido muy importante: permite que todos los representantes de los consorcios puedan acercarse en primera persona a una planta modélica en cuanto a funcionamiento y rendimiento, lo que facilita la comprensión a la hora de afrontar futuras obras a realizar.
La construcción de plantas de residuos siempre genera, a priori, un cierto rechazo. La imagen que se tiene de ellas se liga a suciedad y malos olores. Guadassuar es un buen ejemplo de lo contrario. Es más, uno de los rasgos más destacados de la obra es el pasillo de visitas que permite ver, a través de unas grandes paredes de cristal, todo el proceso de trabajo. Es como un gran escaparate, como la platea de un teatro. El pasillo abierto y transparente permite las visitas de escolares, grupos y ciudadanos en general y facilita la imprescindible labor pedagógica que necesita la gestión de la basura.

De regreso en Valencia tuve una comida de trabajo sobre el tema de la Albufera con el concejal del Ayuntamiento de Valencia, Sergi Campillo, que es quien se ocupa de la cuestión a nivel municipal. La falta de agua en el lago de la Albufera, propiedad del Ayuntamiento de la capital, y las demandas a la CHJ fueron las cuestiones centrales a tratar. Este próximo lunes, precisamente, tenemos reunión con la CHJ.
Unas cuestiones urgentes ligadas a la organización de las Jornadas del SDDR de la próxima semana me impidieron seguir con la agenda que tenía y, posteriormente, terminé el día en las calles del centro de Valencia participando en la manifestación del Día Internacionales para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Estuve en el grupo de representantes del Gobierno valenciano y caminamos detrás de la pancarta que recordaba la campaña #UnHomeDeVeritat, puesta en marcha por la Generalitat para centrar el foco de la reivindicación en la figura de los agresores y no en las víctimas.

jueves, 24 de noviembre de 2016

SOBRE EMPRESAS PÚBLICAS ANTICUADAS Y LA MEJORA DEL SERVICIO PÚBLICO

VAERSA es para la Generalitat una herramienta fundamental de presente y de futuro para poder hacer realidad muchas de nuestras políticas a lo largo de todo el territorio. Los servicios que ofrecemos a la ciudadanía pasan, en el caso de nuestra Conselleria, por VAERSA en muchas ocasiones. Desde su origen VAERSA funciona a través de encomiendas que se reclaman desde las diferentes áreas de nuestra administración. Estamos hablando de decenas y decenas de encomiendas diferentes para trabajos de todo tipo, desde cuestiones de vigilancia forestal en temas agrícolas, de agua o de prevención de incendios, por poner algún ejemplo. El caso es que el modelo existente genera muchas complicaciones a la Generalitat como a la propia empresa instrumental y, sobre todo, a sus trabajadores que viven en situación permanente de incertidumbre. Ayer empecé el día con una reunión entre representantes de la dirección de la empresa y representantes sindicales de CCOO y UGT sobre esta situación. Se trata de mantener vías de diálogo permanentemente abiertas para buscar soluciones a corto plazo a los problemas laborales que se plantean y, sobre todo, marcar una hoja de ruta hacia el futuro. La fórmula de convertir VAERSA en una Empresa de Derecho Público es una alternativa a explorar y es necesario que sea con acuerdos mayoritarios y en beneficio de todos, empezando, obviamente, para la sociedad que es quien paga y recibe los servicios que se dan.
A continuación, junto con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, nos reunimos con el alcalde de Alfarp, Santi Cervera, que tenía especial interés en buscar maneras de colaborar para poder adquirir una gran parte de los bosques de la población que ahora son propiedad de la "Sociedad de Montes" de la localidad y que, dado que pasa por graves problemas económicos, podría servir para integrarla como ente vinculado a la administración municipal. Me llamó la atención que Alfarp no tenga en propiedad el edificio de su Ayuntamiento. Se trata de un inmueble, precisamente de la "Sociedad de Montes", y en el segundo piso están las dependencias municipales que, además, necesitan reformas. Hace unos 10 años, el Gobierno del PP planificó la construcción de un nuevo edificio. Costaba 2 millones de euros y, finalmente, todo se quedó en palabras y proyectos. El alcalde nos decía que, ahora, con un 10% de ese presupuesto lo harían. Otras cuestiones que también valoramos fueron: la posibilidad de declarar una Paraje Natural Municipal en la zona de "La Falaguera"; el pésimo estado del río Magro por culpa de la dejadez de la Confederación Hidrográfica; y la necesidad de arreglar algunos caminos rurales de la población.
Como ayer era jueves, tocaba "Consellet" para preparar el Pleno del Consell de los viernes. De nuestra Conselleria iban tres convenios de investigación con diferentes universidades. En concreto, dos con la de Valencia, uno sobre conservación de cetáceos y tortugas y, un segundo sobre, conservación de flora; y uno con la Miguel Hernández de Elche por la mejora poblacional de aves en el Hondo de Elche.

Después de comer aproveché para recuperar mucho del trabajo burocrático acumulado por los días que estuve en Marrakech en la COP22, lecturas y firmas, sobre todo, y hablé con la alcaldesa de Almenara, Estíbaliz Pérez, sobre la necesidad de acelerar tanto posible las obras de mejora de sus espigones marítimos. Quedamos para una reunión en breve.

La tarde la acabé con una reunión con el director general del Agua, Manuel Aldeguer; el gerente de EPSAR, Enrique Lapuente, y Juan Bautista Juan, responsable del Ciclo del Agua de la Diputación de Castellón, sobre una serie de obras pendientes de tratamiento de aguas residuales. Se trata de nueve trabajos que aún estaban por hacer de un Convenio de 2005, que habían quedado fuera de ejecución. Benefician a pueblos pequeños y son, básicamente, de ampliación de las depuradoras existentes. El acuerdo al que llegamos fue resolver el viejo convenio y hacer uno nuevo que dejara en manos de la EPSAR la realización de esas obras, para que la dirección general del Agua pudiera dedicar sus presupuestos a infraestructuras de abastecimiento.

DESDE EL MEDIO AMBIENTE TAMBIÉN PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO A FAVOR DE LOS MÁS VULNERABLES

"No hemos venido a hacer las cosas que se han hecho siempre, hemos venido a hacer las cosas de otra manera"; "el crecimiento económico no es proporcional al crecimiento de la felicidad"; "el Cambio Climático no es el anuncio de una catástrofe sino una gran oportunidad "; " el capitalismo depredador es incompatible con un planeta de recursos limitados "; "desde el Medio Ambiente también se puede cambiar el mundo a favor de los más vulnerables "... Estas fueron algunas de las frases que pronuncié ayer en la clausura de las "Jornadas sobre Medio Ambiente" organizadas por la empresa FCC y el diario Levante.
Conté, ya bajando a cosas más concretas, las líneas maestras de nuestra política medioambiental, desde la Prevención de Incendios a los Residuos, desde a Agua a Medio Natural. No voy a detallar aquí las medidas que desgrané: las mejoras que hemos conseguido en gestión de residuos, los planes que tenemos, los errores que no queremos repetir, los cambios en política forestal, las prioridades en inversiones hídricas, nuestros esfuerzos para que aumenten los presupuestos, los problemas con la financiación... Fue, para mí, emocionante porque había mucha gente y, entre la mucha gente, muchos amigos. El periodista Pepe Sierra me hizo una presentación que agradezco especialmente.
Aproveché el parlamento para agradecer a toda la gente que trabaja conmigo su ayuda. Me dejé, aunque lo tenía apuntado, a mis dos secretarias, Lucre Franco y Cater Oltra, un olvido imperdonable, porque iba leyendo los nombres precisamente para no olvidarme de nadie, me salté la línea y allí quedaron. Aprovecho ahora para compensar ese error. Decía que les agradecía su trabajo "por ser mis ojos y mi memoria; por su paciencia y por estar siempre ahí".
Había también mucha representación del empresariado, sólo deseo que mi mensaje les llegara. Cuando se presenta a Medio Ambiente como un departamento hostil para el empresariado, se equivocan de cabo a rabo. Creo que tenemos que ser cuidadosos, que debemos respetar los límites del territorio, que no se puede depredar el entorno en busca del negocio más rápido ... pero el empresariado tiene un papel esencial en nuestro desarrollo y, nosotros, desde las instituciones, también tenemos la obligación de velar por sus intereses como parte del gran interés general al que hemos de servir. Obviamente hablé de envases y, en el turno de preguntas, salió Puerto Mediterráneo. En ambos casos dí razones y argumentos que, como ya les he repetido muchas veces en mi diario, no creo que sea necesario reiterar. También quise hacer especial mención a la cuestión del Cambio Climático. Expliqué que soy pesimista respecto a los acuerdos (no acordes) de la Cumbre de Marrakech, y que, por ello, es especialmente importante que desde las administraciones más próximas, desde el compromiso individual de cada ciudadano, seamos capaces de avanzar en comportamientos que ayuden a mitigar el Cambio Climático. Una vez terminada la conferencia, y después de hablar con unos y otros, cuando volví a Conselleria ya era prácticamente la hora de comer. Por la tarde me tocó estar muy atento a la revisión de los últimos detalles de los presupuestos para 2017 ya que, en breve, deben pasar el trámite de enmiendas por parte de los grupos parlamentarios de Les Corts. Luego con Lucre revisamos a fondo la agenda para los próximos días, y pasadas las seis, junto con nuestro asesor parlamentario, fuimos a Llíria porque estaba invitado a la fiesta del "Periódico de Aquí", una publicación de carácter comarcal del Camp del Turia, que daba sus primeros premios anuales. Había también muchísima gente. Se trataba de reconocer personas y entidades de campos muy diferentes, desde el deporte a la música, pasando por el comercio, las iniciativas solidarias o los servicios sociales. A mí me ha tocado entregar el premio al Consorcio de Residuos de Valencia Interior, en la persona de su presidente, Manuel Civera, alcalde de Llíria. Se trata de un consorcio que, a diferencia de otras zonas del país, es autosuficiente en la gestión de sus residuos y que trabaja muy bien el tema de los ecoparques.
En el discurso de clausura quise destacar la importancia de la prensa comarcal, el valor de poner en el mapa de la realidad lo que no aparece en los grandes medios pero que es imprescindible para que los ciudadanos formen sus opiniones, que son las que, en realidad, posibilitan que se comporten como verdaderos ciudadanos en democracia y no como súbditos del poder.
No quiero terminar sin decir que me dió mucha alegría poder estar con un nutrido grupo de compañeros de Compromís del Camp de Túria y también reencontrarme con dos amigos que hacía mucho tiempo que no veía: Juan Benedito, ex compañero en Canal 9, que estaba en el acto porque premiaban a su hijo "Xavier de Bétera", que se dedica a la música tradicional; y Jordi Jordán, compañero del Club de Triatlón de Bétera durante muchos años.

martes, 22 de noviembre de 2016

EL TERRITORIO COMO SEÑA DE LA IDENTIDAD VALENCIANA: LA HUERTA

Ayer fue un día de reuniones ligadas al paisaje y a la recuperación de los valores paisajísiticos, medioambientales y culturales ... Al menos por la mañana.

Los primeros minutos del día los dediqué a recopilar diferentes aportaciones que, desde las Direcciones Generales, me habían hecho de cara a mi conferencia de hoy en el Fundación Bancaja sobre el año y medio que llevamos de gestión en temas de medio Ambiente en la Conselleria. Después vinieron dos reuniones. Las dos mantenidas conjuntamente con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo.

La primera fue con la fotógrafa Raquel Clausen y el profesor de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, especializado en Ecología, José Albelda. Clausen y Albelda nos plantearon la conveniencia de trabajar los temas educacionales ligados al Cambio Climático y que algunas formas de manifestaciones artísticas pueden ser buenas herramientas para hacerlo. En concreto, comentamos que, de cara a la capitalidad de Valencia en 2017 como "Ciudad Mundial de la Alimentación" preparar trabajos artísticos vinculados a la recuperación de la Huerta como nexo entre alimentación y recuperación del territorio podría ser muy útil. 
Con Raquel Clausen y José Albelda, tratando del paisaje como identidad

La segunda reunión la tuve con la Asociación Reviscolla, un grupo que está trabajando en la recuperación del poblado de Olla que está en Marines, cerca del valle de Olocau, en la Sierra Calderona. En ésta participó también la directora general de Prevención de Incendis, Delia Álvarez. El poblado de Olla fue una antigua alquería islámica, ahora prácticamente toda hundida. Quedan restos en un paraje precioso y los miembros de la asociación la están restaurando. Trabajan tanto en las edificaciones como en el entorno. No sólo quieren recuperar las construcciones sino también la flora y la fauna. Son un ejemplo de entidad dedicada a la custodia del territorio. Fue una conversación de lo más agradable con gente que realmente se cree lo que está haciendo y que no se mueve por ningún tipo de interés económico. Acordamos facilitarles la entrada en aquellos programas que puedan serles útiles en sus trabajos y, sobre todo, contar con ellos para cualquier iniciativa que se pueda hacer en la zona. 
Con la Asociación Reviscolla, que se dedica a la recuperación del poblado de Olla en la Sierra Calderona

La tarde la empecé con una visita a Cater Oltra, compañera en mi gabinete, a la que se le murió el padre. Después de un año y medio es la primera persona que muere en el entorno más próximo de los que trabajamos en la Secretaría. Lo sabemos, la vida es un relato que siempre acaba mal pero cuando pasa, duele. 

El resto lo dediqué a preparar mi intervención de esta mañana en las "Jornadas de Medio Ambiente" que organizan conjuntamente la empresa FCC y el diario Levante. Será una conferencia sobre la política global de mi Secretaría: pretendo hacer un repaso de lo que hemos hecho, de lo que pensamos hacer en lo que queda de legislatura, pero también quiero que sea una reflexión sobre la necesidad de "reiniciar la política", hacerla de otro modo, pensando más en los vulnerables y menos en los poderosos. Pienso que ésto también se puede hacer en clave medioambiental, de hecho nosotros lo estamos haciendo. 
Durante la intervención de la vicepresidenta y consejera de Igualdad, Mónica Oltra, en la presentación de la campaña #UnHomeDeVeritat contra el terrorismo machista

El martes lo terminé el MUVIM de Valencia donde se presentaba la campaña #UnHomeDeVeritat. Se trata de una iniciativa de la Consejería de Igualdad que pretende luchar contra el terrorismo machista poniendo el foco no en las víctimas sino en los victimarios, los hombres que matan a sus parejas. Me llamó la atención un dato que dio la vicepresidenta Mónica Oltra durante su intervención: alrededor del 95% de las denuncias por violencia machista la presentan las mujeres que sufren los malos tratos y sólo un porcentaje insignificante son denuncias de terceras personas. Es como si nadie del entorno se diera cuenta de lo que pasa. ¿Es silencio? ¿O complicidad?

NUEVO SISTEMA DE GESTIÓN DE ENVASES: UN CARTEL POTENTE PARA UN PROYECTO POTENTE

Al lado del cartel de la Jornada sobre nuestro futuro sistema de gestión de envases de bebidas, basado en la Devolución y Retorno, el devolver el casco de toda la vida.

Vuelvo a la normalidad de mi tarea después de una semana en Marrakech con motivo de la COP22. No explicaré ahora como me ha ido por aquellas tierras dado que ya lo he ido contado a lo largo de los días que estuve allá. Lo que sí quiero hacer es un pequeño resumen de dos cosas que me preocupan extraordinariamente: no veo voluntad sincera de hacer frente al Cambio Climático y creo que del Gobierno español no se puede esperar absolutamente nada.
Un par de reflexiones sobre cada punto:
Después de la COP21 de París donde se marcaron el objetivos de cara a combatir de verdad el Cambio Climático y no pasar de los 2 grados de aumento de las temperaturas a final de siglo (o mejor, 1’5), la cumbre de Marrakech ha sido una oportunidad perdida. El lema era “Actúa”. Se suponía que iba a ser el punto donde empezaran a concretarse los acuerdos de París en medidas y reglamentaciones que posibilitarán su cumplimiento. Nada más lejos de la realidad. La llegada de un negacionista al poder en los Estados Unidos, Donald Trump, añadió incertidumbre a la situación y, al final, la reacción otros mandatarios internacionales ratificando su voluntad y su compromiso contra el Cambio Climático sólo sirvió para que una serie de afirmaciones rotundas pero vacías se tomaron como algo valioso. El caso es que, más allá de proclamas retóricas, apenas se llegó a acuerdos sobre la financiación que los países ricos tienen que hacer a los pobres para compensarlos para no crecer a expensas de los combustibles fósiles. Son 100.000 millones anuales que todavía no se ha definido cómo se pagarán. 100.000 millones son un 5% de lo que cada año se gasta el mundo en armas.
En cuanto al Gobierno español, el que hace un par de año todavía negaba la existencia del Cambio Climático, no hay que tener ninguna esperanza. Su estrategia es decir que estamos dentro de la Unión Europea y que haremos lo que el resto de países europeos puedan hacer. El caso es que ni un gesto en dirección a acabar con el carbón o apostar por las energías renovables, a la inversa. Seguimos subvencionando el carbón y penalizando las energías limpias. Aprovechando que el presidente Rajoy visitó la COP22, anunciaron una ley del Cambio Climático antes de final de legislatura. Al día siguiente dijeron que no tenían nada a explicar sobre el proyecto puesto que todavía estaba todo para escribir. Ni un solo detalle fueron capaces de destacar.
En resumen, que hará falta que sean otras administraciones las que se preocupan de hacer las políticas responsables que toca o, como mínimo, de ir en esa dirección. Por supuesto que desde la Generalitat si apostaremos por las renovables, si por la reducción de residuos, por la movilidad sostenible, por el urbanismo no depredador y por un modelo económico en armonía con el medio ambiente.
En cuanto a la jornada de ayer, la de mi vuleta a la normalidad, a primera hora arranqué con una reunión con mi equipo de Secretaría Autonómica para preparar la conferencia que tengo que hacer mañana al la Fundación Bancaja sobre “Nuevas políticas en Medio Ambiente”.
Inmediatamente después, nos vimos, junto con el director general de Medio Natural, Antoni Marzo, con la Unió de Llauradors. Su presidente, Ramón Mampel, nos explicó los graves problemas que por la agricultura está representando la sobrepoblación de determinada fauna salvaje que destroza campos y cosechas.
No es en una única zona del país, es bastante generalizado. Conejos, ardillas y, sobre todo, jabalíes están afectado mucho los campos de labranza. Nos han reclamado acciones coordinadas para hacer frente a esta realidad. La inexistencia de depredadores, la poca agua que hay en algunos lugares de la montaña y la carencia de comida están atrayendo a los animales a las zonas agrícolas y, desde la Unió, nos reclaman intervenciones.
Quieren una mayor coordinación y facilidad para poder hacer batidas que estabilizan un poco las poblaciones de estos animales.
Hemos acordado que haremos una revisión de la realidad por zonas, para saber qué tipo de intervención es más adecuada en cada caso. Se trata de implicar desde las direcciones territoriales a los ayuntamientos pasando por los técnicosde los servicios centrales de la Consejería, las asociaciones de cazadores y a los propios agricultores. Una vez tengamos claro cada situación, se verá qué es lo más oportuno y más útil.
A continuación, en su despacho, me he reunido con el Secretario Autonómico de Presidencia, Andreu Ferrer, y hemos revisado una serie de temas, básicamente ligados a residuos, aunque también hemos tocado cuestiones de urbanismo y de gestión de los Parques Naturales. No es habitual tener este tipo de contactos con el segundo escalafón de Presidencia pero creo que son muy útiles puesto que ayudan a profundizar en temas sobre los cuales se pasa de puntillas y no se los presta atención hasta que, por cualquier motivo, acaban convertido nos problemas. Cómo siempre, es la carencia de tiempo y la necesidad de ocuparse de lo más urgente lo que hace que estos encuentros tanto útiles no sean todo lo frecuentes que haría falta.
Después de comer, me he reunido con la consejera Elena Cebrián. Ha sido una reunión corta pero dado que hacía una semana que no nos veíamos, ha servido para que le explicara mis conclusiones de Marrakech y pasaramos revista a una serie de cuestiones de los últimos días, desde la decisión de la Fiscalía para que la Consejería se implicara más en la gestión de los niveles de agua de la Albufera hasta la organización, la próxima semana, de la jornada sobre nuestro proyecto de sistema de depósito, devolución y regreso de envases.
Precisamente, de esta cuestión fue la sesión de trabajo con el equipo de la Secretaría en la cual me explicaron como iban los preparativos de la jornada. He visto, por primera vez, el cartel anunciador que ya está por toda Valencia. Me gusta mucho. Me parece potente, rotundo. Me recuerda el símbolo del grupo “Obrint Pas” ”. Encaja con aquello que es el sistema SDDR.


En la sede de Compromís de Chiva hablando de la futura Autorización Ambiental para la cementera CEMEX de Buñol.

La jornada de ayer la acabé a Chiva, reunido con el colectivo de Compromís de la comarca. Hacía semanas que teníamos prevista una reunión pero, por diferentes motivos, no lo habíamos podido hacer. Estaban convencidos que yo no quería la reunión. Nada más lejos de la realidad. Compromís, en aquella comarca, siempre ha defendido que la planta de la cimentera CEMEX no haga incineración de residuos. Ahora estamos en la fase de revisar la autorización ambiental , es decir, las toneladas que pueden quemar y, por lo tanto, quieren que se concrete en hechos el discurso de reducción de toneladas quemadas.
Les hemos dicho que sí, que vamos a reducir, que se acaba la incineración de residuos tóxicos, que aumentarán las medidas de control y de información. La clave está en los residuos peligrosos. Ahora tienen permiso para quemar 75.000 toneladas/año, aunque no llegan, ni de lejos, a esta cantidad. Nuestro compromiso es bajar tanto como podamos, llevarlos al mínimo. No hemos querido concretar una cifra pero será la menor posible.
Les preocupa (y es sensato) que en el rifirrafe político se los pueda acusar de ser, cuando gobernaba el PP, defensores de la no incineración y que ahora con “los suyos” en el Govern no la critican. Les hemos dicho que seremos coherentes con lo que siempre hemos defendido. Estamos contra la incineración. No haremos las incineradoras que tenía previstas el PP y, a medio plazo, cuando la gestión de los residuos esté ordenada, queremos acabar también con las incineradoras en “B” que representan las cementeras. Ahora el objetivo son los peligrosos y a por ellos vamos.

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL GOBIERNO RAJOY ANUNCIA UNA LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO QUE TODAVÍA ESTÁ POR ESCRIBIR

Ayer tuve la oportunidad de preguntarle a la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, por la Ley de Cambio Climático que su gobierno, tanto ella como el propio presidente Rajoy, han anunciado para esta legislatura. Es curioso cómo, después de haber repetido desde fuera y desde dentro del gobierno que el cambio climático era poco creíble, ahora, de repente, y aprovechando la cumbre de Marrakech, dicen que harán la Ley antes de cuatro años.
En la reunión de la delegación española en la COP22 con la ministra García Tejerina
Le pregunté al respecto, y también sobre su posición en relación a las energías renovables. Quería saber qué papel jugamos las comunidades autónomas, qué se espera de nosotros y cómo encajamos. La respuesta, aunque esperada, dejó a las claras la poca seriedad del anuncio. García Tejerina me respondió que "la Ley está por escribir". Cuando le dije "pues ustedes ya la han anunciado", ella siguió con que está por hacer, que hablarán con todos, que contarán con todos... En fin, "largo me lo fiáis", ni un detalle, ni una pista, ni una concreción. La imagen que dió ayer es que han hecho el anuncio porque tocaba pero que no saben por dónde van a tirar. Hacer una Ley del Cambio Climático no es sencillo y, especialmente, implica tocar muchos intereses. Los franceses la han puesto en marcha y han tenido mil problemas porque los sectores poderosos y perfectamente establecidos se han resistido todo lo que han podido. El gobierno valenciano sí que está trabajando ya en una Estrategia de Energía y Cambio Climático que pueda desembocar en una Ley a final de legislatura, pero, con toda sinceridad, difícil será que lleguemos a tiempo.

Explicado lo de ayer, hoy a la COP22 de Marrakech ha seguido el proceso lento y silencioso de negociación sobre la concreción de los Acuerdos de París. Todo apunta a un final sin muchas sorpresas y hacia reglamentaciones muy genéricas que, como todavía no se podrán revisar, no aclaran mucho el debate. La concreción de las ayudas económicas ya será harina de otro costal, porque si los Estados Unidos se retractan será muy complicado que las empresas privadas pongan efectivamente lo que ya tenían preparado (se supone) a punto.

Hoy he tenido una muy interesante reunión con Teresa Ribera, directora del Instituto de Desarrollo Sostenible de París (IDDRI), la que fuera secretaria de estado de Cambio Climático en tiempos del Gobierno Zapatero, se muestra, como siempre, optimista respecto a la resolución de la COP22. Ribera es de la que confía mucho en el papel de la sociedad civil y si ella lo dice seguro que tiene razón.
Con la directora del Instituto de Desarrollo Sostenible de París, Teresa Ribera
Por otra parte, he participado también en un debate organizado conjuntamente por la Confederación Europea de Sindicatos y Greenpeace sobre transición justa, es decir, que la transición del modelo económico que representa la lucha contra el Cambio Climático no la acaben pagando los trabajadores. Se ha hecho un apartado especial para soluciones en el sector del carbón que es ya una realidad muy presente. Resulta evidente que la ayuda a los trabajadores de este sector no puede suponer seguir subvencionando una energía contaminante y agotada que tiene los días contados.

En el debate sobre una transición justa organizado por la Confederación Europea de Sindicatos y Greenpeace
También he participado en una sesión sobre "Transición Agroalimentaria en el marco del Cambio Climático en el Mediterráneo" en la que he expresado mi convicción de que la transición agroalimentaria es, tan sólo, una parte del cambio del modelo económico y social que supone la adaptación al Cambio Climático. Un discurso que, por cierto, encaja con el "Pacto del Botánico" que da sentido a nuestro gobierno de la Generalitat.
Intervención en la Conferencia sobre Transición Agroalimentaria en el Mediterráneo
No quiero acabar sin hacer referencia a la intervención de la Fiscalía sobre la situación de los niveles de agua de la Albufera. Me parece muy oportuno que, siguiendo las recomendaciones de la Fiscalía, la Conselleria intervenga de forma destacada en la gestión del agua de la Albufera ya que, hasta ahora, la sensación es que la Confederación Hidrográfica del Júcar no tenía muy en cuenta las cuestiones medioambientales y las ponía por detrás de otros intereses de los agentes que intervienen en el Parque Natural. No podíamos, no podemos seguir así. Toca hacer política, es decir, hablar, ordenar prioridades y actuar.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

UNA REFLEXIÓN SOBRE LA COP22 DESDE MARRAKECH


Estamos a tres días del final de la COP22 de Marrakech y el ambiente es bastante pesimista. No es que los acuerdos de París estén en peligro (que también podría ser, pero no). La situación actual es que el proceso de negociaciones para concretar las medidas y las características de las políticas a implementar está parado. Todo apunta a que, finalmente, la concreción de los reglamentos no será posible y todo quedará abierto.

París 2015, la COP21, acabó en el éxito de un compromiso general para no aumentar las emisiones y garantizar así que la temperatura del planeta no iba a subir por encima de los 2 grados a finales de este siglo. Ahora la COP22 parece que no servirá para todo eso que buena parte del mundo esperaba, para pasar de las palabras a los hechos.
En el salón plenario de la COP22 que se celebra en Marrakech

Sigue siendo muy evidente que existe una corriente social profunda y potente sobre la necesidad de cambiar el modelo de vida (que es de lo que realmente estamos hablando cuando hablamos de transición ecológica y lucha contra el Cambio Climático) pero no se define cómo hacerlo, ni parece que haya alguien dispuesto a tomar la iniciativa.

El Gobierno de Rajoy (que ayer estuvo por estos lares, más para aprovechar la tradicional primera visita del jefe del Ejecutivo al rey de Marruecos que por otra cosa) no dice tampoco cuáles serán las medidas que piensa adoptar. Ayer Rajoy dijo que iban a hacer una Ley de Cambio Climático en esta legislatura. Buenas palabras pero poco convincentes a tenor de la actitud del Gobierno del PP. Conviene recordar que los portavoces "populares", y hasta el mismísimo Rajoy, hace cuatro días le quitaban importancia al Cambio Climático. De revertir el impuesto al sol y de la necesaria apuesta por las energías renovables no dijo ni mú. Ni tan siquiera aprovechó para intervenir en el Plenario de la COP22, cosa que podría haber ayudado a mostrar un mayor compromiso con la situación.


Imagen de un calamón en la Albufera de Valencia

Desde el Gobierno valenciano pensamos que el Gobierno del Estado debería concretar sus medidas. Tiene margen para hacerlo. Nosotros seguiremos, en el ámbito de nuestras competencias, apostando por políticas que ayuden a alcanzar el reto más grande de la humanidad, parar el calentamiento global. Estamos potenciando las renovables, estamos evitando el sellado de más suelo, estamos trabajando en la reducción de residuos y en la protección medioambiental. En este sentido, la reciente intervención de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), que depende del Gobierno central, no queriéndose implicar en el mantenimiento de los niveles del agua del lago de la Albufera dice mucho de su sensibilidad. Lo debe saber la CHJ y todo el mundo, no hay políticas posibles sin respeto medioambiental y, en ese sentido, los niveles del agua de la Albufera no están por detrás de cualquier otro derecho, concesión o necesidad.


sábado, 12 de noviembre de 2016

EL GOBIERNO VALENCIANO TAMBIÉN TIENE ALGO QUE DECIR EN LA CUMBRE DEL CLIMA Y LO HARÁ EN CLAVE DE ECOLOGÍA POLÍTICA

Este domingo me voy cinco días a la Cumbre del Clima de Marrakech, en la COP 22. Allí se deberá pasar de las palabras escritas y firmadas en la COP 21 de París a los hechos contra el aumento de la temperatura del planeta. Ayer comencé la jornada escribiendo un artículo sobre cómo llegamos a esta cumbre; qué creo yo que puede pasar; qué podemos aportar desde el Gobierno valenciano; y qué podemos sacar de ella. El artículo saldrá publicado en el diario "Levante". Desde de Marrakech ya veré como hago para mantener la (buena) costumbre de seguir con mi diario. 

Acabado el artículo, me fui a Cheste, pero no al circuito, muy cerca, a la sede del Instituto Valenciano de Seguridad Pública y Emergencias (IVASPE) donde inauguré, junto al responsable de la Agencia de Emergencias, José María Ángel, el «Curso de policía judicial para Agentes Medioambientales». El IVASPE se dedica a la formación de los miembros de los cuerpos ligados a la seguridad. En este caso se trata de preparar a los agentes medioambientales en derecho penal y métodos de investigación y prueba en delitos medioambientales. 
Inauguración del Curso de Policía Judicial para Agentes Medioambientales

En mi parlamento, breve, destaqué el papel de los agentes, que dependen de mi área, como fuerza de seguridad y su importancia en la protección medioambiental. Si siempre decimos que nuestro entorno natural es una joya a defender, ellos son los primeros guardianes de la joya, por tanto, hay que dotarlos de los mejor medios posibles. En estos momentos tenemos 264 agentes, prácticamente los mismos que hace 15 años, cuando las demandas que les hacemos, las obligaciones que tienen y las responsabilidades que arrastran son cada vez mayores. Su voluntad en ampliar su formación es un acicate para nosotros a la hora de poner a su disposición los medios que necesitan. Ciertamente nuestros presupuestos son limitados pero no todo es cosa de dinero. 

Como no hay día sin alguna actividad ligada a nuestro pionero proyecto para implementar el nuevo sistema de gestión de envases basado en depósito y devolución (SDDR), ayer tuvimos una breve reunión con el grupo parlamentari
o de Compromís de Les Corts para contestar una serie de cuestiones que nos querían plantear. Cada vez la gente sabe más de nuestro proyecto y las preguntas que nos hacen van más al detalle y son más técnicas.

Antes de comer, aún tuve tiempo de pasarme, en la sede de la Conselleria, por la sesión de debate que la dirección general de Prevención de Incendios, de Delia Álvarez, había organizado para debatir y reflexionar sobre los fuegos forestales de este verano. La sala estaba repleta de un centenar de personas. Había Agentes Forestales, Vigilantes, Policía, soldados de la UME, Guardia Civil, Bomberos, representantes del CEAM, del 112, de la Agencia Meteorológica... Fueron más de tres horas de conversación, decenas de intervenciones. Yo sólo estuve los últimos minutos. Pero tuve tiempo para escuchar y saludar a muchos conocidos que participaron en la sesión. Todos coincidían en el calor y la utilidad del debate. Se habló de problemas, de carencias, de soluciones, del compromiso de unos y otros, de posibles mejoras y de cosas que hay que evitar. El formato debe repetirse. 
Sesión de debate sobre los incendios de este verano

Después de comer, estuve en el "Encuentro Ciudadano" que mantuvierton la comissària Europea de Política Regional, Corina Cretu, y el President dela Generalitat, Ximo Puig, y, posteriormente, el asesor de la Secretaría, Enrique Pastor, y yo nos reunimos con Lucrecia Franco, mi secretaria, para cerrar los detalles de nuestro viaje a Marrakech. Aviones, hoteles, credenciales, permisos, teléfonos, autorizaciones, contactos... una serie de detalles que, vistos todos juntos, son como una montaña. Tenerla controlada es una garantía de tranquilidad. Tengo mucha suerte de la gente que trabaja conmigo. Sobre cómo seguir con mi diario desde Marrakech, ya veremos las circunstancias y las posibilidades que tengo. 

La jornada la rematamos con la habitual reunión de dirección del Gabinete de la Secretaría de los viernes, con los directores generales. Sólo faltaba Manuel Aldeguer, el del Agua, que estaba volando hacia Chile donde va a participar en unos seminarios sobre infraestructuras y gestión de los recursos hídricos.

jueves, 10 de noviembre de 2016

EL MEDIO AMBIENTE NO NECESITARÁ A "ERIN BROCKOVICH" SI LAS ADMINISTRACIONES FACILITAMOS LA PARTICIPACIÓN

"... Para que los ciudadanos puedan disfrutar del derecho a un medio ambiente saludable y cumplir el deber de respetarlo y protegerlo, deben tener acceso a la información medioambiental relevante, deben estar legitimados para participar en los procesos de toma de decisiones de carácter ambiental y deben tener acceso a la justicia cuando los derechos les sean negados "

Este pasaje del Convenio de Aarhus, que me hace recordar la película "Erin Brockovich", me sirvió para arrancar ayer, en la Universidad de Alicante, mi discurso de inauguración de un seminario sobre "Participación Ciudadana en la Protección del Medio Ambiente", organizadas por el Asociación de Derecho Ambiental Española. Hablé de cómo, en los últimos años, la participación ciudadana se entendía como conflicto y, por el contrario, es necesario potenciarla para ganar la complicidad de la ciudadanía en el cuidado medioambiental. Desde las administraciones tenemos la obligación de facilitar cuanta más y mejor información para garantizar el derecho a la participación de todas las personas interesadas.

En las jornadas se debatirá durante dos días sobre el estado y las perspectivas de la participación ciudadana en las políticas medioambientales desde un punto de vista jurídico y enfocado a reflexionar sobre la mejor manera de facilitar dicha participación. Seguro que será muy enriquecedor y que tendremos que estar atentos a las conclusiones. 
En la Universidad de Alicante, inaugurando el Seminario "Participación ciudadana en la protección del Medio Ambiente"

De la Universidad de Alicante me trasladé al centro de la ciudad donde tenía una entrevista en la Cadena SER para hablar de calidad del aire. Todo venía ligado al conflicto generado en torno a la descarga de graneles en el Puerto de Alicante. El vecinos se quejan desde hace muchos años y, como la renovación de la autorización ambiental es cosa de nuestra, de Conselleria, vamos a buscar mejoras en la gestión y también en el control y seguimiento. El PP guardó en un cajón la necesidad de renovar el permiso, nosotros queremos hacerle frente. Los tiempos de la barra libre y de mirar hacia otro lado han pasado. La mejor forma de garantizar una manipulación adecuada del graneles sería construir una nave cerrada y en depresión. Se trata de una inversión importante a la que no se puede obligar al puerto si se puede garantizar, con medidas alternativas de eficacia equivalente, que las descargas no resultan contaminantes. Esto es lo que he explicado en la SER. He dicho que la autorización está muy avanzada, que la hemos comentado, sin entrar en los detalles definitivos porque todavía no los tenemos, con los diferentes agentes implicados, que aún nos queda una reunión con los vecinos y que en un par de semanas podría estar a punto. Las inversiones que se le exigirán al Puerto sobrepasan los 4 millones de euros. Van a colocarse cuatro estaciones de control de la contaminación alrededor del Puerto (ahora en todo Alicante sólo en hay 3) y el seguimiento de los resultados se recibirá en continúo en la Conselleria y podrá seguirse a través de la web . El caso es que será una autorización condicionada a que en el plazo de un año haya posibilidad de revisar los resultados y ver si son necesarias nuevas medidas o no. 
Entrevista en la SER sobre contaminación en Alicante

Después de comer, tuvimos una reunión de la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático que es el organismo que trabaja en la redacción de la nueva Estrategia de Energía y Cambio Climático. Una veintena de direcciones generales de prácticamente todas las consellerias del Consell, desde Sanidad a Vivienda pasando por Emergencias en Prevención de Incendios, Educación, Medio Natural o Agricultura, entre otros, participan en el proceso coordinado por nuestra dirección general de calidad Ambiental y Cambio Climático. 
Reunión de la Comisión Interdepartamental de Cambio Climático

La nueva redacción está muy avanzada y se pretende que, a diferencia de la que encontramos del PP, tenga objetivos muy concretos y muy medibles. Durante la reunión, cada dirección general explicó sus aportaciones, los aspectos que pretendía destacar y cómo estaba haciendo los trabajos para ir incorporando y revisando compromisos. En la Comisión también están representadas las tres diputaciones provinciales y un organismo como el CEAM.

SI TRUMP ES ANTISISTEMA, YO SOY UNA BAILARINA DEL TROPICANA

Donald John Trump, el president número 45 de los Estados Unidos

Lo siento, no puedo más. Estoy hasta las narices de escuchar que Trump es antisistema. ¿Antisistema un multimillonario hijo de multimillonario? ¿Antisistema el hombre que posee casinos, constructoras, yates, lineas aéreas, agencias de viajes, gestoras hipotecarias, restaurantes y hasta una linea de moda? ¿Nos toman por imbéciles la ristra de académicos, profesores, analistas, opinadores, periodistas y políticos que pretenden convencernos de que Donald Trump es antisistema?
El nuevo presidente de los Estados Unidas es el sistema en estado puro, la versión descarnada del sistema que se disfraza a la espera de que las aguas vuelvan a su cauce. Una manera de ganar tiempo ante el malestar generalizado. Ahora toca una buena dosis de discurso encendido y de mano dura y, después, la vuelta tranquila de una derecha más educada.
El caso es que nada cambie y que el sistema, como siempre, acabe ganando.
He escuchado a Albert Rivera comparar a Trump con Podemos, qué cosas. En España el papel de Trump, precisament lo ha hecho Rivera. Hace dos años, el sistema, en España, se tambaleaba. El PP, rodeado de corrupción y en plena crisis, se desmoronaba. El PSOE estaba en retroceso. Por contra, Podemos era una fuerza emergente que no se sabía cuanto podía crecer en una izquierda envalentonada y con moral. En ese momento, la irrupción de Ciudadanos paró la posible vía de agua. Los votos de la derecha que perdía el PP tenían a donde ir para garantizar que nada iba a cambiar. Dos años después, desmotivada la izquierda, entristecida, enfrentada y confusa, el PP vuelve a ser garantía de gobierno y los poderosos ya no tienen pesadillas. Ni Rivera les hace falta.
A Ciudadanos le llamaban partido nuevo y a Trump, antisistema. Tienen, de una cosa y de la otra, lo mismo que yo de bailarina del Tropicana.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

UN DÍA PARA LAS GRANDES EMPRESAS Y SUS PLANES MEDIOAMBIENTALES

Los coches particulares son responsables (ellos y, sobre todo, los que los conducimos) de una buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, su fabricación y su mantenimiento representan un sector económico de primera magnitud. Sumadas ambas cosas, es evidente que la fabricación de coches tiene un considerable protagonismo en el proceso de cambio de modelo económico, productivo y vital que necesitamos para garantizar la sostenibilidad del planeta.
Con el director general (centro) y el subdirector general de Calidad Ambiental, Juan Piquer y José Vicente Miró, junto al primer coche que salió de la factoría de Ford Almussafes hace ahora 40 años

Ayer estuve en la factoría Ford de Almussafes. Sus directivos nos explicaron las políticas que están llevando a cabo en cuestiones medioambientales ligadas al funcionamiento de la fábrica. El trabajo que han hecho merece ser destacado. En los últimos cinco años han conseguido rebajar el volumen de residuos que llevan a vertedero hasta cero. Tras un proceso de reducción en la generación de desechos, la parte restante la queman en cementera tratada como CSR, por tanto, en la categoría de residuo no peligroso. También fuimos a ver los tratamientos de las aguas que usan y que terminan en la estación depuradora de Almussafes o, después de pasar por los filtros oportunos, en una gran balsa que hay detrás de la factoría y que está repleta de aves.

Ford trabaja también en la ampliación de la producción de coches híbridos pero, en estos momentos, su volumen sólo alcanza el 10% del total.
En la cadena de montaje de Ford Almussafes

La visita a Ford es bastante impresionante ya que se ve claramente el altísimo nivel de excelencia organizativa de la empresa. Lo que comentamos es que no pueden quedarse parados, y seguro que no lo harán. Los animé a que continúen por esa senda, la de la reducción de residuos, que busquen coches cada vez menos contaminantes y que se adapten a las nuevas necesidades sociales que se avecinan. Seguro que a una empresa tan avanzada como Ford no hay que decirle que la realidad está cambiando, que vamos hacia un mundo desconocido donde nada será como hasta ahora y que, en ese contexto, el mantenimiento de su negocio pasa por adaptarse a una realidad que obligará a colocar la sostenibilidad por delante de cualquier otra consideración.

Tras volver de Almussafes comí con Basilio Trilles, del departamento de Comunicación de FCC, con el que preparé el acto que haremos el día 23 en el edificio de la Fundación Bancaja. Se trata de una Conferencia sobre nuestras políticas de Medio Ambiente, dentro de un ciclo que inauguró la consejera Elena Cebrián y que han organizado conjuntamente entre Editorial Prensa Ibérica y la mencionada empresa.

Al terminar me reuní con el presidente del Grupo FACSA, Enrique Gimeno. FACSA es una empresa con 140 años de historia que se dedica, entre otras cuestiones, a los servicios del ciclo integral del agua, desde la captación al tratamiento de las aguas residuales. En Castellón, muchas de las depuradoras que funcionan están gestionadas por la empresa de Enrique Gimeno. La preocupación de Gimeno, y no es la primera vez que nos llega, es que modifiquemos el sistema de licitación de explotación de las depuradoras y dejemos fuera a las empresas valencianas. Le expliqué que nada más lejos de nuestra voluntad. Ciertamente, la externalización de las depuradoras está muy concentrada en "Aguas de Valencia", "DAM" y, en menor medida, la propia FACSA. Las tres son empresas valencianas. Nuestra voluntad es, sencillamente, objetivar al máximo los procesos de adjudicación de las explotaciones y equilibrar la parte técnica con la parte económica mejorando, en lo posible, la calidad del servicio que está en niveles muy satisfactorios.
En mi despacho, con el presidente del Grupo FACSA, Enrique Gimeno


La jornada la terminé en la sede de Compromís porque ayer teníamos Ejecutiva de la coalición. Al margen del inevitable debate sobre cuestiones de política general, lo que pusimos sobre la mesa es la búsqueda de fórmulas para mejorar la organización de Compromís adaptándola a la nueva realidad de nuestra presencia institucional. Ahora que, al menos así parece, ha pasado el tiempo de las elecciones encadenadas es un buen momento para hacerlo.

LAS ISLAS DE PLÁSTICOS QUE FLOTAN EN NUESTROS OCÉANOS SÓLO REPRESENTAN EL 1% DE TODO EL QUE HAY

Hablamos mucho de las islas de plástico que flotan en los océanos como si fueran verdaderos continentes a la deriva. Pues bien, ayer, durante la inauguración de las III Jornadas sobre Reciclaje de Plástico organizadas por AIMPLAST y CICLOPLAST, Pierre Henry, jefe de Sostenibilidad de la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea, dio un dato mucho más abrumador: el volumen de plásticos que flotan en los océanos es sólo el 1% de todo el que hay. Otro 5% está en las playas y el restante 94%, en los fondos marinos. Da miedo imaginárselo
De los plásticos que hay en los mares, el 94% está en el fondo marino, el 5% en las playas y el 1%, flotando

Durante su intervención, este alto cargo de la Unión Europea destacó que el crecimiento en el uso del plástico en los últimos 50 años ha sido muy grande. De casi nada en 1960 a más de 300 millones de toneladas en 2014. Mantener la tendencia significaría estar en 1.200 millones de toneladas en 2050; un ritmo de crecimiento que no puede seguir porque el planeta no aguantaría los consumos de combustibles fósiles que serían necesarios. 
Gráfico sobre producción toneladas de plástico. O modificamos las pautas o llegaremos a la insostenibilidad

La sesión tenía lugar en el Parque Tecnológico de Paterna. Antes de Henry participé en la inauguración de las Jornadas y quise destacar que el reciclaje y la reutilización en el campo de los plásticos es una necesidad indiscutible y señalé que hay que ser osados en la búsqueda de nuevos modelos de negocio que huyan de las prácticas depredadoras que conocemos hasta la fecha y que apuesten por un mayor respeto medioambiental. No podemos verlo como una limitación, es una oportunidad.
                     En la inauguración de las Jornadas sobre reciclaje de Plásticos en Paterna

De Paterna volví a la Conselleria porque tenía una reunión con 13 ayuntamientos de la comarca valenciana de La Ribera sobre temas de Agua. La clave de su malestar, que arrastran desde hace muchos años, es que tienen que pagar en el recibo una parte de la potabilización del líquido elemento, y ellos lo consideran injusto porque la actual contaminación de esos recursos no es culpa de todos los ciudadanos de sus municipios sino del abuso de productos químicos utilizados especialmente en labores agrícolas. 
 
Con alcaldes y concejales de La Ribera Baja, buscando soluciones a sus problemas con los recibos del agua
Hace ya diez meses que acordamos buscar la fórmula para reducir la tasa que pagan, pero el intento ha resultado poco operativo. Ayer acordamos explorar inversiones complementarias, desde la mejora de las actuales conducciones hasta la reducción de pérdidas en la red de distribución, que compensen el gasto añadido que soportan. 
 
A continuación, tenía preparadas una serie de entrevistas sobre el informe desfavorable que, desde la dirección de Medio Natural, se ha emitido sobre el proyecto de línea de Muy Alta Tensión (MAT) que "Red Eléctrica" pretende hacer entre Morella y La Plana. El informe desfavorable se basa, sobre todo, en que el proyecto no contempla la retirada y desmantelamiento de la actual línea de Alta Tensión que ya hay en la zona. No hacer el desmantelamiento implica doblar el impacto medioambiental y ésto, más allá de posibles afecciones a la salud de las personas, hace inviable el proyecto. Ahora quien tiene que decidir es el Gobierno de España pero estamos seguros de que tendrá en cuenta nuestras observaciones por no dar luz verde a las pretensiones de "Red Eléctrica". 
 
Antes de comer me pasé por el plenario de la asociación Retorna que, al igual que hacemos con otras muchas asociaciones, celebran sus reuniones en alguna de las salas de la Conselleria preparadas para este tipo de actividades. Había representantes de diferentes lugares del Estado. Retorna reúne desde sindicatos a consumidores pasando por grupos ecologistas o determinados sectores industriales. Durante el encuentro les conté cómo llevamos nuestro proyecto de Depósito y Devolución de envases (SDDR) y en qué momento se encuentra su tramitación. Retorna es un grupo que se dedica a promover este sistema como herramienta fundamental para contribuir a la protección del Medio Ambiente. Ya habíamos tenido con ellos otros encuentros en los que nos dieron su opinión al respecto. Ayer fue más un acto protocolario para constatar que nos unen muchos puntos de vista sobre la preservación de nuestro entorno. 
                                          Saludando en el plenario de Retorna, en Valencia

Por la tarde continuamos con el mismo tema y la dedicamos a debatir sobre la propuesta que hace unos días nos hicieron Mercadona, Consum y Masymas en relación a la puesta en marcha del SDDR. Los supermercados nos pidieron que buscáramos formas alternativas a nuestro proyecto ya que, en su opinión, nuestra propuesta es incompatible con su modelo de negocio porque les obliga a sacrificar un espacio que necesitan para venta. 
 
Revisando hoy la documentación que nos hicieron llegar, no compartimos, ni de lejos, las magnitudes de ese supuesto "sacrificio". De todas formas, creemos que sí hay fórmulas para poder sacar adelante el SDDR sin afectar el espacio de venta. Tenemos que acabar el estudio de los datos de Mercadona, Consum y Masymas, pero estamos seguros de que, con un poco de buena voluntad, llegaremos a un punto de acuerdo que, preservando el interés general, dé satisfacción a sus intereses particulares. 
 
Terminada esta reunión de trabajo me desplacé hasta la sede de Compromís a participar en la Ejecutiva de mi partido, VerdsEquo del País Valencia, que sirvió, entre otras cosas, para analizar la III Asamblea de EQUO del pasado fin de semana en Madrid. Constatamos nuestro destacado papel en la reunión, las diferencias internas (no en las políticas sino en la organización) que hay en el partido y la necesidad de que aumente nuestra implicación en el proyecto federal, sin que ello nos reste un ápice de atención al que es nuestro marco de actividad política, la Comunidad Valenciana. Estar más presentes en Madrid y fortalecer EQUO nos hará, en general, más fuertes para colaborar activamente en el necesario cambio de modelo productivo (y de vida) que necesitamos.