martes, 11 de octubre de 2016

LA BANDERA REPUBLICANA QUE JOSEP ALMUDÉVER NO SACÓ EL 9 DE OCTUBRE

¿Por qué no se le permite sacar una bandera republicana a un viejo republicano al que se le da un premio precisamente por viejo republicano?

De la emocionante entrega de las Altas Distinciones de la Generalitat del pasado día 9 de Octubre quiero destacar la figura de Josep Almudéver, brigadista reconocido como embajador de la Generalitat. Qué diferencia con aquellos tiempos, no tan lejanos, en los que se hacía embajador a delincuentes como Jaume Matas.

Josep Almudéver es un hombre políticamente ejemplar. Coherencia, compromiso y fraternidad lo definen. Ya de joven, falsificó su edad para luchar contra el fascismo en la Guerra Civil. Después batalló contra Hitler. En su cara lleva las huellas de una vida marcada por la lucha y, en sus ojos, la limpia mirada de un hombre solidario y generoso. Me emocioné al verlo recoger su distinción con el puño en alto. 
Josep Almudéver en el momento de ser reconocido como Embajador de la Generalitat
Y me dio pena, y un punto de vergüenza, cuando se disponía a sacar una bandera republicana antes de recibir el galardón, que los encargados del protocolo le pidieran que la guardara. Si le dan un premio a un hombre como ejemplo de lucha por la libertad y la igualdad, si le reconocen su defensa de los valores republicanos, ¿cómo es posible que no le dejen sacar una bandera republicana? ¿No le estaban premiando precisamente por lo que representa esa bandera? ¿A quién podía molestar Almudéver con ese gesto?
Esta es la bandera que Josep Almudéver no pudo sacar en los actos del 9 de Octubre

Yendo ya a la agenda de ayer, destacar que hay actividades que no son importantes por su resultado sino por cómo se hacen.

La iniciativa del Celler de la Muntanya en Muro d'Alcoi, al Comtat, es uno de estos casos. Con Joan Cascant como motor, su mérito no es tanto hacer un vino buenísimo, que también, sino cómo lo hacen. La suya es una apuesta que va mucho más allá de su producto. Unen agricultura y medio ambiente, empresa y naturaleza, economía e historia para recuperar un patrimonio olvidado, el cuidado de la tierra como si fuera un tesoro, como se hacía antes, como si el único objetivo fuera ser una parte de nuestro entorno y vivir en armonía con él. Lo hacen un Muro y en un buen número de pueblos cercanos (y no tan cercanos) pero están convencidos de que se podría hacer en muchos otros lugares del país.
Vendimiando en el Instituto Serra de Mariola, en Muro d'Alcoi, en el proyecto educativo de Microviña

Los visité ayer por la mañana. Estuve en un instituto donde han puesto en marcha un proyecto a partir de una microviña. Se trata de pequeñas explotaciones que dan lugar a vinos singulares, con características muy peculiares y repletos de matices. La viticultura trabajada como si de orfebrería se tratara.

Después fuimos a las bodegas del Celler de la Muntanya y allí hablamos de que, además, se trata de un proyecto que que produce vinos reconocidos internacionalmente por la prestigiosa Guía Peñín. Lo que quiere decir que pueden dar para vivir. Un excelente ejemplo de que otro modelo de negocio es posible.

Nos trasladaron dos demandas: que ayudáramos a que en la restauración de las zonas implicadas se ofertaran los vinos de la tierra y, todavía más concretamente, que colaborásemos en la puesta en marcha de una cátedra sobre microviñas en la Miguel Hernández. Lo haremos.

Comimos allí y ya de vuelta, como ayer era lunes, celebramos la reunión del Gabinete de la Conselleria donde el tema de los Presupuestos fue de nuevo una de las cuestiones estrella. El resto de la tarde lo dediqué, junto al director general del Agua, Manuel Aldeguer, a preparar a reunión que esta mañana vamos a tener con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar, M.ª Ángeles Ureña.

No quiero acabar sin hablar de la actividad del fin de semana. No estuve quieto. El sábado estuve primero en la salida de un grupo de 50 ciclistas hacia Marrakech, para participar en la COP 22, la Cumbre contra el Cambio Climático que este año se celebra en Marruecos. “Pedalea por el Clima”, así lo llaman, al tiempo que reclaman una legislación al respecto. Harán más de 1.500 kilómetros.

Después de las bicicletas, el Tirant. Junto a, entre otros, la consellera Elena Cebrián, Fani Grande o los concejales del Ayuntamiento, Sergi Campillo y Pilar Soriano, participé en la lectura del “Tirant Lo Blanc” en la víspera del 9 de Octubre.
En la lectura del Tirant en la Falla de Na Jordana

El domingo, 9 de Octubre, participé en la Procesión Cívica y en la entrega de las Altas Distinciones de la Generalitat.

No hay comentarios: