jueves, 27 de noviembre de 2014

Les Primàries de Compromís, complicades però exemplars

fotonoticia_20140508112226_500
L'actual grup parlamentari de Compromís a les Corts Valencianes (Foto: EFE)
L'extensió de les Primàries per escollir els components de les llistes electorals és una boníssima notícia. És un pas indiscutible per facilitar la participació política de la ciutadania i té múltiples avantatges que van des de llevar-li poder a les cúpules dels partits polítics fins a facilitar el control social de la mateixa activitat institucional, cosa que la fa més transparents, més horitzontal i més neta. 

Ens hem de felicitar, doncs, que la pràctica, porte camí de generalitzar-se. De tota manera, que cada vegada hi haja més formacions que aposten per les Primàries no vol dir que totes les Primàries siguen iguals. Ni de bon tros. Al País Valencià, Primàries completes, només les ha fet i les fa Compromís. La candidatura de Compromís per les recents eleccions Europees ja va eixir d’un procés de Primàries i ara, una vegada es tanque el Reglament per a les eleccions Autonòmiques i Municipals de maig de 2015, les llistes senceres per aquests comicis també seran el que tota la gent que participe decidisca.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Catalunya ha hablado para poder seguir hablando


Cartel del referéndum sobre la Reforma política de diciembre de 1976.
 "Habla pueblo habla, tuyo es el mañana / Habla y no permitas que roben tu palabra /  Habla pueblo habla, habla sin temor / No dejes que nadie apague tu voz / Habla pueblo habla, este es el momento /  No escuches a quien diga que guardes silencio /  Habla pueblo habla, habla pueblo sí /  No dejes que nadie decida por ti"
Letra de la canción de la campaña del referéndum español de diciembre de 1976.
Todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida, y, por supuesto, los tradicionales analistas de los grandes medios de comunicación, también, pero todo un lunes pontificando sobre lo sucedido en Catalunya en base a si es mucho o es poco que pasaran por las urnas 2'3 millones de catalanes me parece demasiado.

2'3 millones de personas participando en unas votaciones que se sabían simbólicas, inútiles (como decía El País), amenazadas por la ley y con la fiscalía en estado de guardia merecen ni más ni menos que la celebración de una consulta oficial, con todas las garantías y sin sombra ninguna de ilegalidad. Vamos, lo que piden. Los catalanes quieren votar y, eso, en democracia, jamás puede ser ilegal. Prohibir la participación ciudadana en democracia es como impedir los rezos en misa o el sexo en una orgía. Suponiendo que algún precepto legal se puede esgrimir para evitar que la gente que quiera hablar hable, el problema no lo tiene la gente, el problema es ese precepto legal y quienes lo utilizan. Cuando 2'3 millones personas reclaman poder votar, ningún gobierno puede hacer oídos sordos.

lunes, 3 de noviembre de 2014

No pueden con Podemos


generacion nini ni psoe ni pp
Hay miles y miles de ciudadanos a quienes, ante el derrumbe del Partido Popular, el PSOE les parece tan antiguo como parecían los franquistas de siempre al comienzo de la Transición.
Definitivamente habrá que felicitar al Partido Popular (PP) porque están llevando a España a las puertas de un cambio tan apasionante como complejo.  Ahora sí que huele a "Segunda Transición", y no el paripé de Aznar.  El PP está consiguiendo que lo que eran mayorías cómodamente instaladas en el "esto es lo que hay" estén pasando a toda velocidad al "hasta aquí hemos llegado". Eso sí, en el terreno de las felicitaciones por el cambio que se acerca, no hay que olvidar al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el cómplice imprescindible de los populares; así que para los socialistas, también una buena ración de agasajos.

La realidad es que cada día que pasa en Cataluña hay más gente que se quiere ir de España y, en el resto del Estado, dado que fabricar independentistas resulta muy complicado, los que se están multiplicando son los anti-sistemas, o lo que, oficialmente, ellos (PP y PSOE) entienden como tal. No fueron capaces de detectar que la reforma del Estatut de Catalunya de 2006 era una oportunidad de hacer más habitable España, igual que no vieron que lo de Pablo Iglesias no iba en broma. Nada de nada. Después de "pasarle el cepillo" al Estatut, consiguieron que el Tribunal Constitucional se lo cargara y, en el caso de Podemos, ni el aviso de sus más de 1'2 millones de votos obtenidos en las Europeas, sirvió para despertar. Pues muchas gracias. Sigan así. Cuando el adversario se equivoca, lo mejor es no distraerle. Al final, los anti-cambio harán posible el cambio.