viernes, 18 de octubre de 2013

Estos valencianos que gobiernan están locos

El President de la Generalitat, Alberto Fabra, en el centro, junto a la alcaldesa de València, Rita Barberá, y algunos de los invitados al acto de presentación de su "Acuerdo de la Sociedad Civil de la Comunidad Valenciana". (Foto: EFE)

 Definitivamente al Partido Popular de la Comunidad Valenciana se le ven las vergüenzas. Como al  "Rey desnudo" de Andersen. Se acabaron los tiempos en los que todo el mundo reía las gracias de sus grandes eventos. Adiós, también, a esos espectaculares "saraos" que les montaba la trama Gürtel y convertían en gran ceremonia lo que no pasaban de ser bautismos de tercera. Donde no hay harina todo es mohína. Así lo constata hoy el PP valenciano. Qué lejos aquellos tiempos de Zaplana o Camps cuando se les llenaba la boca de "somos la envidia mundial" y la gente les creía. Ya no están esos nombres que tanto lustre daban a los gobernantes valencianos: se acabó Irene Papas, Gerard Depardieu, Norman Foster, Santiago Calatrava, Zubin Mehta, Lorin Maazel, Bernie Ecclestone... ya ni Julio Iglesias aparece por aquí. Es lo que tiene el clientelismo: cuando se acaba el dinero, te quedas sin amigos y cuando, pese a todo, se pretende sacar pecho, se hace el mayor de los ridículos.
El acto que ayer escenificó el PP en el edificio Veles i Vents del Puerto de Valencia los deja en evidencia. "Acuerdo de la Sociedad Civil valenciana", se titulaba. Sí, ya sé que quien organizaba era la Generalitat valenciana que, con su President Alberto Fabra al frente, pretende relanzar la imagen de la Comunidad Valenciana; lo que sucede es que no consiguieron reunir otra cosa que no fuera el universo "pepero" de siempre. Allí no estaba la sociedad valenciana como pretendían hacernos creer. Había solo una parte de ella, y una parte menor. Muy menor. Tanto tiempo amplificando su presencia no quiere decir que sea mayoritaria. Era la misma gente que lleva veinte años haciendo de teloneros en los grandes eventos del PP, colocada ahora como protagonista del acto porque ya no hay estrella a la que arropar. No es que no estuvieran los sindicatos, las universidades o los grupos de la oposición, es que no había nadie que no sintonizara con los organizadores, nadie que fuera alternativo, nadie con otra visión de las cosas. ¿Cómo se puede vender como unitario un acto así, tan lineal, tan poco plural? El PP recoge ahora los frutos de sus políticas. Han pretendido patrimonializar la sociedad valenciana, tanto que la han identificado con ellos mismos, y se lo han acabado creyendo. Expulsando y demonizando a cualquiera que pensara distinto, se han quedado con una supuesta sociedad que no era otra cosa que su corte (digamos su corte de honor) y así les está yendo. Ayer tuvieron más seguimiento los hashtags críticos con el acto que los oficiales puestos en circulación por la propia Generalitat.
El caso es que allí estaban. Alberto Fabra, con su discurso de estadista de grandes almacenes, y Rita Barberá, y su desubicado personaje. De Madrid se trajeron al presidente de Ford, por aquello de que tienen fábrica en Almussafes, y a dos profesionales valencianas de la la televisión que no se puede decir que estén en su mejor momento: Núria Roca y Cristina Tárrega.  Núria Roca, a quien no se le recuerda un éxito televisivo desde aquel concurso de animales llamado "Waku-waku", obra de Chicho Ibáñez Serrano, miren si ha llovido, asegura que no se enteró de las ausencias hasta el día antes del acto. Pues eso, este es el nivel. Bueno, no, la otra invitada, Cristina Tárrega, todavía está por debajo de ese nivel. Su discurso basado en el "Valencia es muy grande" y "los valencianos podemos" ejemplifica la altura de los contenidos. Las palabras de Tárrega solo son comparables a las del President Fabra que se quedó tan tranquilo cuando soltó que "ésta es la verdadera Comunidad Valenciana" y añadió que el acto era "un hito en la historia".
Hasta el periódico "El Mundo" califica hoy el acto como "Brindis al sol" y solo Canal 9, ahora rebautizado "Nou", es capaz de mantener que "la sociedad valenciana apoya a Alberto Fabra en el Pacto Social". Lo dicho, "están locos estos valencianos..."

Posdata para valientes: Les dejo aquí una galeria de fotos del acto publicada opor "Valenciaplaza"... Fin de la cita.

2 comentarios:

VENENO dijo...

El "Acuerdo de la Sociedad Civil valenciana", no lo pueden suscribir solo esas 500 personas a nómina del PP, la mayoría silenciosa que tan representativa es en otras comunidades y que aquí ni estaba, ni se le espera y se le desprecia, seguro que no jalearían ni una sola de las patochadas que estos políticos ajenos a la realidad predican entre sus serviles adeptos. Volver a oír la palabra “hito” en sus bocas provoca vomito. Ocupamos la última posición en todas las listas menos en corrupción y transparencia, donde destacamos con nota. Seguimos mirando el dedo mientras el /la N O U (Televisió Valenciana de moment) nos oculta la luna. La justicia tiene la penúltima sentencia.

Anónimo dijo...

Levante-EMV diu que en cercles populars s'assenyala la Secretària Autonòmica d'Organització com a responsable de la clavada de pota. Però ja se sap que tira més un pèl de figa que una maroma de barco.