martes, 13 de mayo de 2014

Raimon,València y la independencia de Catalunya.


  
Raimon aplaude al público al final de uno de los recitales que ofreció en el Palau de la Música Catalana de Barcelona después de la entrevista en la que se declaraba no independentista. Colgadas en los palcos se observan distintas banderas independentistas. (Foto: R. Molinari)


Todas las corrientes de opinión tienen en sus filas a gente poco reflexiva (y muy poco tolerante) que utilizan cualquier situación para arrimar el ascua a su sardina y, sin más razones que sus prejuicios, se lanzan a descalificar a quien opina diferente a ellos. En muchas ocasiones, y lo vimos ayer cuando hubo quien apuntó el asesinato de la presidenta de la Diputación de León a los escraches, se intenta aprovechar lo que no tiene nada que ver con tal de atacar al "enemigo". Luego, claro está, se hace el ridículo pero la andanada destinada a alimentar a lo más cafre de las propias tropas ya está lanzada y ya ha surtido efecto.
Hace unos días quienes hicieron el ridículo fueron quienes acusaron al nacionalismo catalán de haber cargado contra el cantante Raimon por sus dudas sobre el proceso independentista de Catalunya (unas dudas que ya había expresado en otras ocasiones sin que sus palabras tuvieran demasiada repercusión). Lo cierto y verdad es que la polémica alrededor de lo expresado por Raimon no ha sido tanto por lo dicho como por las reacciones a sus palabras, cosa que apunta a una clara instrumentalización de lo sucedido.
Claro que hubo voces que descalificaron a Raimon pero fueron, la inmensa mayoría de ellas, intervenciones anónimas en las redes sociales y que, por tanto, no son representativas de nada. Por contra, lo que hubo inmediatamente en Catalunya fue una reacción de apoyo a Raimón. En algunos casos apoyos desde la discrepancia pero, en general, mucho reconocimiento a la figura del cantante y a su derecho a expresar las opiniones que considere (faltaría más). Como ejemplo valga este editorial del periódico digital "Vilaweb", un medio abiertamente independentista.
En cuanto a quienes le han criticado, he visto que, insultos anónimos al margen, se ha utilizado contra Raimon el hecho de que en 1963 hubiera participado en el Festival del Mediterraneo (cantando en catalán, por cierto) o su intervención en 1997 en el homenaje al concejal del PP asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco, durante el cual fue increpado por los asistentes. Si todas las sombras que se pueden proyectar sobre los más de 50 años de carrera y compromiso político, social y cultural de Raimon son estas dos circunstancias, es para tenerlo en un altar.
Dicho todo esto, en lo que yo sí discrepo de la argumentación de Raimon en su entrevista en Catalunya Ràdio es en la vinculación que hizo entre el proceso independentista de Catalunya y la realidad política y cultural en el País Valenciano. El cantante se declaró preocupado por si el anticatalanismo, que los sectores "blaveros" y el Partido Popular promueven sin descanso, pudiera crecer en el País Valenciano. Pese a llevar 50 años viviendo en Barcelona, Raimon ha mantenido siempre su activismo como "cantante valenciano" preocupado por la unidad cultural del catalán y, en este sentido, sus miedos son comprensibles y respetables. De todas formas,  es evidente es que la defensa de la cultura autóctona de los valencianos frente a los intentos de manipulación y españolización del PP y sus círculos de influencia no ha de depender de lo que hagan los catalanes sino de lo que se trabaje y se luche en el propio País Valenciano. Ni se puede esperar que los catalanes condicionen sus objetivos políticos a los intereses o preocupaciones de los valencianos, ni los valencianos pueden ni deben confiar en nadie de fuera para defender lo que les es propio. Tan clara como la unidad cultural entre Catalunya y el País Valenciano lo es también que cada cual ha de trabajar en el marco de su particular ámbito político.
En este sentido, junto a la visión del proceso independentista catalán como un peligro para la cultura catalana en el País Valenciano hay quien, justo al revés, lo considera un beneficio en la medida que disponer de estado propio puede ser un refuerzo cultural. Quienes así opinan defienden también que, en lo político, el nacionalismo valenciano puede ganar peso si consigue que una futura independencia de Catalunya sea vista como un éxito y, por tanto, como un ejemplo a seguir.

3 comentarios:

moniliformis dijo...

Muchos en el Pais Valenciano nos encotramos incómodos con España y algunos desean la independencia. Al igual que Raimon, preferiría una España menos antipática, menos facha, menos cañí, menos centralista. Pero no se si estamos pidiendo demasiado.

Anónimo dijo...

Moniliformis, claro que es demasiado pedirle a España que pierda su identidad carpetovetónica.

Anónimo dijo...

1.800.000 personas es una movilización historica, como democratas, todos deberiamos de sentirnos orgullosos del pueblo catalan y que sirviera de ejemplo para otros pueblos que quisieran hacer lo mismo en su región, (Gallegos, vaskos, andaluces o castellanos) o esque ya nadie piensa en que todo puede mejorar y elegir un estado donde se sienta mas agusto con sus creencias?... deben votar, es lo normal... podria ganar el NO, pero, y si gana el SI? y si a corto medio plazo les fuera bien? Podrian crecer mas? Catalunya, el estado perfecto?, quien dice que no? Piensenlo...

Si catalunya es un pais con sus normas bilingue y quieres nacionalizarte catalan (pagar impuestos como uno mas) y emigrar alli, para que tu vida sea mejor, no veo el problema... y voy mas alla... y si otras regiones españolas o europeas quieren integrarse en su politica y adherirse a sus reglas? porque no? Seamos realistas, los catalan@s tienen muy buena cultura "sanos, amables, honestos y sin violencia desde siempre", que otros estados no pueden decir lo mismo en el mismo periodo de tiempo.

Sabemos que pueden evolucionar mucho mas, no menospreciemos la voluntad social y frenemos la ambición de un pueblo, solo piden que se les escuche en unas urnas ;)... seamos democratas y sensatos, deben votar, esten las leyes como esten... si la leyes no las han cambiado antes no culpemos a la ciudadania, ellos hace muchos años que lo piden y ya son mas del 70% que lo solicitan. El inmovilismo politico ha llevado a esto, no le hechemos la culpa a un pueblo, cuando los culpables son: PSOE, PP y monarquia...