jueves, 6 de junio de 2013

El PP valenciano: un grupo parlamentario imputado por 36 delitos diferentes.

http://4.bp.blogspot.com/-c-IwP2KDqyc/UZuVfC7vxeI/AAAAAAAAEIM/Hgcy6UecbmA/s1600/Blasco-Fabra-550.jpg
El president de la Generalitat, Alberto Fabra (d.), saluda a Rafael Blasco en Les Corts (Foto: G. Caballero)

"¿Más dinero? Ni pensarlo. Si con lo que tenéis ya estáis camino de los 11 imputados, con más dinero podríais llegar a treinta". Esta sería, más o menos, la respuesta del president del Gobierno, Mariano Rajoy, si Alberto Fabra, el president de la Generalitat valenciana, se atreviera algún día  a pedirle más y mejor financiación. Este fin de semana Rajoy está en Peníscola, en una convención del PP, podrá oler de cerca el asfixiante hedor a corrupción que desprenden sus correligionarios valencianos. Por más que Rajoy tenga ya el olfato acostumbrado, este fin de semana sabrá lo que es bueno.
Esto días resulta vergonzoso ver como los diputados del PP en Les Corts Valencianes pasan por el escaño del "superimputado-procesado" Rafael Blasco para estrecharle la mano y expresarle su solidaridad. Solidarios con quien hasta ahce cuatro días era su todopoderoso y temible portavoz y al que obedecían sin rechistar incluso cuando los encerraba en una sala para que vieran la película "Invictus" y se cargaran de moral. ¿Solidaridad? Acaba de salir la petición de pena que reclaman para él tanto la Fiscalia (14 años de prisión) como la Abogacía de la propia Generalitat gobernada por el PP (11 años) y todavía ni uno solo de los restantes 54 diputados del grupo Popular ha salido a decir que resulta vergonzoso aguantar en el escaño a un personaje de tal catadura. No se trata de condenarlo antes del juicio. Como ciudadano corriente Blasco, mientras un juez no diga lo contrario, es inocente y, por eso, sigue en la calle. Políticamente es otra cosa. Las dudas que se ciernen sobre él, las afirmaciones del juez instructor, los informes policiales, los informes de la Fiscalía, los informes de los abogados de la Generalitat y su falta de explicaciones le inhabilitan absolutamente para desempeñar un cargo de representación. El hecho de que nadie en su grupo levante la mano para denunciar una cosa tan obvia a quien inhabilita de hecho es a toda la bancada del PP ya que con su silencio se delatan como cómplices políticos de las fechorías de su compañero. Las acusaciones contra Blasco no son una cuestión menor. Se le imputan delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias y falsedad documental y a los hasta 14 años de cárcel se le suman 33 de inhabilitación. Además, tiene pendiente una segunda causa donde a los cuatro delitos anteriores se le añade cohecho. La Fiscalía considera a Blasco el "director" de una red dedicada a saquear el dinero público destinado a distintos programas de cooperación internacional. No es que le señalen simplemente como el jefe de los ladrones sino que dicen de él que comandaba una banda que se dedicaba a robar precisamente a los más pobres del planeta. Y ahora atiendan porque aquí viene la explicación del silencio del PP valenciano: prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, falsedad documental, malversación de caudales públicos, prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, prevaricación, revelación de información privilegiada, tráfico de influencias, cohecho, delito electoral, falsedad documental, revelación de información privilegiada, cohecho, tráfico de influencias, cohecho, prevaricación, delito electoral, falsedad documental, delito electoral, falsedad documental, prevaricación, cohecho, prevaricación, delito electoral y falsedad documental. Sí, son los 28 delitos de los que se acusa a los nueve diputados del PP en Les Corts que están imputados en distintos sumarios (Yolanda García, Ricardo Costa, Angelica Such, David Serra, Vicente Rambla, Luis Diaz Alperi, Sonia Castedo, Milagrosa Martínez y el mismo Rafael Blasco). A estos nueve, salvo sorpresa de última hora, habrá que añadir en breve dos diputados más, Francsico Camps, expresident de la Generalitat, y Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, a quien el juez del caso Noos atribuye los presuntos delitos (por partida doble) de falsedad documental, prevaricación, malversación de fondos públicos y fraude. Ya no estaremos ante 28 posibles delitos cometidos por los diputados del PP sino ante 36.

http://www.lasprovincias.es/noticias/201303/05/Media/camps-barbera--647x231.jpg
De izquierda a derecha, Alberto Fabra, Rita Barberá y Francisco Camps en Les Corts. Al fondo, la diputada Yolanda García, también imputada (Foto: EFE).

En tales circunstancias, ¿quién se va a atrever a señalar a Blasco si él mismo o cualquier de sus amiguitos del alma compañeros de escaño están igual? Es más, ¿quién se va a creer que pueda haber 11 diputados del PP con graves causas pendientes (más Pedro Hernández Mateo que hace unos meses tuvo que dejar el escaño al ser condenado a 3 años de cárcel por prevaricación y falsedad documental en una contrata de recogida de basuras) y que los demás no se hayan enterado de nada de lo que hacían sus compañeros, ni hayan sospechado de ellos, ni les hayan pedido explicaciones?
No es cuestión de nueve, ni de once diputados, es la explosión incontrolada de una organización política convertida en una banda de mafiosos, un partido al margen de la ley. Muchos metían la mano en la caja y todos, todos, callaban, lo cual es también muy propio de los comportamientos mafiosos. Sin ir más lejos, el actual president de la Generalitat, Alberto Fabra, quien habla de tolerancia cero contra la corrupción pero solo toma medidas obligado por decisiones judiciales. Él es el primero de los cómplices. Alguien con mando en plaza (como tiene él) y con verdadera voluntad regeneradora tiraría de la manta sin esperar que los jueces le marcaran los tiempos. La política no tiene que esperar a los tribunales, y aquí hablamos de política. Investigar en el interior de su partido y no dejar ni una sola duda pendiente, aclararlo todo; esa debería ser la tarea de Fabra.  Los mismos papeles que están sirviendo a los jueces para imputar y condenar los tiene él a su disposición, y mucho antes. No tiene excusa. El único problema es que su cargo y hasta él mismo están unidos a la manta y con el tirón sería uno de los que caería. No hay que olvidar que su carrera política está cimentada a la sombra de Francisco Camps y, sobretodo, de alguien tan "onorevole" como el capo del PP en Castellón, Carlos Fabra.

3 comentarios:

VENENO dijo...

Julia, solo no estoy de acuerdo contigo en un punto, ese en el que afirmas: “Los mismos papeles que están sirviendo a los jueces para imputar y condenar los tiene él a su disposición”, ... y que ... eso que prueba … tenerlos no significa entenderlos…. esos papeles son un sodoku que ni Ocon de Oro es capaz de discernir, cuatro tesoreros no han sido capaces, que si fragmento las entradas aquí, que si todos los pagos a un único proveedor, metálico en sobres marrones sin asiento, indemnizaciones en diferido, pagos aquí, regalos allá, ni la piedra roseta aclararía “el libro de los muertos” en que se ha convertido la gestión de este gobierno

VENENO dijo...

Leo en el levante-emv del 8-6-2013, el enésimo artículo de desinformación con respecto al ERE de rtvv, donde además del inútil dato de: trabajadores de plantilla dividido por número de canales, aporta otro novedoso guarismo: trabajadores de plantilla dividido por índice de audiencia. Creo que el sagaz reportero no ha considerado datos vitales como el consumo de agua en rtvv según franjas, superficie metros útiles / trabajador o número de gin tonic servidos en cafetería. Pondré un ejemplo, si mañana toda mi familia utiliza los servicios de una cafetería para su manutención, los gastos en alimentación desaparecen, el consumo de agua y electricidad se reduce, la productividad en el resto de tareas aumenta (más tiempo), todos contentos. Pero esta decisión no mejora mi economía ni convierte en eficaz mi gestión. La cafetería facturara los servicios prestados y aunque retrase el pago, financie a plazos o firme un contrato programa, la pregunta es: ¿Es sostenible?, ¿es más caro?, ¿creo puestos de trabajo en mi entorno?, ¿evito la desafección?. Esas son las dudas a despejar y no la absurda comparativa de cifras esteriles.

Anónimo dijo...

Aay señor que crux...y cómo hacemos para fumigar a estas garrapatas?. Ahora Gozrita brama como un matón de taberna, que se vuelve a presentar a las elecciones así en plan amenazante.
Volverán a agitar el espantapaletos: del gal, del catalanismo, nos quieren matar de sed, mos volen furtar la paella y demás morralla patriotera de mercadillo (que tanto rédito les ha dado); para guiar a sus "muertos vivientes" hacia el tufillo de su corrupta cripta, así que nunca termine este maldito baile de los vampiros.
No es serio este cementerio.