lunes, 20 de mayo de 2013

La miopía de PP y PSOE

 http://www.extraconfidencial.com/archivos2/rajoy_rubal.jpg
Mariano Rajoy (derecha) mira de reojo a Alfredo Pérez Rubalcaba (Foto: EFE).


Este fin de semana se ha vuelto a hablar mucho del supuesto final del, hasta ahora, poder absoluto del PP y del PSOE. El bipartismo se desmorona... o eso al menos dicen las encuestas. En los últimos 15 días han salido distintos sondeos que anuncian el final de la hegemonía institucional/electoral/política de los dos grandes partidos. Hace solo dos legislaturas su respaldo electoral sumado superaba el 80%; ahora apenas están en el 50... y bajando. Sus portavoces siguen apelando a que la mala coyuntura económica es la que lo explica todo y piensan que, cuando vuelva el dinero, volverán los apoyos.
Creo que se equivocan de medio a medio. Su problema es que son partidos tan antiguos que les resulta imposible entender lo que está pasando. En el fondo, y contra un mínimo de sensatez, tanto el PP como el PSOE creen que el crecimiento económico volverá como se fue, y de la misma manera están convencidos de que su olipolio partidista también regresará.
Se equivocan. Se equivocan en todo. Su error en el análisis parte de su alejamiento de la realidad. Los dos grandes partidos se han convertido en dos inmensas máquinas electorales, engrasadísimas agencias de colocación de amigos y militantes pero ajenas a la política democrática. Se piensa en clave interna y, por esa vía, no hay nada que hacer.
El mundo está gobernando por una minoría rica y poderosa que busca incrementar sus bienes y sus privilegios a costa de la inmensa mayoría de la población que cada vez vive peor y tiene menos horizontes de futuro. Cada día más ciudadanos son conscientes de eso. Y ven más cosas: notan que precisamente los grandes partidos son los agentes imprescindibles del gran poder económico en su batalla contra la gente normal. Por eso, en la crisis del modelo económico va de suyo, también, la crisis política. La vieja política le ha declarado la guerra a las personas y, a medio plazo, acabará derrotada. Con su derrota desaparecerán también sus hacedores, en España y para resumir: PP y PSOE.
Solo con más democracia podremos salir de este agujero el que estamos metidos y los grandes partidos son a democracia lo que los elefantes a animales domésticos. La nueva política será transparente y participativa, dos requisitos que ni el PP, ni el PSOE están en condiciones de cumplir por más que se sometan a maquillajes, campañas de imagen y cirugías varias.
El capitalismo no puede ser infinito. El tiempo corre en contra del mito de la competitividad que no genera otra cosa que injusticias. En su sitio no hay otro remedio que colocar la sostenibilidad, la cooperación, el reparto de lo que hay para beneficio general. Con todos los grandes medios a su servicio y con una ley electoral a medida, PP y PSOE languidecerán durante un tiempo pero ni las trampas podrán evitar su derrota y el triunfo de una nueva política. La marcha hacia un nuevo proceso constituyente se ha iniciado y ni PSOE, ni PP están en él. Su tiempo ha pasado, pertenecen a otra época. Nada es eterno.

2 comentarios:

Dr. Pangloss dijo...

Julià; exactament es tracta del 1%. Eixos són els que diuen que hem de fer la resta. Es a dir; l'altre 99%.
Jo més rustic, i modestament, a la tendra edat de 14 anyets, sí, ja tenía la funesta manía de pensar, els dia als tendres companys tan idealiste com jo: "No, si al final "vendrem" 10 camises de 1.000; però deixarem a 100.000 sense camisa.I si foren "listos" vorien que els conters no els eixirán". 40 anys després en això continuen víctimes de la seua cobdícia i egoísme. Sí, un 1% de la población mundial diu si el 99% restant a de tindre, o no, ni present, ni molt menys, FUTUR.

Anónimo dijo...

Amigo Pangloss, sobre el 99/1 le recomiendo EL PRECIO DE LA DESIGUALDAD de Stiglitz. La desigualdad es un pésimo negocio para la sociedad en general pero un brutal pelotazo para los amigos del PP y del PSOE, amigos de Consejo de Adm. ya sea Iberdrola, Endesa, Bankia, etc....