martes, 3 de febrero de 2015

Cadena perpetua y los terroristas suicidas acojonados



El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, después de firmar su "acuerdo de Estado" contra el yihadismo. (Foto: EFE)


No tienen remedio. El PP y el PSOE perseveran y perseveran en su vieja obra de teatro cuando ya el público ha desertado. Cada vez más "zombies" siguen pretendiendo hacernos creer que ellos son la garantía de nuestra tranquilidad, de nuestra estabilidad, cuando ya queda claro que son, justamente, lo  contrario. Ahora toca el "Pacto antiyihadista".

Desde la más absoluta falta de respeto democrático e intelectual, se hacen la gran foto institucional cuando, detrás, no hay nada. Nada.

No les importa sobreactuar ahora contra el yihadismo por unos atentados en Francia cuando, hace unos años, en Madrid, en España, hubo casi 200 personas asesinadas por esos mismos terroristas y no fueron capaces de otra cosa que de utilizar la matanza para hacer electoralismo y jugar al pim-pam-pum. Firman ahora sin dar más explicaciones y, aunque todo lo hacen en nombre de la democracia, no son capaces ni de conceder una rueda de prensa y ofrecernos sus razones. El problema es que no las tienen.

La foto es lo único que les importa. Una foto contra el terrorismo de la que se excluye a los demás partidos con el pretendido mensaje de: "nosotros, el bipartito, somos los garantes de tu seguridad". Saben que entre los ciudadanos está prendiendo justo la sensación contraria fruto del recorte de derechos, de libertades; fruto de la desconfianza en el papel del Estado, de la incertidumbre que se adueña de nuestras vidas... y lo quieren solucionar todo con una solemne foto contra los terroristas con turbante.

No tienen vergüenza. Les da igual apostar por una cadena perpetua que queda fuera de la Constitución, a ellos, que tan constitucionalistas son. Cuando se lo mandan desde Alemania, cambian la Constitución a martillazos para poner a los bancos por delante de las personas y, ahora, la manipulan, la torturan y la violan para quedar como gendarmes de confianza. El PP y el PSOE son así, llevan cuarenta años con el mismo cuento. No les importa ni hacer el ridículo, como lo hacen los socialistas cuando acaban dando el sí a una cadena perpetua a la que siempre, de boquilla, se habían opuesto. Viene a decir Pedro Sánchez: "Firmo sin estar de acuerdo y, puesto que mil veces he dicho que no iba a firmar una cosa así, anuncio que cuando gobierne anularé lo firmado". Por favor...

Tanto cargar contra el populismo de los partidos emergentes y ellos se sacan ahora de la manga la cadena perpetua para frenar al terrorismo. ¿Qué será lo siguiente? ¿La pena de muerte? ¿Esto no es populismo? Es estúpido amenazar con cadenas perpetuas a los terroristas suicidas. ¿No se dan cuenta? ¿No se dan cuenta que nosotros sí nos damos cuenta?

Una foto. El gran pacto no es más que una foto y cuatro renglones que no aportan nada a la legislación vigente. Se trata simplemente de extender la amenaza de más represión y de esconder la propia inutilidad de nuestros gobernantes. No es cierto que no se pudiera luchar contra "lobos solitarios", ni perseguir la financiación del terrorismo o su propaganda a través de internet. Los tipos penales que se dice incorporar ya existían, el marco jurídico ya permitía combatir a los terroristas, ya había planes contra el "yihadismo"... pero claro es mucho más sencillo poner en marcha un castillo de fuegos artificiales que trabajar de verdad, invertir en inteligencia y luchar contra los delitos sin conculcar los derechos de todos.

1 comentario:

Jorge Rueda De la Rosa dijo...

Suscribo tus palabras. Es una contradicción, entiendo que haya casos excepcionales, pero en este caso deberían tratarse de casos excepcionales mientras se respete el esatdo de derecho. El único imparcial.Muy buenos contenidos, me encanta vuestro blog como Guia.