lunes, 31 de octubre de 2016

EQUO SERÁ PLURAL O NO SERÁ


A escasos días de la Asamblea Federal, creo que es mi obligación decir que apoyo a los compañeros y compañeras de "Equo en Acción".  En el texto que sigue explico el por qué.
 
Recuerdo, perfectamente, la Asamblea Federal de 2102 de EQUO cuando no conseguimos que se aprobase el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado español, como si la realidad pudiera depender de una votación. Aquello, ya superado, supongo, me parece un síntoma significativo, algo así como la punta del iceberg, de la cerrazón y las miras limitadas que han dificultado nuestro crecimiento y que, si volvemos a esas andadas, acabarán con todo lo conseguido en estos últimos años.

Hablamos de política. De política pensando en la gente. No de política interna, ni de tal o cual punto de los estatutos, ni de un determinado procedimiento normativo, ni de quién ha dicho qué en la Ejecutiva o de cómo se han repartido los votos en la Mesa Federal. Hablamos de política. De poder cambiar las cosas para facilitarle la vida a la gente, para que los de arriba dejen de explotar a los de abajo. Estamos hablando de decir, alto y claro, que somos los únicos que tenemos un discurso alternativo al neoliberalismo criminal y a su cara B, la educada y comprensiva socialdemocracia cómplice. Dos caras del productivismo que, ahora ya lo sabemos, nos llevan al mismo callejón sin salida.

Los nuevos movimientos políticos emergentes coincidimos en el diagnóstico del fin de esa dupla neoliberalismo/socialdemocracia pero solo nosotros, desde el ecologismo político, tenemos una terapia completa y posible. No somos ilusos, los ilusos son quienes pretenden decirnos que este planeta tiene futuro con las mismas recetas que lo han depredado hasta dejarlo al borde del colapso.

Nuestra fuerza es esa: tener la alternativa. El reto es llegar a las personas, a las mentes y a los corazones de la gente para hacernos entender. Tenemos ya mucho camino recorrido. Nuestro discurso ha cuajado en buena parte de la ciudadanía pero, todavía, se nos ve como un complemento. Tenemos que demostrar que no es así, que tenemos un programa político global y que nuestras políticas se pueden hacer realidad en lo cotidiano mejorando todas las vidas. Para ello necesitamos llegar a las instituciones, para ello tenemos que ser una fuerza no solo preparada para gobernar, sino de gobierno. La dirección que salga de esta nueva Asamblea Federal será clave para hacer realidad, o no, nuestro protagonismo en la política real del cada día.

En Valencia lo estamos haciendo. La suma de toda la izquierda diversa ha posibilitado que EQUO, VerdsEquo del País Valencià, esté allá donde el Partido Popular ha desgobernado, manipulado, robado y  mentido durante 20 años, esté dirigiendo las instituciones.

No ha sido sencillo. El entendimiento en Compromís, coalición a la que pertenecemos y que nos ha llevado al gobierno de la Generalitat, se basa siempre en equilibrios complicados. Discutimos y discutimos pero, al final, sacamos lo mejor de nosotros y, más que sumar, multiplicamos.

Para VerdsEquo, la formación más pequeña de la coalición, ganar peso y asumir protagonismo hasta convertirnos en imprescindibles no ha sido fácil. Hemos heredado el buen trabajo de los compañeros que venían de Els Verds Esquerra Ecologista pero, en los últimos años, si dos personas han destacado por su acierto en la toma de las decisiones que nos han llevado hasta donde hoy estamos (con diputados, concejales, alcaldes y la gestión de una Conselleria como es la de Agricultura y Medio Ambiente) son Cristina Rodríguez y Josep Ruiz. La primera es hoy diputada en Les Corts; el segundo, nuestro Secretario de Organización. Son lo mejor que tenemos y se presentan a la Ejecutiva de cara a la Asamblea del fin de semana. Tienen todo mi apoyo.

Igual que lo tienen Marta Santos y Juantxo López de Uralde para ser coportavoces. No les discuto a Rosa Martínez, ni a Florent Marcellesi sus valores y su trabajo pero, precisamente, por mi referencia a la necesidad de hacer un EQUO plural y hacia afuera, no les considero las personas más adecuadas para encabezar nuestra formación. Yo he vivido a lo largo de estos últimos meses como se ha perseguido a la organización en el País Valenciano en base a unos pretendidos privilegios o derechos excepcionales de los que se decía disfrutábamos. Lo he visto en las Mesas Federales en las que he estado, lo he leído y oído, hasta la saciedad, en las redes sociales. Y han sido personas que ahora están entre los candidatos que se agrupan en torno a Florent y Rosa las que protagonizado los ataques más duros contra nosotros. Siempre al grito de “¿qué se han creído estos valencianos?”. Hemos visto como nuestras cuestiones internas llegaban a los órganos federales a través de otras federaciones y como se retorcían los Estatutos para fiscalizarnos y perseguirnos.

En Juantxo, en Marta y en tantos otros compañeros y compañeras que se agrupan en torno al grup de “Equo en Acción” hemos encontrado apoyo, comprensión y cariño. Lo agradezco. Es un ejemplo perfecto de quien entiende la pluralidad como riqueza, las diferencias como oportunidad de sumar y quien, en la peor tradición del movimiento verde del Estado español, vive de mirar hacia dentro de la organización, proclamando que las diferencias debilitan y que tenemos que ser un mismo todo, de talla única y, eso sí, guardianes de nuestras esencias.

Por eso precisamente, la gente que hoy se agrupa alrededor de Juantxo y Marta fue la que mejor vio (en Madrid, en Valencia y en el resto del Estado) que teníamos que ir a la confluencias. Lo vieron cuando, en las ya lejanas Europeas de 2014, hicimos la “Primavera Europea” que nos ha permitido que Florent sea hoy (por fin) diputado en el Parlamento Europeo, que tengamos tres diputados en el Congreso y muchos representantes en otros parlamentos autonómicos y en muchas capitales de provincias y otros ayuntamientos. Ellos tuvieron claro que, esencias al margen, nos tocaba acercarnos a Podemos y a otras muchas confluencias a nivel de todo el Estado.

Por eso mi voto en la asamblea será para Juantxo, para Marta, para Josep, para Cristina y, también, para Roberto Carro, para Jon Ruiz de Infante, para Bea del Hoyo, para Pablo Aldama, para Carmen Molina, para Pepe Larios, para Carmen Ibarlucea, para Pilar Calvo, para Gabriel Risco, para Rosalba Fonteriz… en fin para la gente que nos puede ayudar a fortalecer el carácter federal de nuestra organización y seamos capaces, así, de hacernos mestizos en el frente político de izquierdas que ha de cambiar este país. Si no sumamos las diferentes izquierdas plurinacionales tenemos PP (en sus distintas versiones, desde los Ciudadanos auspiciados por el Banco de Sabadell hasta el PSOE de las puertas giratorias) para largo tiempo. A nosotras, más que a nadie, nos sale a cuenta ser partícipes del mestizaje transformador porque cuando nos podemos mezclar se hace evidente que nadie tiene mejor discurso que el nuestro. Por eso, yo, en mi condición de militante de VerdsEquo del País Valencià, apoyo a la gente de “Equo en Acción”.

No hay comentarios: