martes, 27 de septiembre de 2016

MÁS DE UNA DÉCADA INTENTANDO CERRAR EL CREMATORIO DE SAN JUAN

Comienzo por el final porque es un tema del que ya me he ocupado muchas otras veces pero que no acaba de resolverse. Los temas que, directamente, ligan medio ambiente y salud de las personas me parecen especialmente sensibles y, por eso, hay que prestarles atención.

Ayer eran casi las siete de la tarde cuando nos reunimos con la Plataforma Contra el Crematorio de San Juan de Alicante. Junto a la Plataforma participaron en el encuentro representantes de la Asociación de Padres y Madres de la escuela que hay cerca del crematorio, y también miembros de la Junta de Personal del Hospital ubicado muy cerca de la instalación. Los acompañaban Beatriz Gascó, parlamentaria de Podemos en las Cortes Valencianas, y Sergio Agueitos, concejal de Compromís y responsable de Medio Ambiente de San Juan. La Plataforma lleva más de 10 años en lucha contra el crematorio.
Con la Plataforma Contra el Crematorio de San Juan de Alicante que nos reclama el cierre de la instalación

Conviene empezar diciendo que el crematorio de AVS Funeser de San Juan está cerrado desde enero de 2015 por orden del Ayuntamiento y que, hace unas semanas, un juzgado ratificó esa decisión municipal. La sentencia da la razón al cierre cautelar por los riesgos para la salud que la juez considera demostrados que puede suponer la instalación.

Dicho eso, lo que nos reclamaban desde la Plataforma es que le retiremos de manera definitiva a la empresa AVS Funeser la autorización del crematorio, no ya por cuestiones ligadas al informe de Sanidad, sino por las irregularidades en las medidas de emisiones que los mismos encargados de controlarlas han puesto de manifiesto. En opinión de la Plataforma, este hecho, junto a la posibilidad de que se haya falseado la documentación sobre la verdadera localización del complejo, son suficientes para anular la autorización.

En estos momentos, y desde el preciso instante en que recibimos en Conselleria los mencionados datos, trasladamos el tema a la Abogacía de la Generalitat para saber qué procedimiento seguir.

La Plataforma nos reclamó también una auditoría sobre las empresas que tienen crematorios en el país y que, en algunas zonas, se detecta una elevada concentración en las mismas manos. Se muestran convencidos de que las malas prácticas son una constante. Nosotros nos comprometimos a revisar la situación y ver hasta dónde podemos llegar en el seguimiento, porque nuestra dotación de personal y medios tampoco da para grandes causas como las que nos proponen. Otra cosa será si se detectan irregularidades concretas que, por supuesto, sí investigaremos. Hablamos también de revisar la legislación sobre crematorios, las normas de autorización, el seguimiento de las emisiones, las distancias respecto a núcleos habitados… y, como nosotros estamos trabajando en la cuestión, les hicimos llegar algunos de los planteamientos y propuestas que llevamos entre manos.

Después del tema de San Juan fui a la reunión de la Ejecutiva de Compromís como representante de VerdsEquo, junto a mis compañeros de partido Josep Ruiz y Enric Roncero. En realidad, los que participaron fueron ellos porque cuando yo llegué, pasadas las 9 de la noche, la Ejecutiva, con la situación política estatal y nuestro papel en ella como tema central, ya se había acabado.

Y si todo esto sucedía al final del día, el lunes, la semana, había arrancado con una intensa mañana de trabajo interno en la Conselleria. Más allá de comentar los resultados electorales en Euskadi y Galicia, que lo hicimos, y que refuerzan mi seguridad de que hemos de aprovechar nuestra presencia en el Gobierno para hacer básicamente lo contrario de lo que hacía el PP porque, si no, que gobierne el PP; ayer comenzamos el día repasando temas de Medio Natural. Con Antoni Marzo, director general del área, repasamos los últimos contratos que se han cerrado de aquí a finales de año.

Antes de acabar la mañana tuvimos una reunión con el director general del Agua, Manuel Aldeguer, para buscar fórmulas de cara a que la Generalitat tenga mayor presencia en las decisiones que toman las diferentes Confederaciones Hidrográficas en aquellas cuestiones que nos afectan. Hasta ahora, la norma habitual es que en su interlocución con agentes valencianos nos pasen por alto y, mientras todo sea hablar, tampoco nos importa mucho, pero si se trata de adoptar resoluciones que menos que tener en cuenta nuestras opiniones. Eso se llama lealtad institucional.


Después de comer, me dediqué a preparar algunas citas que tengo en agenda para los próximos días y de las cuales, hasta ayer, no me había ocupado: la comisión de consorcios de residuos del miércoles, una reunión con Hacienda sobre organización interna, la Ecofira, la reunión de la Comisión de Evaluación Ambiental y, en el terreno partidista, la II Asamblea de VerdsEquo que tendremos este fin de semana en Valencia.

No hay comentarios: